Autor: RADA, Martín de
Título:
AVISO DE FRAY MARTÍN DE RADA SOBRE LAS CONFESSIONES DE LOS ENCOMENDEROS.
Lugar y fecha: Manila, 1575
Localización: Archivo de la Orden de Predicadores, Universidad de Santo Tomás.
Signatura: T. VII, Fl.388
Extensión del documento digitalizado: 535 palabras / 3.050 caracteres

Localización y transcripción: Dolors Folch Fornesa



1. Determinóse que, abiendo benido los españoles por quoadjutores de predicación del ebangelio, puesto que ni las guerras, sujecciones destas yslas fueron justas, ni en ellas se guardó las ynstruiciones de su Magestad, antes se an hecho muchos robos, latrocinios y tiranías, todabía vsando de vna piedad cristiana se les concede por el ministerio del ebangelio vn moderado sustento, y es conforme a la ynstruición de su Magestad en las tierras donde ay cristianos y donde de su boluntad bienen de paz, con tal que los soldados que ban con los encomenderos no resciban cosa ninguna de los yndios; de lo dicho se colije en las probinçias de Ylocos, Camarines, Dapitán, Aquyo y Pintados, donde no á abido doctrina ni la ay, no pueden resciuir tributo, y rescibido son obligados a lo restituir.

2. Decimos tanbién que todo lo que astaquí se á tomado ynjustamente de los naturales son obligados a restuyllo por qualquier que sea que se aya tomado fuera de las ynstruyciones de su Magestad y que se [ debuelua] a las personas a quien agrabióse, y a quien son obligados a restituyción; no por eso pueden componerse, si por otra parte supieren el pueblo donde lo tomaron, mas son obligados a restituyr en alguna cosa, que sea de común probecho para el pueblo, como en yglesia o en otra cosa del culto diuino.

3. Yten, más que se cobre por cabezas y no por barangayes, esto es, que cobre de cada persona y no del principal, ni le maltraten por ello, ni le pida señaladamente tantos tribuctos, ni cobre sino de los que son cabezas de las casas, no de hijos ni de esclabos casados questán en su casa, que éstos no deben tribucto.

4. Yten, el encomendero que bedare con amenazas i por qualquiera bía mandare al indio, que no se quexe a religiosos de los agrabios que se le acen.

5. El tribucto moderado que se pretende puede cobrar el encomendero léçitamente es vn may de oro, o su balor, y desto tomando sustentaçión moderada sean sustentados los soldados, pocos o muchos, según fuere la calidad de la encomienda y se gasste en obras pías.

6. Yten, que los que tubierren cárceles o cepos o por qualquiera bía de extorçión cobraren el tribucto, y los que conpilleren al indio a que page [pague] oro, no lo teniendo, lo yciere subir de quilates, o no quisiere cobrar en especies lo que tiene el indio, no sea asuelto.

7. Yten, que no pueda el cobrador resciuir salario alguno de los yndios, ni el encomendero pueda cobrar cautibo o resciuirlos por cobrar sus tribucto directe ni indirecte. 8. Yten, si yendo a cobrar an quemado casas o muerto persona alguna de los naturales, o otro qualquier agrabio les ayan echo, no sean asueltos asta que les ayan dado toda satisfación, restituydos todos los daños, quantos fuere posible. 9. Yten, que sean ysimidos del seruicio personal los naturales de su encomienda, de tal modo que qualquier cosa que por los españoles o encomenderos o otros qualquiera trauajaren, sean pagados de su travajo.