Autor: RADA, Martín de
Título:
Copia de una carta quel Padre fray martin de rrada provincial de la orden de San Agustin que reside en la china escribe al virrey de la nueva spaña fecha en la ciudad de manilla a 10 de agosto de 1572
Lugar y fecha: Manila, 10 de agosto de 1572
Localización: Archivo General de Indias
Signatura: Patronato, 24, nº 1, R.22
Extensión del documento digitalizado: 2081 palabras / 10.870 caracteres

Localización y transcripción: Dolors Folch Fornesa



Carta de Martin de Rada al Virrey de Nueva España
10 de agosto de 1572

La gracia del spriritu santo more siempre en el anima de Vuestra Excelencia. La de vuestra excelencia recibí y por ella se entiende el zelo cristiano de vuestra excelencia y quan de veras desea que dios sea servido y de hacernos a los que aca estamos toda ayuda. Nuestro señor sea el Remunerador de vuestra excelencia pues por aca no podemos hazer otra cosa mas que rogar a dios por Vuestra excelencia.

Las cosas de esta tierra van como suelen con mucha tibieza y rreposo y poque creo que los que alla van daran larga Relacion dello no ay para que alargarme mas que por la manera de la maña que aca se dan y por el provecho que se sigue se vera sea verdad lo que por otras e escrito a vuestra excelencia. Aunque quanto a los robos y agravios que a los indios se hazian como los van repartiendo ya no son tantos. Aunque ay algunos que porque les esprimen demasiado sacan sangre y por querer aprovecharse aflixen mucho a los indios y aun los alborotan y por eso vienen a matar ellos a sus indios o sus indios a ellos que en esto no hay mucha advertencia pues la boca del encomendero es la medida de lo que quisiera poder sacar de sus indios y estan con sus arcabuzes armados y prestos como lo haze el salteador al que topa por los caminos. Pasose el governador a vivir a esta isla de Luzon al pueblo de manilla de mal puerto y enfermo aunque abundante de comida, tratan aqui los chinos del pueblo de Chinchiu y Hocchiu y segun su parecer es gente mas domestica digo de los chinos y humilde y de mar. Tienen las casas de cal y canto y de ladrillo, las ciudades muradas y de silleria y segun la relacion de un chino principal, llamado Canco, que tuve yo en nuestra casa de çubú casi medio año será el Reyno de la China el mayor del mundo porque ocupa desde la costa que corre hacia el nor nordeste 700 leguas y tiene de travesia desde la costa hasta los fines della cuatro o cinco meses de camino y alla confina con la gran tartaria y tiene una muralla bravisima que divide sus terrenos de los de los tartaros. La cual a su cuenta tiene de largo mil leguas grandes que parece yncreyble. Digo leguas grandes porque las que llaman ellos phout llamo yo legua porque dizen que un phou haze diez dijs y un dij es dos vezes quanto se oye la voz en tierra llana de suerte que su legua sera 20 vozes y dizen que en sus caminos reales y calçadas en cada dij de camino tienen levantada una piedra con la señal del numero de los dijs que sean. Andado tiene el Reyno en la China quinze provincias treze que llaman ponchin y la de paquiaa y la de Canquiaa. La de Paquiaa es la corte donde reside el Rey y la de Canquiaa es la de su hermano. Las demas son governadas por visorreyes (pag. 2 ) que llaman Ponchinsi y cada uno dellos reside en la ciudad mas principal de su provincia y pone otros ocho tenientes en ocho ciudades de su virreynado y cada uno destos tenientes pone diez governadores en diez pueblos sujetos a su ciudad los quales tambien son pueblos grandes y tienen sujetas muchas aldeas que cada una dellas terna de jurisdiccion diez o doze leguas. Dizen ser tierra pobladisima y tan avasallados que pasando por alguna calle qualquier governador todos los dela calle aun mucho antes que llegue se arriman a las paredes y le hazen gran humiliaçion y nadie le habla sino es de rodillas y los ojos bajos. Todos han de tener officio. No es nadie governador ni soldado de guarnicion en su tierra sino de otras provincias ponen los mandadores y la gente de guarnicion en cualquiera de las ciudades y solo estos pueden traer armas, los demas ni aun tenerlas en sus casas y asi es la gente mas vil para la guerra que ay en el mundo aunque pelean a cavallo y a pie pero el de cavallo no lleva espuelas y para pelear suelta las riendas y pelea a dos manos. No dura un officio de estos mas de tres años y cada año les enbia el rey un visitador. Esto y otra cosillas se supieron por la relacion de aquel chino que hasta que se vean no se pueden tener por ciertas.

Quisimos en un navio dellos embiar alla un par de religiossos porque los mismos chinos se ofrecian a ello pero nunca quiso el governador sino fuese o por mandato del rey o de vuestra excelencia. Dixome que avia embiado a pedir licencia al governador de Chinchiu para embiar alla el año que viene un par de hombres a tratar con el de la paz y contratacion. No se que respuesta daran a vuestra excelencia. Suplico embie a mandar que si pudiera ser se embien alla un par de religiosos por que de mas de que podra ser se abra gran puerta al evangelio y servicio de nuestro señor servira tambien de que ternemos de alla verdadera noticia de lo que ay y ellos declararan a los chinos la grandeza de nuestro rey y quan bien les esta en tener su amistad y si ellos reciben la fe les daran a entender la obligaçion que tienen a servir a su Magestad pues a su costa y provision les embia ministros que les enseñen y aunque no fuese más de servir de lenguas y que se pudiese contratar con ellos, no sería poco importante su ida, y para ello, si a mí me lo mandasen, lo ternía por particular merced, y lo haría de muy buena voluntad.

En lo que toca a la conversion y cristiandad de estas yslas como es gente indomita y que nunca supo obececer ni ser sujeta éntrales muy poco a poco aunque algunos se convierten y ha hecho y haze cada dia dios milagros por el bautismo de enfermos y a desesperados An sanado luego en bautizandose (pàg. 3) como sucedio a un muchacho llamado diego y a dos nietos Andres y maria y otra Ynes y un Anton, y un nicolas y dos pedros de los quales el uno ya estaba llorado y hecho el ataud y parece que antes avia pedido el bautismo y estando ya mas muerto que bivo. yendo un padre a bautizarlo torno luego en si y siendo bautizado luego estuvo bueno y otras muchas personas que aunque no tan evidentemente pero dios les a querido dar salud bautizandose por enfermedad. La mayor faltza es de ministros y lenguas aunque tenemos muy poca ayuda en los españoles porque ven muy contrarias las obras de lo que por palabras se les predica y así entiendo que en los lugares donde menos vezes acuden españoles hara mas ympresion la palabra de dios aunque como los indios no saben dar sino pedir por las necesidades que ay y a avido no podemos estendernos entre ellos por no nos poder sustentar ni hazer casas para nuestra morada.

Aunque vuestra excelencia mando agora un año se diese para nuestro sustento a cada religioso cien pesos los quales en esta tierra no son bastantes, como si vuestra excelencia embia o comete a quien lo tase aqui moderadamente se hallara pues asta ahora no hay limosna si no es de difuntos que algunos de ellos nos han sustentado y dios sabe como y con que trabajo gracias a los que ovieren destas en los pueblos de los indios no ternan nada pero con todo eso tomaríamos por partido que aunque se nos diese en paz mas cuestanos tanto trabajo que si no fuese por la estrema necesidad no hablariamos en ello y jamas lo an querido dar por junto sino que a de ser por tercios lo cual es muy gran inconveniente porque los que estan a cavallo en Oton que estan 120 leguas apartados de este por mas de la mitad de lo que les an de dar gastaran en embiar por ello se an de embiar dos o tres vezes al año porque el alquiler del varco y el de los indios que an de remar que por lo menos han de ser veynte y el de un español todos que an de venir por ello por causa de los corsarios y que han de tardar por lo menos dos meses en ir y bolver por causa que ningún viento corre que la mitad del camino no les sea contrario por las bueltas que se dan entre las yslas y el matalotaje y comida para el camino si bien se cuenta no ay mas que no llegue a 50 pesos pues dos que viven en Cuba se embian por el socorro dos vezes al año gastan en ello los 100 pesos que es la mitad y esto fuera (Pàg. 4) de los peligros de la mar y de que los hurten grandemente que los indios es gente muy ladrona en especial estos que llaman moros. Demas de esto si en la cosecha del arroz no se proveen para todo el año no lo hallaran despues y costara los ojos de la cara y aun ogaño nos an dicho que no tiene el rey aqui bienes de que darnos de comer y asi solo nos an dado a veinticinco pesos para cada uno que primero nos dixeron que vendrian ciertas cosas y nos darian para la mitad del año despues no se nos dieron y de los tributos de un pueblo nos dieron la quantia que digo. Yo tengo harta verguenza en tratar materia tan baja y si no me yncunbiera por el oficio antes comiera una tortilla que hablar en ello a vuestra execelencia suplico que se provea como o aca nos den de comer o si aca no lo tiene el rey se nos provea de ahí que doce religiosos que aca quedamos podamos sutentarnos o embiar por nosotros. Aunque de nuestra parte estamos aparejados de pasar cualquier miseria que sea por servir a dios ya dixe arriba que esos campos aun no dan bastante para el sustento y casas que se han de hazer digo de palos cañas y paja porque no se piense que edificamos como en esa nueva españa, y servicios que se han de comprar y sustentar y vestido y calçado y lo demas necesario como generosamente vuestra excelencia comete a alguno que aqui lo tase. Tambien en el vino de las misas para nosotros y los padres clerigos que por todo éramos diez sacerdotes nos dieron solo una pipa y aun esa no venia llena con mas de tres arrobas lo cual bien se ve que para un año de mas que a una necesidad es menester a las vezes gastar un trago de vino y cada dia enfermos acuden con demanda de ello que seria frustarlos denegarselo aviendo aunque se dixe de decir misa Vuestra excelencia como cristianisima provea en todo.

Si acaso vuestra excelencia no quisiere enviar mas religiosos para que nos ayuden en esta santa obra pues somos tan pocos para tanta multitud de gentes podran ahorrar a su magestad de harta costa en que no ay por aca necesidad de que traigan ornamentos si no es acaso algunas casullas simples de cafetan algunos calices senzillos porque de presente esto nos basta.

Algunos de los que estan aqui casados con naturales me parece que los embian de vuelta a Nueva España por portugueses y dexan a ellas aca; ya ve vuestra excelencia el inconveniente que ay en ello apartando al marido de la muger y que sera causa que el uno y el otro vivan en perpetuo adulterio suplico a vuestra excelencia que como cristianisimo provea o que ellos vuelvan aca o que lleven alla a sus mujeres.