Autor: OJEA y PORRAS, Gumersindo
Título: Carta del Cónsul de España en Shanghai al Primer Secretario de Estado.
Fecha: Shanghai, 24 de julio de 1860
Localización: Archivo del Ministerio de Asuntos Exteriores de España, Madrid
Serie: Política Exterior: China
Signatura: H2361
Extensión del documento digitalizado: 2274
palabras / 13.519 caracteres

Localización y transcripción: David Martínez Robles



CONSULADO DE ESPAÑA EN SHANG-HAY

            24, de Julio de 1.860.

Numero 33.   

Direccion de Politica

Al Escmo. Sr. Primer Secretario de Estado y del Despacho

El Cónsul de S. M. Cª. informa sobre la condicion social y politica del partido Insurgente de China, y dá cuenta de serias complicaciones que su presencia en la comarca de Shanghay esta ocasionando.


Numero 33.

Direccion de Politica.

Escmo. Señor

Muy Sr. mio: hallandose toda esta provincia con escepcion de la Ciudad de Shanghay, en posesion de los Teipines ó partido Insurgente, los residentes estrangeros comerciantes en su totalidad menos las personas oficiales, han razonado así: ¿a que vivir en abierta hostilidad con los dos partidos que se disputan el mando en China? En el pasado, ningun motivo de gratitud tenemos hacia los Tartaros o Imperiales; al presente nos hallamos en desacuerdo con ellos, y en visperas de cruzar nuestras armas en todos los puntos del Imperio; y mientras este caso llega, de ellos no recabamos proteccion alguna, ni para nuestras personas, ni para nuestros intereses, ¿a que viene ofrecerles el concurso de las fuerzas destinadas a proteger nuestras vidas y haciendas?. A los ojos de los Tartaros, a buen seguro que signifique otra cosa mas que complaciente oficiosidad muy parecida al miedo; y ademas ponemos en sus manos, con la dispersion de nuestras tropas, el medio mas adecuado para debilitarnos, caso de que fragüen un traidor golpe de mano contra los estrangeros.

         Por otra parte, los Teipines o Insurgentes son dueños de las ciudades, de los campos, y por consiguiente de las comunicaciones, en nuestra comarca. Lo primero proporciona a este partido elementos de estabilidad, cuando menos de larga permanencia; aun para el caso de que los Imperiales desembarazados de la cuestion estrangera, puedan prestar su atencion a combatirlos con energia, puedan prestar su atencion a combatirlos con energia; lo segundo los hace Señores de los puntos que producen los articulos de comercio que aquí venimos a esplotar, y si algo viene de otros lugares, lo tercero impide de su arribo a nuestro mercado hasta el estremo de desaparecer toda la oferta del mismo. Veamos pues que gente es esa, si quiere nuestra amistad y nuestro comercio, si se proponen a establecer gobierno y vivir en orden, y no les impidamos su establecimto. en Shaghay. Si asi no lo hiciesemos continuará esta crisis de absoluta paralizacion, y a China no hemos venido a recrearnos en contemplar las grotescas costumbres de una raza que nos odia con todas sus potencias, que nos roba y nos engaña siempre que la ocasión se brinda, y que aun en los momentos en que se vé vencida, nos demuestra su indomable insolencia con todo genero de desprecios. Este lenguage no dejó de hallar eco en el Ministro Ingles, y mas todavia en el consul de la misma Nacion, cuyas opiniones en favor del partido Insurgente tiene publicadas en un libro que ha escrito sobre la China y sus Rebeliones; y con efecto una comision compuesta de Comerciantes Ingleses y Misioneros protestantes, paso a la inmediata Ciudad de Suchau a cumplimentar y esplorar el Mandarin o Rey de Oriente como se titula, gefe el ejercito que ha tomado posesion de esta provincia.

A primera vista, dos consideraciones recomiendan a la simpatia de los estrangeros, el partido Insurgente de China. El principio de Independencia y restablecimto. de las leyes fundamentales que proclama, y el que pronuncia el nombre de Jesucristo como Apostol de su doctrina Religiosa. Permitame V. E. esponerle, siquiera sea a grandes rasgos, el resultado de mis investigaciones sobre la sinceridad y pureza de estos lemas de su bandera.

Hung-Siu-Tsien primer gefe de la Rebelion habia sido en su juventud neofito y catequista de la doctrina protestante en la provincia de Canton. Convencido de que aquel oficio le rendia escaso fruto, hombre ambicioso y osado, concibió el proyecto de unirse a los Miotse, montañeros nunca sojuzgados por los Tartaros, y dar a la revolucion el posible empuje, asociando la idea Religiosa a la de Independencia. La suerte de las armas fué favorable a sus designios, y en tres años de campaña, se proclamó Emperador en Nan-king. Alli hace siete que subsiste encastillado, si es que vive, porque al decir de los Imperiales, ha fallecido en 1858. Sea de esto lo que fuere, como estadista asi él como sus consegeros han demostrado su nulidad, dejando en el mas completo olvido toda medida gubernamental, y limitandose a dividir su Imperio en cuatro Reynos bajo la denominacion de los puntos cardinales geograficos, cuyos lotes se repartieron los caudillos. Ninguno de ellos hasta ahora ha constituido gobierno de ninguna clase, ni aun el mas rudimentario regimen judicial o administrativo. Su existencia politica es por tanto nula. No tienen libros, nadie enseña ni predica, y su condicion social no es mas que la de un pueblo nomada en grande escala, que cuando un pais no ofrece ya mas equilibrio para su alimentacion, se mueve en aluvion al mas inmediato para devorara todas las subsistencias de repuesto y espontaneas. Sus espediciones son señaladas unicamte. por la desolacion que dejan en pos de si. Asilo de todos los criminales del Imperio detestan el trabajo, no conocen las artes, nada crean y todo lo destruyen.

En cuanto al arte militar, si quisieramos asignarle una vida de campamento, es el pueblo en mas tierna infancia de cuantos existen sobre la tierra; muy inferior sin duda a las Tribus que pueblan las regiones del Senegal, Pongo y Congo que no me son del todo desconocidas. Al parecer no hay gerarquia militar entre ellos. En su inmensa mayoria ván armados de cañas de bambu afiladas o mas bien puntiagudas, o con algun rejon a la punta. Uno entre mil suele llevar un enorme fusil de mecha para cuyo servicio son necesarios tres hombres que consiguen hacer un disparo sin punteria cada diez minutos. Conocen y poseen artilleria, pero esta no sale de las plazas, especialmte. de las que guardan la linea del Yang-Tsi-kiang y sirven de baluarte a la corte, endonde se suponen algunas tropas mas regulares. Su arma mas eficaz, es una hoja de hierro sin temple como de media vara de longitud, ó dos cuchillos de corta dimension que esgrimen con ambas manos a la vez. Sus luchas, sangrientas sobre toda ponderacion, alguna de las cuales he presenciado, no merecen el nombre de batalla ni combate en la acepcion militar; es el violento choque de dos innumerables somatentes, que entre alaridos infernales, se cruzan, se acometen, se prenden, bullen convulsivos, se desplazan, y prolongan este cuadro de carnage hasta que la muerte hace claros mas sensibles en las masas de uno de los contendientes, o la fatiga rinde a las dos partes, y entonces lanzando un grito mas bronco y profundo que los anteriores, huye una parte de aquella confusa multitud, precipitandose en los canales, en los rios, y suicidandose a millares, cuando pierden la esperanza de ponerse a salvo. El suicidio es uno de los actos mas comunes y ordinarios en China entre ambos sexos; otra prueba a posteriori de que semejante aberracion nace de la cobardia. En las alarmas que hace tres meses comprometen nuestra tranquilidad en Shanghay, solo a la noticia de la aproximacion de los Rebeldes, toda proteccion no es bastante, para evitar que de nuestras mismas casas, salgan madres de familia rodeadas de tiernos hijos y se lancen al rio con su prole.

Pocos y llenos de absurdo y craso error, deben de ser los principios Religiosos que constituyen la creencia de estos millones de seres, que disputan a los Tigres el espiritu o instinto de destruccion. Veamos cuales sean, tomandolos de los que acerca de ellos se publica, de los rescriptos del Emperador que con frecuencia llegan a Shanghay, de la narracion de la visita que les hizo Lord Elgin en 1859, y por ultimo, de la cumplida informacion que verbalmte. me han suministrado los Obispos Catolicos, nuestro celebre Sr. Navarro Obpo. de Jonan, Spelta obpo. de Jupé, y D'Arlincourt de Kiansi, todas tres provincias del Interior del Imperio, ocupadas por los rebeldes hace ocho años.

Tan absoluta es su carencia de libros, que ni la Biblia conservan sin embargo que desde antiguo circula profusamte. traducida y escrita en chino, y de que en todos tiempos ha sido uno de los afanes de las misiones el difundir su circulacion.

Por tanto su credo tradicional es diminuto y tan corrompido, que comete un sacrilegio el que lo llame cristiano. "Hay un Dios unico, padre de Jesucristo. Jesus es el hermano mayor de Hung-Siu-Tsuen nuestro emperador primero de la Dinastia Tai-pin (paz universal). Hung-Siu-Tsuen descendió del Cielo, obró muchos milagros y habita entre nosotros. Dios es todo bondad, y solo reserva la condenacion para los Imperialistas (literalmte. demonios con rabo). Dios abomina la idolatria ó culto de las imagenes".

Tal es el credo. La impostura no puede campear con mas descaro, ni la impunidad de las acciones ser proclamada mas solemnem te.; y el ultimo de los articulos rebela a las claras el origen protestante de la secta; es un pedazo de la hidra en que se ha convertido para daño de la humanidad el Fraile Agustino Apostata. Con efecto los Teipines aun en esta ultima escursion, no solo han hecho rodar de sus altares los idolos de Buda y Tao, sino que las imagenes de Jesucristo y de la Virgen han sido comprendidas en el anatema, y arrojadas a las simas de inmundicie en que abundan las Ciudades Chinas, entregando ademas a las llamas los Templos Catolicos. Asi ha sucedido en Sunquan y Suchao de la comarca de Shanghay, cuyos parrocos fugados de entre los rebeldes milagrosamte., me visitan con frecuencia.

         Detengamonos; los Teipines son sueños de estas provincias, y por consigte. en sus manos tienen el entorpecer el comercio estrangero. Por su numero e instintos feroces, son un precioso elemento para usarlo en contra de los Tartaros, y una causa trascendental de debilidad para el Imperio Chino. Su profesion de Iconoclastas, no solo prueba que son fieles a su origen, sino que ofrece una tendencia de magnifico porvenir para el protestantismo….. ¿que mas seria preciso para que los Ingleses los prohijasen?. Asi es que la comision de menage, aunque sin carácter oficial, marchó a Suchau, apersonóse con el Rey de Oriente, le hizo comprender sus analogias de creencia é intereses comunes, volvió contando lindezas de los rebeldes que el periodico oficial de la Legacion Inglesa ha encomiado si parsimonia, el consul Inglés ha prohibido a los subditos Britanicos bajo las mas severas penas, tomar parte contra los rebeldes, y en conversaciones, y en comunicados, nada dejaron de hacer para allanarles el paso. Mas a su vez los Franceses han reforzado los puestos avanzados de las avenidas de Shanghay, movieron los buques hasta poner bajo su fuego algunas Iglesias Catolicas cuya situacion lo permitia y enviaron retenes a las mas distantes. A esto es de temer que sigan los ausilios de hombres y municiones a los partidos. Los Catolicos correrán a las filas de los Tartaros, y los protestantes a las de los Teipines: y de la simple enunciacion de estos hechos, V. E. verá surgir como de otra caja de Pandora, dificultades casi continuas para que el Consul de S. M. Cca. consiga que los subditos Españoles guarden inequivoca neutralidad; el triste espectaculo que los occidentales ofrecemos a los chinos que nos miran sin la menor caridad, la falta de unidad en la empresa de la conquista moral de la China, el verdadero germen de nuestra debilidad en el esterior, el cancer que corroe a la Europa encorvada bajo el peso de esta dolencia, contemplando con ojos languidos el segmento de la orbita de su declinacion.

Que se gocen en la obra de Lutero los que no atribuyen a la Reforma mas que bienes sociales; los que comprendan sus escelencias en la sonora frase de emancipacion del pensamiento. ¡Emancipacion!. Yo lo veo emancipado, y grandemte. aun en el orden politico, en los escritores de mi patria, endonde no ha penetrado el cisma. Ojos se necesitan nada mas, para ver a los Filosofos Vives, Mariana, Saavedra y otros, erigirse en maestros de los principes, y decirles verdades que jamas oyeron tan desnudas de lisonja. Y era que se hacian organos de la Doctrina Catolica en puntos de ciencia social y de gobierno. Algunos Tratados de la Suma, no pasarian hoy sin correcciones por la censura o ley de Imprenta mas liberal. Yo no veo en la Historia moderna empresas mas dignas de la epopeya que se propusiera centrar el heroismo de Europa, como las cruzadas, y la conquista y conversion del Nuevo mundo, llevadas a cabo en los tiempos de unidad. Con los elementos que tenia acumulados la civilizacion en el primer tercio de siglo 16, se hubiera consumado el hecho necesario de la Confederacion Europea, a no haberlo impedido la reforma; y como consecuencia precisa, hoy seria un hecho hasta el termino posible, el bello ideal de la familia universal. El Cristianismo antes de la reforma entrañaba la ley de gravitacion del mundo moral.

         De lo que tengo el honor de informar a V. E. para su superior conocimiento.

         Dios gue. á V. E. m. a. Shanghay Julio 24, de 1860.

Escmo. Señor
B. L. M. de V. E.
Su muy atento y seguro servidor
Gumersindo Ogea y Porras

Escmo. Sr. Ministro de Estado.