Atrás

Comer menos grasas saturadas puede reducir un poco el riesgo de ictus e infartos, pero no afecta a la mortalidad

Comer menos grasas saturadas puede reducir un poco el riesgo de ictus e infartos, pero no afecta a la mortalidad

Por cada 100 personas que reducen el consumo de grasas saturadas se pueden evitar entre 1 y 2 casos de ictus o infarto de miocardio. El beneficio para la salud es aplicable a hombres y mujeres, a personas sanas y personas con riesgo cardiovascular alto

12.07.2021

Imatge inicial

Los ríos de información sobre el papel de las grasas en la salud llevan años inundando a la población con mensajes  cambiantes y a veces contradictorios. De la condena del colesterol, se ha pasado a distinguir entre grasas buenas (monoinsaturadas, poliinsaturadas, omega 3, etc.) y malas (trans, saturadas, etc.). Pero las cosas no acaban de estar claras, por ejemplo con las grasas saturadas. En concreto, ¿hasta qué punto es cierto el mensaje de que comer menos grasas saturadas ayuda a prevenir las enfermedades cardiovasculares? 

Una reciente evaluación de Nutrimedia, un proyecto del Observatorio de la Comunicación Científica de la Universidad Pompeu Fabra (OCC-UPF) y el Centro Cochrane Iberoamericano, ha concluido que este mensaje es “probablemente cierto” porque la evidencia científica disponible indica (con un grado de certeza moderado) que la reducción del consumo de grasas saturadas durante al menos dos años puede reducir ligeramente el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, como ictus o infartos de miocardio.

La evaluación de Nutrimedia, apoyada en revisiones sistemáticas de numerosos ensayos clínicos aleatorizados con un total de más de 50.000 participantes, señala además que esta reducción en el consumo de grasas saturadas produce poco o ningún efecto en la mortalidad (con un grado de certeza alto). Esto no es incompatible con la ligera reducción del riesgo cardiovascular observado en los estudios, ya que el efecto observado es muy pequeño (reducción del riesgo del 1,4%).

En términos cuantitativos, esta pequeña reducción del riesgo significa que por cada 100 personas que reducen el consumo de grasas saturadas pueden evitarse entre 1 y 2 casos de ictus o infarto de miocardio. Los resultados son aplicables a mujeres y hombres, a personas sanas y personas con riesgo cardiovascular alto.

Los beneficios para la salud se aprecian tras reducir el consumo de grasas saturadas durante al menos dos años y su sustitución por grasas poliinsaturadas, carbohidratos o proteínas. Pero, ¿qué significa esto en términos prácticos? ¿Qué grasas y alimentos hay que reducir y sustituir?

¿Cómo reducir el consumo de grasas saturadas?

Entre otras formas prácticas de reducir las grasas saturadas de la dieta, están el cambio a lácteos bajos en grasas, la reducción del consumo de grasas animales y de productos con alto contenido en grasas saturadas, como pasteles, galletas, tartas y bollería, mantequilla, ghee o gui (un tipo de mantequilla clarificada o ligera de origen hindú), manteca de cerdo, aceite de palma, embutidos y carnes curadas, quesos duros, nata, helados, batidos y chocolate, según se indica en la revisión Cochrane publicada por el grupo de Lee Hooper en agosto de 2020 y utilizada como referencia en esta evaluación.


Evaluación: http://ow.ly/LR2I50FsrZJ
Informe técnico completo: http://ow.ly/OHoD50FtQXf
Nutrimedia: www.upf.edu/web/nutrimedia

Multimèdia

Multimedia

Multimedia

Categorías:

ODS - Objectius de desenvolupament sostenible:

ODS - Objetivos de desarrollo sostenible:

SDG - Sustainable Development Goals:

Els ODS a la UPF Los ODS en la UPF The ODS at UPF

Per a més informació

Para más información

For more information

Notícia publicada per:

Noticia publicada por:

News published by:

Unitat de Comunicació i Projecció Institucionals

Unidad de Comunicación y Proyección Institucionales

Institutional Communication and Promotion Unit