Atrás

El rector Jaume Casals manifiesta en su informe al Claustro que la UPF ha de desbordar sus límites tradicionales

El rector Jaume Casals manifiesta en su informe al Claustro que la UPF ha de desbordar sus límites tradicionales

El Claustro, que ha celebrado su reunión ordinaria por primera vez en formato virtual, ha aprobado el informe del rector con el 86% de los votos favorables.

17.11.2020

Imatge inicial

La sala polivalente del edificio Mercè Rodoreda del campus de la Ciutadella ha acogido esta mañana la sesión ordinaria del Claustro de la UPF, el máximo órgano de representación de la comunidad universitaria.

La sesión, que por primera vez se ha hecho con los claustrales siguiéndola en formato virtual por culpa de la pandemia de coronavirus, ha comenzado con la presentación del informe del rector Jaume Casals. Ha sido aprobado por 56 votos a favor, 1 en contra y 8 abstenciones.
 
El rector, antes de empezar su informe, ha querido enviar un mensaje de afecto, comprensión y cercanía a todos los que estén sufriendo los efectos de la Covid-19, y ha agradecido especialmente el esfuerzo y el trabajo de la Comisión de seguimiento de la pandemia en la UPF, coordinada por Ramon Villanova, vicerrector para proyectos para la comunidad universitaria, y Jaume Badia, gerente de la Universidad. Por otro lado, ha reflexionado sobre el concepto de la presencialidad y como ésta a veces se mide con la capacidad de ser percibidos, a través de una referencia al filósofo George Berkeley: "el hecho de estar detrás de una pantalla no implica tener los mismos efectos. Uno se da cuenta de la importancia de la presencia cuando te falta el contacto con tus colegas, y también hasta qué punto la universidad es un buen lugar para trabajar". También ha querido agradecer a todo los claustrales, aprovechando que la de hoy es su última reunión del Claustro como rector, su contribución al buen funcionamiento y progreso del órgano de gobierno y que su actividad haya sido relevante durante estos años.

La UPF hoy

En su informe, Jaume Casals, ha querido poner sobre la mesa cómo ve la UPF actualmente y qué futuro le espera. "Es una Universidad muy buena, formamos un equipo de personas particularmente consistente, por encima de lo que uno imaginaría que se puede encontrar en una universidad de nuestro entorno", pero ha recordado que la UPF se encuentra estrangulada en varios frentes. Por un lado, ha asegurado que la creación de la Universidad no fue acompañada del entusiasmo del entorno universitario y este entorno no ha visto con buenos ojos los valores que motivaron la creación de la UPF: "una universidad líder que ayude a empujar el sistema catalán en todos los aspectos, no sólo en el científico, sino también en el moral". Por otra parte, esta visión del entorno universitario también ha afectado en el aspecto financiero y legislativo ya que "nuestros esfuerzos para seguir siendo buenos no son reconocidos". Para Casals, "el progreso no pasa por el empuje de la ley, sino al contrario" y eso es lo que tienden a pensar nuestros legisladores, que las leyes crean realidades, "cuando lo que debería hacer la ley es enmarcar la realidad existente".

La UPF es una universidad muy buena, formamos un equipo de personas particularmente consistente, por encima de lo que uno imaginaría que se puede encontrar en una universidad de nuestro entorno. Nuestra salvación como universidad de primera pasa por superar nuestro entorno inmediato e involucrarnos en todos los aspectos.
 
En su parlamento, el rector ha señalado que la UPF no ha recibido ninguna compensación económica por sus buenos resultados y ha criticado que el reparto se haga a peso, en función del volumen de estudiantes. Ha asegurado que las cifras económicas positivas son aquellas que no dependen de los gobiernos, sino de la propia comunidad de la Universidad, y que cuando esto ocurre los legisladores de turno aplauden "pero han sido incapaces de modificar de ninguna manera los recursos que la Generalitat destina a la Universidad". Por tanto, en estos momentos, nuestra salvación como universidad de primera pasa por superar nuestro entorno inmediato e involucrarnos en todos los aspectos. En esta línea, ha puesto como ejemplo que la contratación de un nuevo profesor de ingeniería también debe preocupar a un profesor de humanidades, "debe tener la impresión de que él también se juega algo, y esto vale para todos los estamentos de la UPF".
 
Sobre el presente de la Universidad y haciendo un breve balance de los cerca de ocho años como rector, Jaume Casals ha asegurado que se ha progresado mucho en ámbitos muy diversos y que sólo hay que repasar los informes al Claustro de los últimos años para darse cuenta. Ha destacado el esfuerzo y el trabajo realizado en ámbitos como la responsabilidad y el compromiso social, la docencia, la investigación, la organización administrativa... Mejoras que, pese a no haber sido reconocidas por el entorno, sí lo han sido a nivel ético: "hemos hecho nuestro trabajo muy bien hecho". También ha aprovechado para agradecer "el trabajo excelente de las personas que han formado parte del consejo de dirección y del equipo de gobierno, que me han ayudado de una manera muy generosa y crítica".

La UPF del futuro

En la segunda parte del informe, el rector Jaume Casals ha subrayado algunos de los espacios que la Universidad tiene como futuro. De entrada, ha afirmado que "la Universidad tiene que hacer los deberes mínimos con el sistema universitario catalán y debe concentrar todos sus esfuerzos extra fuera de este sistema. Hemos hecho un gran esfuerzo hasta ahora y no se ha apreciado ningún retorno".

Una universidad que favorezca la cultura general de la comunidad: la misión de la Universidad no es sólo el progreso en general, sino también la manera de ser: qué hace que seamos como somos. Las cosas que hemos aprendido son las que determinan nuestra manera de ser. Por este motivo, "un ingeniero con cultura general, no es sólo una persona más interesante, sino que es mejor ingeniero". Por tanto, ha asegurado que "tiene que haber un tiempo para la ciencia y un tiempo para la cultura".
 
Una universidad importante fuera del sistema catalán: "debe ser un ejemplo de universidad internacional", lo que se está empezando a gestar en el marco del proyecto EUTOPIA, con la construcción de una universidad europea en un marco referencial diferente.
 
Una universidad capaz de cooperar con instituciones externas: "no podemos ser una Universidad que nos miremos siempre desde dentro, debemos ser capaces de vernos como nos miran desde fuera. Como nos mira el Hospital del Mar, o la Fundación Vila Casas o desde el proyecto Ciutadella del Conocimiento y del Mercado del Pescado".
 
Una universidad pública que debe servir socialmente: es importante mantener siempre presente el servicio de la UPF, cumplir con lo que la sociedad nos ha pedido. "Pero la mejor manera de hacerlo no es sólo haciendo lo que esperan que hagas, sino sorprendiendo haciendo cosas que la gente ni sabía que existían o que se podían hacer. Debemos desbordar los límites tradicionales de la Universidad".
 
El rector Jaume Casals ha concluido su informe recordando que como cargo electo se debe a todos los que en su día confiaron en él y que "he trabajado lo mejor que he sabido durante estos ocho años para devolver la confianza recibida".

Informe del síndic de Greuges

Durante la sesión del Claustro, el profesor Josep M. Casasús ha presentado su quinto informe de gestión como síndic de Greuges de la Universidad. El informe resume las solicitudes atendidas durante el período comprendido entre el 7 de junio de 2019 y el 8 de junio de 2020. Incluye, por tanto, la primera ola de coronavirus, lo que no ha supuesto el parón de las actuaciones del síndic a pesar de la suspensión de los plazos administrativos durante el estado de alarma decretado antes del verano.

En términos generales, el número de actuaciones atendidas ha sido equivalente a las del curso anterior, 101 actuaciones presentadas por 130 personas, de las cuales 67 son quejas y 34 son consultas. Sobre las reclamaciones y las personas que las hacen: el 65% de los casos son quejas o consultas de los estudiantes de grado (66); el 19%, de estudiantes de posgrado (19); el 9%, del PDI (9), y el 7%, del PAS (7). Respecto al período anterior, es destacable la subida de quejas de los postgraduados, que pasan de 10 a 19; la bajada de quejas de los estudiantes de grado, que pasan de 78 a 66; también bajan las quejas del PDI, que pasan de 10 a 9, y se mantienen en las mismas cifras las quejas del PAS, con 7. En cuanto al sexo de los reclamantes que se han dirigido a la oficina del Síndic, hay un número superior de hombres e inferior de mujeres que en el período anterior: 63% de hombres (64), que suben de 61 a 64; y un 37% de mujeres (37), que bajan de 44 a 37.

Debate y votación de mociones y declaraciones

El último tramo de la reunión se ha dedicado a considerar las mociones y declaraciones presentadas por los claustrales. En esta sesión sólo se ha presentado una declaración que ha sido aprobada y que hace referencia a:

  • Denunciar la situación de represión generalizada. Mantener la demanda de la libertad de los presos políticos y el retorno de los exiliados y la desjudicialización de la política. Manifestar el apoyo a los miembros de la Sindicatura Electoral del Referéndum del Primer de octubre de 2017, dentro de sus atribuciones como académicos.

Multimèdia

Multimedia

Multimedia

Per a més informació

Para más información

For more information

Notícia publicada per:

Noticia publicada por:

News published by:

Unitat de Comunicació i Projecció Institucionals

Unidad de Comunicación y Proyección Institucionales

Institutional Communication and Promotion Unit