COVID-19 kaleidoscope, UPF expert opinion articles COVID-19 kaleidoscope, UPF expert opinion articles

Return to Full Page
Back

El coronavirus sigue con nosotros, y todo puede empeorar, pero también mejorar. Fernando G. Benavides

El coronavirus sigue con nosotros, y todo puede empeorar, pero también mejorar. Fernando G. Benavides

 

Fernando G. Benavides es catedrático de Salud Pública en la UPF e investigador del Centro de Investigación en Salud Laboral (CiSAL: UPF-IMIM).

23.07.2020

 

 

Artículo publicado en El Periódico el 17 de julio de 2020.

La profecía, aunque no divina, se ha cumplido. Desgraciadamente. Desde el Director de la OMS, Dr. Tedros Adhanom, hasta mis colegas más cercanos, lo habían advertido. Dado el alto porcentaje de personas susceptibles de padecer la infección (alrededor del 90-95% en el conjunto de la población), el virus seguiría con nosotros hasta que apareciera la vacuna. Lo que está pasando nos hace sentir consternación, además de rabia, pues el esfuerzo ha sido inmenso, por parte de todos. Efectivamente, tras el éxito relativo de junio, lo que había que hacer a continuación, según lo recomendaban las agencias nacionales e internacionales, y la experiencia propia, y su comparación con lo que hacía otros países, no se ha hecho. Sencillamente. No busquemos culpables, busquemos responsables, o mejor dicho irresponsables.

Una parte de los ciudadanos, la minoría que se ve, no nos confundamos, no ha seguido las indicaciones de distancia física necesaria para impedir la propagación del virus, pero las autoridades sanitarias no han actuado con diligencia a la que están obligadas. De manera evidente, en el fortalecimiento de los servicios de vigilancia epidemiológica. Esto es, una vez conseguido aplanar la curva epidémica, gracias a la actuación de los profesionales sanitarios era el turno de los epidemiólogos de campo para identificar y aislar a los casos y sus contactos estrechos en el plazo más breve posible. Aislar los brotes e impedir su propagación. Era la tarea. Pensar que con un centro de llamadas era suficiente es ignorar la dinámica real de una epidemia en una población, fruto de las características biológicas del virus y de los procesos sociales en los que estamos inmersos las personas.

Entonces, ¿qué puede explicarnos este no hacer lo que todo el mundo sabía que se debía hacer? Contestar a esta pregunta es clave si no queremos que esto empeore, que puede empeorar. Una respuesta que hay que buscar fuera de los pasillos y cotilleos de Palau, que solo trae la espuma sucia que arrastra las corrientes profundas que nos trae esta crisis. La respuesta surge, en mi opinión, de la falta de visión global del problema de salud que supone la pandemia de la Covid-19. Una visión global que incluya, además de la necesaria respuesta asistencial para atender a los enfermos, la imprescindible prevención para evitar que haya más enfermos.

Ello exige entender los procesos sociales que explican las relaciones entre las personas, en los barrios y en las empresas. De sus necesidades básicas. Añadir a ello la inmigración irregular, como ha ocurrido en Lleida. Y actuar en los lugares de ocio, transporte y trabajo que son los escenarios donde la propagación del virus tiene más probabilidad de producirse. Lugares cerrados, con contactos estrechos y prolongados en el tiempo. Hay que mantener las distancia física, preservando la proximidad social. Pues necesitamos, como el respirar, relacionarnos con los demás. Una fórmula nada fácil, pero esencial para entender y modificar los comportamientos de las personas. Recurrir a la autorresponsabilidad como solución, y culpar a las victimas, no sirve para nada. No es una opinión, es una evidencia científica, además de ser injusto para las victimas. En definitiva, hace falta más salud pública, que nos ayude a entender la intersección entre los fenómenos sociales y biológicos que dan lugar a pandemias como la que estamos sufriendo. No hay otra forma para salir del laberinto. Es urgente recuperar el liderazgo institucional de la salud pública, que combine la asistencia y la prevención, con lo biológico y lo social. No tenemos un minuto que perder.

Multimèdia

Multimedia

Multimedia

Categories: