Autor: Michele Ruggieri y Francesco Passio
Título: Copia de unas cartas que escrivieron los religiosos de la Compañía de Jesús que residen en la çiudad de Jauquin donde está estos años el virrey de Canton, que es la provincia frontera de estas Philipinas, al rector de Macán, ysleta cerca del Rio de Canton, donde los portugueses están poblados y subjetos a los chinas.
"Traslado de una que el P. doctor Miguel Rogerio de la Compañía de Jesús envió desde la ciudad de Xuaquin de la China, en la qual está el Tutan o Virrei de ella, para el padre Alonso Sánchez en la ciudad de Macan de la misma China a donde havía hido de parte del Virrey de las Philipinas"
Lugar y Fecha: Zhaoqing, 10-18 de febrero
Localización: AGI, Filipinas 71, 13
Extensión del documento digitalizado:
783 palabras / 4.291 caracteres

Localización y transcripción: Manel Ollé Rodríguez



Traslado de una que el P. doctor Miguel Rogerio de la Compañía de Jesús envió desde la ciudad de Xuaquin de la China, en la qual está el Tutan o Virrei de ella, para el padre Alonso Sánchez en la ciudad de Macan de la misma China a donde havía hido de parte del Virrey de las Philipinas

El P. Fancisco Pasio, mi compañero, me mostró una de V.R. que nos escrivía llena de amor y caridad y zelo perfeto, lo qual todo recivimos como de persona que nos amaba y deseava que azertásemos en estos reynos tan axenos de quien nos aconsexe, por esto holgamos más con las amonestaciones de Vuestra Reveencia, que habla claro, que con otros que hablan de esta manera en escondido y sin provecho. El padre Pasio escrive a V.R. como esta agora, con la gracia del señor, no avemos hecho descuydo alguno. Hicimos esta diligencia porque V.R. no recibieses pena con pesar que haviamos de dañar esta misión con nuestra ymprudencia. Sea alabado el Señor, que asta agora entendemos que no se ha hecho, y esperamos en su bondad que no a de permitir que se haga, siquiera porque no se pierda tan grande bien de tantas almas y gloria suya y que se a de aver con nosotros como la madre con los niños que bien pudiera escoger no niños sino hombres para tan grande ympresa, y pues quisso escoger niños, esperamos que a de limpiar nuestras faltas y tener que no caygamos y sufrir mil niñerías y, por bentura, elegit vilissima ut confundat fortia. Padre mio lo que resta es que tengamos grande ánimo y confianza porque verdaderamente Dios nos trata como a niños asta que nos agamos hombres. Ya el Tutan nos tiene amor y savemos de cierto que no es por algun interese mas porque Dios quiere que estemos aquí y aprendamos la lengua, y por esto nos ha dado otra cassa muy a propossito a la qual nos pasaremos, que la mañana acude con limosnas. A dado licencia que benga el padre Matheo Riçio y el hermano Diego que escribe y lee china y a Manuel Antonio, que habla muy bien lengua de manderines, que con los que acá estamos seremos siete, y quanto le pedimos todo nos lo concede, que cosa es esta, padre, digitus dei est yste. V.R. nos ha de ayudar con sus oraciones y sacrificios, y mandar que quiere que agamos por su reverencia que estamos prestos para servirle, yo estaba determinado de embiar a V.R. una ynformación de todo esto y lo demás que acá pasa para que llebase a las Philipinas, mas ya veo que V.R. ya tiene la que el padre Pasio escrivió y esta postrera tanbien de como tenemos casa y asiento y licencia de entrar el padre Mathías Riçio, por lo qual será superfluo este travaxo, porque, padre mío, ando muy cansado con todo esto. Si V.R, quisiere leer mayor ynformación podrá leer o hacer trasladar lo que escriví yo en ytaliano al padre general, que por eso la embio a V.R. avierta y la a de enviar o llevar por vía de Philipinas y Nueba España. Paciencia, padre mío, con mis niñerías ama me ut soles et debes. En los sanctos sacrificios y oraciones de V.R. me encomiendo, bien puede ser que algún día nos beamos en esta China y, si V.R, lo quiere fácilmente lo podemos negociar sed omnia tempus habent. Cierto padre mio carísimo que le amo de corazón y que metiene cativo con su caridad. Al señor Obispo de Manila y señor Virrey besso umíldemente las manos y quedo con gran deseo de servir a sus señorías ilustrísimas. Yterim valet amantisseme pater, deste Xauquin a siete de febrero de 1583 años.

                   De V.R. hijo y siervo en el señor Miguel Rogerio.