1. Presentación

Universidad e igualdad de género: compromiso con la transformación social

La campaña #Metoo, iniciada en Estados Unidos para denunciar situaciones de agresión o de abuso sexual a mujeres, o la campaña #onsónlesdones, puesta en marcha en Cataluña para denunciar su invisibilidad en espacios de opinión pública como los medios de comunicación, son dos ejemplos de rabiosa actualidad que demuestran las actuales problemáticas de género.

En la UPF, a través de la Unidad de Igualdad, se ha acuñado la etiqueta #AmbPerspectiva para fomentar una campaña de sensibilización hacia la perspectiva de género en los ámbitos de la docencia y la investigación. Y es que la universidad no es ajena a las inercias con las que se mueve la sociedad, tanto para bien como para mal. Por lo tanto, si en la sociedad hay prácticas no igualitarias, estereotipos de género y sesgos implícitos, la universidad no está exenta.

Cada vez más, el alumnado exige que la perspectiva de género se tenga en cuenta en su formación. Las nuevas promociones llegan a la universidad con más conciencia que nunca sobre las desigualdades de género y demandan herramientas y alternativas para poder cambiar el mundo en el que viven.

La universidad tiene, pues, el deber de luchar contra esta situación injusta. Por este motivo, en el año 2017 se institucionalizó la estructura de igualdad en la UPF, con presupuesto, personal propio y una oficina de atención en el campus de la Ciutadella. Una decisión que ha representado un salto cualitativo en la implementación de la perspectiva de género en la Universidad y que ya ha dado algún resultado meritorio, como la 8ª posición mundial de la UPF en promoción de la igualdad de género, según el reciente e innovador ranking que ha publicado Times Higher Education en relación con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas.

Pero aún queda mucho trabajo por hacer en muchos ámbitos: sensibilización de la comunidad; igualdad de oportunidades en el acceso al trabajo y la promoción profesional; participación y representación paritarias; erradicación de discriminaciones y violencias, o docencia, investigación y transferencia de conocimiento sensibles al género.

La perspectiva de género ha entrado en las universidades para quedarse. Porque una universidad igualitaria será también una universidad de mejor calidad, más democrática y radicalmente comprometida con la transformación social.

Tira cómica