Autor: Ortega, Francisco de
Título:
Carta de Fr. Francisco de Ortega, OSA., a S. M. dándole cuenta de su viaje hasta Filipinas y exponiéndole la conveniencia de que cada año se envíen 300 o 400 hombres desde México a las Islas con el fin de conquistar el Maluco, Japón, China, etc.
Lugar y fecha:
México, 18 de diciembre de 1581
Localización:AGI, Aud. de Filipinas, 84; 2 hs. fol.; original.
Extensión del documento digitalizado: 843 palabras / 4.387 caracteres

Localización y transcripción: Dolors Folch Fornesa / Carles Brasó Broggi

 

 

México, 18 de diciembre de 1581.

Carta de Fr. Francisco de Ortega, OSA., a S. M. dándole cuenta de su viaje hasta Filipinas y exponiéndole la conveniencia de que cada año se envíen 300 o 400 hombres desde México a las Islas con el fin de conquistar el Maluco, Japón, China, etc.

C. R. M. Desde Cádiz escreví a V. M. cómo yo me enbarcava con los treinta Religiosos que V. Magestad mandó que llevase a las Islas Filipinas, y cómo por falta de tiempo para hacerse lo que V. M. enbiava a mandar se embiase al Rey chino me venía sin ello, por lo qual escreví a V. M. que aguardaría en esta çiudad de México hasta saber su Real voluntad, y lo que en este caso y en lo demás V. M. me mandase haçer, a cuya causa entiendo en despachar a las yslas Filipinas veinte religiosos, de los que por mandado de V. M. traje, y yo me quedo con los demás para yr el año siguiente, y para aguardar lo que V. M. es servido mandarme haçer, porque mi deseo, querer y voluntad depende de la real de V. M., a que en todo, como leal vasallo y menor criado de V. M., deseo servir, y como tal doy a V. M. aviso, como quien tiene experiençia de veinte y siete años de yndias, diez y nueve desta tierra y ocho de las yslas philipinas, que convendrá al servicio de Dios nuestro Señor y de V. M. embíe a mandar al Virrey desta tierra embíe cada año treçientos o quatroçientos soldados a aquella tierra para que se vaia poblando, y copia de Ministros para que los naturales della se vayan convirtiendo a nuestra sagrada Religión, augmentando y los Reynos de V. Magestad engradesçiendo, porque con el justo título que V. M. tiene, y nuestro Señor fue servido de darle, de ser Rey y Señor de Portugal, con los demás Reynos y Señoríos que V. M. tiene, entiendo que la magestad divina es servida de augmentar su iglesia, tomando a V. Magestad por instrumento de tan santa obra, y empeçando a dar señales y prendas del premio que V. M. terna en lo que por su amor y servicio á hecho, haçe y hará, augmentándole en esta vida sus Reynos y estado, para que en la eterna vaya a reynar para siempre.

E dicho esto, Sacra Magestad, porque aviendo mucha gente en las yslas, podrá V. M. embiar a mandar al gobernador que vaya con gente a tomar posesión de las Yslas malucas, a donde ay la espeçiería, como V. Magestad sabe, de donde, allende del servicio que a dios nuestro Señor se hará en la conversión de aquellos naturales y en la conservación de los que ubiere cristianos (se algunos ay), la real hacienda de V. Magestad será muy augmentada, porque de solas las yslas Philipinas, digo de las que hasta agora se an descubierto, no lo será, sino antes cada día se yrán augmentando gastos a la Real Caxa de V. Magestad; y demás desto las yslas de Japón están çerca de la ysla de luçón, donde está la çiudad de Manila, que es donde reside el gobernador y los demás que en servicio de V. M. están en aquellas partes, y para yr a tomar posesión dellas y a que aya trato y comercio con los naturales de aquellas Islas, en nombre de V. Magestad, y le conozcan por su Rey y Señor, es menester que aya gran copia de gente en las Philipinas, máxime si V. Magestad es servido que vayan al Reyno de Sián y Patán, y a la Jaba mayor y menor y al gran Reyno de China pues todo cay en la demarcaçión de V. Magestad, y para que esto venga en execuçión, siendo V. M. servido de embiar mucha gente a aquellas partes para el dicho effecto, será necessario que V. M. mande hagan en el Realejo y en Nicaragua, que es en esta tierra, en la contracosta del mar del Sur, media doçena de navíos grandes, sin dos que ya se an hecho, y en las Yslas Philipinas que se hagan otros dos, como los que se an hecho, en manera que tenga V. M. una doçena de buenos navíos para que esta carrera se curse más, así para las yslas malucas como para las demás yslas y tierra firme, que V. M. fuere servido de embiar a mandar se vaya; todo lo qual entiendo redundará en honrra y servicio de Dios nuestro Señor y de V. Magestad, a quien Dios nuestro Señor nos guarde por muchos y felices años para ensalçamiento de su santa fee y conservaçión de sus Reynos con acrescentamiento de otros muchos, y que de los temporales vaya a reynar y gozar para siempre el eterno, etc. De México, 18 de diziembre de 1581 años. C. R. M. Besa las muy Reales manos de V. Magestad su indigno criado y capellán, frai francisco de Ortega [ rúbrica ].

AGI, Aud. de Filipinas, 84; 2 hs. fol.; original.