Autor: Michele Ruggieri y Francesco Passio
Título: Copia de unas cartas que escrivieron los religiosos de la Compañía de Jesús que residen en la çiudad de Jauquin donde está estos años el virrey de Canton, que es la provincia frontera de estas Philipinas, al rector de Macán, ysleta cerca del Rio de Canton, donde los portugueses están poblados y subjetos a los chinas.
"Copia de otra del padre Pasio al Retor de Macan"
Lugar y Fecha: Zhaoqing, 10-18 de febrero
Localización: AGI, Filipinas 71, 13
Extensión del documento digitalizado: 3 páginas / 6.154 caracteres

Localización y transcripción: Manel Ollé Rodríguez



Copia de otra del padre Pasio al Retor de Macan

Jhesus. Tenemos determinado de no dexar pasar ocasión de portador sin dar quenta a V.R. de lo que acá pase y agora que se ofrece la de ese barco que ba para allá, nos pareció escrivir ésta para hecer saver a V.R. como el domingo passado bino el Tutan a nuestra cassa bestido de colorado y en el borde del bestido muchas campanillas de oro y plata, y todos los manderines que le acompañaban del mismo color, los quales le hicieron la sumbaya o adoración como al mismo Rey de la China en un siportal de nuestra casa, y despues él con una corona de plata dorada muy hermosa, fue con los demás mandarines a otro punto a donde estava una silla que representa la misma persona del Rey, y le hizo la sumbaya con mucha solennidad, y tornando al primer puesto se desnudó aquel hávito. Havíamos preguntado un día antes al secretario si saldríamos a hecer reverencia al Tutan, respondió que no, sino que nos estubiesemos encerrados en nuestro aposento y así lo hicimos. Haviamos limpiado la capilla y adornádola con su dosel y ramos y mill cosillas de papel que havía hecho Gonzalo, con lo qual quedó muy fresca. Fueron muchos manderines a berla y hacían las sumbayas al retablo. Y preguntó el Tutan que quién estava en aquella casa. Respondió uno de aquellos manderines principales que los padres hacán oración en aquella capilla y moravan en aquella casa. Enderezó el Tutan para la capilla y despues de haverla visto dixo: "yo quiero ber a los padres". Y bino hacia donde estabamos, y llegó a la puerta y un manderín que allí estava la abrió estando allí el padre Rogerio. Hizo reverencia al Tutan y de rodillas. Y él le mandó levantar, y biéndonos ansí enzerrados, dixo que no quería dar travajo a los padres. Quedaron todos pasmados de la memoria que havía tenido con nosotros, preguntando primero donde estávamos aposentados y, mirando la capilla, y espantávanse del amor y llaneza con que havía hecho todo lo arriba dicho. Y hablaron de ello con Baltasar y entre si. El día siguiente el principal manderín de esta tierra conbidó a otros dos manderines muy principales y al secretario del Tutan en una huerta que está pegada con nuestra casa, y tenían autos y banquete. Mandáronnos llamar y diéronnos sillas de las suyas, con mucho recivimiento. Dixeron que querían ber a González y la doctrina o catecismo del pader, y nuestros libros de rezar y los bidrios y antojos. Mandámoslo traer todo con la esfera y mapa. Holgaron mucho de lo ber, principalmente los vidrios y el beedor los pidió para mostrar al Tutan. Conbidáronnos a la comida y a los autos. Ynformámonos si trataban de cosas honestas, saviendo que sí, y que contenían muchos documentos morales. juzgamos que sería descortesía deshechar el comedimiento que nos hacían. Aceptámoslo y usaron de muchos cumplimientos con nosotros que ellos no usan a hacer sino con manderines muy grandes , porque ellos heran de tanta dignidad como el Chunpin, a quien no se puede hablar sino de rodillas, los quales cumplimientos no quento por no ser más largo. Fueron muchos y muy grandes porque abemos aprendido algunas de sus cerimonias biéndoselas, que quando nos convidavan con los fajes, que son unos palitos con que comen y con las ochavenas, que son unas porcelanitas muy pequeñas con que beben, les respondíamos con sus cortesías a tiempo, puesto que no beníamos como ellos holgavan mucho. Diéronnos abanos, que son unos mosqueadores muy pulidos que ellos usan, y dixeron que nos querían enbiar presentes a casa, y que holgavan mucho que estuviesemos e su tierra y que habían de hablar al Tutan sobre nosotros, los quales cumplimientos, aunque lo sean, es mucho usarlos ellos con nosotros. Otro manderín principal con quien havíamos hablado alguna bez, nos envió a visitar con un niño hijo suyo, y mostrándole algún amor y dándole cierta cosilla a merendar, el muchacho fue tan contento y el padre lo agradeció tanto que después nos enbió decir que le haviamos hecho grande merced y que él sabía muy bien pagar a quien assí tratava a sus cosas- En este género no hay más que decir de que andamos muy sobre abisso en dar de mano a bisitas y conbites según el orden del padre Bisitador, porque si abriésemos la puerta, si no es con hombres tan principales que no lo podemos escusar, sería grande cansancio y distración.

La yda de Felipe Méndez fue tan apresurada que no tubimos lugar de esplicar en la carta muchas cosas que nos son muy necesarias, como el despertador para andar con horden y vino para las missas y una sobre pelliz que podría servirnos en necesidad de ella para exorcisar. Desde luego los lugares donde el Tutan nos ha significado que el demonio se aparece, y los olios, porque podrías adolecer alguno hasta averlos de menester y ya de ordinario havemos de ser nuebe o diez personas y la imagen del Salvador que pintó el hermano Nicolao, quisiéramos que biniera Alonso de Bengala, por ser buena lengua manderín, más ya a doce días que havemos savido la razón porque estos manderines pequeños y enviados del Tutan no pueden sufrir que esté acá, y es porque, sirbiendo de yntérprete al piloto y marinos castellanos de la fragata que traya al padre Alonso Sánchez de las Filipinas, los quales despues que él los dexó, sesenta o setenta leguas adentro China se fue adelante por orden de los manderines de llevar su embaxada a Canton y el Tutan le embió a Macan y embió por ellos. Venido aquí ante el Tutan, esta lengua descubrió al Tutan como la otra lengua que havían traido con otros criados del general de las armadas de la costa, les havían quitado la plata y bastimento que trayan, por lo qual el Tutan delante de los mismos castellanos les dió crueles tormentos hasta que conocieron, y los hechó por esclavos de los navíos del Rey. De esto quedaron estos oficiales y criados del Tutan y otros vecinos de acá tan mal con ese mozo que no le pueden ber, y así nos parece que no benga aunque fuera bien necesario. Por agora no se ofrece más sino que V.R. nos haga caridad de las cosillas arriba dichas, y encomendarnos al Señor en sus santos sacrificios y oraciones.- De Xauquin y de Hebrero a 18 de 1583 años

De V.R. indigno siervo Francisco Pasio