Atrás

Los primeros humanos de la Amazonia crearon miles de "islas de bosque" al tiempo que domesticaban plantas silvestres para su consumo

Los primeros humanos de la Amazonia crearon miles de "islas de bosque" al tiempo que domesticaban plantas silvestres para su consumo

Un estudio publicado en Nature, con la participación de Javier Ruiz-Pérez, miembro del Grupo de Investigación Culture and Socio-Ecological Dynamics (CaSEs) de la UPF, hizo un análisis regional sin precedentes de 61 yacimientos arqueológicos, identificados previamente por teledetección, ahora manchas de bosque rodeadas de sabana.

08.04.2020

Imatge inicial

Los primeros habitantes humanos de la Amazonia crearon miles de montículos artificiales y domesticaron plantas silvestres para su consumo, según muestra un estudio.

El descubrimiento de los montículos es la última evidencia que demuestra el extenso impacto que el ser humano tuvo en la zona. Desde su llegada hace 10.000 años, transformó el paisaje cuando comenzó a cultivar mandioca y calabaza.

La investigación confirma que esta parte de la Amazonia es uno de los primeros centros de domesticación de plantas en el mundo.

Esto provocó la construcción de 4.700 islas de bosque en lo que ahora es Llanos de Moxos, en el norte de Bolivia, según ha descubierto el equipo de investigadores. Esta zona de sabana se inunda de diciembre a marzo y es extremadamente seca de julio a octubre; pero los montículos se mantienen por encima del nivel del agua durante la temporada de lluvias y permiten que los árboles crezcan. Así, estos montículos promovieron la diversidad del paisaje y demuestran que las comunidades a pequeña escala comenzaron a dar forma a la Amazonia 8.000 años antes de lo que se pensaba.

La investigación confirma que esta parte de la Amazonia es uno de los primeros centros de domesticación de plantas en el mundo. Utilizando células silicificadas de plantas, llamadas fitolitos, que se encuentran bien conservados en los bosques tropicales, los expertos han documentado las primeras evidencias encontradas en la Amazonia de mandioca (hace 10.350 años); de calabaza (hace 10.250 años) y de maíz (hace 6.850 años).

Las plantas cultivadas en las islas de bosque fueron escogidas porque eran ricas en hidratos de carbono y fáciles de cocinar, y probablemente proporcionaban una parte considerable de las calorías que consumían los primeros habitantes de la región, complementadas con pescado, un poco de carne y recursos obtenidos mediante recolección.

El estudio, publicado en la revista Nature, ha sido hecho por Umberto Lombardo (primer autor y coordinador de la investigación) y Heinz Veit, de la Universidad de Berna; José Iriarte y Lautaro Hilbert, de la Universidad de Exeter; Javier Ruiz-Pérez, investigador predoctoral y miembro del Grupo de Investigación Culture and Socio-Ecological Dynamics (CaSEs) del Departamento de Humanidades de la UPF (bajo la dirección de Marco Madella, profesor de investigación ICREA-UPF), y José Capriles, de la Universidad Estatal de Pensilvania.

El estudio consistió en un análisis regional sin precedentes, a gran escala, de 61 yacimientos arqueológicos, identificados previamente por teledetección, ahora manchas de bosque rodeadas de sabana. Se recuperaron muestras de 30 islas forestales y se realizaron excavaciones arqueológicas en cuatro de ellas.

Umberto Lombardo ha afirmado: "Los arqueólogos, los geógrafos y los biólogos han defendido durante muchos años que el suroeste de la Amazonia era un probable centro de domesticación temprana de las plantas, porque muchos cultivos importantes como la mandioca, la calabaza, los cacahuetes, algunas variedades de guindilla (chili) y la judía llamada jackbean son genéticamente muy cercanas a plantas silvestres que viven aquí. Sin embargo, hasta este estudio reciente, los científicos no habían buscado ni excavado yacimientos arqueológicos antiguos de esta región que pudieran documentar la domesticación precolombina de estos cultivos de importancia global".

El profesor Iriarte ha expresado: "Las pruebas genéticas y arqueológicas sugieren que había al menos cuatro áreas del mundo donde los humanos domesticaron plantas hace unos 11.000 años, dos en el Viejo Mundo y dos en el Nuevo Mundo. Esta investigación nos ayuda a demostrar que el suroeste de la Amazonia es probablemente la quinta. Las evidencias que hemos encontrado muestran que los primeros habitantes de la zona no eran sólo cazadores-recolectores tropicales, sino colonizadores que cultivaban plantas. Esto abre las puertas para sugerir que ya tenían una dieta mixta cuando llegaron a la región."

Javier Ruiz-Pérez ha manifestado: "Mediante una exhaustiva prospección arqueológica que incluyó excavaciones y tras analizar decenas de fechas de radiocarbono y muestras de fitolitos, hemos demostrado que los pueblos precolombinos se adaptaron a las sabanas inundadas estacionalmente del suroeste del Amazonia, y las modificaron, mediante la construcción de miles de montículos donde se asentaron y cultivaron -e incluso domesticaron- plantas desde el inicio del Holoceno".

Trabajo de referencia: U. Lombardo, J Iriarte, L. Hilbert, J Ruiz-Pérez, J.M. Capriles y H. Veit (abril, 2020). “Early Holocene crop cultivation and landscape modification in Amazonia, Nature. DOI: 10.1038/s41586-020-2162-7

Multimèdia

Multimedia

Multimedia

Categorías:

Per a més informació

Para más información

For more information

Notícia publicada per:

Noticia publicada por:

News published by:

Unitat de Comunicació i Projecció Institucionals

Unidad de Comunicación y Proyección Institucionales

Institutional Communication and Promotion Unit