Atrás

El sistema de percepción humana, diseñado para procesar grupos funcionales de personas

El sistema de percepción humana, diseñado para procesar grupos funcionales de personas

La investigación, publicada en la revista Psychological Science, revela que el sistema visual es más eficiente detectando un par de personas enfrentadas, como si estuvieran interactuando, en lugar de dos personas que se están dando la espalda.

14.03.2017

Diferentes estudios han demostrado que la mente humana analiza escenas visuales formando grupos funcionales -una jarra vertiendo agua en un vaso, por ejemplo-. Hasta ahora, este principio se había investigado con objetos. ¿Pero cómo trata el sistema visual una escena en la que hay personas?

 
 
No todos los estímulos que nos rodean tienen la misma oportunidad de conseguir nuestra atención. Nuestro sistema de vigilancia visual favorece la detección de lo que es más relevante para la vida, la reproducción y la supervivencia individual.
 
En los últimos años, investigadores del campo de la ciencia cognitiva y de la neurociencia han determinado que imágenes de nuestros congéneres (caras y cuerpos humanos) tienen un tratamiento privilegiado a nuestro cerebro, por lo tanto los tratamos de manera diferente y más eficiente que otros objeto en nuestro entorno. ¿Pero cómo hacemos frente a escenas complejas que contienen varios actores a la vez?
 
Salvador Soto-Faraco, investigador del Centro de Cognición y Cerebro vinculado al Departamento de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (DTIC) de la UPF, conjuntamente con Liuba Papeo, colaboradora del centro y miembro del Instituto de Ciencia Cognitiva Marco Jeannerod, y Timo Stein, profesor de psicología en la Universidad de Amsterdam, han desarrollado un paradigma para medir si el sistema visual procesa de manera privilegiada la información de escenas con parejas de personas interactuando, comparado con otros objetos o imágenes con personas que no interactúan.
 
Los resultados, publicados en enero en la revista Psychological Science, revelan que el tratamiento de los grupos de personas depende de su posicionamiento. El sistema visual es más eficiente detectando un par de personas enfrentadas, como si estuvieran interactuando, en lugar de dos personas que están dando la espalda o bien otros objetos. Es decir, parece que el análisis de una escena con gente implica el agrupamiento funcional de las personas.
 
Los resultados abren la puerta a desarrollar una nueva manera de analizar las escenas visuales y la selección de las partes relevantes cuando se encuentran en una situación grupal, con el objetivo de determinar cuando es más probable que se produzca un intercambio o un evento social .
 
Este efecto de agrupamiento de personas se cancela si las imágenes se invierten, por tanto, sugiere que los grupos funcionales de personas se perciben como una unidad estructurada y pueden ser considerados como un rudimento inicial de la representación de acciones sociales.
 
El acceso de la información visual en la conciencia implica organizar la complejidad de nuestro entorno y selecciona las partes más relevantes para nosotros. Además, el mecanismo es sensible a ciertos rasgos indicativos de relaciones funcionales entre elementos, como puede ser la posición de dos personas (de cara o de espaldas). Por tanto, los resultados de esta investigación sugieren que el sistema de percepción humana está configurado para procesar de forma privilegiada aquellos estímulos que pueden tener un valor social y que, en consecuencia, tienen más relevancia para nuestra vida cotidiana.
 
Artículo de referencia: Liuba Papeo, Timo Stein y Salvador Soto-Faraco. The Two-Body Inversion Effect. Psychological Science. DOI: https://doi.org/10.1177/0956797616685769

Categorías: