3. Comunidad

EDvolución, el nuevo modelo educativo de la UPF

La sociedad evoluciona; la universidad, también. Para responder a los nuevos retos del conocimiento y el aprendizaje, la Universidad Pompeu Fabra trabaja en la definición de un modelo propio, que exprese la singularidad de su naturaleza como institución de enseñanza y se adecue a las necesidades de los profesionales, las empresas y los agentes sociales del futuro.

“Con EDvolució es la primera vez que la UPF, a lo largo de su historia, hace una reflexión institucional sobre cómo debería ser su modelo educativo. No intentamos hacer ninguna revolución ni romper con cosas que están funcionando bien, pero sí evolucionar tratando de introducir las mejores prácticas de calidad educativa para ofrecer el mejor servicio que podemos dar como universidad", asegura Josep Lluís Martí, vicerrector para la dirección de proyectos de innovación de la UPF y encargado de liderar esta transformación.

En 1999, con la creación del Espacio Europeo de Educación Superior (EEES), tuvo lugar la última de las grandes reformas universitarias. En ese momento, la Universidad adaptó su modelo educativo a los requisitos de esta reforma, y posteriormente lo ha hecho evolucionar en consecuencia a lo largo de estos años.

“No intentamos hacer ninguna revolución ni romper con cosas que están funcionando bien, pero sí evolucionar tratando de introducir las mejores prácticas de calidad educativa”

Desde entonces, sin embargo, se han producido numerosos cambios sociales y culturales en torno a los procesos de enseñanza y aprendizaje. Por este motivo, a partir del curso 2017-2018, se decidió reflexionar profundamente sobre la evolución del modelo educativo propio "que exprese la singularidad de la naturaleza de la UPF como institución de enseñanza y se adecue a las necesidades de los profesionales, las empresas y los agentes sociales del futuro", explica Martí.

Manel Jiménez, director académico del Centro para la Innovación en Aprendizaje y Conocimiento (CLIK) de la UPF y corresponsable de EDvolució, apunta que "actualmente hay un cambio en las instituciones y en la sociedad, en la que el aprendizaje impregna todos los ámbitos, con una presión social para transformar la manera de aprender". Este hecho ha llevado a universidades de todo el mundo a revisar sus modelos para responder a los nuevos retos. Buenos ejemplos de ello son el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores (TEC) de Monterrey (México), con su modelo TEC21, o la Universidad de Stanford (Estados Unidos) y su programa Stanford2025.

Por otra parte, los centros de primaria y de secundaria están tomando cada vez más el protagonismo en este tipo de transformaciones. Ellos son los primeros en recibir las nuevas hornadas de alumnos, que llegan a los centros con unas expectativas muy diferentes de las que tenían los estudiantes de hace diez años. La red Escola Nova 21, que aglutina cerca de 500 centros de Cataluña, está promoviendo cambios para repensar los modelos educativos. Cambios que, tarde o temprano, deberán ser recogidos por las universidades para no decepcionar las expectativas de los futuros universitarios.

EDvolució, en palabras de Jiménez, "es un modelo pensado para que el estudiante obtenga una visión global del mundo y lo afronte de manera autónoma, proactiva, con una alta competencia tecnológica y con una excelente capacidad comunicativa". Pero la transformación no afecta sólo la esfera del estudiante; "El rol del profesorado también cambia totalmente", añade. "Debemos abandonar la unidireccionalidad de la transmisión de conocimientos porque el estudiante ya no sólo es el centro del aprendizaje, sino que es el centro de la creación de conocimiento".

“EDvolució es un modelo pensado para que el estudiante obtenga una visión global del mundo y lo afronte de manera autónoma, proactiva, con una alta competencia tecnológica y con una excelente capacidad comunicativa"

El proyecto se ha llevado a cabo de manera colaborativa, implicando el máximo número de agentes, tanto externos como internos, vinculados a la Universidad. El liderazgo compartido del Vicerrectorado para la dirección de proyectos de innovación y del CLIK se ha visto reforzado por la participación de un equipo de consultores externos expertos en la materia y por la creación de equipos de trabajo interdisciplinarios integrados por personal docente e investigador (PDI), personal de administración y servicios (PAS) y estudiantes de la Universidad. Por otra parte, también se ha hecho partícipes del proyecto quienes serán los futuros estudiantes universitarios, a través del trabajo con centros de secundaria y la participación directa de alumnos de estos centros en la confección de la propuesta de un nuevo modelo educativo.

Edvolució

Los futuros estudiantes también opinan

En el marco del proyecto EDvolució se ha querido tener muy en cuenta la opinión de los futuros estudiantes. Por un lado, para conocer de primera mano cuál es la percepción que tienen de la universidad hoy en día, y por otro, para recoger las propuestas de mejora que incorporarían a la universidad del futuro.

Inicialmente, se hicieron talleres in situ en tres centros de secundaria del área de Barcelona -el Instituto Costa y Llobera, la Escuela Virolai y el Instituto Joan Salvat Papasseit-, con el objetivo de responder preguntas básicas sobre la universidad: ¿Has imaginado cómo sería tu universidad del futuro? ¿Habría exámenes? ¿Qué aspecto tendrían los espacios de aprendizaje, la zona deportiva, la biblioteca...? ¿Y las clases?

Las reflexiones de los futuros estudiantes han sido claves para dibujar el nuevo modelo educativo de la UPF. Quieren una universidad flexible, tecnológica e inclusiva

Posteriormente, la reflexión se trasladó a los campus de la Universidad a través de la organización de una Thinkatón, un maratón de pensamiento y reflexión, el pasado mes de febrero. Participaron 24 estudiantes de cuarto de ESO y de bachillerato, y estudiantes y Alumni de la UPF.

El resultado de las reflexiones de los futuros estudiantes ha sido clave para ayudar a dibujar el nuevo modelo educativo de la UPF: quieren una universidad que sea flexible, tecnológica e inclusiva:

  1. Que renueve las competencias del profesorado con programas de formación continua.

  2. Que introduzca la ludificación en la docencia.

  3. Que module el uso de las redes sociales para el aprendizaje.

  4. Que personalize la evaluación de cada alumno.

  5. Que ofrezca prácticas adecuadas y tutorizadas para crear un vínculo real entre empresa y universidad.

  6. Que fomente la movilidad internacional mediante becas.

  7. Que disponga de espacios abiertos, interconectados y multifuncionales, adaptados a las nuevas necesidades de los estudiantes y a los nuevos métodos de enseñanza.

¿Alrededor de qué ámbitos se estructura EDvolució?

EDvolució es un modelo pensado desde la flexibilidad y la versatilidad del estudiante; desde la transdisciplinariedad del aprendizaje; desde la integración del trabajo colaborativo entre sociedad, empresa y universidad; desde la generación del conocimiento; desde la integración de la docencia y la investigación.

Para articular la estructura se han definido seis ámbitos principales de actuación: identidad UPF, rol del profesorado, acompañamiento al estudiante, arquitectura de aprendizaje, espacios y recursos, y formatos educativos.

1. Identidad UPF

El sistema de rankings que plantea el panorama educativo actual establece, desde hace tiempo, una situación competitiva entre las universidades. Con el fin de diferenciarse entre ellas, muchas instituciones desarrollan programas de capacitación propios y se nutren de unas competencias identitarias que las singularizan respecto de las otras.

El proyecto EDvolució define un conjunto de competencias y de políticas identitarias transversales con la voluntad de distinguir a los estudiantes y los profesionales de la Universidad de los del resto de instituciones de enseñanza superior.

Competencias identitarias de la UPF

  • Desarrollar las capacidades de autoconocimiento.

  • Desarrollar las capacidades de pensamiento crítico y creativo.

  • Desarrollar las capacidades de iniciativa personal y emprendimiento.

  • Desarrollar las capacidades de adaptación y gestión del cambio en entornos complejos.

  • Desarrollar las capacidades de aprendizaje autónomo, gestión de proyectos y resolución de problemas.

  • Desarrollar las capacidades de trabajo colaborativo.

  • Desarrollar las capacidades de aprendizaje interdisciplinario y transdisciplinario.

  • Desarrollar las capacidades de investigación aplicando el método científico.

  • Desarrollar la capacidad de generar y transferir conocimiento.

  • Desarrollar una visión global del mundo.

  • Desarrollar actitudes de integridad ética personal y profesional.

  • Desarrollar actitudes de compromiso con la justicia social y la sostenibilidad.

  • Desarrollar la capacidad de evaluar las desigualdades por razones de sexo y género, con el fin de diseñar soluciones.

  • Desarrollar actitudes de cultura democrática.

  • Desarrollar las capacidades de comprensión crítica lectora, oyente y espectadora.

  • Desarrollar con excelencia la capacidad de expresión escrita, oral y audiovisual.

  • Desarrollar las capacidades plurilingística, multilingüe e intercultural.

  • Alcanzar un grado competitivo de alfabetización digital.

  • Desarrollar las capacidades de trabajo colaborativo digital.

  • Desarrollar las capacidades de creación y difusión de contenidos digitales.

 

2. Rol del profesorado

EDvolució da un paso más allá en la asunción de nuevos roles para los profesores para evitar que estos sean únicamente transmisores unidireccionales del saber. La nueva realidad es la de un alumnado con tantas fuentes de acceso a la información que se puede pensar erróneamente- que el profesorado ya no es necesario.

Los docentes ya no son los únicos depositarios de la información y del conocimiento, pero sí aportan valor añadido dando claves y criterios para que el estudiante aprenda a moverse entre tantos contenidos.

Edvolució Rol del professor

Desde esta perspectiva, se fortalece la idea, ya presente y desarrollada en algunas iniciativas docentes, de concebir el estudiante como el eje vertebrador de lo que se aprende; la asignatura, como el conjunto de actividades académicas dentro y fuera del aula, la recopilación de informaciones diversas que el estudiante va acumulando, y el profesorado como el referente organizador y transformador de este volumen de información en conocimiento, capacidad reflexiva y diseño de actuaciones prácticas ligadas a la disciplina en concreto.

Este cambio de rol implica equilibrar el grado de dedicación que el profesorado debe invertir en docencia, investigación, transferencia y gestión. Además, se replantea el objeto de su labor, la metodología docente, el grado de dedicación y los sistemas de evaluación.

3. Acompañamiento al estudiante

Es imprescindible que las universidades diseñen programas de acompañamiento al estudiante más allá de las actividades lectivas. Este tipo de acompañamiento fomenta el aprendizaje no estrictamente académico y favorece unos lazos sociales que repercuten positivamente en el futuro profesional de los estudiantes.

Estos programas, sin embargo, deben poner el foco en dos momentos clave muy concretos: la llegada a la universidad (landing) y la salida y el acceso al mercado de trabajo (take off).

El primer trimestre es uno de los momentos de mayor estrés para los estudiantes de primer año. De hecho, el mayor porcentaje de abandono de los estudios universitarios se produce durante este trimestre, y rara vez es recuperable. En consecuencia, se implementará un programa intensivo de acompañamiento al estudiante durante el periodo de acceso a la universidad con dos objetivos principales: facilitar la adaptación del estudiante al nuevo contexto educativo -conocimiento del campus, edificio y aulas; presentación de los recursos y servicios que ofrece la institución; información referente al grado; conocimiento de las metodologías de aprendizaje y del modelo educativo de la Universidad, etc.-; y crear comunidad y sentimiento de pertenencia -fomentar la socialización de los recién llegados y su implicación en los aspectos relacionados con la universidad y el entorno más próximo.

Edvolució Acompanyament dels estudiants

Por otra parte, enfrentarse al mundo laboral después de varios años en la universidad es una de las situaciones que más están evaluando diversas instituciones de todo el mundo para incidir en el éxito de sus estudiantes y, de rebote, en el prestigio de la misma universidad. Por este motivo, implementar un programa de transición hacia el mundo laboral tiene que facilitar el proceso de inserción en el tejido industrial, social y académico de los alumnos de la institución, permitir el fortalecimiento de los vínculos institucionales y mejorar la marca de calidad de la universidad gracias a una mayor relación con el colectivo Alumni.

4. Arquitectura de aprendizaje

EDvolució plantea una organización del proceso de aprendizaje diseñada para crear itinerarios académicos personalizados e interdisciplinarios, que ofrezcan flexibilidad a los estudiantes para construir su conocimiento y currículum de aprendizaje, y con un alto grado de internacionalización. La arquitectura de este nuevo modelo docente se ampara en la idea de que los estudiantes desarrollen competencias transversales que respondan a las necesidades de la sociedad y la industria, en programas abiertos que permitan satisfacer sus inquietudes, y en portafolios académicos singulares y adaptados a su proyección profesional y social.

En este sentido, el acceso a la universidad por vía única plantea la opción de ofrecer un primer curso con determinados contenidos comunes para todos los estudiantes. Desde estas materias se trabajan contenidos generales y se desarrollan un conjunto de competencias transversales. Esta vía de acceso, sin embargo, no anula la especialización desde el principio y permite al estudiante ir configurando un currículum propio desde la entrada a la universidad y elegir la formación más adecuada para él.

El ejemplo paradigmático es el caso del programa Grado Abierto, que la UPF ofrece desde el curso 2015-2016, y que ha tenido una gran acogida entre los futuros estudiantes.

Para adaptarse a la transversalidad que está pidiendo la sociedad y favorecer una mejor integración en la universidad por parte de los nuevos estudiantes, se propone también la creación de una única vía de acceso para los diferentes ámbitos académicos de la UPF. Cada curso inicial incluiría asignaturas genéricas orientadas a desarrollar un conjunto de competencias básicas, así como asignaturas específicas propias de cada ámbito académico.

5. Espacios y recursos

La UPF se plantea rediseñar los espacios disponibles para convertirlos en espacios polivalentes capaces de acoger todo tipo de eventos (tutorías, trabajos en grupos, charlas, espacios de coworking, etc.). Esta reorganización tiene que adaptarse, sobre todo, a las necesidades de los nativos digitales: hay que eliminar entornos fijos de trabajo y sustituirlos progresivamente por espacios líquidos y flexibles que permitan una movilidad y una conexión totales. En esta transformación, el uso de entornos y aplicaciones digitales (Aula Global, MyApps, etc.) juega un papel clave.

Teniendo en cuenta los espacios actuales de la Universidad, el nuevo modelo propone una serie de cambios con el objetivo de estimular la imaginación y la creatividad de los estudiantes. Diseñar entornos de aprendizaje flexibles ayuda a las universidades a maximizar su espacio:

  • Más aulas de gran capacidad (de 120 a 240 plazas)

  • Menos aulas de media capacidad (de 60 a 90 plazas)

  • Más aulas de pequeña capacidad (de 20 a 40 plazas)

  • Volumen total de aulas inferior al actual (menos concentración de aulas)

  • Menos mobiliario fijo

  • Más amplitud de los espacios, tanto dentro de las aulas como en las zona comunes

  • Más espacios polivalentes

  • Mejor gestión del uso de las aulas y de los otros espacios de manera que los usuarios puedan hacer reservas

La Biblioteca/CRAI también juega un papel importante en la redefinición del nuevo modelo educativo. Los estudiantes deben dejar de verla como un espacio de estudio intensivo enfocado al examen. Debe convertirse en un espacio abierto que les ofrezca oportunidades para toda la diversidad posible de necesidades que tengan.

Con este propósito, debe incorporar espacios que configuren y que potencien el nuevo modelo educativo de la UPF:

  • De docencia, investigación y aprendizaje: debe ser un espacio privilegiado para hacer actividades de apoyo al aprendizaje con akers spaces o laboratorios digitales.

  • De trabajo colaborativo y formatos abiertos: espacios para hacer reuniones y encuentros, y para formatos abiertos como talleres o conferencias con una capacidad media.

  • De trabajo autónoma y aprendizaje: espacios para grupos reducidos, como consecuencia de las dinámicas formales, no formales e informales de aprendizaje.

  • De trabajo individual, aislado y en silencio.

  • De diálogo, conversación y debate.

  • De experimentación (con tecnologías o sin).  

  • De la experiencia cultural: un espacio cultural en el sentido más amplio del concepto, que pueda alojar exposiciones propias o externas.

  • Espacios de descanso y socialización.

Finalmente, el nuevo modelo prevé la puesta en marcha de incubadoras y centros de innovación que conecten el aprendizaje con las oportunidades del mundo real, al tiempo que ayuden a los estudiantes a establecer redes y encontrar financiación. El espacio también debe ayudar a vincular estudiantes y personal con iniciativas locales, inversores y representantes gubernamentales a través de programas y de eventos especiales.

La transformación del Área Tallers del campus de Poblenou es una de las primeras acciones que van en esta dirección: un espacio de espacios, de gestión del aprendizaje y la producción cultural, donde se citan zonas compartidas, vertidas al trabajo colaborativo e interseccional entre la docencia, la investigación y la transferencia del conocimiento, y donde tienen lugar dinámicas educativas que van más allá de la formación reglada, con el objetivo de ser un punto de encuentro abierto al campus y al barrio.

Edvolució àreaTallers

6. Formatos educativos

Las nuevas modalidades educativas y la inclusión de las TIC han propiciado una nueva manera de relacionarse y de adquirir conocimiento. Dinámicas como el flipped learning, las clases por videoconferencia, los MOOC o la nube se ofrecen como un complemento efectivo a la educación presencial. Más allá de las clases magistrales, la educación actual pide también metodologías activas y participativas que sitúen al estudiante en el centro del proceso de enseñanza-aprendizaje y lo conviertan en un individuo crítico, práctico y reflexivo.

Es fundamental que desde la Universidad se propongan modelos de enseñanza semipresenciales, más flexibles, accesibles e integradores para toda la comunidad de estudiantes. En este sentido, se reconsideran el número de horas presenciales que se pide a los estudiantes durante sus estudios y los recursos paralelos que se les ofrecen para complementar su formación.

La clase presencial no deja de ser un elemento de mucho valor, pero el replanteo de la cantidad de horas que implica nace con la voluntad de hacer más efectivo el aprendizaje y los resultados tangibles de este.

El cambio facilita el acceso a un mayor número de personas gracias a la flexibilidad horaria. Además, ofrece la posibilidad de internacionalizar algunos cursos, facilita seguir un doble grado y aumenta la viabilidad de asociar los programas de la Universidad a programas externos.

La aplicación práctica del nuevo modelo

Las conclusiones de los grupos de trabajo, la reflexión de las escuelas y la experiencia de los consultores externos ha servido para dibujar el modelo base genérico. A partir de ahora, en una segunda fase del proceso, son las diversas unidades académicas de la UPF las que integrarán el modelo y desarrollarán acciones concretas para ejecutarlo. La previsión es que durante el curso 2019-2020 se empiecen a aplicar los primeros elementos distintivos del nuevo modelo educativo.