Autor: Michele Ruggieri y Francesco Passio
Título: Copia de unas cartas que escrivieron los religiosos de la Compañía de Jesús que residen en la çiudad de Jauquin donde está estos años el virrey de Canton, que es la provincia frontera de estas Philipinas, al rector de Macán, ysleta cerca del Rio de Canton, donde los portugueses están poblados y subjetos a los chinas.
"Copia de otra de los mismos padres para el mismo rector de Macan"
Lugar y Fecha: Zhaoqing, 10-18 de febrero
Localización: AGI, Filipinas 71, 13
Extensión del documento digitalizado: 3 páginas / 5222 caracteres

Localización y transcripción: Manel Ollé Rodríguez



Copia de otra de los mismos padres para el mismo rector de Macan

Hacemos el señor tantas mercedes y favores en el principio de esta nuestra misión , que nos obliga a dar perfectamente muchas gracias y loores y nos da esperanza que será servido de bolver los ojos de su santa misericordia sobre este Reyno y sacarlo de las ygnorancias y tinieblas en que está y darle la verdadera lumbre de nuestra santa fee y ansí despues de tener ynspirado el Tutan que nos dexase estar aquí y dar la cassa que le pedimos y estar bien recibidos y aceptos a todos estos manderines. Híçonos merced que nos diese licencia para poder benir el padre Mathías Riçio cosa que tanto nos encomendó el padre Bisitador y que nosotros tanto deseábamos y ésto sin nosotros pensarlo ni ymaginarlo ni hablar poco ni mucho por donde bimos que fue cosa puramente de Dios que quiso hacernos esta merced y al padre Riçio también y fue de aquesta manera. Teniamos muchas veces tratado entre nostros y con nuestro compañeros Baltasar y Gonzalo el modo que haviamos de tener en pedir licencia al veedor o Tutan para benir el padre con sus compañeros Diego y Manuel, el qual modo era el que nos dió el padre Bisitador en lso abissos que nos dixo conbiene a saber teníamos un hermano o compañero en Macán que se crió con nosotros y estudiamos juntos y benimos de un Reyno todos con un mismo deseo de bivir en la China y que agora nosotros teniamos mucha gana de tener acá y que el estava muy triste y llorando por nosotros y por estar donde estubiéremos, y aunque no teníamos pensado tratar de esto hasta que el padre biniese a Canton con los portugueses, aconteció que biniendo el veedor de Canton de visitar al Chaen o visitador general de los manderines de parte del Tutan, fuimos de ay a dos días a berlo y híçonos muy buen recivimiento y dionos un tayl de plata de limosna. Hablamos de nuestro vestido y dionos la traza del bonete, diciendo como el Tutan y todos desean que traygamos el hávito de sus padres de Paquín, donde está el Rey, y que son de mucha autoridad y estima entre ellos. Despues preguntó cuándo salíamos de cassa quien quedava guardando, que mirásemos no nos hurtasen alguna cosa, después preguntó al padre doctor Rogerio si tenía padre o madre. Repondióle que no tenía sino un hermano. Y como quiera que el padre no pronuncia la lengua tan perfectamente por decir mexor, como como Dios quiso que el padre Riçio viniese acá, Baltasar entendió que el padre decía que tenía un hermano y pensó que hablava del padre Matías Riçio y que quería entonces pedir licencia al veedor para que biniesse acá y comenzó luego a contarle la traza sobredicha, diciendo que el padre tenía un hermano en Macan sin saver nosotros lo que tratavan. Dixo el veedor que por qué no benía, que biniese en hora buena. Quando Baltasar nos contó la historia imagine V.R. el alegría que recivimos, y luego le dimos las gracias de ellos y continuamos la plática diciendo la merced que nos hacía en esto, contándole las buenas prendas del padre y el amor que le teniamos. A este tiempo llegó Phelipe Méndez con un presente para el veedor por la fiesta de su nacimiento. es costumbre de los chinas quando biene el día en que nacieron, que todos sus amigos le presentan alguna cosa en estos días bino el nacimiento del veedor y por la privança que tiene con el Tutan, todos le dieron presentes muy ricos. Nosotros, aunque savíamos ésto, disimulamos y hacíamonos como nuebos que no savíamos la costumbre, y algunos que nos abisaban, respondíamos que éramos pobres y que no teníamos qué darle. Con todo eso, mientras él hablava con Phelipe Mendez y con otros que sobrevinieron, hicimos nuestra consulta y porque nunca havemos presentado a este beedor ninguna cosa sino al principio, que le dio el padre una mano de papel japonés y unos antojos, parecíanos de le dar algún presentillo, pues en todo dependemos de él, y lo ha hecho siempre tan bien con nosotros, y así en despidiendo aquellas personas, se bino para nosotros y el padre dixo cómo no savíamos estas costumbres y que viendo el presente de Phelipe Méndez, havíamos quedado corridos y que aunque hermanos pobres y bivíamos de solas las limosnas que nos hacían los mercaderes de Macán, que havíamos de escrivir a nuestro hermano que truxese alguna cosilla para su merced. Respondió que ya hera pasada su fiesta y que de nosotros no quería nada sino darnos limosnas y ayudarnos en lo que pudiesse. Diximos que todavía haríamos que nuestro compañero traxesse algunas cosillas y con esto nos despedimos. Llegados a casa, dimos gracias al Señor y comenzamos a mirar el modo y quando bendría el padre. Quanto al modo Felipe Méndez, que se halló presente en toda la plática que pasamos con el veedor, dize que el le trayrá luego, pues save que el veedor lo quiere y bido como es contento de ello, y él tiene chapa del Tutan para entrar y salir seguramente, y por tanto no resta sino que a la buelta de Felipe Méndez, que ha de bolver con las cosas por que el beedor le enbíanos haga caridad de haviar al padre Riçio con sus dos compañeros, Diego y Manuel, y nuestro Señor dé a V.R. y a todos aumento de gracia que deseamos, De Xauquin y de hebrero a 12 de 1583.

De V. R. siervos en el señor

Miguel Rogerio y Francisco Pasio