Autor: RADA, Martín de
Título:
Al muy reverendo padre nuestro el maestro fray Alonso de la Veracruz, provincial de los agustinos en la nueva espana
Lugar y fecha: 15 de julio de 1577
Localización: Bibliothèque Nationale de Paris
Signatura: Fonds Espagnol, 325.8

Extensión del documento digitalizado: 1.480 palabras / 7.904 caracteres

Localización y transcripción: Dolors Folch Fornesa



Al muy reverendo padre nuestro el maestro fray Alonso de la Veracruz, provincial de los agustinos en la nueva espana

fol. 37

Dominus tecum. La de V. p. rescebi do con animo paternal nos avisa que no nos perdamos por absolver al que está en mal estado. A lo qual digo que pone horror imaginar aun por nuestras culpas de aver de yr a do nunca mas alcançasse misericordia del señor, quanto mas por las ajenas? Bien veo yo que entan enfrascados negocios como en esta tierra ha avido y tan enmarañados que avremos hecho muchas çegueras y herrores pero espero en el señor que avremos dellos perdon y misericordia pues siempre en ello se pretendio açertar y encaminar los herrados y era carga que la aviamos de tomar por fuerça pues no avia otros en la tierra que los confessasse. que no entiendo que ha avido ninguno que no desseara si pudiera desechar de si la carga. Y aunque por ay encarescen tanto la mala orden y conquista mala perversa y abominable fue pero segun la qualidad de la gente no es tanto como por alli se ymagina. Ya las islas bien por mal estan conquistadas sacando a mindanao o si fuese adelante a borney siam patani. Despues que este governador vino solo el rio de Cagayan y lo de Cussao se han conquistado que ya se habian andado pero no estavan aun paçificos y en estos se siguio la orden antigua que es llegando decirles que si quieren ser amigos que concierten luego el tributo. Como no lo querian ser o se huyan o no den tanto como les piden luego les hazen guerra y procuran de prender algunos y si se ponen en defensa matan. De los quales son muy pocos que han hecho resistentia porque les tiene dios puesto tanto miedo que quinientos indios alas vezes no se atrevian a aguardar a quatro españoles. Si se huyen que es lo mas comun andan buscando modos como prender a alguno con el qual los embian a llamar y luego acuden. Otras vezes les queman los pueblos si acaso han muerto algun español descuydado como en vengança. Otras vezes los indios hazen alguna çalada para vengarse y descubriendola los españoles ay matan si matan algunos que en otras partes por maravilla matan sino han sido en los lugares que se han defendido.

fol. 37 vº

Es gente tan miserave estos destas islas y guardan entre si tan poca fidelidad y palabra que jamas fian ni se aseguran hasta aver pagado tributo poco o mucho sino creen que los quieren engañar y assegurar para sobre seguro dar sobre ellos. Y en parte para assegurarlos es menester a las vezes pedirles algo de antemano que como ellos quando son poderosos no saven usar de virtud con nadie y es comun hazer sus saltos sobre seguro assi era de los otros. Y pidiendoles algo se aseguran viendo que aquello solo buscan. Pero en fin mal o bien ya esta conquistada la tierra y se cobran tributos de toda ella algunos años ha. A mi me paresce salvo meliori judicio que esta tierra se pudo conquistar por justos titulos de lo qual escriviese en otra a V. p. pues assi me lo manda y si justamente se pudo conquistar tambien retener aunque la conquista fuesse mal hecha y con mal titulo que si yo hurto a uno cien ducados despues hallo que el otro o me los devia o despues por otra via nasce obligación de otros tantos aunque pequen en hurtarselos no sera obligacion a restituyrselos. Y aunque fuera ilícita la conquista agora no es justo desampararlos por ninguna bia como V. p. tan bien lo escrive. Digo esto a proposito de que ay nos escrivieron que los comenderos si no dexavan las encomiendas y restituyan lo que hasta agora avian llevado que no podian ser absueltos. A lo qual digo que si la tierra se ha de sustentar mejor es para los mismos indios que aya encomenderos que no que no los aya. Porque con las grandes necessidades no dexan de hazer mal los soldados ado quiera que bayan y los encomenderos buelven por sus indios y los procuran de desagraviar lo qual no es en los demas pueblos. En lo de restituir no ay encomienda que pueda restituyr nada sino son seys o ocho que por tener buenas encomiendas tienen algo pero assi es diez vezes mas lo que avran de restituyr que lo que tienen. A lo que dizen que no cobren mas no tienen de que sustentarse y los mas darian lo que tienen porque les diesen licencia para salir de la tierra. Assi que las grandes necessidades que se han passado y passan muchos y la miseria de la tierra y el no aver otro modo para sustentarse y el no poder salir de la tierra y el estar impossibilitados a la restitucion con el conoscimiento de su miseria y desseo de redemirla los ha hecho habiles para ser absueltos. Que entienda V. p. que creo ha sido delante del señor harta disculpa de lo que se ha hecho en la tierra a lo menos par la gente comun la mucha necessidad que se ha passado y es muy differente hallarse metido en la massa y no saver darles remedio o hablar desde fuera.

En lo del viaje a la China aunque por ahora paresce estar cerrada la puerta espero en el señor que se abrirá antes de mucho. En especial que ay grande ocasion para yr alla aun en navio propio de Castilla con dezir que van alla

fol. 38

a saber la respuesta del rey de las cartas que nosotros llevamos. Pues ellos nos delataron la respuesta para quando otro año bolviessemos alla. Que sus capitanes nos echaron en una playa y no quisieron llevarnos. Como tambien lo escrivo esto mas a la larga al Virrey para que el lo mande hazer. Los libros de V. p. me manda enviar por la brevedad del tiempo no ha avido lugar para poder trasladar el que envie a su Magestad. el año que viene lo enviaré si pudiese augmentado y algun otro. Escrevi a V. p. agora un año que havía començado una geometria practica en romançe y que si le paresciesse a V. p. que la prosseguiria en romançe y sino que lo mismo me era hazerla en latin. No respondioV. p. sobre ello y assi no se si la prosiga. Otros papeles y libros y tablas muchas astronomicas por mi inventadas se me han perdido en la mar y quemado quando Limahon quemó la casa de manila. La prolixidad de tornarlas a hazer me espanta. Si por ay Uviesse alguno que pretendiesse que escriviesse yo sobre alguna cosa seria incitar el ingenio a ynventar algo que se entorpece y encoge no aviendo quien lo aguije. Tambien me era de ocupar harto gran suma de observationes que su magestad me envia a mandar que haga a petición de un Juan Bautista Gesio que yo no conozco. Y ocuparme ha mas por la falta que tengo de instrumentos para hazerlas que havre primero de hazerlos. En el navio pasado escrevimos a V. p. sobre cierto pleyto de unas hechizeras que otros avran dado mas larga cuenta dello. Pidiase que V. p. demandase un juez sobre ello creo que sera ya superfluo porque los testigos estan en la otra vida y no avra sino lo que se assento en el processo que hizo el gobernador creo que uvo gran passion en ello y no hay mas de sufrir y callar. a unas indias recien christianas se les dio cruelissimos tormentos que yo vi el burro todo muy ensangrado. hizieronles dezir todo lo que querian y a un muchacho español de onze o doze años que estuvo arreptitio por hechizos dellas presente a los tormentos de los indios viendo lo que passava confesso ser bruxo aunque no como lo avian hecho y que estava amancebado con una dellas que estava 40 leguas de çubu adonde el estava. hizieron quartos a las indias . al muchacho lo encoroçaron y emplumaron y condenaron a diez años de galeras deSpana. Dieronle por procurador al muchacho hombre que ni savia leer ni escrevir y era alguacil y carcelero del mismo muchacho. Ay va el mochacho que creo que nunca apello pero por la edad podra ser retituido en integro. V. p, por amor de dios le favorezca siquiera por el niño y sobrino del padre fray Alonso Ximenez que dios tenga en su gloria el qual siempre sea en su espiritu de V. p. Vale prestantissime presid et ora pro me. De Calopit a 15 de julio de 1577.

Esas cartas que van a corte suplico a V. p. las examine.

Hijo minimo y subdito de V. p. nuestro padre.

fray Martin de Rada