Autor: VICARIO DE LA CHINA
Título: Relacion del Vicario dela China escrita a Don Juan de Borxa sobre el yerro enla Navegacion que hacian los Castellanos para las Islas Platareas, y la forma como quedarian señores en muchos Reynos, y enla Navegacion para la Nueva España y para la China, haciendola para la Isla enlos Luzones, con otras muchas advertencias y noticias muy Curiosas, è interesantes.
Fecha: 1573
Localización: Archivo del Museo Naval. Colección Fernández de Navarrete.
Signatura: Nav. XVIII, 21
Extensión del documento digitalizado: 3.825 palabras / 20.365 caracteres

Localización y transcripción: Minerva Terrades



p. 41

Año de 1573

118 D.W 5

 

Relacion del Vicario dela China escrita a Don Juan de Borxa sobre el yerro enla Navegacion que hacian los Castellanos para las Islas Platareas, y la forma como quedarian señores en muchos Reynos, y enla Navegacion para la Nueva España y para la China, haciendola para la Isla enlos Luzones, con otras muchas advertencias y noticias muy Curiosas, è interesantes.

 

Mui Ilustre Señor= La grande obligacion que los Sacerdotes tienen al servicio de Dios mas que hay otras personas me movid à tratar con U.S. de cosa de tanta importancia, y tambien como deseoso de en alguna cosa poder servir à Dios Nuestro Señor, y alumbrar el Pueblo en su santa fee, principalmente en la conversion de la Cristiandad gentilica tan subjecta al Demonio, y con esto desean acrecentar el estado de los Reyes Cristianos, tan solamente estas cosas me movieron à tratar con U.S. lo que abajo declararé, por ver claramente el secreto que en esto me ternà, por lo mucho que importa à quien U.S. es yà quien representa, sin embargo de cumplir conmigo de las tratar con el Rey Nuestro Señor y con los de su gobierno, y por vez que los que le goviernan, no pretenden sino sus intereses, asi los de la parte de la India, como los de este Reyno, y ver que el Rey Nuestro Señor no ha de acudir, ni poner por obra la conversion de la Cristiandad en las partes que trataré, ni puede aunque quiera; y por que sè, que Us. tiene ya informacion de mi, y de quien yo soy, y me conoze, y sabe que trato verdad sin falta alguna, ni dubda à esta cuenta, tomé este atrevimiento; y por ver el gran

p. 42

servicio que hago en ello al estado de la Magestad del Rey Don Felipe y à su Pueblo, y à la Navegacion que aora nuevamente los Españoles, cuyo capitan fue el de la Gasca, comenzaron à hazer por las Islas de Mindanao y Amboino.

Mui bien sabe U.S. con quanto vigor me fue defendido que no habíase con U.S. ni con otras personas de mayor estado, ni tratase en las cosas de la India principalmente en la China, Japon, Maluco, Amboino, por donde anduve porque simplemente, y con buen zelo hablando en ellas declare en este Reyno el yerro de la Navegacion de los Castellanos que hazian para las Islas Platareas (segun espera despues llama Platareas a las Islas de Japon), y de la ceguedad en que estavan y la manera que quedarian señores de la Navegacion para la Nueva España, y para este Reyno, y Señores de muchos Reynos haziendo su Navegacion para la Isla de los Luzones donde van arrivar, y de mandar primero que todo quando parten del Mar del Sur de Nueva-España, como abaxo declararé.

Ninguna cosa trataré con U.S. en que haya dubda, ni sea de oidas, sino de viesta, y cierta.

Yo ha veinte años que estoy en la India de Portugal, (segun el contenido de este S. esta representacion es de su causa es escrito por el año en 1579) y tantos ha que fui embiado al Reyno de la China por las muchas guerras que ha muchos años que en el tal Reyno hay con los Portugueses, con la qual hizieron siempre sus negocios hasta el año de cincuenta y tres: en este tiempo vinieron nuevas à la India, que querian los Chinos hazer pasar con los Portugueses, como de hecho se hizieron, y con esta nueva fui embiado à ello, y quedé en la tierra el primer año con siete Cristianos, donde me cautivaron à mi, y

p. 43

à lo demas hasta la venida de los Navios el año siguiente, y en el segundo año me comenzó Nuestro Señor à alumbrar con que converti algunos chinos à la fee de Jesus-christo; y quedème en la tierra con tener hecha una Iglesia de paja; y luego que se vinieron los Navios para la India, y para otros Reynos me torné à quedar en la tierra con 73 Christianos, los quales todos fuimos otra vez captivos, y derramados por diversas partes, sin saber el uno del otro, gritando los Chinas conmigo, porque me quedava en la tierra que seria alguna traicion, y nos detuvieron hasta el año siguiente que llegaron los Navios, y fuimos todos sueltos, y juntos, y torné à hazer Iglesia, y los Portugueses Castas donde quedé conocido de ellos de aý en adelante pacificamente, y comenzé à entender la tierra, y à hazer Cristiandad trabajando siempre que los de la tierra fuesen favorecidos, sabiendo sobrellevarles sus faltas, tratando con ellos, y haziendoles tratar mucha verdad, donde vine à hazer por discurso de tiempo, que fueron doze años, una Poblacion muy grande en la punta de la Tierra firme, que se llama Maquaò con tres Iglesias, y un Hospital de pobres, y casa de la Santa Misericordia, que aora es una Poblacion, que pasa de cinco mil almas christianas, del qual Pueblo, y trato viene aora à la India la principal sustentacion de su estado por las muchas riquezas que de tal Reyno à ella, yà sus Aduanas vienen, sin en todo este discurso de tiempo tenen algun salario, ni ayuda del Rey, ni lo pretender.

p. 44

Haviendo muchos años que estava en la China, y teniendo hecha la mucha Cristiandad arriba dicha, y Poblacion por saber muchas lenguas, me mandó llamar el Obispo de Malaca, y me forzó á que fuera à visitar la Cristiandad, y conversion della del Reyno de Maluco, Ternate, Maquien, y el Reyno de Bachaò, y las Islas de Amboino, y las Islas de Banda, y al Reyno de Botum, y al de Timor, y toda la Isla de Jasa , y sus Reynos, como de hecho fui à todos, y los visitè, lo qual seria gran prolixidad contar à U.S.

Partiendo de Malaca en 13 dias fuimos à la Isla de Mindanao en una Fusta y junto à ella encontramos una Fragata de Castellanos que venian de rescatar mantenimientos de otras Islas, y nos dieron cuenta de su destierro, y de quan trabajadamente alli estavan, los quales tienen su fuerte en una Isleta que se llama Pullo cubo, que en nuestro comun hablar quiere decir Isla à donde hay muchas Nasas en que toman pescado; otros la llaman Taquiña: ellos nos dixeron que arribaron alli acaso, y que yvan tambien à la conversion de la Cristiandad. Esta Isla de Mindanao es muy larga, y ancha; tiene un gran Rio, es muy poblada, la gente della es atraidorada, no tiene cosa de provecho sino alguna cera, y concha de Tortuga, que antiguamente solian ir à rescatar los Chines à trueque de porcelanas, y en este mesmo año estando en la China nos dieron nuevas los Chinas que estando en la Isla de los Luzones

p. 45

vendiendo sus mercadurias vieron pasar por el Mar dos Naos, de que nosotros nos burlamos, y tuvimos en poco, mas todavia decian verdad por que eran las de los Españoles.

De las cosas que en estos Reynos pasè, y de las Diversidades de cosas que en ellos hay no tratarè aqui, ni las contarè à U.S. por extenso por haver menester mucha escriptura, la qual le causarà enfadamiento.

Lo que mas importa à US. y lo que de las Islas de atras puede pretender, es que en la Isla de Jasá hay cinco brazos, ò bocas, que todas paran al Mar de España de la banda de la Isla de Sant Lorenzo, y del cabo de Buena-Esperanza, canales muy anchos, y limpios, principalmente el primero en el fin de la Isla que se llama la Punta de hierro: el segundo está tres leguas de Solar, el otro es de Saber que se devide en dos que por ambos pueden pasar. Otro es de Angeria que es muy grande por donde antiguamente entrò Magallanes; el otro ès de Gunoape, que es el Rey de Balambuao, que ès Gran Señor: Gunoape quiere decir Isla de fuego. Otro brazo de que aun no tratava es en el Cabo de la Isla de Jasa pegado con el Reyno de Sunda, donde hay mucha copia de Pimienta, y se cargan las Naos para la China, la qual el Rey no pretende por la mucha que hay en la India en la Costa de Malabar: está entre la Isla de Jasa, y la Isla de Samatra, tiene de ancho cinco, ò seis leguas muy limpias, esta

p. 46

Isla de Samatra es muy rica tierra de mucho Oro, mucha Pimienta, mucho Gengibre, mucho Bemjui. el principal Rey que la señorea se llama el Dachen, que tiene su estado en la punta de la Isla de la vanda de la India: en este Reyno se cargaron dos ò tres Naos del Gran Turco de Pimienta, y otras mercadurias à trueque de muchas municiones de guerra: esta Isla está muy frontera de Malaca, y tanto que de las ventanas de las casas la ven continuamente. Esta boca està mucho à barlovento de la Isla de Sant Lorenzo, y fuera de la linea equinocial, que aunque mas lejos por curvar los tiempos largos estan en el cabo de Buena-Esperanza.

Este Reyno de Timor, y Soloso, y Meva son Islas assi de la vanda de dentro como de fuera del Mar de España, que tienen el palo llamado Sandalo el Bueno, y mucho Ambar, que viene à ellas.

Las Islas de Maluco, y Amboino que tienen el clavo son las siguientes: el Reyno de Tarnate, que es una Isla grande, y la fuerza del clavo es la Isla de Maquien, que està tres leguas de Tarnate subjecta al mesmo Reyno, y el Reyno de Tidor, que es una Isla, que està una legua de Tarnate: todos estos son Moros. Està de estas Islas el Reyno de Bachao, que es Reyno de Cristianos, camino de veinte leguas, donde tambien hay clavo: es señor de muchas Islas donde no hay sino mantenimientos

p. 47

à su modo, ni en todas las otras Islas hay otras cosas de provecho sino el clavo, el qual nace en unos arboles que parezen laureles, mas son los ramos muy bastos y en racimos como hubas.

En las Islas de Amboino donde habitan los Cristianos hay tambien clavo, y havrá mas si se dieren à ello, y tambien en la Isla de la Bua, que està seis leguas una de otra, mas toda esta gente no pretende mas que comer: esta gente de Amboino y de todas las Islas propinquas à ella, asi de Cristianos, como Gentiles, y Moros comen carne humana, y trabajan mas por ella, que por ninguna otra carne.

Las Islas de Banda, que son siete al traves de Amboino al Mar son muy frescas y viciosas de aguas, y de diversos pajaros, y gente que no usa sino de lo que mejor le pareze; precianse mucho de buenos Moros, no tienen otra cosa de provecho sino los Nogales, que dan la nuez, y Macia, que es un arbol que quiere parezer con el Nogal, mas tiene los ramos mas bastos, y no es tan alta: continuamente està verde, y las ojas, y frutos en un ser, tanto que nunca quede nadie juzgar, si hay diferencia de la fruta, por que siempre està enflor limpiando otra mayor, otro mehiado (asi en el original al parecer por decir mediano) , otro maduro continuamente lo cojen sin diferencia de tiempo, por que el que no se coge en tiempo se marchita, y es una fructa quando viene à estar madura como Alverchigo, y ès muy grande, y tiene quatro naturalezas: la carne de fuera de que hazen la conserva muy medicinal, y caliente; debajo de esta carne tiene la Macia, y debajo

p. 48

de la Macia una casca delgada, y recia, y dentro de esta casca tiene la nuez, y nace en unos racimos largos.

Por verà U.S. curioso de algunas cosas le quise comenzar à tratar de esto, abreviando las mas destas cosas, mas àora trataré de lo que pretendo con U.S.

Las cosas que importan escrivir U.S à España sobre los Españoles que estan en la Isla de Mindinao, sobre si pasaren à la Isla de los Luzones, y el provecho que puede venir al estado de la Magestad del Rey Don Felipe, y al sosiego de la Navegacion que aora hazen los Españoles del Mar del Sur de Nueva-España, y el mucho provecho que en la tal tierra hay, y de como se pueden tornar en todo el tiempo que quisieren.

Los castellanos quando parten del Mar del Sur de Nueva-España van corriento para bien ser su Navegacion ............................ (en el original hay igual vacio) de donde se apartan muy poco de las Islas de Japon, que con mucha razon las llaman las Islas Platareas, las quales estan en la contra costa de Nueva-España, y viniendose navegando, siempre, vienen por camino limpio, y à dar a la Isla de los Luzones, la qual està entre la China, y Japaò, y el Reyno de Borneo, y de ay van corriendo en pocos dias à dar consigo en la Bahia de las Islas de Mindinao, Amboino, y Maluco, de las quales no pueden salir sino en el

p. 49

tiempo de las mociones (Mocion: llaman al tiempo en que corren los vientos generales para aquellas navegaciones ) en los quales les falta los mantenimientos.

Esta Isla de los Luzones es Isla muy grande tiene en largo doscientas y setenta leguas, y en ancho sesenta, tiene muchas Vayas, y es tierra muy rica, donde hay mucho oro en gran abundancia, tiene muchos Puertos y buenos, es tierra de muchos mantenimientos, hay en ella mucho cobre, mucha cera, mucha miel, mucha tartaruga; es gente blanca, y Gentiles, poco exercitados en las armas: esta gente de los Luzones de poco tiempo acà van en sus embarcaciones pequeñas à Japaò, quando ven que el Mar està quieto; llevan por Pilotos hombres Chinos, y van à rescatar con oro, y plata, y estimanla mas que el oro.

Està esta Isla de los Luzones de la primera punta de la vanda del Norte de la China doscientas leguas, y de la otra punta à la tierra de la China hay setenta leguas; los Chinas van à parte de esta Isla, que està para la China con sus Mercadurias à rescatar Oro, y otras cosas.

Esta Isla de los Luzones està ciento y ochenta, y seis leguas de la Isla de Japaò. Los Portugueses hasta aora dos años que fue un Navio muy pequeño allá, donde hizieron mucho provecho, no pretendieron

p. 50

de yr à tratar à esta Isla por los muchos Reynos, y Puertos que hay por las otras partes para tratar.

La propia Navegacion de los Portugueses por buena derrota quando van de Malaca para la China para yr brevemente, es luego que parten de Pullo Jimaò yr à demandar à la Isla de los Luzones, y yr por la Costa della hasta pasarla, y en dos dias toman Puerto en la China, y la causa por que no hazen esta Navegacion por la costa de la Isla de los Luzones es por navegar por el camino por donde antiguamente los mas Navios de otros Reynos, assi Chinos, como del Reyno de Sion, y del Reyno de Cambaya, y del de Chapaá y Portane, y otros Reynos navegaron para Malaca por ser el camino mas ancho, el qual es en partiendo de Pullo Jimaó yr à demandar las Islas de Pullo Condor que estan ciento setenta y dos leguas unas de otras, y de alli ya à la Costa de Chapaá, que es la misma de la China, y de Malaca, y corren la costa hasta pasar una Isla que se llama Pullo Cataó, que es una deriva de una cuerda de bajos, y de Islas pequeñas que corren de largo de la Isla de los Luzones, y de Pullo Cataó, atravesando camino de la China por huir de un gran Golfo que haze la tierra que se llama Aynan. El canal de entre la Isla de los Luzones, y estos bajos

p. 51

y Isletas es de ancho de treinta leguas, y todo limpio de vara; y sin piedras hasta el cabo doze, quinze, veinte varas.

Surgiendo las Naos que vienen de Nueva España en esta Isla de los Luzones, y señoriandose della, y haziendo alli un Fuerte, asi los que vinieren, como los que estan en Mindanao, pasandose allà, seràn señores de muchos Reynos, y será la mayor escala del mundo, y luego que entrare Abril y Mayo hasta fin de Agosto, y mediado Setiembre podran partir para Nueva España con vientos en popa muy frescos, que es el tiempo en que las Naos parten de la China, y de Malaca, y otros Navios para Japaò, y podran yr en esta mocion al cabo del mundo.

Los españoles que estan en Mindanao ninguna ganancia hazen allá, ni la tierra la tiene en si, que sea cosa de substancia.

En todo tiempo se pueden pasar los Españoles à esta Isla de los Luzones en Embarcaciones de remo, y en qualesquiera otras pequeñas que tambien se ayuden del remo.

El modo de asentar en Poblacion, y su Fuerte serà por ser necesario haziendo dos Fuertes, uno de la vanda de la China, otro de la vanda de Sion, y Chapaá por causa del trato.

Lo que pueden llevar de España para principio del trato de todos los Reynos hasta tener posesion serà plata y coral

p. 52

de toda suerte, y si fuere labrado sea redondo.

De esta Isla de los Luzones a la Isla de Mindanao à donde estan los castellanos hay noventa leguas.

Estando en esta Isla de los Luzones señorean el trato que tienen los Moros, y Chinos en el Reyno de Sion, donde hay mucha copia de Pimienta, y mucha Nuez, y Macia, que viene alli, y mucho clavo, y mucho palo que en este Reyno se llama Brasil, que se puede cargar quanto quisieren. Hay mucha pedreria, mucha copia de Bemifici, mucho Lacre, y otras muchas mercadurias: este Reyno de Sion està de los Luzones ciento y veinte, y cinco leguas.

De la Isla de los Luzones hasta la boca del Rio de Sion hay ............( esta igual vacio en el original ) leguas: el Rio hasta llegar à la ciudad es de sesenta leguas de agua dulce, y lo mas del Rio es poblado.

La Isla de los Luzones es muy viciosa de madera de todas suertes.

De la Isla de los Luzones hasta el Reyno de Cambay hay ochenta leguas: en este Reyno hay mucha cera, mucha ropa, mucho Marfil, mucho Lacre, y mucho evano, y muchos cueros de venados.

En el Reyno de Patane que està mas cercano à Malaca, que hay del à la Isla de los Luzones ciento sesenta y cinco leguas,

p. 53

hay mucha copia de pimienta que se puede sacar cada año del cinco mil quintales, la qual toda va en Navios camino de la China.

En el Reyo de Chapaan, que es mas cercano à la China, que hay del a la Isla de los Luzones treinta y ocho leguas hay mucha copia de Palo de Aguila, que se saca cada año del ciento cincuenta quintales muy bueno. Hay mucho Plomo, hay evano bueno, que pueden cargar del quantos Navios quisieren.

Todos estos Reynos estan en una Costa, y en una Navegacion, la qual costa es la misma de la China.

El trato de las cosas de la China es incomprehensible por la multitud de ellas.

De esta Isla de los Luzones à las Islas de Mindanao donde estan los Castellanos hay cien leguas: hay en ellas madera que se puede serrar, y hazer embarcaciones de remo, que pueda venir toda la gente, y despojo que en ella tuvieren.

Estando en esta Isla de los Luzones seran señores de todos los Reynos atras nombrados, y de sus tratos, y del trato dela China, y Japaò con mucha paz, y quietud, y fuera de eso serà camino para el aumento de nuestra fee.

Todas las cosas, y aparejos necesarios para hazer Navios, y Naos tendran sin falta alguna, mucho cobre para artilleria

p. 54

muy barato, mucho breo, muchos carpinteros con poco premio, y finalmente ninguna cosa faltarà estando en esta Isla.

De esta Isla queriendo partir à España podran pasando Octubre con vientos en popa para pasar por qualquiera de las bocas atras nombradas.

Y pareciendo esto bien à U.S y poniendo estas cosas en las manos de Dios Nuestro Señor, comunicandolas con quien le pareciere, tendran en ellas el devido secreto.

Y por quanto yo estoy de camino para la China proveido nuevamente de Prelado de las dichas partes, y confirmado, por su Santidad, me atreveré a hacer un flaco servicio à S.M, y à U.S que serà llevarle de esta tierra en mi compañia dos personas fieles con un recado suyo cierto, y desde la China haverles Navio por mis medios, y valor para que vayan à Mindanao, para los otros Castellanos con embiarles muchos mantenimientos de harina, trigo, Arroz, mucho Azeite, y Vino dela tierra, mucha clavaron, mucho breo, muchas sierras, y hachas, y muchos carpinteros, y Piloto para los traher, y meter en los Puertos, por quanto todos los Chinos que andan en los Navios son Carpinteros de Ribera, con que trayendome Nuestro Señor à este Reyno, y saliendo este negocio à luz mandarà S.M., que me sea satisfecho à mi,

p. 55

y a mis parientes todo el servicio, gastos y trabajo que en el pusiere à cuenta de su Real Magestad.

De la Isla de los Luzones à la Isla, y Reyno de Borneo hay cincuenta y ocho leguas.

De las Islas de los Luzones, digo, de Japaò à Pullo Cubo, à donde los castellanos hay trescientos y siete leguas, y el camino limpio.

Los bajos que estan entre la Isla de los Luzones, y la China tiene de largo de punta à punta ciento y treinta leguas. =Gregorio Gonzalves=

 

 

Hallase una copia al parecer enlos años 1570 á 1580, traducidas segun en ella expresa del Portugues al Castellano, en el Archivo General de Indias en Sevilla, entre los papeles trahidos del de Simancas leg. sin fecha rotulado: Papeles diversos. Confrontose en 8 de Noviembre de 1794.

 

M.F de Navarrete.