Autor: RADA, Martín de
Título:
Al muy reverendo padre fray Juan Cruzat en Xanacatepeque de la orden de nuestro señor San Agustin en nueva españa a 15 de julio
Lugar y fecha:Calopit, 15 de julio de 1577
Localización: Bibliothèque Nationale de Paris
Signatura:Fonds Espagnol, 325.5 (M F 13184), f. 31-32
Extensión del documento digitalizado:
751 palabras / 4.049 caracteres

Localización y transcripción: Dolors Folch Fornesa


Al muy reverendo padre fray Juan Cruzat en Xanacatepeque de la orden de nuestro señor San Agustin en nueva españa a 15 de julio

[Folio 31] Dominus tecum. Dos de V. r. rescebi y en ellas tristeza en saber que estava V. r. tan enfermo plegue al señor aya dado a V. r. aquella salud en el anima y cuerpo que todos deseamos. No fue dios servido que nuestro viaje de la China fuese adelante y assi por agora esta cerrada la puerta, aunque los chinos que ogaño vinieron dixeron que el año que viene vernia embaxada del governador de alla para aca mas como es gente tan mentirosa no ay que darles credito. Si vienen avra gran ocasion como no falte por el gobernador destas islas porque pensar que mercader ninguno se atreviera a llevar a nadie me paresce ser de por de mas.

Pero con todo esso quien no tiene espiritu para ayudar a estos miserables destas islas constituidos en extrema necessidad y ya medio dispuestos tengo por dudoso que tenga espiritu para la China. Y los mas pretendiendo buscar a dios se buscan a si mismos. Y una miserable de honrilla de yr a tierra tan grande y entre tanta gente y baptizar muchos como todo esto no esta en su mano sino en la de dios. Y muchos de los que dessean se hallaran muy desconsolados. Porque no se entienden los negocios hasta hallarse en ellos. Y no hay peor cosa que creer que [Folio 31 vº] es apto para un negocio tan grande como es el apostolado pues aun a sus apostoles dixo Christo No vos me elegistis sed ego elegi vos et posui ua fructum asseratis. Y una de las cosas que estorvan mucho y no dexan hazer el fructo que se esperaria es escoger nosotros y no ser escogidos. Que aun ensayos para aver de yr a predicar no a infieles sino a los fieles Pablo vio a dios y viendolo conoscio sus faltas y llorandolas merescio ser purificado del angel y despues puro y limpio se ofrecio diciendo ecce ego mitte me. Mas nosotros que ni hemos visto al señor ni nos conoscemos ni estamos limpios como nos atreveremos a ofrescer para tan alto officio. El mayor escrupulo que tengo despues que en esta tierra estoy es de aver errado muchas veces por aver yo mismo escogido y pretendido el viaje de por aca. sin ser apto para ello. Y si viniera compellido sin voluntad ninguna mia entiendo cierto que no permitiera el señor que errara. Mas agora justamente me sucedera qualquier mal pues escogi y pretendi lo que era sobre mi virtud y fuerzas. No digo esto porque desseo salir de la tierra que eso seria echar la soga tras el caldero sino porque conozco mi hierro. Y que entiendo que muchos hierran por la misma causa. Y no abasta dezir que vienen con obediencia que la obra que me es mandada por sola mi importunacion por pretenderlo ya yo no hago la voluntad de mi perlado sino el la mia.

Perdone V. r. que me alargue en lo que fuera razon ser yo de V. r. enseñado. Pero el ver quan a vanderas desplegadas todos pretenden la China poniendo en olvido estos miserables me ha hecho desmandar. Y porque V. r. como padre de todos y a quien por su ancianidad letras y bondad todos daran credito los desengañe y diga quo modo predicabunt nisi mittantur? y que si desean seguir a Christo lo hallaran desnudo en mitad del invierno en un pesebre en lugar pequeño y no tan presto en las grandes [Folio 32] ciudades que aun a una sola mujer y essa samaritana no se desdeño predicar. Venga primero a estos desiertos que si lo buscan lo hallaran ciertamente aqui desnudo y en la cruz. Y desde aqui si dios les llamare podran yr a essas tierras que tanto dessean que bien cerquita estan. Vale mi por prestantissime et ora per me.

de Calopit a 15 de julio de 1577

Hijo minimo y siervo de V. r.

Fr. Martin de Rada