Autor: Ortega, Francisco
Título: Carta del Pdre Francisco Ortega(OSA) al virrey, Manila, 6 de junio de 1573
Lugar y fecha:
Manila, 1573
Localización:AGI, Patr 24
Extensión del documento digitalizado: 705 palabras / 3.045 caracteres

Localización y transcripción: Dolors Folch Fornesa / Carles Brasó Broggi

 

Carta del Pdre Francisco Ortega(OSA) al virrey, Manila, 6 de junio de 1573

 

 El biaje del descubrimiento de la china no bino en execuçión porque faltó el gobernador miguel lópez de legazpi, que hera muy obediente a los mandatos de su Magestad y de V. Excelencia; después de su muerte hubo poca voluntad en el que lo abía de mandar hazer, porque él y otros capitanes lo procuraron estorbar desde el prinçipio, y así dieron sus pareçeres en contrario para que no se hiziese; y con todo eso tenía determinado el gobernador, que esté en gloria, de cumplir lo que V. E. enbiaba a mandar; subçedió después de sus días arribar los nauíos que yban a esa tierra, y como llegó a çubú el nauío Santiago sin xarçia ni aparejos, tomaron por ocasión de desconponer y desabiar vn nauío para abiar otro, y así le quitaron lo que abía menester para el viaje de la china, y avnque esta ocasión no se offreçiera, entiendo que no se effectuara por la poca voluntad que en el gobernador abía. Açerca desto creo escribirá largo a V.E.; lo que yo sé dezir, con lo poco que entiendo, y según dizen los que están sin pasión, que hera cosa açertada y negoçio muy ynportante, del qual podía redundar gran seruicio a nuestro señor y a su Magestad, y prouecho a su Real hazienda y ahumento de su Real estado, y esto haziéndose lícita y christianamente como su Magestad quiere y manda, y V. E. en su Real nombre; y entendiendo que se effetuara el viage, me abía mandado nuestro padre prouinçial que fuera con la gente que abía de yr al descubrimiento, e yo, avnque el biage es ynçierto y los peligros y trauajos çiertos, por serbir a nuestro señor y a mi Rey y a V. Excelencia, me abía offreçido al trauajo, y fuera con grande voluntad; y prosupuesto lo dicho, de nuebo me ofrezco a yr en la jornada, si V. E lo rreçiue en seruicio y me lo enbía a mandar; siendo la voluntad de V. E. que se prosiga y siéndola es necesario traer en tostones de allá dos o tres mill pesos, y a que de aquí se lleben çinquenta quintales de çera, y otros tantos de algodón, que son rescates que allá más valen; tanbién me pareçe sería muy açertado que fuesen dos nauíos en conserba, porque si al vno subçediese alguna desgraçia, como suele acaeçer en la mar, se pudiese la gente guareçer y salbar en el otro, de más de que yrían más seguros de enemigos, si algunos les quisiesen hazer mal; y siendo la voluntad de V. E., y pareçiéndole ser açertado yr dos nauíos, podrán yr los dos nonbrados, Santiago y el Spíritu Santo, los quales trayendo desa tierra lo neçesario de belas y xarçias y aparejos, se podrán muy bien en esta tierra adereçar de carpintería y calafatería, y hazer vn bergantín o pinaça para el viage, hasta que se diese buelta para esa tierra; y V. E. trate allá con los pilotos si se podrá yr a la ysla de cauchill, haziéndose el viage, porque es cosa ynportantísima, y yr a descubrir y ber aquella ysla, por ser muy rica, según fama, y de mucho trato, de la qual, según dizen, sale tanta pimienta cada año como clabo de maluco. Está muy çerca de la china y çerca de sián, y no creo muy lexos de buney; en aquella ysla tiene el Rey de la china vn gobernador y gente de guarniçión; enpero, según la gente que es, 300 soldados españoles pueden acometer a 20.000 o treinta mil dellos; dizen que allí ay caballos y elefantes, y que es muy abundante y muy prinçipal ysla. Atento a esto, V. E. bea y mande lo que más conuiniere al seruicio de su magestad y de dios nuestro señor, el qual la muy excelente persona de V. E. guarde por muchos años en su santo seruicio con ahumento de estado para el bien de esa tierra y conserbaçión y ahumento desta, y después desta vida le dé la eterna y perdurable, amén. Desta çiudad de manilla a 6 de junio de 1573 años. Muy Excelente Señor. Besa a V. E. Ias manos su yndigno capellán y orador, Fray francisco de ortega [rúbrica].

AGI, Patr 24