•  
 

5. Protagonista

“Nos preocupa que el virus es muy infectivo al principio, cuando la persona todavía no tiene síntomas” 

“Un grupo de estudiantes se ha implicado absolutamente para dar apoyo tanto en la parte sanitaria como social durante este tiempo y han mostrado su vocación, merecen todo nuestro reconocimiento”. 

 

Nombre y apellidos: Joaquim Gea Guiral
Lugar y año de nacimiento: Barcelona, 1956
Cargo: decano de la Facultad de Ciencias de la Salud y de la Vida de la UPF y jefe del Servicio Neumología del Hospital del Mar
Formación: licenciado en Medicina por la Universidad de Barcelona (1979) y doctor por la misma universidad (1989). Especialista en Medicina Interna (1982) y en Neumología (1987)

Durante el periodo de crisis sanitaria causada por el virus SARS-CoV-2 que provoca la enfermedad llamada COVID-19, Quim Gea ha tenido un papel clave como decano de la Facultad de Ciencias de la Salud y de la Vida de la UPF y jefe del Servicio de Neumología del Hospital de Mar. También coordina el Grupo de Investigación en Miogénesis, Inflamación y Función Muscular del Instituto Hospital de Mar de Investigaciones Médicas (IMIM), donde su investigación se centra en el aparato respiratorio y los músculos, sobre todo en la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Además, es catedrático de Fisiología del Departamento de Ciencias Experimentales y de la Salud (DCEXS) de la UPF, y presidente de la asociación de investigadores Barcelona Respiratory Network (BRN).

Hablamos con él para conocer su punto de vista sobre cómo esta situación ha afectado tanto a la docencia de la Universidad como a la organización de la asistencia en el hospital y a la investigación biomédica.

 

¿Què diferencia al SARS-CoV-2 de otros coronavirus?

En primer lugar, este coronavirus, a pesar de que no es especialmente agresivo en todos los pacientes, solo en un pequeña proporción, es mucho más infectivo que otros. El problema es que como hay mucha población que queda infectada, el grupo que sufre la enfermedad grave es relativamente grande en cifras absolutas, y, por lo tanto, hay un número muy importante de muertos. El virus se transmite con mucha facilidad y, según los últimos artículos publicados, sabemos que es muy infectivo al principio: cuando la persona todavía no tiene síntomas hay mucha capacidad de transmitirlo. Por lo tanto, antes del confinamiento, en esta primera fase en nuestro país probablemente se produjeron muchos contagios.

De repente unos evolucionan mal y no tenemos pistas para saber cuáles serán. Lo estamos buscando desesperadamente de todas las maneras posibles: marcadores biológicos, clínica inicial diferente, estudios genéticos por si algún tipo de población puede ser más susceptible

La otra característica que no es nada habitual es que empieza, en casi todos los casos, con una enfermedad que parece leve, muy moderada de síntomas. Una parte de los pacientes evoluciona muy favorablemente, pero, en otros, evoluciona hacia una dolencia muy grave. Sabemos que esto es más probable en personas que sufren determinadas enfermedades previas pero, también se da en personas jóvenes de 30, 40 o 50 años. De repente unos evolucionan mal y no tenemos pistas para saber cuáles serán. Lo estamos buscando desesperadamente de todas las maneras posibles: marcadores biológicos, clínica inicial diferente, estudios genéticos por si algún tipo de población puede ser más susceptible. También estamos haciendo un estudio sobre las características de la tos que podría darno alguna pista... Hay estudios de todo tipo, pero todavía no tenemos respuestas.

Joaquim Gea