Calidoscopio COVID-19, artículos de opinión de expertos y expertas UPF Calidoscopio COVID-19, artículos de opinión de expertos y expertas UPF

Volver a la página índice
Atrás

Coronavirus: un reto global colectivo. Cristina Pujades

Coronavirus: un reto global colectivo. Cristina Pujades

Cristina Pujades lidera el Grupo de Investigación en Biología del Desarrollo del Departamento de Ciencias Experimentales y de la Salud de la UPF

25.03.2020

 

 

 

Artículo publicado en Ara el 22 de marzo de 2020.

El coronavirus SARS-CoV-2, que solo hace unas semanas muchos ni conocíamos, ya forma parte de nuestro paisaje. El primer brote apareció a finales del 2019 en la provincia de Wuhan (China), se extendió hacia Japón, Corea, Irán, Europa, los Estados Unidos, y sigue expandiéndose, dando lugar así a una pandemia; es decir, un problema de salud global.

Los virus necesitan un huésped para poder reproducirse y, una vez encuentran la célula vulnerable que pueden infectar, lo hacen y se multiplican muy rápidamente. No es la primera vez que los coronavirus infectan a los humanos. ya tuvimos el SARS-CoV-1 el 2003 en la provincia china de Guangdong y el MERS-CoV, detectado por primera vez en 2012 y que afectó la península Arábiga y la República de Corea. ¿Por qué, entonces, el coronavirus actual ha llegado hasta aquí? Hemos aprendido que es porque tiene una tasa de transmisión (la capacidad de que un ciudadano contagie a otro) mucho más alta que la de los anteriores, y porque los ciudadanos infectados sin síntomas son contagiosos.

Tiene una tasa de transmisión (la capacidad de que un ciudadano contagie a otro) mucho más alta que la de los anteriores, y porque los ciudadanos infectados sin síntomas son contagiosos.

Además, como es un virus que no conocíamos, todavía es más difícil predecir cómo actuará. Los epidemiólogos que asesoran a los gobiernos intentan anticiparse al virus a partir de la observación de lo que ha pasado en los países a los cuales les ha tocado primero. Así, sabemos que la tasa de transmisión de este coronavirus es muy elevada (cada infectado puede contagiar a entre 2 y 3 personas) y, por lo tanto, en un mundo global donde cambiamos a menudo y fácilmente de país y continente, implica que el coronavirus se esparce muy rápidamente y se convierte en un reto de salud planetaria.

Dado que no tenemos todavía una vacuna ni tratamientos efectivos con antivirales, y asumiendo que probablemente el virus infectará a un porcentaje importante de la población, ¡lo que necesitamos es tiempo! Tiempo para atrasar los contagios y así evitar el colapso de nuestro sistema sanitario, y tiempo para que los grupos de investigación consigan un tratamiento eficaz o una vacuna, y una manera más rápida de diagnosticarnos para saberlo antes de que tengamos síntomas. Esto comporta un cambio de paradigma: tenemos que dejar de pensar en clave individual para pensar en clave poblacional. Los ciudadanos dejamos de ser importantes como tal, y pasamos a ser cruciales como colectivo. Y esto supone un gran reto en una sociedad como la actual, pero es vital que hagamos este cambio. Nos tenemos que ver no como posibles pacientes sino como vehículos de transmisión y, por lo tanto, pensar en la población vulnerable antes que en nosotros como individuos sanos.

Tenemos que dejar de pensar en clave individual para pensar en clave poblacional. Los ciudadanos dejamos de ser importantes como tal, y pasamos a ser cruciales como colectivo.

Necesitamos nuestro sentido común como aliado. Estudios previos sugieren que, de los individuos infectados, un 85% pueden o bien ser asintomáticos o manifestar síntomas moderados, y un 15% serán casos severos o críticos que acabarán hospitalizados ( medium.com/@tomaspueyo ). En principio, estas cifras nos preocuparían pero no nos alarmarían. Ahora bien, si consideramos que el virus tiene una tasa de transmisión de 3 (todavía es difícil saberlo con precisión), esto implica que un ciudadano contagiado un lunes puede convertirse en más de 700 ciudadanos contagiados al cabo de una semana, de los cuales al menos 7 tendrán que ocupar una cama. Por lo tanto, solo tenemos que multiplicar: en el escenario de tener 1.000 infectados en la calle, las cifras de ingresados superarían muy rápidamente la capacidad de nuestros hospitales.

Tenemos que pensar que hay muchos más contagiados de los que sabemos por las cifras, puesto que el modo de diagnóstico ha ido cambiando desde el origen del brote hasta ahora. Al principio se diagnosticaban los pacientes atendiendo a los síntomas que tenían y, gracias a la secuenciación del genoma del SARS-CoV-2, ahora podemos diagnosticar a todo tipo de pacientes (otra ventaja de invertir en investigación). En Europa todavía no podemos aplicar este tipo de diagnóstico precoz en toda la población como ha hecho Corea; no estamos preparados. El test de diagnóstico es sofisticado (la técnica de la PCR) y para atender a toda la población se requiere una gran cantidad de reactivos en un mercado global (pensemos que todos los países quieren adquirir estos reactivos) y un número de equipos muy alto. Y todavía no hay tantos en nuestros hospitales. Los coreanos habían aprendido del MERS-CoV que tuvieron la década pasada, y se prepararon para una próxima epidemia. Así han conseguido contener la expansión de una manera muy eficaz diagnosticando los individuos positivos muy pronto y aislándolos.

Afortunadamente, desde ayer se dispone de unos nuevos tests rápidos que ayudarán a acelerar los diagnósticos. Esto irá acompañado de un aumento de las cifras de contagiados, pero no quiere decir que haya más, sino que estas cifras nos informan que somos capaces de detectarlos.

A pesar de que tenemos un sistema sanitario público excelente, no tiene el músculo para asumir tantos enfermos severos o críticos en un intervalo de tiempo tan corto, y por eso debemos movernos poco y socializar menos para evitar que se colapse.

A pesar de que tenemos un sistema sanitario público excelente (mejorable, cierto, pero excelente), no tiene el músculo para asumir tantos enfermos severos o críticos en un intervalo de tiempo tan corto, y por eso debemos movernos poco y socializar menos (muy difícil en un país mediterráneo) para evitar que se colapse. Tenemos que ser muy cautos y prudentes, he aquí el reto como colectivo. El sistema sanitario puede asumir un gran número de pacientes pero no un gran número de pacientes críticos de manera sostenida, por falta de camas en las UCI, respiradores, agotamiento del personal sanitario, etc. Tenemos que pensar que, en este escenario, pacientes con otras enfermedades urgentes tampoco podrán ser atendidos, y se incrementará la mortalidad de la población.

Otra variable a considerar es que la política sanitaria puede ser similar entre países que comparten un objetivo, pero es difícil que sea común debido a las diferencias existentes entre ellos. Las políticas sanitarias se tienen que basar en las pruebas científicas pero se tienen que pensar en global, y se tienen que considerar las características de la sociedad en la que se enmarcan: el sistema sanitario, la capacidad económica, el tejido productivo, los tipos de empresas (pymes vs. grandes sociedades), el comportamiento social de los ciudadanos (mediterráneos vs. nórdicos), etc., así como su impacto. Por lo tanto, a pesar de que España y Francia han adoptado una política de choque muy similar por el objetivo común de reducir la tasa de transmisión del coronavirus (Italia la dejo aparte porque, como que fue el primer país europeo con contagios, hubo el efecto sorpresa), estas políticas difieren parcialmente.

Las políticas sanitarias se tienen que basar en las pruebas científicas pero se tienen que pensar en global, y se tienen que considerar las características de la sociedad en la que se enmarcan.

Cada día tomamos más conciencia del reto colectivo global al que nos enfrentamos, y no nos podemos permitir olvidarlo. Durante estos días de confinamiento intentamos sacar lo mejor de nosotros con iniciativas solidarias como pensar en soluciones baratas y rápidas de respiradores para pacientes (#cheapVentilators), conciertos en nuestros balcones, aplausos a los que hacen posible que seguimos luchando... No olvidamos que esta vez los ciudadanos del mundo tenemos que actuar como un solo colectivo, y pensar en todos. No nos entretengamos más: #YoMeQuedoEnCasa.

Multimèdia

Multimedia

Multimedia

Categorías: