catáleg
  Vindicación Femenina
 
 

Roig a la publicació
La vinculación de Montserrat Roig con Vindicación Feminista  se inicia en diciembre de 1977 y no abandonará la mancheta de la revista hasta su desaparición, aunque en muchos números no firma ningún artículo. El estreno de la Roig en Vindicación Feminista es “Mujeres en campos nazis” reportaje en el que resume y feminiza para la revista su premiado “Els catalans als camps nazis”. A parte de este reportaje, Montserrat Roig firmará ocho veces más, ya sea en columnas de opinión, análisis o relatos vivenciales, aunque su participación en la revista podría estar detrás de algunas piezas sin firma (o firmadas como redacción) de la publicación dado que su nombre sigue apareciendo en la lista de colaboradoras. Sus piezas están muy marcadas por el tono general de la revista y por ello la temática se enmarca en la reivindicación del papel de la mujer en la sociedad española con especial atención, en el caso de Roig, a la política y la familia.
Su participación en la revista concluye con un pormenorizado y demoledor análisis de la pareja de nuestro tiempo, en el que reconstruye las relaciones de pareja después del franquismo para concluir que la mujer sigue relegada respecto al hombre. Destacan también sus aportaciones autobiográficas sobre aspectos de su infancia en una sección muy recomendable titulada Vómitos de Antaño.

Biografia de la publicació
Vindicación Feminista fue una revista mensual en castellano editada en Barcelona por Ediciones de Feminismo S.A. entre julio de 1976 y diciembre de 1979 (29 números). Constaba de 68 páginas, que en ocasiones podía ampliarse hasta las 90 páginas, sin secciones fijas aunque con la presencia en cada número de temas de sociedad, economía y cultura, con numerosos artículos de opinión y una página editorial. Se trata de una publicación temática dedicada a la mujer destinada “a cubrir el vacío de los medios informativos dedicados a la mujer” según reza la declaración de intenciones de su primer número. Desapareció para dejar paso a otra revista Poder y Libertad vinculada al Partido Feminista de España con el mismo consejo editorial y parecida nómina de colaboradores.
El nombre de la publicación está inspirado en la Vindication of the rights of the women escrita por Mary Wollstonecraft en 1792 y considerado el primer manifiesto feminista. La revista fue cofundada por Lidia Falcón, que ocuparía el cargo de directora general y colaboraría asiduamente en la publicación, y Carmen Alcalde, que devino directora. La línea ideológica de Vindicación Feminista se escora a la extrema izquierda radicalmente feminista (más marcado lo segundo que lo primero).
Por las páginas de Vindicación feminista se asomaron algunas de las firmas femeninas más populares de la transición como Montserrat Roig, Magda Oranich, Rosa Montero, Cristina Alberdi, Soledad Balaguer, Ana Moix, Cristina Peri-Rosi, Maruja Torres, entre otras. Las colaboraciones no estaban vetadas a los hombres y Jordi Llimona, Terenci Moix o Josep Martí Gómez formaron parte de la nómina de colaboradores de Vindicación Feminista. La revista cultivaba en mayor medida el reportaje, a menudo de investigación y/o denuncia sobre temas concretos como el aborto o la discriminación laboral de las mujeres.
La entrevista, el análisis, la opinión y la crónica sobre eventos políticos y culturales también ocupaban buena parte de las páginas de la publicación, en la que también cabían relatos en primera persona de las colaboradoras sobre sus experiencias como mujeres en la España franquista. El tratamiento gráfico de Vindicación Feminista fue más bien pobre, con escasas fotografías.