Autor: LOARCA, Miguel de
Título:
Relacion del viaje que hezimos a la China desde la ciudad de Manila en las del poniente año de 1575 años, con mandado y acuerdo de Guido de Lavazaris governador i Capitan General que a la sazon era en las Islas Philipinas
Primera parte
Segunda parte
Fecha: 1575
Localización: RAH.
Existen en los archivos españoles tres transcripciones del texto de este viaje. La más antigua, del siglo XVI, se encuentra en la Academia de la Historia , y es a partir de ésta que se ha realizado la transcripción. La numeración de los folios, por tanto, se refiere a este ejemplar. Existen otras dos, ambas en la Biblioteca Nacional ( ms. 3042; y ms. 2902)

Extensión del documento digitalizado: 33.199 palabras / 785.599 caracteres

Localización y transcripción: Dolors Folch Fornesa



 

Primera Parte

Relacion del viaje que hezimos a la China desde la ciudad de Manila en las del poniente año de 1575 años, con mandado y acuerdo de Guido de Lavazaris governador i Capitan General que a la sazon era en las Islas Philipinas

Capítulo 1º.

De la venida del corsario Limahon sobre Manila

(Folio 113 (134) a ) Para contar la jornada que hezimos a la China sera necesario contar la venida del corsario Limahon sobre Manila pues esto fue causa de nuestra yda a aquel reyno, aunque esto sera sumariamente dexando las particularidades para muchos que tomaron cargo de hazer historias de ello.

Avian los provinciales de los religiosos Augustinos que residen en estas Islas del Poniente procurado muchas vezes con los mercaderes chinos que venian a Manila que llevasen algunos religiosos del reyno de China para predicar el evangelio de nuestro señor Jesuchristo en aquel reyno como lo avia en estas Islas, specialmente lo procuravan con grande spiritu el padre frai Francisco de Ortega prior que era de Manila al tiempo que fuimos, y el padre frai Agustin de Alburquerque, pero por muchos medios que tuvieron jamas pudieron con los chinos que los llevasen diciendo que les cortarian las cabeças en China si los llevavan.

Sucedio pues que estando los españoles bien descuidados de enemigos que los pudiesen offender por estar ya casi todas las Islas conquistadas y a la obediencia de la magestad del rey don Philipe 2º, nuestro señor, i muy amigos con los chinos que venian a contractar a todas las islas y teniendolos obligados con buenas obras que se les avian hecho, que un corsario natural del reyno de China de los quales nunca faltan en aquel reino, asi por la multitud de la gente que en el ai, como la tirania grande con que los tratan sus mayores, viniese sobre la ciudad de Manila.

Era este corsario que se llamava Limahon, como nosotros le llamamos, natural de la ciudad de Frischo en la provincia de Cuitam ques ado residen los portugueses y la llaman Camfon hijo de medianos padres i libres el qual siendo desde su mocedad belicoso i mal inclinado, se dio a saltear por los caminos, a do siempre ai salteadores como [Folio 113 (134) b ] por la mar corsarios, i dandose buena maña a aquel oficio, junto muchos a el semejantes i se hizo capitan de ellos i se vino a hazer poderoso i temido.

Lo qual venido a noticia del rey de la provincias, mando se juntasen contra el i fuesen a buscarle. Lo qual visto por Limahon pareciendole que se podria mal deffender de tan gran poder en la tierra donde no tenia fuerzas, junto muchos de aquellos salteadores que le quisieron seguir e yendo a un puerto de mar tomo por fuerza los navios que alli hallo i se hizo a lo largo i començo a robar la costa a donde hizo grandes males i daños, i vino a hazer su armada que traia en ella quarenta navios grandes, por lo qual vino a tener atrevimiento de saltar en tierra i robar los pueblos pequeños y aun a acometer algunos lugares grandes en los quales hizo grandes crueldades.

Andando desta manera casi señor de la mar vinose a topar con otro corsario natural tambien de China llamado Lintoquiam en una Isla veinte i cinco leguas de China en una isla llamada Lon por donde nosostros estuvimos a la buelta, i cogiendole cerrado en un puerto por buena industria que tuvo, aunque el otro tenia sesenta navios le tomo los cinquenta i siete, i con los otros se huyo el Lintoquiam. I con estos i con los que tenia bolvio a la costa de China donde hizo grandissimos daños.

Lo qual visto por los virreyes de aquella costa hicieron una armada de ciento i trenta navíos gruesos, i fueron en su busca; i sabiendo Limahon como su negocio se tomava tan de veras se aparto de China i se fue a una Isla que se llama Tusilzuam-stacoaticam, quarenta leguas de China, porque el armada de el rey guardava la costa i le avian tomado algunos navios que avia enbiado a robar.

Estando en esta isla succedio a pasar por alli unos navios de mercaderes que ivan de Manila i siendo tomados por Limahon i viendo la riquesa que llevavan de oro i reales, informandose de donde venían y disiendo los mercaderes ivan de Manila donde estaban los españoles, informado del descuido que avia en ellos i de como estavan sin fuerte y el artilleria desencavalgada i que no avia en la ciudad sino sesenta u setenta hombres, que los demas [Folio 114 (135) ] andavan cobrando tributos repartidos por todas las islas, las quales dixen ser muí ricas i bastecidas, tomando aquellos captivos por guías se determino ir sobre Manila con sesenta i dos navios que tenia, i ganar aquella tierra a los españoles i poblarla, pues no podia pasar en China.

I yendo la buelta de Manila por la costa de los Ylocos, que es en la misma Isla de Manila donde estava poblando el Capitan Juan de Salzedo, que avía fundado allí la Villa Fernandina y estava por teniente de gobernador, tres u quatro leguas antes de la poblacion encontraron con una galera que embiava por comida a aquella costa, la cual por ir sin esquipazon i con poca gente que no llevava mas de veinte i cinco hombres, la tomo i quemo la gente que iva en ella.

I pasando adelante por vista de los españoles, i viendo que se pasava de largo, sospechando que iva sobre Manila aunque no sabian que armada era ni de que gente, se determino luego el Capitan Juan de Salzedo de ir tras ella i si pudiese ganarle la delantera dar aviso a Manila, i tomo consigo cinquenta i quatro españoles i dexando a los demas ordenado lo que avian de hazer con toda diligencia se partio. Pero como sus navios eran pequeños y avian de ir tierra a tierra, i hazer de comer en ella, no pudo llegar a tiempo de dar aviso para evitar el daño, aunque llego en coyuntura tan buena que con el favor divino libro la ciudad y aun toda la tierra.

I Limahon llego a la ensenada de Manila vispera de San Andres y antes que fuese visto de la ciudad i su comarca aquella noche echo en los bateles quatrocientos soldados i con sus capitanes les mando que fuesen a dar antes de amanecer en la ciudad y el los siguiria. Pero fue nuestro señor servido por el viento terral i fresco y asi no pudieron llegar de noche, que sin falta ninguna si llegaran antes del dia sin daño ninguno suyo ganaran la ciudad.

Llegaron una legua de Manila en la misma costa a las ocho oras del dia i dexando allí sus bateles marcharon por tierra en su esquadron, y eran todos piqueros y arcabuzeros. Y aunque uvo [Folio 114 (135) b ] algunos naturales que dieron aviso que venian enemigos, jamas lo creyeron hasta que llegaron a la casa del Maese de Campo Martin de Goiti, que era la primera de la ciudad, a donde poniendo fuego mataron a el y a los que con el estavan y a su muger dexaron por muerta mal herida i desnuda.

Pasaron adelante, pero ya en este tiempo, aunque poco, se avia tocado arma, y algunos soldados acudieron a la playa sin orden, los quales fueron muertos por los chinos. Pero comenzandose a recoger la gente, les hizieron resistencia, de suerte que viendo éllos que les matavan mucha gente los españoles que estavan puestos en deffensa i que sus bateles no estavan lexos, i entrando en ellos se fueron la buelta de sus navios que a este punto avian asomado a la vista de la ciudad. Llegados a ellos se fueron a surgir al Puerto de Cavite, dos leguas de Manila.

El governador Lavazaris, viendo tan gruesa armada, procuro luego fortalezerse, y asi se hizo un fuerte de pipas llenas de arena i de tablas, i se encavalgaron seis pieças de artilleria i se recogio toda la gente al fuerte. Fue el señor servido que el enemigo se estuvo dos dias sin hazer acometimiento ninguno, en el qual tiempo llego el capitan Juan de Salzedo que fue nuestro remedio, porque los españoles estavan atemorizados con el daño recibido y eran pocos, i viendo el socorro tan bueno cobraron todos animo. Luego que llego aquella noche el capitan Juan de Salzedo, antes de amanecer vino Limahon con su armada a ponerse frontero del fuerte, y echando en los bateles como seiscientos soldados despues de aver quemado la ciudad que estuvo desmanparada, nos acometieron como hombres desesperados, tanto que algunos saltando por encima de las picas entraron en el fuerte aunque no tornaron a salir; pero hallaron tanta resistencia en los que estavan dentro que con muerte de dosientos chinos se bolvieron a retirar quedando muertos dos españoles que fueron el alferez Sancho Ortiz, y el capitan Francisco de Leon i ninguno otro herido.

El Limahon viendo la valentia de los españoles, que no era gente como con quien avia [Folio 115 (136) a ] peleado otras vezes, recogio sus gentes i se bolvio al puerto de Cavite, enterrando alli los muertos, en lo qual se ocupó alli dos dias que se hizo a la vela i se bolvió por donde avia venido i reparo en la costa quarenta leguas de Manila en el rio de Pangasinam, i pareciendole la tierra buena se determino de poblar allí, i hizo un fuerte una legua de el rio arriba i començo a cobrar tributosy a robar toda la costa, echando fama que los españoles quedavan desbaratados.

Capítulo 2º

Como se fue a Pangasinam sobre el corsario

Teniendose noticia en Manila como el corsario Limahon se avia reparado en el rio Pangasinam, el governador embio a mandar a todos los españoles de las Islas se recogiesen a Manila i que los encomenderos de las Islas de los Pintados llevásen navios de su tierra i mucha gente de los naturales para que fuesen a Pangasinam a echar de alli los corsarios, que de algunos presos que se tomaron el dia de la refriega se supo quien eran.

Juntaronse todos con brevedad i los indios pintados acudieron con toda fidelidad, i quedando el governador con bastante recabdo para guardar el fuerte que ya se avia hecho muí fuerte i muí bueno, con diligencia Juan de Salzedo que ya era Maese de Campo se partio con docientos i cinquenta españoles y dos mil y quinientos indios amigos en busca del corsario, todos en navios pequeños de las islas que grandes no avia ningunos. Sino eran dos fragatas pequeñas porque una galera que estava varada i un navio en Manila los quemaron los moros de la tierra quando vieron al corsario sobre la ciudad i se alçaron todos contra los españoles.

Partimos de Manila a 23 de março del año de 75. Llegamos miercoles sancto a amanecer a la boca del rio de Pangasinam i sin ser sentidos se desembarco la gente i quatro pieças de artilleria i se cerro el rio con navios encadenados unos con otros porque el enemigo no pudiese huir. Embiose luego a espiar el armada del enemigo i vieron que estavan tan descuidados como nosotros en Manila, porque nunca imagino que los españoles tuvieran animo para lo buscar, i mas sabiendo que no tenian navios. El Maestre de Campo mando al capitan Gabriel de Ribera fuese por tierra con treinta soldados a reconocer el fuerte y a dar un arma al enemigo, y a los capitanes Pedro de Chaves y Lorenço Chacon con ochenta soldados con navios por el rio que fuesen a dar otra arma al armada i [Folio 115 (136) b ] ver si les podrian hazer algun daño.

Succedio tan bien lo uno como lo otro que los que ivan por el agua quemaron toda el armada del enemigo, i juntandoçe con los que avian ido por tierra entraron dentro de la palizada, que tenian hecha para guardar de la poblacion, que era echa de palmas, i poniendo fuego a las casas quemaron gran cantidad de ellas i mataron mas de cien chinos i captivaron mas de setenta mugeres chinas. El Limahon se recogio al fuerte que tenia hecho en medio de la paliçada i poblacion y alli se hizo fuerte, con esta buena suerte subcedida sin pensar.

La calor era terrible i la gente andava sin concierto, ni los capitanes le podian dar que andavan todos cansados, aunque acudio mas socorro que embio el Maese de Campo. Se uvieron de recoger los españoles aviendo dado contra el enemigo algunas arremetidas, en las quales hubo algunos españoles heridos i cinco muertos con mas treinta indios amigos.

Otro dia de mañana se fue a poner el Maese de Campo con toda la gente y artilleria sobre el fuerte a menos de çien pasos, pero ya en aquella noche el Limahon con gran diligencia se avia fortificado de manera que se tuvo por peligroso arremeter al fuerte, porque Limahon tenia mucha verseria i tres pieças grandes gruesas i muchos ingenios de fuego i para batirlo no avia mucha municion y en Manila quedava harto poca i las pieças pequeñas y pocas. Acordose ansi por esto, como por ser el lugar cenagoso i dañoso para la gente i hazia poco effecto el artilleria por falta de la polvora como tengo dicho y estaban ansi mismo apartados de los navios, de pasar a la otra vanda del rio mas abaxo de la ribera.

Estando en esto nuestro campo, se supo de algunos chinos, que cada dia se venian a nuestro fuerte, que el enemigo estava falto de bastimentos que se le avian quemado el dia de la refriega. El Maese de Campo entro en consejo (aviendo avisado de todo al governador i pedido gente la qual le embio) con los capitanes, de lo qual resulto que los mas fueron de parecer que el enemigo se cercase i se tomase por hambre i por sed pues no avia portillo que no fuese peligroso al arremeter. I porque el enemigo entendiese era tenido en poco, iva cada dia hasia el fuerte una compañia de soldados, a los quales no salian sino de dentro tiravan sus arcabuses i versos. El Limahon, corrido desto, incito en tanta manera a los suyos, y ansi mismo con la paga, que se atrevieron a salir 200 soldados, a los quales se les tenia hecha cierta emboscada por Juan de Salzedo y otros muchos, i fueron muertos de los chinos gran cantidad.

[Folio 116 (137) a ]Visto esto por Limahon mando que ningun hombre saliese del fuerte, que quien algo quisiese le fuese alli a buscar, donde algunos dias escrivio el Maese de Campo por lengua de Sinzai, nuestro chino, la carta siguiente a Limahon:

"E oydo dezir, Limahon, aunque no te conozco, aver tu venido a estas Islas, de que me admiro teniendo tu tan buenas tierras en la China; y aviendote faltado tres capitanes i muchos soldados en la guerra de Manila de los mas principales, muertos por los españoles, y ansi mismo los navios quemados, juntamente con tu pueblo i casas, y entrado en tu fuerte, por lastima grande que te tengo te escrivo esta carta avisandote de su daño i ruegote que vengas de paz por parte del Maese de Campo; i pues te an quemado tus navios i fuerte, no se en que esperas sino en acabar de perderte, pues el huirte ni esconderte no sera parte para escaparte.

I si aora luego vienes de paz el Maese de Campo promete hazer toda cortesia i volverte tus mugeres, i si esto no creas de mi preguntalo a la gente que alla teneis y al piloto que aca te truxo, llamado asi Onzigon , que a estado en Manila, el qual sabe el buen tratamiento de los españoles. I sabete que vienen con el Maese de Campo 800 castillas, y 1000 indios y 80 pieças de artilleria gruesa que solo a un tiro destas juntas quedareis hechos pedaços, i si aora no aceptais vuestro remedio, despues no sereis oydos. Sinzay hace acatamiento a Vm."

Vista por el tirano, respondiole lo siguiente:

"Viendome fuera de mi tierra, me huelgo de ver gente de alla, i me ha pesado mucho de no saber de ti. Yo he venido aqui porque me acosava el Rey. El dia que me entraron los españoles yo estava mui descuydado, i si me quemaron las casas y entraron en el fuerte no se el daño que recibieron. Yo te agradezco la buena voluntad con que me escrives, i si pudieres hazer algun concierto de paz con el Maese de Campo holgare mucho dello, y a de ser de esta manera, que el Maese de Campo i su gente an de ir primero a Manila y despues ire yo con tres u quatro navios a les besar las manos i hazer el devido acatamiento a Manila, y si el Maese de Campo qùiere que sean quemados los navios i casas i que me entregue a el yo no lo pienso hazer, y esto es concluir como quien pasa por un filo de espada, i parecete a ti venir yo en esto? Que si el Maese de Campo tiene mucha gente valiente, tamben yo la tengo, i bien experimentada, por que con ella me e escapado de mas de cien [Folio 116 (137) b ] mil hombres de China, y a los naturales desta tierra por inumerables que sean yo no los estimo en nada, i soi como tigre que esta emboscado i todos lo quieren prender i no saben si el tigre matara la gente o la gente prendera el tigre. Cada una de las partes piense bien lo que le conviene, pero yo con esto concluyo mis razones y escritos, i si estas condiciones fueren aceptas huelgo de ello. Limahon haze acatamiento a Vm."

Los soldados de nuestro campo deseavan dar asalto, a lo qual siempre respondia el Maese de Campoel peligro que avia principalmente. Entre muchos chinos que se huyeron se vino uno que avia sido secretario de Limahon, el qual por malos tratamientos que le hazia se vino, i nos conto estar bien artillado i con muchas municiones, asi de polvora, valas y otros pertrechos, como de arroz para mas de tres meses. I visto por el Maese de Campo lo que el cerco duraria determino dar aviso al governador, i mando al capitan Ramirez fuese a asistir a Manila para lo que fuese necessario. El qual yendo en el camino encontro con los padres frai Martin de Rada i fray Agustin de Alburquerque, los quales yvan a ver si el asalto se dava ya con suelo del campo, i vistos dixeron a los capitanes se bolviesen que serian mal recibidos en Manila, i hablarian con el Maese de Campo, i que lo que el determinase se haria. Al fin bolvieron i llegados no se mudo proposito. Quisieran bolverse los padres a Manila para asistir al Capitulo, empero a ruego de todos se quedo uno de ellos, y el otro bolvio a la ciudad de Manila, y al Capitan Chaves se le mando lo de antes. I llegaron a la ciudad a 8 de abril trayendo consigo al capitan Umancon chino el qual se hallo en el camino que venia en seguimiento de Limahon i la manera se contara en el capitulo sigiente.

Capítulo 3º

De la venida del capitan Oumoncon en seguimiento del corsario Limahon.

Aviendose determinado lo arriba dicho, embiose por todas partes a buscar comida para el campo y alguna gente se bolvio a Manila y el padre frai Martin de Rada, que a la sazon era Provincial, al dicho capitulo que entonces era termino i se cumplia su triennio.

I bolviendolo Miguel de Loarca en su Navio en que avia venido en el puerto de Bulinao, que es siete leguas de Pangasinam, encontraron con un navio de sangleyes el qual venia entrando en el puerto, y entendiendo [Folio 117 (138) a ] que eran enemigos fueron a el con otro navio que venia en su compañia, que en ambos ivan cinco españoles. Los del navio sangley quisieron huir, pero el viento que era por la proa i los nuestros eran de remo i le alcançaron presto i hablando con ellos un chino amigo nuestro que iva con nosotros entendio que era navio del rey de China i venia en demanda de Limahony espiar para ver a do parava con dos navíos ,y el otro quedava atras, el qual llego de ai a pocos dias. Y el capitan se llamava Oumoncon, el qual nos enseño las provisiones del rey de China i perdones para aquel que se reduxese a su servicio i grandes offertas a los capitanes que prendiesen o matasen a Limahon. Visto esto, le embiamos con Sinlay a Pangasinam. El Maese de Campo i nosotros nos fuimos la buelta de Manila.

El Capitan Oumoncon fue recibido con mucho regalo de el Maese de Campo i le hizo mucha honra y, aviendo estado algunos dias en Pangasinam, el Maese de Campo le rogo fuese a Manila a verse con el governador i que llevase un navio de los dos que tenia para traer bastimento para el campo, y el Oumoncon concedio en ello de buena gana i se embarco en un navio pequeño de los de las Islas con el capitan Pedro de Chaves porque yva tierra a tierra i su navio se fue mar en fuera, aunque por los recios tiempos no llego a Manila y arribo a Bulinao. Llegado el Oumoncon a Manila, el governador le hizo buen acogimiento i le regalo mucho, i sabiendo Oumoncon que se avia pretendido embiar a la tierra de China, i que los mercaderes no se avian atrevido a llevar a nadie se offrecio a llevar los españoles que el governador quisiese i se offrecio a dar rehenes por ellos.

Viendo esto el governador, i comunicandolo con el provincial Fray Alfonso de Alvarado, determinaron embiar dos frailes i dos soldados, i no aceptar rehenes sino hazer confianza del Oumoncon, i para obligarle le dio una cadena de oro i un vestido de grana, i dio otra cadena de oro al Sinsai por averse avido tambien en lo que fue necessario en Pangasinam i ser tan amigo i conocido. I recogio el governador los prisioneros que se avian tomado en el fuerte de Limahon i los dio a Oumoncon para que los llevase a China, i un mandamiento para que se le diesen todos los que avia presos en Pangasinam, obligandose de pagarlos a los soldados cuyos eran.

I despuesde aver comunicado y dado aviso a todos los que yvan ansi frailes como legos [Folio 117 (138) b ] de lo que devian hazer, y amonestandoles no hiziesen perjuicio a los chinos en les tomar mugeres ni hazienda i que no saliesen de la fusion de mayores ansi de aquella tierra como de su compañia, i dado un presente para el governador de Chinche persona que avia embiado al Oumancon y otro para el governador, digo Virrei, de Oquiam que reside en la ciudad de Ucheo, dio a los que ivan cartas para el Rey, governador y Virrey i los demas a quien se avia de escrivir del tenor siguiente:

Carta para el Rey de China,

"Don Philipe rey de Castilla me embio a esta tierra que esta cerca de Taibin o China (que es grande segun estamos informados, a la qual an querido ir algunos castillas por ver la grandeza tuya i tu tierra, i por no estar ciertos de tu Voluntad hasta aora no an ydo), mandandome que si viese algun enemigo o tirano contra el rey de China que pelease con el, i le matase, ayudando siempre i favoreciendo a tus vasallos; lo qual e hecho siempre que an venido aqui navios de mercaderes que vienen de tu reyno, no consintiendo se les haga daño alguno, el qual ya fuese vexaciones se les hazia por parte de los naturales de sus Islas antes que los españoles aqui viniesen como ellos lo diran, i no solo deste agravio an sido libres con nuestra venida, mas avemos rescatado muchos i los avemos embiado a sus tierras sin interes alguno, i los que nos acordamos hasta aora son ochenta, i como e dicho arriba son favorecidos i se les guarda muy cumplidamente justicia, no consintiendo a naturales y españoles les hagan agravio, i que hazemos este bien i favor a tu gente a cinco años, y que no a mas que llegamos a esta tierra.

Y estando quietos i sin pensamiento que tu gente nos haria daño por las buenas obras recibidas, vino uno de tu tierra que se dize Limahon con 3500 hombres y 70 navios, teniendo yo mi gente derramada en diversas partes que no tenia aqui aun cien hombres ni tenia fortaleza sino estava en tierra llana. I la primera vez que me asalto no pelearon con el de mi gente mas de 30 hombres y este dia me mataron a mi Capitan Mayor i doze soldados con el, y de los de Limaon ubo entre heridos i muertos quinientossegun me an dicho i me informo uno de los que se pasaron a nuestra parte. I tocando sus campanas i juntando la gente se bolvieron a Cavito, que es dia de camino de esta ciudad, y otro dia despues vinieron a la ciudad cerca de mis casas 70 navios y 100 barcos con el Limahon, al qual no [Folio 118 (139) a ] ayudara dios porque es malo i traidor, i con nuestras piezas les arruinamos muchos de sus navios, y viendo que no ganava cosa con nosostros se bolvio huyendo a Pangasinam y a cabo de algunos dias vi un tu mensagero que embiavas a saber donde estava este tirano de quien avemos dicho. I viniendo este mensagero que se dize Oumoncon que encontró un mercader que se dize Sinzai que trata aqui en Luçon, le pregunto si sabia de Limahon el qual le dixo i dio quenta de lo que pasava, i como tenia dos fuertes i sus navios puestos a la boca de un gran rio, y entonces le dixo el Oumoncon como era un tirano que venia huyendo del rey de China i que de alla lo echaron y ahuyentaron su gente.

Yo, viendo quel tirano se avia ydo a Pangasinam que es ocho dias de camino de aqui, mande a mi gente fuese a pelear con el, y en llegando donde estava le quemaron todos los navios i le quemaron el primer fuerte i le mataron mucha gente i le prendieron 70 personas entre grandes i pequeños i por ser noche aquel dia no quemaron el segundo fuerte, y asi aquella noche se fortificaron, y rehizieron lo que avian perdido, i los principales que ivan con los españoles consolavan los captivos i heridos, i mi Capitan mayor mando al Sinzai fuese a hablar a Limahon i le requiriese de paz i que se diesse. Y el embio a dezir que no queria paz, ni queria rendirse, i con esta respuesta determino mi gente de cercarlo, y estando cercados se pasaron algunos de su gente a la mia, i los que se venian dezian que se les avia quemado mucha parte de su comida. Y como se detenia tanto fue menester que mi gente hiziese tambien un fuerte el qual tiene aora hasta que se concluya la guerra.

Viendo que hazia buen tiempo me parecio embiar a Oumoncon ya los padres con otros dos castillas a Ucheo para que den cuenta al Combun, su virrey, de lo sucedido. El tirano no tiene de donde le venga socorro, ni quien le de comida, y asi entiendo que de aqui a dos meses sera preso o muerto, i si se tomase vivo sera llevado a tu presencia, i, si muerto, salada su cabeza.

No mas, muy alto i mui poderoso Señor Rey de la China. Besa las manos de Vuestra Alteza Guido de Lavazaris, y al Virrey, al mui Ilustre Señor Virrey, y al governador al Ilustre Señor."

Dieronseles a los Padres con el matalotaje necessario i moneda para su gasto i despedidos del señor governador y demas compañia aviaron sus naos qual convenia.

[Folio 118 (139) b ] Luego otro dia, que se contaron doze de Junio de 1575, se partieron de Manila el padre frai Martin de Rada, provincial que avia sido el trienio pasado, natural de Pamplona, i frai Hieronimo Marin, natural de Mexico, i Pedro Sarmiento alguazil mayor de Zebu i natural de Villagrado, i Miguel de Loarca natural de la Villa de Loarca en Asturias, i juntamente con ellos el Capitan Oumoncon. En un navio de China de mercaderes, que estava en Manila, se embarco el Sinzai con otro matalotaje para lo llevar a Bulinas, donde estava uno de los navios del Capitan Oumoncon en el qual aviamos de hazer nuestro viage, porque el otro navio que era mayor tenia el Maese de Campo en Pangassinam, con el qual tenia tapado el rio i con otro navio de mercaderes para estorvar la salida del corsario.

Llegamos a Bulinas el domingo adelante, a donde hallamos el navio que llevava el matalotaje que por ser navio de alto bordo avia navegado mejor, i dentro estavan dos españoles por mandado del Maese de Campo i lo queria llevar a Pangasinam, de lo que se tuvo alguna sospecha i no falto quien lo dixo quel Maese de Campo procurava estorvar la jornada hasta que se concluyese la guerra con Limahon, por lo qual estuvieron movidos especial los religiosos de embarcarse en el luego sin ir a Pangasinam a despedirse del Maese de Campo. Pero al fin se determino de ir, pero tres leguas de Pangasinam cargo el viento por la proa, que cierto no nos dexo pasar adelante, i viendo que podiamos en el viroco proexar, se despacho a Pedro Sarmiento a se despedir por todos del Maese de Campo y a tomar lengua, que se avia de llevar en un baxoto pequeño que por ser entre islas podia ir mejor que con el viroco, i los demas aportaron a Bulinao. Pero llegados allego luego un navio que por mandado del Maese de Campo venia por el navio, el qual dava mucha priesa a que lo llevasen, sospechando no se fuesen sin verle, porque queria avisar a los que en el fuesen, aunque se avia atribuido a lo dicho. Por lo qual el padre frai Martin de Rada se fue en aquel navio, que era ligero, a Pangasinam a acabar de despacharse, i mientras el padre frai Martin i Sarmiento fueron en Pangasinam escrivio el Oumoncon al governador lo siguiente:

"Oumoncon haze mucho acatamiento al señor governador que esta en Luzon, a ti, Capitan Vaçar, que estas i mandas a Luçon y a los cibayas y otras tierras, que hazes mucho bien a los naturales de China, y eres semejante [Folio 119 (140) a ] a ellos i los amas como a hermanos menores. Yo vine por el rey de China mandado por Combun, virrey de Ucheo, a saber del traidor de Limahon, que es gran ladron y se nombra Sui tei, que quiere decir rey, el qual se huyo de la China. I llegado que fui a Pangasinam halle a tu gente que tiene cercado a Limahon de quien yo venia a saber. Alli pase y estuve con tu Capitan Mayor i los demas castillas, i vi que era buena gente. Yo traya dos navios, y el tercero que alli llego era de mercaderes que venian sin licencia i traian salitre i recado para hazer polvora, lo qual echaron al agua luego que me vieron. Estos mercaderes venian para llevar cuernos, conchas, algodon, cera y otras cosas para llevar a Japon. Enojeme i reñi con el capitan del navio que lo tenia todo perdido por venir como e dicho sin licencia; tu Capitan Mayor me hizo no le penase como merecia. Tu, capitan Baçar, tienes buen coraçon que no quisistes tomar oro ni otra cosa, antes as dado buen exemplo a los demas, i tu, como bueno, consideraste que darias contento al rey de China, i por tanto sin precio ni interese alguno le embias en prezente la gente que los tuyos tomaron a Limahon, la qual gente se te humilla mucho i da las gracias, yo hago lo mismo por la libertad i bien que les as hecho. Digo otra vez capitan Baçar que tienes buen coraçon para conmigo i para con todos, lo qual experimente el tiempo que estuve en Manila, porque en todo lo que yo queria i desseava heziste. Porque los vientos me eran contrarios para bolver a hazerte el acatamiento devido i darte cuenta de lo sucedido no bolvi a despedirme de ti, i tambien porque los padres i los castillas que conmigo van me dan priesa nos fuesemos, pues el tiempo era favorable para ir nuestro camino a la China. Yo procurare se despache de aqui a tres meses un navio para que sepas lo sucedido i te embiare lo que pudiere de prezente, mientras fuere a ver al virrey de Ucheo que se dize Combun, i de alli ire al rey si el Combun lo mandare. Esta carta embio para que sepas lo que a pasado hasta llegar aqui a Bulinao. Voi contento porque entiendo que tu gente a de tomar i prender a Limahon, i si asi fuere te suplico que toda la gente, especial mugeres i ninos, los guardes para quando yo buelva. I sabete que con esta gente que aora llevo se holgara mucho el rey de China, y [Folio 119 (140) b ], mas quando se prendieren los demas con Limahon.

Esta carta se dé al Señor governador. el que te haze mucho acatamiento i te ama mucho , Oumoncon."

El padre frai Martin de Rada, como arriba dixe, i Sarmiento llegaron a Pangasinam con buen tiempo, a donde el Maese de Campo los recibio i despacho con todo amor, haziendo y ayudando todo lo que en el fue para el viaje, i rogo al padre frai Martin traxese en su compañia a Nicolas de Cuenca, un soldado de su compañia para que le comprase algunas cosas en China. Vino con el padre y con Pedro Sarmiento hasta Bulinao el sargento mayor, i con el embio el Maese de Campo a Oumoncon un presente de comida i una fuente de plata y un jarro y algunas ropas de paño de Castilla que tienen los chinos en mucho, escusandose en una carta de no le embiar mas por estar en la guerra i tener su hazienda en Manila, y escrivio juntamente al Virrey i governador de Oquiam i Chincheo, dando cuenta de lo sucedido con Limahon.

Do llegaron a Bulinao sabado, y este dia sabado se embarcaron despues de los padres i soldados españoles dichos un soldado que se llamava Juan de Triana que, por ser hombre que havia andado en la mar, lo llevaron para su servicio, i para que tuviese quenta con la ropa. Enbarcaronse esclavos, entre todos indios de los pintados para el servicio, de manera que con Hernando, indio esclavo christiano, y lengua eran veinte personas y el navio estava cargado de mucha gente por ir en el los prisioneros que yvan a China, do los dexaremos por pasar adelante con el suceso de Limahon, i por no interrumpir el viaje que se empeçara a contar en el Capitulo Siguiente con lo demas que les sucedio en el Camino, estado i relacion de la tierra i de mar.

Bolviendo pues a tratar del tirano, diremos lo que acaecio en el interin que los padres i demas gente fueron a China en el cerco que el Maese de Campo tenia a Limahon, al qual se le huia infinita gente al campo christiano por las crueldades que en ello usava. De modo que cada dia se sabia de lo que el corsario hazia i determinava, de manera que si acaso hablavan de tres arriba en secreto los mandava matar, y era tanto su temor que solo se fiava de Asia, su yerno, que no era menos cruel que el suegro.

Y entre estos que se huyeron como e dicho se huyo un secretario de quien el corsario hazia mucha confiança antes que viniesen los españoles, porque despues por averse retirado el contra fuerte [Folio 120 (141) a ] le demostrava con palabras affrentosas i malos tratamientos, el qual aviso al Maese de Campo de la grande guarnicion quel corsario tenia, estando fortalecido con fortissimo terraplen, mucha verseria i pieças gruesas i setenta quintales de polvora i mil y quinientos versos, y arcabuzes para dos mil hombres i que tenia puestos en astillero treinta navios, dos algo grandes, los quales se hazian en el contrafuerte i que faltava tablazon para los veinte i mas, i que los avia de calafatear con algodon en ropa, empero que no confiasen, que el Corsario era tan ingenioso que cualquier maldad se podria sospechar del.

Sabido esto el Maese de Campo, echava espias a los lienços de los fuertes del enemigo para saber de su designio. I sentidos por los contrarios fueron muertos seis españoles de siete que solian ir, por querer saber mas de lo que se les mando, por estar emboscados cien hombres de los chinos. Visto por el Maese de Campo, se enbosco con mas de cien soldados hazia do yvan por leña i yervas para comer y otras cosas, el qual tenia tan buenas espias que casi fueron sentidos y a esta causa no uvo effecto. A cuya causa Salzedo determino hablar con el corsario, y avisando que estava alli de paz, salio a un mirador Asia, i Salzedo le dixo que se espantava de su ceguedad, querer bivir con tanta hambre i desventura metidos en aquel corral i no querer rendirse a tiempo, que les harian mercedes de las vidas. A lo qual respondio Asia, en nombre del corsario su suegro, todo lo que avemos menester nos sobra, mejor seria tuviesedes respecto a la merced que el Rey mi señor os haze en os prorrogar el tiempo de vuestra vida, que no entendais se hazen los navios para huir, sino para pasar desotra parte del rio a daros cruel muerte.

A lo qual respondio Salzedo que si era aquello verdad que no trabaxasen en hazer navios que ellos vendrian a estotra vanda otro dia con cien soldados, que saliesen quinientos i se echase a parte este negocio, lo qual no fue aceptado. I visto no avia remedio i que le tiravan versos, se bolvio a su aloxamiento, yendo el Capitan Chacon por mandado de Salzedo a reconoçer si avia çanxa para los navios, fue tanta el artilleria y arcabuzeria que no se pudo reconocer, por aver ansi mismo tantas i tan buenas espias contrarias. [Folio 120 (141) b ] Visto por el Maese de Campo que era ya tiempo, segun la relacion que avia tenido, que los navios estarian en buen punto, mandava cada dia tapar los esteros del rio y el rio principal se estacò todo i se recogieron los bastimentos para que la hambre no los dañase.

Pasava el enemigo mucho trabajo i necessidad, de manera que se le huyan cada dia mas soldados, el qual como vio se le siguia tanto daño mando hazer lista de toda su gente, el qual los mando en su presencia hazer camaxadas de cinco en cinco, i si acaso faltava alguno morian todos porello y esto fue causa de que en muchos dias no se supo del real contrario cosa alguna. Y el Maese de Campo, por saber i ver si podria prender algun contrario, hizo una emboscada i fue sentido del corsario, el qual estava como desesperado sobre las dissensiones de su gente, que las avia sobre los navios, i mando a su yerno sacase del fuerte toda la gente, y el que no quisiese pelear muriese porello. Lo qual visto por Salzedo fue en busca del enemigo y aun entendiendo no le esperaria, los quales se encontraron que estavan enboscados i juntos aunque en lugar no bueno, que los christianos tenian el agua hasta la rodilla. Uvo una reñida i cruel batalla i despartida i los nuestros ydos hazia el monte, los contrarios no osaron seguirle temiendose de emboscada, pero al fin se retiraron con muerte de muchos y a los principales quemaron ques mucha honrra entre ellos, y el Maese de Campo se torno a sus tiendas con perdida de un soldado y algunos heridos.

Despues de lo arriba dicho, un dia 27 de Julio Limahon ordeno los capitanes de sus navios dandoles la orden que le convenia, y a cada eleccion se soltavan tres camaxadas, hizo hazer una çanja en que los navios andavan nadando, con sus trincheas a los lados que los guardavan. Determino salir en las aguas bivas, que eran en 2 y 3 y 4 de Agosto por la mañana. Viamos de nuestro Campo los arbores de los navios uno tras otro. Mando esta tarde que no se entendiese sino en hazer una estacada delante de su armada i detras de ella puso castillos de tierra con sus mechas que parecian bultos de hombres. Hizo luego a la noche tres salvas grandes, y su yerno con toda la gente que rompiese nuestra estacada [Folio 121 (142) a ], lo qual hazia con tanto coraje quel que no travaJava moría a palos.

Fue sentido de nuestra centinela pero no fue poderosa a se lo estorvar. Finalmente el enemigo al romper del dia fue echando fuera su armada por el portillo que los suyos aquella noche avian hecho en nuestra palizada, y aunque de nuestro fuerte se le tiraron muchas pieças de artilleria i de los navios mucha i muy buena arcabuzeria, se salio i se fué sin ser poderosos los nuestros a resistirlos, por que demas de hazer obscuro i no poder hazer punteria los nuestros, el rio es muy ancho y ellos yvan muy arrimados a tierra.

Visto por el Maese de Campo como el enemigo avia salido e yva a la vela con tanto concierto, admirandose mando que se apercibiesen cien soldados para ir en su seguimiento hasta el Cabo de Cagayan, fin de esta Isla de Luçon, para ver donde parava el enemigo, y ansi mismo mando a los capitanes Chacon, Ribera i Chaves que con todo el resto de la gente y artilleria se fuesen a Manila i que antes que de alli saliesen quemasen i derribasen el fuerte del enemigo, lo qual se hizo, i Salzedo se baxo a dormir a la barra del rio con su gente aquel propio dia quel enemigo salio, y otro dia 4 de agosto salio con su seguimiento por manera que duro el cerco desde 30 de Março hasta este dia.

Siempre desde que el tirano salio del rio hasta llegar al paraje donde quemo la galera, siempre fue desviandose de la costa, y alli ques adelante de Biga obra de quatro leguas llego a tierra y metio alguna comida i tornose a levar, y alli echa a la mar veinte i tantas personas atados los unos con los otros los quales se le ivan muriendo de pestilencia i hambre. Salzedo siempre iva costa a costa tomando razon de su contrario, i como llegase a la Villa Fernandina que esta en el rio de Biga i hallase que el enemigo no avia entrado en ella, quiso pasar a Cagayan con toda su gente i dexolo de hazer por ser tiempo trabajoso de viento i tormentas, i ser brava la costa. Pero con todos estos inconvenientes se determino ir con un par de navios de amigos suyos a la ligera a Cagayam. En esto sobrevino un temporal que duro seis dias. Al cabo de la tormenta salio Salzedo con treze compañeros a harto riesgo ansi de la mar como del enemigo i de Indios [Folio 121 (142) b ] de guerra que ai en la costa, grandes flecheros, i llegado al cabo de Bexador, que es un puerto treinta leguas de la Villa Fernandina, do hallo muchas choças do abian alojado chinos, y algunos pedaços de tablas y asientos de yunques i señales de carpinteria i contaronse muertos alcançados de los naturales 80, y tantos entre hombres y mugeres, y muchas sepulturas. No pudo Salzedo tomar razon de aquel destrozo por que los naturales de alli habitan en la sierra. Siguio hasta Cagayam procurando si el enemigo avia pasado, i no hallo cosa cierta. Finalmente el enemigo no paro en la Isla ni se sabe si es bivo o si es muerto. Con esto se bolvio a ruego de sus amigos Salzedo a Manila, do hallo de buelta los ydos a la China.

Bolviendo pues a los que se querian partir a la China que como diximos los dexamos enbarcados sabado veinte i cinco de Junio, dia de San Juan.

Capítulo 4º

De como partimos al reyno de la China desde las Islas,

Partimos destas Islas de Luçon domingo 26 de Junio de 1575 sin tener mas certidumbre de quien era el Oumoncon que nos llevava de lo que nos avia dicho el Sinzay, aunque algunos chinos dezian que era de la compañia de Limahon i que por librarse dezia que era del rey,.antes de amaneçer nos hizimos a la vela navegamos con calmas y a rratos pocos vientos. Sino fue un dia y una noche que huvo tiempo rezio i yendo al Norueste quarta al norte, yendo un poco hazia la media partida, porque su aguja de ellos la reparten en doze partes i no tienen carta ni otro instrumento de marear, ni les podimos hazer creer que veniamos tres meses por la mar sin ver tierra desde Mexico.

Vimos tierra de China el domingo adelante tres de Julio: andariamos desde Bulinao ciento i quarenta leguas. Antes de llegar a vista de tierra mas de veinte leguas hallamos agua de fondo donde dezian los chinos que avria setenta o ochenta braças i que yvan menguando hasta tierra, y era entre ellos general señal muy conocida que estavamos cerca de tierra. Tambien antes que viesemos tierra pasamos muchos hilos de muchas corrientes, dixeron nos los chinos que eran mas de quarenta por aquella parte. En todo el viaje nos hizo el Capitan tanta cortesia como si nosotros fueramos señores de el navio i nos dexo para los religiosos la camara de popa y a [Folio 122 (143) a ] Pedro Sarmiento y a Miguel de Loarca dio otra camara, y en el navio nos respectavan tanto como a el, en tanto grado que por nuestro respecto aun las ceremonias i sacrificios que acostumbravan a hazer a sus Idolos no se atrevian a hazer delante de nosotros, porque los frailes avian dicho que todo aquello era burleria sino creer y adorar a dios verdadero. Y ansi a nuestras imagenes hazian grandes humillaciones, i no atribuian el prospero viage nuestro a sus Idolos, sino dezian que por ir alli los religiosos no tenian contraste ninguno y esto con grande fe. Que cierto por esto, i por lo demas que adelante se hizo, se le deve mucho, y al Sinzai lo propio, en el navio era el segundo porque ansi lo queria el Capitan y el era el mejor piloto que yva en el navio y el que mas cierto punto llevo de cabeça, que ellos no tienen carta hecha de Bulinao a China, con quentas que suman las ciento i quarenta leguas i por la altura parece cierto, porque segun las Cartas portuguesas Chincheo esta en 24 grados, i Bulinao esta en 16, poco mas o menos, i por llevar siempre calmas no llegamos hasta el martes de mañana a tierra.

Vimos de la mar una ciudad en la costa que se llamava Tituihuic que tiene diez mil soldados de guarnicion ques de la governacion de Chincheo y su frontera. Martes a las ocho del dia llegamos a la centinela que estava sobre una peña a la entrada de la mar, la qual por el estandarte que llevavamos conocio ser del rey, i hizo cierta seña a siete navios que estavan detras de la punta, que era una quadrilla de muchas que vimos en esta costa para guarda della por temor de los corsarios; ai en sola esta provincia de Oquiam quatrocientos navios grandes de guarnicion.

Capítulo 5º

De lo que sucedio a la entrada de la Ensenada de Chincheo

Pasando nosotros de largo por la centinela que estava en la punta de la ensenada hazia el puerto i pueblo del capitan Oumoncon, que estava dos leguas de la punta, nos siguio el general de aquella baya con tres navios pequeños de los quales avia algunos sin los grandes. Fuenos en su navio alcançando i tiro algunos [Folio 122 (143) b ] arcabuzazos para que aguardasemos, i nuestro capitan, entendiendo era otro capitan de menos suerte, no quiso aguardar, hasta que llegandose mas cerca conocio quien era en la vandera que traya i luego aguardo, i llegando el batel del general paso alla donde a nuestra vista se le hizo buen acogimiento. Venia el general sentado en popa en su silla de marfil con su quita sol, i nuestro capitan se sento junto a el en el suelo y alli le dio cuenta del suceso de su viaje. Estando en esto, llego otro navio y el Capitan del se llego al del General i se hizieron el y el nuestro grandes cortesias i se sento del otro lado. Despues que uvieron parlado un rato vino la barca del navio del General disiendo fuesemos alla, y asi nos enbarcamos i pasamos al navio del General, el qual nos hizo a su modo mucha cortesia estando mirando nuestras ropas i talla con muestra de mucha alegria, porque cierto era hombre de buena presencia i que representava autoridad. Mandonos de repente ir debaxo de su cubierta, y en un aposento nos encerraron a todos nosotros solos con el interprete.

Al principio pensamos que era para darnos de almorçar pero estando un rato solos vimos, por una puerta con que nos avian tapado, tomar a todos los del navio las armas, y entrellos el Capitan Oumoncon y a tirar arcabuzazos y versos y a dar gritos que cierto nos altero i porque se entienda mejor lo que era contarlo e de atras.

Quando el tirano Limahon vino la buelta de las Islas, luego se tuvo noticia en China y el Virrey de Oquiam mando a otros sus governadores de la costa despachasen en seguimiento del, recelandose no se viniese a juntar con los españoles, de quien ya tenian noticia, y aver do parava para que se hiziese armada para acabarlo. Ansi como el governador de Chincheo, que era el mismo que estava dentro de la ensenada, despacho a Oumoncon con dos navios de Chincheo, despacho en otro navio que era del padre de nuestro amigo Sinzai (que el i su padre eran de la governacion de Chincheo) aun Capitan y al padre de Sinzai que iva en el por piloto, el qual arribo por la tormenta quebrados los arbores i timones. I cierto que si el llegara que negociara i no el Oumoncon, por el conocimiento que teniamos con el y con Sinsai, pero de todo esto no sabia nada el Sinsai.

El navio en que aviamos de ir nosotros a Pangasinam [Folio 123 (144)a ] una noche se hizo a la vela, que aunque le aseguramos no aprovecho nada, llego a China tres dias antes que nosotros y dio a su governador noticia dello, i como Sinzai venia con nosotros i que era el que mas avia hecho en el negocio de Limahon, i por lo qual embio luego seis navios de armada que nos aguardasen al entrar de la ensenada i llevasen el navio a su rio o a lo menos al Sinzai porque pretendia ganar las albricias de nuestra yda y del buen succeso de Limahon i dezir que por medio de su subdito o hijo de aquel a quien avia embiado se havia hecho, i quitar la gloria dello al Capitan Oumoncon y a su governador. Y al tiempo que como dixe estavamos hablando con el general desta otra governacion de Chincheo llegaron ellos sinque nosotros echasemos de ver en ello, porque por toda la ensenada avia tan gran cantidad de navios, unos que ivan a una parte y otros que venian, que no se podian contar y esto es de ordinario en toda la costa de la mar estar llena dellos. Pero ellos como los conocieron nos mandaron esconder porque no nos viesen i se pudiesen deffender, y un navio de los seis llego al navio de Oumoncon que yva algo delante i quiso tomar al Sinsai, pero los soldados del se pusieron en deffensa y dando un picazo a uno por la garganta i hiriendo a otro en un hombro le hizieron apartar i quedar atras. En esto llego el navio en que estavamos al nuestro i nuestro Capitan nos llamo apriesa que nos embarcasemos i nos dio quenta de lo que pasava i como por embidia se querian llevar al Sinzai que nos armasemos, lo qual nosotros hezimos i nos offrecimos a morir por el que nos dixese que aviamos de hazer. Los otros navios procuraron de llegarse para el. Ya cercado su navio, deshaziendo el toldo de popa i sacando sus picas i armas, se puso en deffensa, i nos pidio polvora que llevava poca y el començo a tirar con los versos por espantarlos. El otro navio del general yva junto a nosotros, el qual aunque los demas Capitanes se armaron, el no se armo ni se quito de la silla de popa. Acabo de rato, porque era el viento por la proa i no podiamos llegar al puerto, ivamos zinglando, el Capitan de los seis navios de Chincheo se metio en un navio i se vino hazia nuestro navio para nos hablar de paz, pero el Oumoncon se puso en la popa i le començo a deshonrrar [Folio 123 (144)b ] dandole en rostro que le querian quitar la honrra que el con tanto trabajo i peligro avia ganado. I viendo que se acercava, le mando tirar de pedradas, lo qual viendo el otro se bolvio a sus navios i se hizo a la vela la buelta de sus navios i se fue a su pueblo. Este traia en su navio un hijo del Sinzai para obligarle a que fuese con el, que su padre avia aportado perdido como tengo dicho a Chincheo i no avia buelto a su tierra, i viendo que no queria ir el Sinzai le echaron preso al hijo y a su muger y a su madre, que ansi se usa en aquella tierra como vemos muchas vezes pagar los hijos por los padres, por lo qual no se atrevio el Sinzai ir a su casa hasta llevar seguro del Virrey y recabdo para soltar a su madre como despues se le dio con otras grandes deshonrras que le hizieron.

Capítulo 6º

De como llegamos a China al puerto de Fonsuso i de lo que alli vimos hasta nuestra partida para Chincheo,

Poco mas despues de partido el Capitan de los seis navios de Chincheo llegamos al puerto, que fue martes a cinco de Julio, Llamase el puerto Tonsuso, donde es natural el Oumoncon. Es pueblo de quatro mil vezinos tiene de guarnicion mil soldados, tiene su cerca de canteria con sus puertas chapadas con hierro. Son las casas, ansi deste pueblo como de los demas de toda la tierra, de tapia encaladas con los cimientos de piedras grandes de canteria, y algunos son de ladrillos i las paredes i todos los aposentos enladrillados. Las casas principales con mui buenos patios i sus huertos muy galanos, las calles todas enlozadas.

Antes que llegasemos al puerto a surgir vimos que los soldados i gente del pueblo estavan encima de unas grandes peñas que estan antes del pueblo, los soldados con sus armas, por lo qual determinamos de saludarlos con nuestros arcabuzes que ellos no usan de ellos. Despues que uvimos disparado cinco o seis vezes llego el capitan o Corregidor del pueblo y otros tres capitanes embiados por el governador de Chincheo, a quien ellos llamavan Inzanton, a recebirnos al navio i particularmente uno para que anduviese con nosotros como siempre anduvo, porque desde la mar avia ya el Capitan Oumoncon despachado cartas [Folio 124 (145) a ]al Governador dandole quenta de nuestra venida, y el tenia ya apercibido el recibimiento que nos avia de hazer, como supo de nuestra venida de otro navio de mercaderes que llego primero que nosotros.

Traen estos Capitanes que aqui se da a entender Capitanes i todos aquellos que son ministros del rey differentes habitos de los demas, por el qual se conocen i los llaman todos generalmente lautias. Traen bonetes en los quales differencian todos con dos orejas y unos cantos anchos, unos de concha de tortuga y otros de palos olorosos y otros de marfil y oro muy labrados y otros de oro y de plata todos, i botas tapetadas y algunos las traen de raso.

Para poder saltar en tierra nos embio el Capitan del pueblo una licencia por escrito, que hasta entonçes no nos dexaron salir. Salidos en tierra nos llevaron a unas casas del rey aunque baxas eran mui buenas, i bien labradas i galanas con sus patios i corredores y aposentos muy buenos. Quedose en la Casa con nosotros el Capitan que nos avia de acompañar, y el Capitan del pueblo hizo desembarcar nuestra ropa entendiendo el mismo en ello, y el tiempo que el andava ocupado en ello era la gente tanta que nos acudia a ver que nos ahogavan porque hazia grandissima calor, que era por este tiempo alla verano, pero viniendo el huian todos i nos dexavan i nos estavan mirando de lejos.

Despues a la noche nos hizo un vanquete al uso de la tierra poniendo su mesa a cada uno aunque sin manteles i con sus palillos con que comen sin tocar cosa con la mano i uvo musica de chirimias i cornetas i trompetas, i ceno el con nosotros y el Capitan que nos guardava y el Oumoncon y el Sinsai, y otro dia nos dieron la comida para que la guisasemos sin nos llevar cosa alguna por ella como siempre lo hizieron.

Este segundo dia allego un Capitan de quarenta navios al pueblo donde estavamos y avisaronnos que le saliesemos a recibir a la puerta de la sala. Venia con sus soldados delante con su musica de chirimias, trompetas y atabales, y unos bastoneros delante para apartar la gente i dos con dos azotes de caña que es la mitad de una caña gorda conque açotan en los muslos poniendo al pasiente de barriga teniendole las piernas i la barriga, son tan terribles azotes que si pasan de sesenta mueren de ellos. Estos vienen para desviar a la gente y para açotar [Folio 124 (145) b ] al que no se apeare si viniere a cavallo o en silla y quitare el tirasol que trae, aunque sea tendero que tenga con el atapado la tienda. E hizimosle acatamientos al entrar de la puerta. A el llevaron en una silla quatro indios i paso de largo, la silla era mui labrada de marfil i oro. Abaxandose de la silla se sento en un estrado que estava en una sala en el patio de la casa con una mesa, que es el lugar donde juzgan, y alli empie nos recibio haziendole nosotros la cortesia a su uso de ellos ques abajar las manos juntas i la cabeça hasta el suelo, y el nos hazia un poco de acatamiento. Despues de darnos el parabien de nuestra venida sacaron pieças de seda a manera de toallas una por encima de un hombro y otra de otro i ceñidas por el Cuerpo i lo mismo al interprete y al Sinzai y al Oumoncon le puso unos ramilletes de plata en la cabeça honrrandole por el viage que avia hecho. Despues desto saco mucho genero de conserva y vino bueno, y alli empie dandonos el propio de bever nos combido. Despues de comido se fue a su casa, a la qual le fuimos a visitar de ai a un rato i recibionos bien; parecionos grande autoridad i magestad la deste por ser el primero i porque siempre el Capitan le hablo de rodillas i todos los demas, pero a la buelta de Ucheo nos parecio de los comunes como lo era. Dionos en su posada otra vez colacion i vino i muchas frutas, priscos ciruelas y otras frutas de la tierra. Estuvo con nosotros con menos magestad mirando los vestidos i ropas i holgandose de verlos.

Capítulo 7º

De como partimos del pueblo Tonsuso para la Ciudad de Chincheo a ver el Inzancton y de nuestra llegada alla

Luego otro dia partimos del puerto de Tonsuso aviendo estado solo dos dias, para Chincheo a donde estava el governador a quien ellos llaman Inzanton. Embarcamonos en un navio pequeño por ir por el rio arriba, por todo el pueblo fueron con nosotros soldados de guarda hasta el varco, soldados piqueros y arcabuzeros i la musica delante de nosotros. Estando embarcados llego el Capitan arriba dicho con tres barcos y se embarco en el nuestro, yendo [Folio 125 (146) a ] navegando nos dio mucha colacion de conservas i muchas cosas ,fiambres i buen bino. Fue con nosotros dos leguas el rio arriba, el qual de una vanda a otra estava lleno de gente i pueblos, i preguntando por algunos dezian que no hiziesemos caso de ellos que eran pequeños i venido a averiguar eran de dos mil i tres mil casas. Al cabo de dos leguas hallamos una flota de navios grandes a donde le hizieron salva porque era general de ellos, i se despidio de nosotros y se metio en una barca i se fue a los navios. Nosotros navegamos como tres leguas i saltamos en tierra, i tomaron chinos nuestra ropa, estos eran los soldados que ivan con nosotros, que desto sirven alla principalmente los soldados, i nosotros a pie por ser no mas de media legua la villa de Tanguo, que llaman ellos Coan, tienen diez mil vezinos i mas. Causonos admiracion una calle por donde entramos que era cerca de media legua, toda llena de pescados de todas suertes fresco i salado, carniceria de puerco i vaca, mucha verdura i fruta, muchas tiendas de mercaderias por toda ella i por otras calles que la atraviesan, y podre dezir con verdad que con ser una villa no e visto semejante calle ni plaza con tantas cosas para vender i tiendas de todas suertes, i la gente era tanta que con ir hombres haziendo calle delante, nos ahogavan. Llevaron nos a la casa del rey, que en cada pueblo tiene su casa de comunidad, las quales eran muy buenas i muy bien labradas aunque sin altos de canteria i ladrillo, con muy buenas salas, aposentos i camas. Embionos aquella tarde el Capitan y alcalde mayor del pueblo que llaman Ticoan un presente de patos y ansares, gallinas, pescado, vino i fruta de todas suertes, i puercos i cabras. Pasavamos grandissimo trabajo con la mucha gente que acudia a vernos que como hazia gran calor era cosa insufrible.

Salimos por el pueblo a la tarde Pedro Sarmiento i yo (quedando los dos religiosos en casa) para ver el pueblo i la muralla que era muy ancha i toda de canteria i de grandissimas piedras con sus troneras y almenas, aunque sin cal i sin cavalleros con sus garitas. Pasando por la calle nos salio un chino a detener, rogandonos que parasemos en la calle, y era porque unas mugeres principales nos estavan mirando por entre las puertas de unas casas grandes que alli estavan. Despues que nos uvieron visto nos embiaron a rogar que entrasemos en la casa, y en el patio nos pusieron sillas i nos embiaron colacion, y ellas estavan desviadas mirandonos. Despedidos de ellas fuimos a ver una casa de plazer que estava junto a la muralla, toda fundada sobre agua con sus cenadores muy [Folio 125 (146) b ] bien labrados, todos de canteria, i muchas alvercas de pescados, y en los comedores seis mesas grandes todas de una piedra, que avia algunas de ocho palmos de diametro y ochavadas, y alrededor de las mesas hechos sus arroyuelos por donde corria el agua quando comian. Son estas piedras grandissimas i por los puentes que pasamos que todas son de canteria, todas tan grandes que mediamos muchas de a veinte y a veinte i dos passos y cinco de ancho, que parece cosa imposible averlas alli a mano puesto que no tienen Ingenio para ello.

Y otro dia de mañana nos traxeron mulas y cavallos para nosotros i para nuestros esclavos, i tamemes para las cargas, los quales llevan tantas que ponen espanto, que un Indio lleva en un hombro un palo, uno atras y otro adelante, que ninguno llevara un indio de la Nueva España ni de las Islas, y andan tan apriesa con ellos como los que van a cavallo. I traxeron dos sillas para los padres, que llevan 4 Indios, cada uno con sus toldos. De camino fuimos a visitar al Ticoan y a despedirnos del. Hizonos buen acogimiento i puso a cada uno dos pieças de seda como avia hecho el otro Capitan en Tonsuso.

Bolvimos despues de despedidos la buelta de Chincheo a donde estava el Inzanton (por cuyo mandado nos hazian la cortesia), hasta donde ai treze leguas. Fue cosa de admiracion para nosotros ver todo el camino ansi hasta Chincheo, como despues hasta Ucheo, que no hay palmo de tierra que no este cultivada, especialmente de Chincheo adelante, i las eras llenas de labradores, hombres i mugeres, lo qual todo labravan de regadio y asi vimos por todo este camino un arroz que estavan cogiendo y otro en grano y otro que estava aun no espigado y otro pequeño para trasponer, que todo el año cogen, labrado con toros i vacas i bufanos, con uno solo. Las vacas i toros, que son muy mansos, tienen los cuernos tan pequeños como una llave, que es casi como un nabo, que ningun daño pueden hazer con ellos aunque no fueran tan mansos como son. Rigenlos por un agugero que tienen echo en las narizes en el qual les ponen alli un frenillo y lo mismo a los bufanos que tienen los cuernos grandes como los de las Islas de Luçon, y en los unos y los otros andan muchachos cavalleros. Y junto a cada sementera en el cerco que las divide, ques esto quanto cabe una res, alli andan paciendo, que todo lo demas esta ocupado con sembrados y no llegan a la era aunque pueden.

Ai tambien eras de trigo, cevada, borona, frisoles, alverjas, algodon, pero a lo que mas se dan es al arroz, por causa de que lo comen caliente aunque en todas partes i pueblos pequeños se halla [Folio 126 (147) a ] pan de trigo amasado para vender. Todo el camino esta poblado i fuera del, que jamas anduvimos quarto de legua por tierra sin pueblos en el camino i desviado del todo lo que alcançavamos con la vista. I toda la tierra esta llena de pueblos, i dizen que toda ella es ansi, y es de creer porque esto donde anduvimos es todo montañas y adelante esta la tierra llana i poblada. A cada legua ai una casa del Rey de comunidad, de casas, mesas i sillas, esclavos i cavallos, i servicio, a donde se mudan los tamenes por todo el camino.

Debaxo de arbores que los ay muy grandes ai muchas fruteras vendiendo frutas y agua para los caminantes i comida, con esta cerca los pueblos como tengo dicho, pues es infinita la gente que anda por los caminos. Las aguas son excelentes ,que con hazer tanto calor, por ser de pozos i fuentes, aunque sea medio dia esta frigidissima, en todos los pueblos por donde pasavamos estavan las calles llenas de bodegones con comida para los caminantes. Todos los caminos van llenos de gente, unos de apie y otros de a cavallo, y otros en sillas en ombros, que de la gente principal poca anda a cavallo sino en sillas, que las llevan quatro indios con sus cortinas, aunque ai otras de cañas para la gente comun que las llevan dos indios.

En el medio camino de aquel dia encontramos con el capitan de la guarda del governador de Chincheo que nos venia a recibir con quatrocientos soldados piqueros i arcabuzeros i rodeleros. Venia en un cavallo pequeño vayo, que todos son pequeños en esta provincia. Dizen que la tierra a dentro los ai grandes i buenos para la guerra, que en esta provincia de Oquiam, por ser montañas, no ai gente de guarnicion de a cavallo, pero los que ai son muy buenos andadores. Venia con un quita sol grande de seda que le traya un indio chino con un bonete differente de los que asta alli aviamos visto. Traya su musica delante, la qual siempre desde alli a Chincheo fue delante de nosotros, i lo mismo todos los soldados haziendonos lugar i guarda de noche por causa de como las gentes eran muchas no faltan vellacos, aunque todos generalmente de qualquiera condicion que sean andan sin armas, ni las tienen en sus casas, sino solos los soldados, los quales siempre son estrangeros del pueblo i fuerça a donde estan en guarnicion como adelante se dira. Y aun a lo que vimos es la mas ruin gente especial los que llaman ellos pen, que los que llaman Quia es mejor gente, i sirven se dellos de tamemes para llevar carga i los tratan como a esclavos. Hallamos por el camino gran cantidad de haxias, la mayor parte de mulas. Las sementeras ocupan toda [Folio 126 (147) b ] la tierra, que sino es el camino solo todo lo demas está ocupado con sementeras. Todo el camino por donde anduvimos esta enlosado de muy buenas piedras, lo mismo dizen esta toda la China, y aunque vamos por muy grandes sierras siempre llevamos el camino llano, porque a mano le tienen llano i todas las calles de las ciudades i villas estan muy bien enlosadas y a parte ladrilladas.

El otro dia adelante llegamos a la ciudad de Chincheo, que fue sabado onze de Julio. Esta esta ciudad cercada de la mar dos leguas, que siempre nosotros fuimos poco desviados de ella y aun la vimos algunos ratos, tiene los arrabales muy grandes y al fin de ellos una puente con sus puentes levadizas. Al cabo tiene la puente ochocientos pasos, i todas las piedras que tiene son de a veinte i dos pies de largo i cinco de ancho, que cierto es de ver la grandeza de ellas, i arrimados a la puente avia muchos navios que suben de la mar por el rio a riba, y otras barcas grandes que pasan arriba de la puente.

Es la ciudad, a lo que dizen los naturales y a nosotros ansi nos parecio por la infinita gente que avia, sesenta mil vezinos i mas, es toda cercada de cerca de canteria alta de cinco braças. Son las casas comunes, pequeñas, las calles principales, anchas i hermosas, todas llenas de tiendas. Tiene cada calle como tres de las buenas de España, porque todas estan llenas de arcos que hazen la calle principal, i de cada parte del arco haze otra calle tan ancha como la principal y en estas dos calles de los lados se venden todas las cosas de comida y algunos bohoneros i libreros, i luego estan las aceras de las tiendas principales, y en todas las partes de la ciudad ai gran abundancia de comida, gallinas, capones, ansares patos, puerco, vaca, bufano macho, i de todo ai gran abundancia, speciamente de pescado. Ai muchas fruteras i verduleras que tienen muchas frutas como son ciruelas, priscos uvas, pepinos i muchas frutas secas i pesadas i nuezes i castañas. Ai muchos panaderos confiteros officiales de todas suertes, plateros, barberos, sastres i capateros, sederos y al fin todos los officios necessarios. Fue cosa maravillosa la multitud de gente que salio por las calles a vernos, llevanron nos a pasar a su monasterio, de sus frailes i de la orden que tienen dire adelante quando dixere de la grandeza desta tierra i la riqueza de su rey, de la manera que de los naturales se a sabido i de los libros suyos se a podido sacar con toda curiosidad i diligencia.

[Folio 127 (148) a ] Capítulo 8º

Como fuimos a ver al Ynzanton i de como nos recibio

Luego aquel mismo dia que llegamos a la tarde nos llevaron a ver al governador y vamos a pie, y a medio camino, yendo bien fatigados con la mucha gente, encontramos a un capitan, que venia por la calle. Era este uno de tres oydores que ai en la ciudad. Venia con muchos bastoneros i muchas vanderas delante i sus verdugos, que nunca andan sin ellos, i quanta mas dignidad mas grandes açotes i mas pesados. Venia en una silla de marfil y oro, i de pasada sin parar mando que nos bolviesen a su posada que era en la misma calle y eran unas casas muy principales, a donde con gran magestad nos recibio en pie, i despues de avernos dado el parabien de nuetra venida nos mando sacar de bever y bevio con nosotros y aviendo reñido porque nos llevaron a pie mando traer sillas para los padres y cavallos para nosotros i nos embio al governador.

Era la gente tanta que era cosa maravillosa porques Chincheo muy hermosa ciudad, que cierto nos parecio mejor qe despues Ucheo, aunque Ucheo es muy mayor. Todas las calles por donde pasavamos estavan llenas de arcos de canteria hermosamente labrados y algunos de madera muy mas galanos. Dizen que estos arcos los hazen hombres principales porque quede memoria de ellos i cierto ques cosa hermosa. Todas las casas eran tiendas de differentes cosas, que parecia no aver hombres en la tierra que no fuesen mercaderes.

Llegados a las casas del Inzanton nos metieron en un quarto apartado, en una capilla donde estava un altar de sus Idolos bien adereçado i mas curioso que hasta alli aviamos visto. Estando alli un rato bien fatigados con la mucha gente, que con estar encerrados i con muchos hombres que a palos echavan la gente que en aquella tierra es infinita, estando alli nos embio a dezir el Inzanton con nuestro Interprete, que para ello le avia embiado a llamar, que si le queriamos hablar le aviamos de hazer la cortesia como los naturales de la tierra, los quales le hablan todos de rodillas aunque sean Capitanes, y a los Capitanes principales, los de menores officios, y ansi por su orden, porque luego vimos al que aviamos encontrado en la calle con tanta magestad hablarle a el de rodillas y a otros de su dignidad, que aqui sea de entender Capitanes [Folio 127 (148) b ] de todo genero de officiales del rey.

Uvo differentes pareceres entre nosotros, aunque el de los religiosos, cuyo parecer seguimos, dezian que si porque ansi convenia para hazer el negocio a que yvamos. Nosotros deziamos que pues yvamos con titulo de embajadores, no se sufria ni convenia a la magestad de España, i mas aviendoles hecho tan buena obra; al fin uvimos de ir a su voluntad.

Recibionos con tanta magestad como qualquier rey lo podia hazer. Antes de entrar do estava i por todas las calles por do aviamos venido estavan puestos soldados con sus arcabuzes i picas i libreas de seda. Al entrar de la puerta estava la musica, i luego muchos bastoneros y alguaziles con differentes insignias de las que trayan por de fuera, todos con sus ropas largas de seda bordadas por defuera de seda y oro con sus rapazejos muy ricos i galanos y sus celadas, unas de plata y otras de estaño doradas, con sus cabelleras largas alheñadas caidas por las espaldas, i cerca del estavan dos reyes de armas y algunos arqueros. Todos estos hazian calle solos aun lado y un poco mas abaxo estava el Tihu que aviamos encontrado en la calle, con otro su compañero vestidos como andavan por la ciudad. Todos los demas tenian quitados i puestos differentes habitos como e dicho, i todos con gran silencio no nos dexaron ir por la calle hazia la gente, sino hizieronnos ir rodeando por los corredores del patio. Despues de avernos hincado de rodillas i hecho el acatamiento a su costumbre, nos hablo afablemente porque es este governador de mejor presencia que vimos hombre por alla i de buen rostro alegre, i puso luego dos pieças de seda a cada uno de nosotros i mando traer mantas para los esclavos y a todos nos dio ramilletes de plata, i lo mismo al Capitan Oumoncon y al Sinsai. I despues de le aver dado las cartas que llevavamos i la memoria del presente mando nos bolviesen a casa, aunque primero el capitan de la guardia nos dio en su aposento colacion. Llegados a casa nos fueron a visitar los principales de la ciudad, y el que no yva embiava un criado a darnos el parabien de nuestra venida. Proveyeron nos en nuestra posada de todo lo necessario abundantissimamente.

Otro dia nos embio a dezir el Inzanton que fuesen alla Pedro Sarmiento y Miguel de Loarca solos i sin naglatlate, que el tenia lengua que nos entendia. Llegados alla hallamos un chino que sabia un poco la lengua de los Indios de las Islas, pero era tan poco que negocio de [Folio 128 (149) a ] importancia no se podia tratar con el, i mas aviendo de hablar por otro naguatato, porque no toda la gente sabe la lengua cortesana ques la que habla la gente principal. Todo lo que nos queria preguntar era la yda de Limahon a Manila i lo que con el avia pasado, i como hombre astuto luego entendio quel Capitan Oumoncon con el Sinzai i la lengua que llevavamos tratavan mentira, como despues parecio i se dira adelante. Offrecionos quinientos navios para contra Limahon o dozientos, los que quisiesemos. Diximosle que era tanta gente escusada porque ya para el tiempo que podriamos llegar el Limahon seria preso o huido i que las Islas eran pobres de bastimentos para sustentar tan gruesa armada. Ya que nos despediamos vino nuestro interprete, que avia quedado a la puerta que no le avian dexado entrar, i como vimos que por el no queria tratar lo que antes nos avia dicho, le diximos que nosotros eramos vasallos del Rey de España, el mayor Rey de los Christianos, i que no veniamos al presente a mercadear como los portugueses sino a tratar pazes y amistad con ellos, que nos haria agravio en hazer que le hablasemos de rodillas especial a los religiosos a quien nuestro Rey, por ser ministros de Dios, honrra mucho. Respondionos que bien deziamos, que a el que le hablasemos como se acostumbrava en Castilla, pero que al virrey forçoso se le avia de hablar de rodillas.

Y otro dia nos fueron a combidar de su parte para un vanquete que nos queria hazer. Fuimos alla y en una sala grande baxa, frontero del patio, tenia puestas las mesas poresta orden: para cada fraile tenia puestas siete mesas,todas sin manteles, que alla no se usan ni tienen necesidad dellos porque comen con palillos sin tocar cosa con la mano, y en la primera se avia de comer y en las demas, que estavan puestas por su orden pegadas a aquella hazia delante con un frontal en la postrera de seda, estava mucha comida, entre la qual avia muchas frutas hechas castilletes i muchas cosas de açucar hechas jarros y ollas y paxaros todos hechos de açucar, avia muchos capones, patos y ançares muertos i pelados i vasos de pasteles i pastas de vaca i bufanos i jamones crudos, i de la cozina traian que comer en platillos, que a lo otro no se tocava sino era a la fruta. Fue muy abundante la comida, i servida con mucho concierto en tanto grado que contamos alguna vez mas de cinquenta manjares juntos. En la mesa avia muy excelente vino que no hazia falta de uvas. No se hallo el governador a la comida sino el Capitan de la guarda y otros dos Capitanes. Para cada uno de nosotros avia otras cinco mesas por la orden de las otras, todas con sus castilletes de oropel [Folio 128 (149) b ], que cierto era cosa galana, estavan las mesas todas puestas en circulo que dexavan un espacio en medio en el qual se represento una comedia, que duraron todos los entremeses toda la comida, uvo cantores musicos de vihuela de arco.

A nuestros esclavos llevaron a comer a otro aposento. Acabada la fiesta nos llevaron toda la comida que estava en las mesas a casa y a cada uno quatro pieças de seda, y a nuestros esclavos mantas. Antes de bolvernos a nuestra posada le fuimos a rendir las gracias del combite porque ansi lo quiso el, y a despedirnos del para partirnos otro dia para Ucheo. Quiso sele alli tratar de lo que pretendia de nuestra parte con ellos i no quiso oyllo, diziendo que con el Virrey se avia de tratar. Llegose aqueste dia a nosotros y afablemente i nos pregunto algunas cosas, al despedirnos del le hezimos la cortesia a nuestra costumbre quitandole las gorras i haziendo le las reverencias, de lo qual gusto mucho.

Capitulo 9.

De nuestra partida de Chincheo para la ciudad de Ucheo do estava el Virrey

Despedidos del Inzanton luego otro dia por la mañana nos partimos para Ucheo ado estava el Virrey, que era cosa que desseavamos mucho, porque en Chincheo era la gente tanta que pasamos intolerable trabajo. Esto era en tanto grado que a las diez de la noche estavan las calles alrededor de nuestra posada llenas de gente y una plaça que estava delante de la puerta para solo vernos. Mando el governador que fuese con nosotros el capitan que avia venido desde el puerto para que nos diese recabdo, y un correo que yva siempre delante con sus provisiones, que era un tablon grande para que en cada pueblo tuviesen aparejado todo lo necesario de comida, cavallos, indios de carga, lo qual todo se nos dava de balde por mandado deste governador por todo el camino. En cualquier pueblo que llegavamos era la gente tanta que no nos podiamos deffender de ellos sino era mandando a nuestros esclavos que anduviesen a palos tras ellos echandolos de la posada, y es gente tan para poco i vil que dos esclavos nuestros acaecia llevar a palos dos i tres mil hombres chinos por una calle i todos huyendo de ellos. Lo mismo era en Chincheo y eran los mas honrrados de la ciudad.

Tardamos en llegar a la ciudad de Ucheo siete dias, pasamos al tercero por la ciudad de Racgua, que es siu , que ansi llaman a las cabeças de governacion. La qual mucha parte de ella estava despoblada y fue que avra pocos años que los japones, siendo sus guias tres chinos que ahora biven en [Folio 129 (150) a ] Manila i son christianos, fueron sobre ellos, i cincuenta de ellos, tomando habito de chinos sin que los echasen de ver, tomaron una puerta de la ciudad i luego acudieron mil que venian un poco atras y entraron la ciudad y la saquearon i la tuvieron algunos dias a pesar de toda la tierra, hasta que se junto un exercito de sesenta mil hombres i fueron sobre ellos, i viendo los japones que no se podian deffender se salieron en salvo y se fueron a sus navios que avian dexado en la mar questa dos leguas desta ciudad, donde se podra entender quan vil gente es toda la desta tierra de China.

Facieron nos en esta ciudad muy buena posada en las casas del Rey, y todo lo necesario abundantemente. Fuimos a visitar al governador Miguel de Loarca i Pedro Sarmiento. Hizosenos buen acogimiento i hecimosle a la costumbre de España la cortesia, y luego nos embio a visitar al Tihu, ques es oydor de la ciudad, i bueltos a nuestra posada nos embio a los que le aviamos ydo a visitar dos pieças de seda. El dia que salimos desta ciudad para ir a Ucheo pasamos una puente de canteria, que tenia mil i trecientos pasos, todas las piedras della a 17 y a 18 pasos.

El dia que llegamos a Ucheo nos mandaron quedar en el arrabal aviendo andado por el como una legua, y alli nos vinieron a visitar de parte del virrey algunos capitanes principales con muchos regalos de conservas i vinos, buena fruta, porque entre ellos es costumbre ser la visita con colacion, la qual llevavan en unos cestunos de tras de si, y el virrey nos embio mucha comida de gallinas i patos ansares i capones i muchas nuezes i cosas de açucar diciendo que otro dia entrariamos en la ciudad porque llegariamos cansados si fuesemos aquel dia por la mucha gente.

Otro dia de mañana truxeron sillas para los frailes, descubiertas porque la gente los viese i para nosotros cavallos. Faltava del arrabal otra legua y media, que esta ciudad tiene dos leguas de arrabal por esta parte, que lo medimos por pasos, donde no hay menos bastimentos ni tiendas de todos los oficios que dentro de la ciudad, pasandose el rio por tres puentes hasta donde llegan navios grandes i pasan mar arriba quitando los arbores. Esta esta ciudad de Ucheo ocho leguas de la mar, tiene muy linda muralla de canteria que tiene cinco braças de alto i cinco i quatro de ancho, que la medimos muchas vezes por tener la posada alli juntos. Esta toda cubierta de texado porque no la derribe [Folio 129 (150) b ] el agua como no tiene cal. Toda la fuerça tiene en las puertas y ansi las tienen muy fuertes con dos murallas anchisimas y alli tienen su artilleria que como no saben ques bateria no entienden que por otra parte se le puede entrar. Toda la cerca esta almenada con sus troneras y en cada almena escrito el nombre del que ade acudir alli, i de cien en cien pasos aposentos grandes para los capitanes i sus fosos grandes de una parte i de otra, sacandose agua del rio que haze muchas azequias por toda la ciudad i muchos estanques en las casas, todas las huertas anegadas con agua.

Esta toda esta ciudad en un llano, toda cercada alrededor de grandes montañas que los hazen ser enfermos segun dizen los naturales porque la tienen muy ahogada i suelense anegar muchas vezes de invierno con el avenida del rio y asi estava quando alli llegamos maltratados en muchas partes del invierno pasado que avian sido grandes las aguas.

El dia que llegamos al arrabal nos fue a ver un principal de las Islas de los Lectios el qual dixo que venia con el tributo para el rey de China, el qual pagan con brasil. Eran estos Lectios gente bien dispuesta i bien barvada i el cabello corto.

Tiene ansi esta ciudad como las otras que vimos mucha fuerças i muchos padrastros, bezerros grandes con sus casas en ellos como ignorantes de guerra no advierten en ellos ai algunos dentro de la muralla y otros fuera sin deffensa ninguna antes bien acomodados para su daño.

Entrados nosotros en la ciudad, desde la puerta hasta la casa del Rey estavan todas las calles llenas de soldados puestos en dos hileras con sus sargentos y alferez, todos con sus picas y arcabuces i rodelas con sus libreas de seda sin menearse que nos hazian calle y avia tantos que llegavan hasta palacio con ser muy lexos, i la gente que estava por las calles era infinita.

Llegado a palacio nos metieron en un quarto apartado hasta que se abriese la puerta de palacio que se abria una vez cada dia por la mañana y alli esta el Virrey dando audiencia un rato. En tornandose aentrar la cierran, i no la abren hasta otro dia. Al tiempo de abrir sueltan quatro camaxoy, i sono la musica y atambores i lo mismo es cada dia. Estavan despues de los soldados al entrar por la puerta sus alguaziles i su guarda de continuo i sus capitanes i officiales como dixe en Chincheo con la differencia que ai de un governador aun Virrey porque otro de tanta preminencia como el governador estavan alli de rodillas. El Virrey estava [Folio 130 (151) a ] sentado detras de una mesa que apenas le podiamos divisar el porte que a nuestro parecer no le tenia muy bueno, un poco turvio de los ojos. Estaban cerca de los arqueros dos con dos coseletes descamas de oro hasta la pantorilla i sus arcos y alifarsas dorados, tenia delante de su mesa un vanquillo ado estava puesto un leon de madera negra, hablamosle de rodillas al entrar, mando nos levantar y en pocas palabras nos despidio, dandole primero las cartas i la memoria del presente que se le llevava, dio a cada fraile seis pieças de seda y a nosotros a cada quatro i dos a cada esclavo y a dos ramilletes de plata.

De aqui nos llevaron a ver al tutao, que es capitan general de la guerra, i al Cagnitoc, ques alferez mayor i nos recibieron casi con tanta magestad como el Visorrey i por el mismo modo hablandoles nosotros de rodillas y estando ellos sentados de lo qual nos amotinamos i de que nos hiziesen estar dos oras en cada casa primero que nos dexasen entrar de suerte que vinimos a amotinarnos con Oumoncon y el Sinsai, dixiendolos quel governador que estava en Manila siendo como era governador por el mejor rey del mundo i ser ellos mercaderes los forçaban a fablar incadamente y que ellos aviendo venido nosotros por su provecho se querian mostrar tan graves, y ansi los guias, aunque tenian determinado hazer otras muchas visitas de las quales a ellos se les seguia provecho, los dexaron i nos llevaron a la posada que nos tenian señalada ado estava la nuestra ropa, que eran unas casas del rey ado hazian dos alcaldes audiencia, por la qual causa estuvimos aqui mas quietos que en otro pueblo ninguno sin que nos diese pesadumbre la gente, con ser el mayor pueblo de todos los que anduvimos : porque los alcaldes por solo entrar las puertas adentro los açotavan de muy crueles açotesque ansi comandava el Virrey con provisiones particulares que les avia dado en dos tablas como alla se usa, en las cuales se contenia la causa de nuestra venida y el castigo que se habia de dar a quien nos diese pesadumbre alguna; teniamos todo el dia centinela para que no entrase nadie, i si alguno entrara el que hazia la centinela era tambien açotado i teniamos cada noche seçenta soldados de guarda y los demas tendidos por aquel suelo en el patio que no [Folio 130 ( 151) b ] bienen alla mas que los soldados.

Este dia que llegamos a la tarde nos combidaron de parte del Virrey a un banquete en el qual assistieron dos Capitanes de los mas principales. Estavan las mesas puestas por la orden que dixe en Chincheo, la manera que tenian los capitanes de sentarnos a la mesa era que tomavan una tacilla de plata puesta en un plato de plata, que ellos beven en tacillas pequeñas, i llena de vino la ofrecia a el Idolo yasus santos i la derramavan rogandole fuese prospera nuestra venida i para bien de todos nuestra amistad, i luego tornavan a henchir la taça i haziendo su acatamiento a uno de nosotros iva con ella hasta la mesa donde aviamos de comer, llevando a cada uno por si y alli la ponia y los palillos con que acostumbran comer guarnecidos de plata dorada, i ponia el primer servicio y haziendo una grande humillacion se yva, y ansi llevava a todos. Y asentados nosotros se asentaron en sus mesas las quales nunca toman tan compuestas como las nuestras, i de ali nos brindavan a menudo. Uvo en esta comida canto con vihuelas de arco i rabeles.

Otro dia adelante fuimos combidados a la misma sala del Tutoo que como e dicho es capitan general de la gente de guerra de aquella provincia, hallose a la comida, hallose el capitan que el dia de antes y otros dos semejantes, fue mas sumptuoso este vanquete porque uvo mucha musica y una farsa mui larga y al cabo un bolteador que hizo mui lindas buelta asi en el suelo como en un palo que lo tenian dos chinos en los hombros. Lo que esta farsa contenia i las demas que aviamos visto representan en su manera que uvo a muchos años tres hermanos valentissimos hombres de quien se dira adelante mas largo, el uno era blanco y otro bermejo y otro negro, i sobre todos era mas valiente el bermejo i determino hazer rey al blanco que se llamava Saumi i lo hizo, y los medios que para ello tuvo i las batallas que vencio contenia la representacion.

Y otro dia se llevo el presente y el no dexo entrar a los que lo llevavamos adonde estava sino que se lo llevasen el Oumoncon y el Sinsai, i porque atras se olvido de dezir lo que hizo el governador de Chincheo del presente que le dimos lo dire aqui. Al tiempo que nos yvamos a despedir del delante de nosotros lo metio todo en una petaca muy bien compuesto i hizo que lo mirasemos [Folio 131 (152) a ] y viesemos si estava alli todo, preguntonos si faltava algo i despues de avernos dado las gracias por el cerro la petaca i la sello i dixo no la podia tomar sin licencia del virrey i que se lo embiava con nota hecha que si el Virrey le diese licencia lo recibiria. Y asi se lo llevaron a Ucheo al visorrey y aquello lo despacho todo para rey para que lo viese i si lo avia por bueno se lo permitiese recibir. Avita el rey de alli mas de seis cientas leguas. Y pidieron nos unas espadas y una daga y un arcabuz para verlos y procuraron hazer otro arcabuz como el nuestro y un frasco pero no salieron con ellos porque nos lo truxeron a que lo viesemos i no estava bien.

Como estavamos aqui de espacio procuramos ver la ciudad y cosas notables de ella, las murallas, puertas, y entre otras cosas que vimos fue el templo de sus ydolos en el qual, sin muchos que tenian en capilla pequeña, en su larga capilla mayor contamos ciento onze ydolos, todos bultos grandes, especial tres que estavan en el altar mayor i todos ricamente obrados y todos dorados y unos con quatro braços i otros con seis i con ocho, hombres i mugeres, los quales en effecto lo fueron y a estos adoran de lo qual adelante trataremos.

Como supieran que aviamos salido por la ciudad nos embiaron a mandar no saliesemos de casa y ansi nos tuvieron encerrados que ni aun a comprar algunas cosas no nos dexaron salir, y si alguno nos traya alguna cosa a vender era luego por ellos açotado. En lo demas se tenia gran quenta se nos diese todo recado dando cada dia para nuestro plato tae i moneda de plata ques ducado i medio de Castilla. Aviamos tratado con el virrey quando llegamos de la paz y amistad que de parte de Usted se pretende tener con su rey de China, desto respondio que escriviria a su rey y que dentro de seis meses vernia la respuesta y esto casi al desgalre. Y viendo que no se negociava nada con el yendo les a hablar porque luego nos despedian, determinó el padre fray Martin de Rada que se le escriviese una carta dandole quenta de como la causa principal de nuestra venida era para tratar y asentar paz y amistad con ellos y para quedarçe alla los padres. No avia quien nos quisiese escribir la carta, al fin el capitan Oumoncon la escrivio aunque con themor, diosela al Visorey y este Oumoncon se fue a la ciudad de Ampin a ver al Visitador de la provincia que llaman Sandin. Quiso llevar dos de nosotros consigo pero no quisimos ir hasta que el Visorrey nos despachase, y sobre ello tuvimos mohina con el Sinzay, que avia tomado sobervia como se hazia ya caso del (condicion de gente rruin). Respondio como antes que daria aviso a su rey dello y que el escriviria al governador de Manila i que los frailes no podian quedar por entonces; que si Limahon se tomava, entonces quedarian.

Como supo que andavamos [Folio 131 ( 152) b ] a comprar libros embio a mandar que no comprasemos ninguno que el nos los daria. Embio a pedir algunos libros nuestros, embiaronselos los religiosos i boviolos a embiar i pidio le embiasemos alguna cosa escrita de nuestra mano. Embiole el padre frai Martin las oraciones del pater noster y ave maria y los mandamientos de la ley de Dios y una oracion declarada en su lengua. Respondio que todo aquello era muy bueno y a el le parecia muy bien.

Tuvimos en esta ciudad noticia que tenian un portugues preso que a el y a otros avian tomado en un navio de japones i los demas avian muerto. Embiamos a pedir a todos los mayores nos lo dexasen hablar, no se pudo acabar con ellos antes procuraron saber quien nos habia dicho para castigarle.

Aviendo veinte dias que estavamos en esta ciudad vino nueva que un corsario andava robando por la costa con treze navios. Sospechose si fuese Limahon por lo qual los governadores començaron de dezir al capitan Oumoncon y al Sinzai, a quien avian ya hecho mercedes honrandolos con titulo de capitanes, que ellos avian mentido aviendoles dicho que avian quemado todos los navios de Limaon. Aora andava robando la costa de China y avia saqueado un pueblo i que los captivos que aviamos traido no eran de Limahon sino robados en otras partes i que nosostros eramos espias; por lo qual ellos estuvieron affligidos i nosotros con harto miedo y alteracion grandes, porque sucedio esto en el tiempo que el Oumoncon y el Sinzai andaron a malas i parece ser como dixe a tras que ellos siempre en lo que se trataron de Manila dezian mentiras, diziendo el Oumoncon quando llego a Manila se avia ydo sobre Limahon i que el avia dado la industria para que fuesen i le quemasen los navios i se entrase en el fuerte i por su buena diligencia avian hecho los españoles lo que avian hecho, aviendo quando el llego a Bulinao mas de 20 dias que estava todo hecho, por esto paso el Sinzai hasta que el Oumoncon le avia dado cargo muy honrroso, que ael aviendole prometido que en todo serian parejos, aunque en esa coyuntura el Sinzai declaro parte de la verdad y como el Oumoncon avia escondido mas de 20 presos de los que avian dado para traer al governador de Chincheo, junto esto con la andada del corsario por la costa entendieron que en todo avia engaño. Sobre lo qual ellos dieron sus disculpas i razones, las quales fueron admitidas, porque luego vino nueva que no era el Limahon el corsario sino otro que se llamaba Tanta, contramaestre que avia sido de Limahon i compañero del Intoquiam, el qual de la armada del rey avia tomado nueve navios y el se huyo con los quatro. Desde entonces se tuvo mas quenta con el Sinzay i le mejoraron el cargo porque el titulo que le avian dado [Folio 132 ( 153) a ] llamaronle ellos Sabzon i hizieronle pesen como al Oumoncon aunque siempre aventajando el Oumoncon.

Capítulo 10

De como se juntaron todos los governadores de la provincia de Ucheo para tratar de nuestro despacho

En tanto que aqui estavamos detenidos se juntaron en esta ciudad de Ucheo todos los governadores de la provincia a tratar del negocio de Limahon i despacharnos. En llegando el Inzanton, que por aver el embiado a Oumoncon era el principal en el negocio de Limahon, nos embiaron a llamar i fuimos a la casa del capitan juntos. Hablo por todos el Inzanton i pregunto a que aviamos ydo a su tierra i que queriamos dellos: respondimos que nuestra yda a China avia sido a tratar amistades i paz con ellos de parte de nuestro rey de Castilla porque desde que los españoles avian poblado en las Islas tenia mandado que tuviesemos amistad con ellos i los favoreciessemos en todo lo que pudiessemos i que ansi lo avian hecho los governadores que avian governado las Islas y avian rescatado muchos que estavan presos en poder de los naturales de las Islas i les avian dado libertad; i para que tambien se quedasen en China los religiosos para deprender la lengua. No salieron desto i començaron a tratar del tirano Limahon, i si podia huir como quedava cercado i que llevando lo preso o muerto se haria todo lo que quisiesemos, i como de nuestra parte se acabo de hablar presto nos despidieron.

Vueltos a la posada entendimos que nos despachavan luego desta ciudad, que lo deseavamos, que eramos como en la carcel por no poder salir de casa, pero luego nos embiaron adezir que aviamos de aguardar al Visitador que avia de venir de ai a tres dias. Vimos en este pueblo un bachiller o licenciado hazer el paseo por la ciudad la manera la diremos adelante.

Uvo tambien en estos dias una reseña de la gente de guerra que la suele aver cada luna de una parte de la gente de guarnicion, dixeron nos que si queriamos ir a vella. Fuimos alla i en un prado que esta arrimado a la muralla de la ciudad cerca de muros, que no ai en toda la tierra otro tanto espacio que no este ocupado con sementeras, estavan como mil soldados piqueros y arcabuzeros con sus mandadores los quales con sus instrumentos se ensayaron i cierto que era cosa de ver i confusion grande de los soldados y capitanes que por estas partes estavan, porque a un toque de trompeta se ponian en un punto en orden de marchar y a otro de chirimia en esquadron y a su seña sin discrepar se aparta la arcabuzeria i [Folio 132 ( 153) b ] disparava i se tornava a recoger, y a respuesta la piqueria y se recogia sin que nadie faltase de lo qe avia de hazer porque ael que se descuida lo açotan terriblemente. Enfin ellos estan muy diestros en lo que an de hazer y bien enseñados en obedecer.

Aviendo veinte i cinco dias que estavamos en Ucheo vino el Visitador, fuimos a verle asu posada. Estava cierto como Visitador porque aunque por los patios estava infinita gente con sus peticiones i quexas, dentro donde el estava no avia sino sus criados i sus alcaldes. Desde la puerta, que avia un buen trecho adonde estava, quando alguno venia con su peticion daban una boz avisando de ello y uno de aquellos sus criados yva por ellos. Negociamos con el i con los demas. De ai a tres dias se fue el Inzanton a hazer aderezar los navios en que aviamos de bolver i los demas governadores se bolvieron asus casas y a nosotros nos detuvieron hasta la luna llena para despedirnos.

El dia que la luna fue llena que era a veinte de agosto nos bolvieron a combidar de parte del virrey y se nos hixo un vanquete como los pasados. Uvo en el una farsa i parece que quisieron en ella animar los capitanes que nos avian de traer a las Islas, que ya entonces avian proveido un capitan que viniese por mayor que Oumoncon ni Sinzai, que se llamava Chaulatiay. Y aunque parezca alargarme mucho dire en suma lo que la farsa contenia y era que un mancebo recien casado, desavenido con su muger, determino de ir a la guerra y entrando un dia en una compañia fue tan valeroso i valiente que merecio ser de su capitan favoreçido, y al fin viendole hombre de hecho le embiava a jornadas de importancia por caudillo, en lo qual se uvo valerosamente i las acabo con gran ventaja, por lo qua pareciendo delante del Consejo del rey le honraron con titulo de gran capitan, de manera que estos capitanes a quien el avia servido le hablavan de rodillas i le servian, i le dieron tres carretas cargadas de oro, i libertad i franquicia para su linage, y ansi rico i honrado por ser valeroso se bolvio a su tierra; representavase tambien la buelta asu patria y el recebimiento que se le hizo de sus parientes.

Acabado el vanquete nos llevaron en casa del Cagotoc donde dieron quarenta pieças de seda i diez pieças de burato i un cavallo i una silla de hombros dorada i dos quitasoles de seda para el governador de las Islas, y otro tanto para el Maese de Campo, i quarenta pieças de seda para los soldados de Manila i trezientas mangas negras i trecientos quitasoles, y a cada fraile le dieron ocho pieças de seda y un cavallo y un quitasol de seda, ya nosotros a cada quatro [Folio 133 ( 154) a ] pieças i un cavallo i un quitasol de seda, todos estos cavallos eran de camino que en toda la provincia no los ai de guerra. Dieron nos cartas para el governador i Maese de Campo metidas en unas caxas muy galanas iluminadas.

Fuimos este dia a despedirnos del virrey i del Visitador porque otro dia adelante era diez y siete de luna de agosto, que lo tenian por dia aziago, no nos dexaron partir. Este dia celebraron el dia de susdifuntos como direadelante quando trate de su religion de los chinos. Este dia nos fuimos i despedir del Totoc ques capitan general para partirnos el dia adelante. Todo lo que este i los demas trataron era la presa de Limahon i que tomado nos pagarian y no otra cosa.

Capitulo 11

De como partimos de la ciudad de Ucheo para bolver al puerto do aviamos desembarcado

Partimos de la ciudad de Ucheo para bolver al puerto de Tonsuso, para alli enbarcarnos martes veinte i tres de agosto. Estuvimos en Ucheo treinta i siete dias. Mando el Visorrey que todos caminasemos en sillas, los esclavos i todo, dieron para cada fraile seis indios para cada silla, y para cada uno de nosotros quatro i para cada esclavo dos i 24 indios para llevar nuestra ropa que eran por todos sesenta i dos chinos, digo y seis, y se mudavan cada dia dos vezes y un correo que viniese con nosotros, para pagar cada dia a los que se mudasen, y dos taes de plata cada dia para nuestro gasto que no gastavamos uno, que la tierra es baratissima.

Llegamos en quatro dias a Chincheo porque doblavamos jornadas que andavamos cada dia onze i doze leguas. Llegados a Chincheo nos embio a dezir el governador que nos fuesemos luego al puerto porque otro dia despues de partidos nosotros seria al alva a despacharnos, y ansi nos partimos luego otro dia y en dos dias llegamos a la villa de Tangao de quien arriba se hizo mencion, que fue el pueblo grande en que entramos, y de alli fuimos otro dia al puerto de Tonsuso a donde aviamos desenbarcado. Tardo quatro dias el Inzanton en allegar por causa de que hizo recios tiempos, despues de llegado a tres de Setiembre nos embio a dezir que fuesemos a la playa a entrar en los navios que aun no estavan aparejados, pero por ser aquel dia conjuncion de luna hizieron sus ceremonias i sacrificios para que fuese prospero nuestro viage.

[Folio 133 (154) a ] Llegados a la playa fue el alla con gran Magestad, y en unas casas del rey que estavan alli nos recibio con mucha afabilidad i nos pregunto que si alguno nos avia dado alguna pesadumbre que se lo dixeremos que el lo castigaria, i nos pregunto si nos davan todo recado de lo que aviamos menester i que para el matalotaje hiziesemos una memoria que todo lo mandaria proveer. Por todo le besamos las manos. Dionos a bever y el bevio tambien con nosotros i mando fuesemos a entrar en el navio en que aviamos de venir, porque aunque no estava acabado de aprestar para partirnos aquel era dichoso dia para entrar en el y que ansi mandava el Visorrey se hiziese. Al pasar quando fuimos al navio que estava alli vimos en una mesa una vaca entera degollada y un puerco y una cabra y otras cosas de comer que tenian de hazer sacrificio. Nosotros entramos en el navio i zinglando nos traxeron de una vanda a otra, y ellos en tierra hazian sus ceremonias. Al cabo que era de noche acabaron la fiesta con muchas luminarias y a una señal que hizieron dispararon todos los soldados de arcabuzeria y el artilleria i tocaron muchos a tambores y campanas y nos fuimos a casa, aviendose ya ydo el governador a la suya, no pudimos ver hazer mas ceremonias por estar desviados en el navio.

Martes seis de Septiembre nos combido el Inzanton, hallose presente el governador de Chincheo de cuya governacion eran cinco navios de dies que venian a Manila, y el teniente de Capitan general que reside en Ucheo. Dieron catorce pieças de seda para el governador y dies para el Maese de Campo i quatro a cada fraile i dos a cada uno de nosotros i mantas a los esclavos. Tornonos a preguntar si faltava alguna cosa i dixo que lo que se nos avia dado y embiava a Manila no se dava porque se les embiava alguna cosa en retorno sino por el trabajo que se avia tomado en perseguir a Limahon, i que la gente ansi de guerra como marineros que embiavan en los navios no se les diese cosa ninguna en Manila, porque se les avia proveido de comida y de todo lo necesario para dies meses i que si alguno hiziese alguna cosa mal echa estando fuera de China quel governador de Manila los castigase que ellos lo ternian por bien, i que haziendo tiempo nos podiamos hazer a la vela. Dionos la memoria del matalotaje que nos avia mandado aparejar. Despedidos de nosotros se fueron a sus posadas y dexaron alli para que comiesen con nosotros quatro o [Folio 134 (155) a ] cinco capitanes i los tres que venian con nosotros. Este fue el primer dia que el Oumoncon i Sinzai se pusieron abitos de Capitanes. Fue la comida como las pasadas aunque por ser en puerto i tierra pequeña fue menos autorizada. No nos embarcamos por no estar adereçados los navios hasta el miercoles 14 de septiembre. Al tiempo del hazernos a la vela se hallo en la playa el Inzanton y el governador de Chincheo que llaman Ato y aun dixeronnos los chinos despues que el Inzanton estava llorando de vernos partir.

Capitulo 12

De como partimos del Reyno de China para bolver a las Islas

Partimos del puerto de Tonsuso, miercoles 14 de septiembre. Embarcaronse en un navio donde venia el Sinzai, Pedro Sarmiento i Nicolas de Cuenca i Juan de Triana, y el Capitan Oumoncon i los padres religiosos y Miguel de Loarca. El otro dia que salimos venimos a hazer aguada a una isla que estava una legua pequeña del rio de Tonsuso: llamase la Isla Toata i con no tener media legua de boca y seis la pelada, es toda arroyos de agua muy buena; esta isla y otras isletas que ai por alli hazen muy excelentes puertos en toda esta ensenada de Chincheo.

El Viernes salimos de alli hazia otra isla que estava del puerto hasta quatro leguas que se llama Laulo, fuimos a esta Isla por ponernos a barlovento como los vientos eran brissas no quisieron bolver por donde aviamos ydo sino por otro camino do ay muchas Islas. Fuimos para tomar el camino desta Isla al Les nordestes, la punta primera que haze hasta Tonsuso se llama Chatubue, y un cerro muy alto que esta en la tierra firme al entrar de la ensenada que tiene una hermita en la cumbre, donde ellos dizen que an de poblar los españoles si se hazen las pazes, se llama Taibu, i la punta baxa deste cerro se llama Gontzu. En la parte desta Isla que tomamos puerto que se llama como e dicho Laulo ay algunos poblezuelos, y ai cinco fuertes a donde se recogen (quando ay corsarios) de cal y canto, seis braças de alto muy fuertes i quadrados sin cavalleros y con almenas, yo fui a entrar en el uno i me cerraron la puerta que no me dexaron entrar y asi no pude saber el anchor. Con ser estas Islas todas peñascos y aquella punta donde estuvimos [Folio 134 (155) b ] pura arena, esta toda cultivada i llena de sementeras, tienen estos Isleños vacas i toros y algunos cavallos, no ai aqui capitan ni hombre de suerte que los govierne.

Partimos de aqui el domingo en la tarde en demanda de otra Isla que se llama Ochu, fuimos navegando la buelta del surdeste llegamos a ella el lunes 19 de septiembre, avra hasta ella desde la Villa 20 leguas, ques su quenta de la mar, que hazen dies y siete poco mas, aqui arecio el norte i no se atrevieron los chinos partir porque son muy temerosos de la mar i malos marineros. Dize esta isla de Ancon fue antiguamente poblada i con tormenta se perdieron alli cientos de navios de China, i sospechando que los naturales los avian muerto embiaron alli la armada i todos los moradores de ella pasaron a tierra firme. Son ocho o dies Islas sin arbor ninguno i por la parte donde estuvimos tendra de largo dies o doze leguas, estan puestos nordeste sudueste, por lo mas ancho la mayor sera poco mas de media legua. Ai aqui puercos en cantidad que se quedaron quando despoblaron la isla, que se an hecho monteses i son islas de muy grandes pesquerias, y asi vinieron de China muchos navios a pescar estando nosotros alli. Ay en ellas muy buenos puertos para todos vientos, quisieron hazer el Viaje por alli por estas Islas i por otras que ai adelante que nosotros vimos y se llaman Tocantitan y Paruguan i Tongotella, aunque es camino mas lexos que por do aviamos ydo, porque dixeron que el Virrey les avia mandado que nos bolviesen a espacio i por camino seguro porque no faltase agua para los cavallos, que trayamos por todos doze y quatro vacas. Vimos la Isla donde pelearon Limahon y Lintoquiam quedando Limaon por vencedor con traer veinte navios menos. Ay por estas Islas poco golfo para venir a Manila porque no ay mas de quince quis que seran quarenta i cinco leguas escasas.

Capitulo 13

De como tuvimos nueva que el corsario Limahon se avia escapado de pangasinam y de nuestra llegada a Manila

Estando en la Isla de Plon por los recios tiempos tuvieron nueva los capitanes que nos trayan de un navio de pescadores, como Limahon se avia huido de Pangasinam con treinta y siete [Folio 135 (156) a ] navios que avia hecho en el fuerte, de lo qual ellos especialmente el Oumoncon y el Sinzai recibieron grande alteracion i nosotros hasta pena i congoxa, porque ellos dezian que el Maese de Campo los avia dexado salir por dadivas que le dava el Limahon, que de otra manera era imposible averse escapado contra tantos navios sino era que los españoles estuviesen durmiendo i sin cuydado ninguno.

Dieron tambien por nuevas a los españoles y a todos estos pescadores como Limahon estava en la Isla de Tacoaticam que era por donde nosotros aviamos de pasar, adereçando los navios que los traya mal aparejados. Avia de do nosotros estavamos hasta do estava Limahon 10 o doze leguas que viamos muy bien la isla. Uvo entre ellos pareceres de yr a pelear con el, pero el general que nos traya les dixo que no traya comission para pelear ni el Virrey le embiava a otra cosa sino a llevarnos a Manila i que allende de eso veniamos cargados de cavallos y vacas y que la gente que traya eran soldados visoños que si el entendiera que venia a pelear el truxera otros soldados i los navios mejores i mas bien acomodados, i la gente que Limahon tenia eran corsarios exercitados en robos y en peleas, que si ellos querian ir a buscar a Limahon que el no queria yr y ansi se determinaron venirse derechos a Manila i no ir tierra a tierra por no topar con Limahon, sino engolfarnos luego, pero el viento norte fue tan recio que no pudimos salir hasta onze de octubre, que antes del dia nos hezimos a la vela aviendo estado en esta isla tres semanas.

Fuimos navegando la buelta del sur quarta al sueste, a seis leguas de la Isla de Plon hallamos otra isla pequeña baxa que se llama Ymo, pasamos por barlovento della, es sin arbores como la de Plon. Aviendo andado cerca de dies leguas despues que pasamos esta isla, vimos una tierra grande i muy alta por la parte de barlovento que se llama Tanguatzua que tiene de largo treze quis que son cerca de quarenta leguas. Esta poblada de indios como los de las islas, esta puesta y corre norte al sur; en esta isla residio Limahon dos años. La noche siguiente que la vimos tuvimos vendaval por la proa y nuestro navio se hizo la buelta de la mar i los otros nueve se fueron la buelta de aquella Isla y asi por la mañana nos hallamos apartados de ellos, y la noche siguiente los perdimos de vista por que tuvimos viento leste muy recio y con mucha mar, con la qual se nos quebro el timon y uvimos de ponernos mar en traves hasta poner otro, que los timones que estos traen son tan flacos que se quiebran facilmente y asi traen tres o quatro de respeto siempre.

Vimos la [Folio 135 (156) b ] Isla de Luçon el domingo 16 de octubre, no pudimos llegar a tierra por hazer calma hasta el lunes a medio dia nos hallamos en Bulinao y aun mas adelante 4 leguas, corrimos siempre al sur quarta al le sueste, y porque los chinos tenian concertado de juntarse en la ensenada de Pangasinam bolvimos a Bulinao y el Oumoncon embio a tierra un chino que sabia la lengua de los indios, i traxo la nueva cierta de como Limahon se avia ydo. Sintio el Oumoncon estrañamente su yda, y no falto entre nosotros recelo de que no queria ir a Manila, pero el se partio de alli un miercoles antes de amaneçer aviendo tenido nuevas primero que un navio de la conserva avia llegado a otro puerto que estava una legua de a donde nosotros estavamos.

Tuvimos desde alli a Manila muy ruines tiempos que tardamos en llegar hasta el dia de San Simon i Judas ques a 28 del mes de octubre, aviendo que aviamos salido de la ciudad de Manila 4 meses i dies y seis dias, de los quales nos detuvimos en la tierra de China dos meses y nueve dias desde el dia que entramos en Tonsuso hasta que nos tornamos a enbarcar en el mismo puerto, todo lo demas tardamos en la yda y buelta por venir sin tiempo a la buelta que el camino que ay con buenos tiempos desde Manila a China en sus navios es a mas tardar dies dias porque ay distancia de ciento y ochenta leguas poco mas o menos.

Llegados a Manila fuimos recebidos con todo aplauso i gran recogimiento donde llego el Maese de Campo luego y se les dieron las cartas al governador en respuesta de otras que llevamos; su tenor es el siguiente.

Carta del Inzanton de China de la provincia de Oquiam de la Casa real

"Recebi una carta y esta es una respuesta de ella para el governador que esta en el fuerte de Manila.

A ti que eres hechura del cielo, aunque seamos tan differentes unos de otros somos hijos de un padre y una madre por lo qual os amamos como amigos i hermanos, y de la misma manera tenemos i queremos amistad con los Leuquios gente estrangera, los quales como amigos vienen a esta provincia de Oquiam de tres a tres años y en señal de amistad nos traen algunas cosas de su tierra que no las ay en esta, y aca les damos otras que no ay en la suya, y asi sabras que a los estrangeros que vieneren a nuestra tierra les favorecemos y estimamos en mucho.

A solo Limahon y su gente que hazen mucho mal i daño robando i matando contra la voluntad del [Folio 136 (157) a ] cielo en esta costa de Oquiam i Canton queremosle y deseamosle mal, contra el qual salio el armada real i se huyo a Bançan, y asta Bançan le siguio el armada i de alli huyo a esa Isla de Luçon de lo qual avemos recebido mucha pena confusion y verguença, por lo qual nos parecio embiar a Oumoncon a saber deste dicho corsario para que si estuviera en esa tierra se embiara gruesa armada sobre el. Aca nos dixo Oumoncon que se concerto con los castillas i todos fuisteis sobre el corsario y le quemastes los navios y muchas casas i matastes mucha gente. y estacastes el rio con su ayuda y pareçer i que teneis tan apretado al corsario que por ninguna via se puede escapar.

Truxo una carta Oumoncon y con el vinieron los padres y castillas a dar quenta de lo sucedido en esa tierra. Por la carta y por otras cosas que nos an dicho avemos entendido teneis buen coraçon y tambien avemos sabido aveis rescatado muchos de los mercaderes desta tierra. Avemos holgado mucho porque aveis embiado el presente a nuestro Conbun i los aveis embiado a visitar siendo estrangero. Lo que embiastes esta guardado en la Caxa del Rey por memoria para que se le de quenta, al qual avemos escripto de como an venido los padres i castillas a esta tierra a traer la nueva de Limahon. Avemos mandado que a los padres i castillas se les de todo lo necesario, de manera que no les falte cosa, porque si les faltase terniamos pena y verguença y junto con esto les avemos offrecido i dado algunas cosas todo lo qual se a puesto por memoria la qual escrivimos.

Tres capitanes y yo les conbidamos en Chincheo haziendoles el regalo qe podimos, y a los padres di tres pieças de seda anchas y otra de tafetan grueso a cada uno, y a los tres castillas i mayordomo de los padres y al interprete a cada uno una pieça de buena seda y a los treze criados de los padres y castillas a cada uno dos pieças de caniquies negros, y quando bolvieron los padres y casillas de ver al Virrey los bolvi a combidar y les di a cada uno de los padres dos pieças de seda y otras dos azules y a los tres castillas y al mayordomo de los padres una pieça de seda y otra de caniqui y otra azul, y al interprete dos pieças de Seda anchas, y a los XIII criados a cada uno dos pieças de caniquies, y esto poco se les dio por honrrarlos y porque venian de tan lexas tierras. Junto con esto les dimos mucho matalotage de frutas gallinas, ansares i puercos, arroz y vino, y compre quarenta pieças de seda anchas y otras quatro de burato para que los padres te las den en mi nombre, esto os embiamos en [Folio 136 (157) b ] retorno y agradecimiento de lo que embiastes y no lo tengais en poco porque es como en señal del mucho amor que nos tenemos.

Lo que os rogamos que aviendo tomado a Limahon lo embieis aca, y sino concertaos con nuestros capitanes Xiaugac, Oumoncon y con Sinzai para que con mas castillas y ellos juntamente se prenda, i si no pudieredes embiareis a Xiaugac con una par de navios pequeños para que sabiendo lo que pasa, enbiemos muchos navios i mucha gente i le tomen. Lo qual si se effectuare por que tengamos gran contentamiento tendremos gran tristeza porque a vosotros y a nosotros a hecho mucho daño, y si nos lo embiais yo propio yre a nuestro Virrey y dezirlee quan bien lo aveis hecho, y el Virrey escrivira al rey para que os haga mucho bien y alcançara recados para que los Castillas traten i comuniquen con nosotros.

Los diez navios que van alla llevan todo lo necessario porque no tomeis trabajo de darles lo que por ventura os demandaran, y los capitanes y soldados e marineros van pagados por diez meses por no daros trabajo alla, tambien el navio que alla esta que fue en compañia de Oumoncon no falta cosa porque no pretendemos daros trabajo ni queremos que por nuestra causa os venga daño alguno. Solo os rogamos les enseñeis donde uviere caña para que corten i tomen lo que uviesen menester. Tambien avemos encargado a Xiaugac Oumoncon y Sinzai que en ninguna cosa os engañen ni os mientan, ni los soldados tomen la verdad ni una yerba de los naturales sin vuestra voluntad, ni destroçen ni pisen las sementeras ni tomen las mugeres agenas de los de la tierra y si alguna cosa de las pequeñas hizieren sean açotados y si alguna mas grave sean por las calles açotados y cortadas las cabeças, lo qual hara el alferez mayor a cuyo cargo es esto y asi de aqui adelante para siempre terne muy gran amistad contigo que hare cuenta que mis vasallos son tuyos y los tuyos mios. Si alguno de nuestra gente comprare algo y no lo pagare conforme al uso de la tierra llevarlo an a Xiaugac para que lo castigue muy bien, i si Xiaugac no lo castigare escrivirme secretamente para que yo le castigue quitandole la capitania. Lo que embia por mis manos yo lo e visto y es muy fino, digolo porque si los que lo llevan lo trocaren me aviseis de secreto, todo va con sellos porque no hagan algun engaño el qual entendereis si los uvieren quitado.

Esta Carta se hizo el 3º año de el Rey Gonhui banlic, en el 8º mes. Esta carta lleva Xiaugac, Oumoncon y Sinzai para dar al governador."

 

[Folio 137 (158) a ] Carta de Jaybin en la provincia de Oquiam de la casa real

Limahon corsario i robador de la costa de Oquiam i Canton, aviendo ydo sobre el el armada del rey se escapo i fue a la Isla Peheri i de alli a Bançan donde acudio el armada tras el, i no aguardando se fue a esas Islas de Luçon segun entendimo. Por lo qual acordamos de embiar a Oumoncon con navios y soldados para que sabiendo del nos avisase para que embiasemos sobre el. Admiramonos como ese corsario no os hizo mas daño del que dizen, y tenemos en mas lo que nos dize Oumoncon, que fuistes a ayudarle contra el corsario Limahon i le quemastes el armada y el fuerte o cerca, y le matastes mucha gente. A dicho aca Oumoncon que con la gente que llevava mando estacar el rio i guardarlo y que estava cercado el Limahon i que tenia muy poca comida y ningun camino ni salida por donde huir, de manera que estava ya como atado y que no podia escapar. Si lo tomasedes, a todos viene mui bien, a vosotros por el mal y daño que os a hecho, y a nosotros tambien.

Aca vinieron con Oumoncon los padres y castillas a darnos quenta de lo subcedido. Mandamos que fuese un capitan con ellos a Hucheo para que avisase al Combun que esta por mandado del rey governando esta provincia de Oquiam. Traxeron los padres dos paños colorados, dos espejos grandes, dos cadenas de oro, dos picheles de plata, una taça de oro y otra de plata y un plato grande de plata, todo lo qual os agradecemos mucho; el tesorero lo guarda todo en la Casa real.

Los padres i castillas que aca vinieron son por todos seis. A los padres dimos a cada uno seis piezças de seda y a cada castilla lo mismo y dos flores de plata, y a los servidores de los padres i castillas que eran onze dimos a una pieça de seda y una flor de plata a cada uno. Junto con esto mandamos a un capitan ospedase a los padres i castillas i los combidase y aposentase en una de las casas reales i les diesen de comer a costa de el rey y asi se les dava un tae y medio de plata para cada dia (que son ducado y medio de castilla). Al rey avemos escrito por mandado de el Combun todo lo que avemos sabido para que sepa lo qe pasa.

Mucho quisieramos que los padres quedaran aca mas no osamos hasta ver y entender la respuesta del rey y como son tres meses de camino hasta donde el rey esta y otros tres de buelta parecionos [Folio 137 (158) b ] que estariades tristes sino los embiavamos luego y asi al octavo mes de nuestro año les dimos diez navios los cinco grandes y los 5 pequeños para que bolviesen a esa tierra por ser el tiempo bueno. Dimosles todo el matalotaje y municiones que eran menester, y a un general que se dize Xiaugac y a Oumoncon i Sinzai para que buelvan los padres i castillas a Manila.

Mando el Combun que hiziesemos mucha honrra i combidasemos a los estrangeros porque avian traydo nuevas de Limahon, lo qual se hizo ansi, y otra vez dimos a los padres 8 pieças de seda y un cavallo y un quitasol de seda a cada uno, y a los tres castillas a cada uno 4 pieças de seda y un cavallo y un quitasol de seda, y al mayordomo de los padres y al interprete un tirasol negro i dos pieças de seda y 4 mantas negras a cada uno y todo esto se les dio por hazerles bien y honrra.

Lo que os rogamos es que tomando a Limahon y su gente bivos o muertos nos los embien todos, y sino cupieren en los diez navios que de aca van embiareis los demas en navios vuestros porque se den a nuestro Combun, y si lo hizierdes enbiarlo emos a dezir a nuestro rey para que lo tenga en la memoria y os lo gratifique como a hombres que tratais verdad i lo aveis hecho de tan buena voluntad, y si caso fuere que no le uvieredes rendido juntareis mas castillas y con la gente que de aca va lo cercareis de manera que no se vaya y quando lo uvierdes de acometer aconsejareis os con Xiauguac nuestro general y con Oumoncon i Sinzai nuestros capitanes para que se acierte mas el negocio, i porque si ansi no lo hazeis podra ser se hierre i no se consiga lo que tanto se dessea. Y si acaso fuere que no podais prenderle por tener mas gentes que vosotros, escrivirnos eis la verdad de lo que pasa con Xiaugac i dos navios, para que de aca embiemos gruesa armada para que ese corsario y los suyos sean destruidos i hechos como polvo. Y si tomais este Limahon nuestro Combun embiara por recados al rey para que los castillas sean siempre favorecidos i puedan venir y estar adonde quisieren y vender tratar y comprar como les pareciere.

Los padres que buelven alla os llevan esta carta y un pequeño presente, porque no tenemos aca otras cosas mas preciosas de presente, todo lo qual va por cuenta en [Folio 138 (159) a ] otra carta, por si alguna cosa faltare sea castigado el que lo lleva a su cargo, lo qual nos escrivireis secretamente para que sabiendolo aca se haga el castigo quel tal merece.

Fecha el año 3º de nuestro rey Siomhuic banhic en el septimo mes. Esta carta llevan los dichos para las Islas de Luzon y se den al capitan Baçar que esta en Manila."

Dadas las dichas cartas se les hizo toda cortesia y buen tratamiento, al general i Capitanes, donde se quedara por relatar de la grandeza del reyno de China y lo que ay en el hasta que aya otra cosa de nuevo.


 

Segunda parte de la relación de China

Folio 138 (159) a

Capitulo 1. de la grandeza de dicho reyno de China,

el reyno que nosostros llamamos China llaman los naturales de las islas Sangley y tzontzon quen su lenguaje llaman taybinco que quiere dezir reyno, y tambien es el nombre de la tierra tuvo antiguamente otros nombres que se llaman Sangui Santai de donde llama Marco polo Catay i onguzu que es el mejor reyno i demas gente que ay en el mundo, como por aqui se dize sacado de sus libros por interpretes abiles en las letras que ellos usan, tiene este reyno en circuyto de mar i tierra Segun dizen ellos en sus libros 69U 556 diz, ques, en su medida de ellos que cada doz haze una legua que llaman ellos poiyen, su legua es como la spañola porque la medimos por pasos que son de nuestras leguas 6U 955 leguas, pero considerando por el padre frai martin ser casi imposible tanto circuito como tan excelente gramatico y cosmographo por sus descriptiones i pinturas dellos vino aentender que suman ellos todos sus circuitos de las provincias para hazer este numero y que la verdadera grandeza es de mil leguas en largo començando de la provincia de Olam ques la questa mas al sur i mas cercana a Malaca corriendo la tierra como corre la buelta del nordeste quatrocientas leguas de ancho, esta repartido este reyno en 15 provincias que llaman ellos pechim que son governadas por virreyes que llaman ellos combuns excepto liuquia y paquia que son governadas


Folio 138 (159) b

porel conseJo real porque Siempre, el rey reside en una destas dos provincias Son, / paquia/ lauquia/ coanca/ coatam/ loalao/ anchai/ hetao/ Cansas/ ason/ Susuam/ broquiam/ quicuitam/ Cumsam/ honuin/ Ucheo,/ y la provincia de paquia tiene de circuito 3U 200 dis que son de nuestras leguas 388, Siancay 259, Suman 125, ocum 347 lamquia 1379 hetram 1U 079, Sancay 900 oquiam 369 Cuitam 402. Cumsai 118 honlan 82 Cuicha 65. y tomando por centro la ciudad de Ucheo ado nosotros estavamos cabeçera de la provincia de Oquiam ai demora ala provincia de Camton al sudueste i la de Olam a Ueste la de Cuysar ael ver norueste el mismo Rumbo Susuman, adelante y una quarta mas al norte esta acum, y mas adelante el mismo Rumbo hazia el norte esta luego Sancton y adelante panquia y la provincia de Chetan esta al nordeste, y para que meJor se entienda la grandeza deste reyno porne aqui todas las ciudades y villas que tiene cada provincia, porque las aldeas son infinitas, dire el numero que cada provincia tiene ecepto de la provincia de oquiam ado estuvimos i de la de Cuitan adonde estan los portugueses que las nombrare todas, las ciudades y villas del rey no estan cercadas, començare por las de la provincia de paquia a do reside el rey y adelante dire la gente que cada provincia tiene tributante, y la guarnicion de los Soldados de apie y de acavallo y el tributo que pagan para solo la persona real, y tiene este reyno una cerca que segun dizen ellos tiene mil leguas y el nombre confirma desta largura que se llama banditan guisea, que quiere dezir diez mil dis, que son mil leguas pero considerando el circuito de las provincias que estan arrimadas aella parece que enesta quenta entra el circuito de aquellas provincias y que la verdadera longitud son seiscientas leguas, esta cerca mando hazer el rey, tzintzon por amparo de los tartaros con quien tenia frontera tiene esta cerca de ancho por lo baxo seis braças y por lo alto tres y siete braços de altura, toda cubierta de teja, obra admirable mas que las siete maravillas que cuentan del mundo, es toda canteria, y dizen los naturales

Folio 139(160) a

que por las partes que ay cerros el cerro sirve de muralla aunque es en pocas, comiença esta cerca por la parte de la mar en la provincia de Santon y va por paquia y Sansay y fenece en la de Susuam, esta era la frontera de los tartaros quando se hizo pero despues aca anganado los chinos mucha tierra alos tartaros ado an poblado fuera de la cerca dos provincias de las quales dire adelante. aqui se dira aora de las que estan dentro de la cerca,/

Capitulo. 2. en que se Cuentan las Ciudades y Villas que tiene el reyno de China en Sus provincias,

tiene la provincia de paquia ques ado reside aora Casi Siempre el rey de China veinte y siete ciudades, y ciento y quinze villas, llaman los chinos alas ciudades principales Cui y algunas ciudades que son muy grandes xhim, la provincia de Santon veinte y tres ciudades, y ochenta y nueve villas, Cancay tiene veinte y tres ciudades y sesenta y nueve villas, olan tiene diez y nueve ciudades y noventa y siete villas, Siancay tiene veinte y ocho ciudades y noventa y quatro villas, Susian tiene veinte y ocho ciudades y ciento y cinco villas, Ovan, tiene treinte y una ciudades y ciento y tres villas, Lanquia tiene treinta y una ciudades y noventa y una villas, huincay tiene doze ciudades y setenta y cinco villas, Cansay catorze ciudades y setenta y quatro villas, oquian nueve ciudades y cinquenta y ocho villas, Cunitan diez y siete ciudades y setenta y una villas , Sumcai cinquenta y cinco ciudades y 58 villas, onulan 70 ciudades y 34 villas, Uicheo 13 ciudades y ocho villas , / destas quinze provincias son maritimas Quintan, Oquiam, y etlam, lamquia, Santon y parte de paquia porque entraenella un braço de mar, las ciudades de Oquiam a do estuvimos son Ucheo, Yngoa, Chincheo, Choacheo, estas estan en la mar y la terra adentro casi parte de ellas estan, estas, queaum, yanpitin, cheo, siabo, ochim, / Las villas de la comarca de Ucheo son, banquioao, quancusan, ansiam, tocan, loagan, ynhohan/ las de la ciudad de Chincheo son, Chinchan, Langoa, sonquiban, quitintzum, tangoa, tigoa, las de la ciudad de Choncheo son leuanque chiam, ponlungan, fuantotoa, asianem, Champin, denaytin, Cenguyan, payglo, / las de la ciudad de quiauim, son, quiaman, abarin, quinian, suogan, chincheo, xubim, tiran, quipothia,
Las ciudades de ampinson, quiaman, songan, pinzian, loyoquinitzin, tzia

Folio 139(160) b

yn han, tzulia, futzan
Las de la ciudad de lencheo son tantin, lichoa, sanfon, tzendion, sampin, cuihoc, Sicon, tianyntin.
Otras muchas ay que por evitar prolixidad nose escriven aqui son las ciudades del reyno de China trecientas y noventa, y las villas mil y ciento y cinquenta y cinco, todas las ciudades y villas son cercadas y todo lo demas de la tierra esta lleno de pueblos sinque aya quarto de legua de uno a otro, todaesta tierra es de solo el rey que no ay en ella señor alguno ni que valga nada sino el que sirve al rey en algun cargo, el qual reside con su corte en la provincia de paquia y en la ciudad de Sumptum de cuya grandeza cuentan los chinos grandes cosas quiere decir Sumptum en su lengua poblazon del cielo llamase tambien quintray, como la llamava polo, ay desde el puerto de fonseo ado nosotros desembarcamos a esta ciudad desde tierra ado esta el rey, ochocientas leguas,

Capitulo 3. que trata de la gente de China y Sus condiciones,

es la gente del reyno de China bien dispuesta y menbrada blancos y bien agestados, andan todos vestidos con unos sayos largos hasta la pantorrilla i medias calças i çapatos, la gente del comun trae la ropa de encima de algodon digo de mantas de algodon negras y azules, y debaxo otro sayo de manta blanca de yerva, que es como el medrinaque de las Islas, porque es fresco y desto traen los cazaguellos, la gente principal anda toda vestida de seda y andan quando se visten de fiesta con tres o quatro sayos de seda unos sobre otros i Jamas se hazen la cortesia unos a otros sino estan vestidos con ropas buenas que lo tienen por affrentas y ansi si uno va a visitar aotro y le halla desnudo de las ropas buenas no le habla ni el otro ael hasta que se entra a vestir y le traen alli la ropa y entonces se saludan alli, todos traen el cabello largo atado ala coronilla y recogida en una redezilla hecha de seda o de cerdas de cavallo y encima un bonete conforme a la voluntad y calidad que tiene y por ellos se conocen y destos bonetes ay diferentes, todos los principales capitanes y governadores y el visorrey lo traen de una manera digo los que avemos visto que alla donde esta el rey como ay gente mas principala y otra differencia de bonetes como lo vimos en las farsas que delante

Folio 140 (161) a

de nosostros representaron, andan los capitanes y gente principal por las calles con grande magestad, andan en sillas muy ricas de marfil y doradas y llevan delante de si muchas vanderas y quitasoles de seda y muchos bastoneros y soldados y alguaziles y sus verdugos para castigar a la gente que no se apartare y de lexos vienen dando bozes avisando como vienen, hazense casi adorar de la pobre gente comun, y es para mucho trabaxo, carganse terriblemente que lleva un chino por dos indios de los de la nueva españa y con tanta carga andan tanto como un caballo, son diligentissimos i prestos en lo que an de hazer, bien differente condicion de los indios que en otras partes se an visto, no rehusan el trabaxo porque al tomar las cargas andavan al punetazo sobre quien las tomaria primero, y se alquilava, toda su bevida asi agua como vino es caliente son grandes labradores labran con toros y vacas i bufanos a los quales tienen manssisimos, toda la tierra tienen cultivada de trigo cevada mijo, borona frijoles y muchas legumbres, gran cantidad de algodon,y a lo que mas se dan es al arroz, tienen muchos puercos muy gordos vacas y bufanos cabras ansares patos y gallinas todo en gran cantidad, muchissimo pescado y muchas frutas las que vimos alla semejantes a las de Castilla, son peras, duraznos, ciruelas, priscos, granadas uvas, naranjas, açufeifas, nuezes, castañas, estan sugetissimos a sus mandadores que los mandan y tratan como esclavos y aun peor, todos generalmente usan el pecado nefando y mucho mas los mayores que cada uno tiene dos otros muchachos bardajas y no se castiga a nadie por ello, porque nosotros vimos en la ciudad de Ucheo venir un muchacho aquejarse a la justicia que un chino grande avia cometido aquel pecado con el y porque le pedia la paga le avia dado de moxicones, el alcalde mando dar al chino grande ocho açotes por los moxicones que avia dado al muchacho y que le pagase y no uno mas, y suelen dar 20, y 30 açotes a uno por no mas de que pisa el sol, con todo esto multiplican que es cosa de maravilla que parece que cada muger para cada mes segun ay de muchachos los quales hasta quinze años o 16 son hermossisimos y las mugeres lo son tambien y andan a vestidos con muchas joyas de oro y plata muy bien labrados en la cabeça amanera de apretadores. Estos los çapatos traen feos que los tienen torcidos hazia arriba, precianse mucho de tener pequeños

folio 140 (161) b

pies y para ello quando niñas y despues de grandes se los lian con unos paños, las labradoras son rebueltas y grandes trabajadoras en sus sementeras, las ciudadanas se afeitan terribilissimamente, todos estavan mal tratadas de la pestilencia de las viruelas que uvo en las Islas que tambien anduvo por la China que tenian las caras llenas de hoyos, ay en trellos esclavos algunos antiguos y otros que se venden por deudas que deven y otros por delitos que hazen los haze la justicia esclavos, toda la gente comun digo la que paga tributo son tratantes y officiales pagan tributo de hedad de 15 años hasta 70, paga cada uno para solo el gasto del rey un mas de plata que es un real el tributo de diez años, la moneda que corre por toda la tierra y China es plata y tambien oro, no ay moneda de oro ni de plata que tenga cuño por peso se vende todo y asi todos traen unas romanillas pequeñas para comprar y vender, en la guarnicion de Chincheo ay unos quartos aguxerados por medio que dan setenta por un real pero en sola aquella provincia valen, Son limpissimos los chinos en sus pueblos porque casi en cada calle tienen tres o quatro secretas para que no se provean por las calles y por los caminos sus secretas para los caminantes y ala entrada de todos los pueblos,/
en la comarca de la ciudad de Ucheo ay minas de plata buenas,
en trincheo ques la misma provincia ay minas de plata y oro,
en yaupin que es en la misma provincia hay minas de hierro, en quianim ay la principal impresion y grandes librerias i minas de plata
en la provincia de Lonquia ay las minas del azogue,
en la de Cuitan estan los portugueses
en la Nechin en la misma provincia ay la pesqueria de perlas

Capitulo. 4. de la manera de la governacion del reyno de China,

en las treze provincias del reyno de China como dixe atras son governadas por visorreyes y las dos que son paquia y lamquiam questan juntas son governadas por el consejo real que reside en la ciudad de Sumptum ques do contino esta el rey, y la orden que el consejo tiene con la governacion destas provincias hasta aora no lo avemos podido saber ni avemos hallado libro que lo trate, dire

Folio 141(162) a

de las demas que todas se goviernan de una manera, llaman China a todos los officiales del generalmente aunque sean de bajos officios, las otras tienen cada provincia su visorrey a quien llaman combun que reside en la ciudad principal de la provincia, yen cada ciudad ay un governador yen cada villa ai un alcalde mayor y otras justicias, dire aqui sus nombres de los que son ministros de Justicia, y vimos en la ciudad de Ucheo cabecera de la provincia, y en la ciudad de Chincheo que es la misma provincia de Oquiam, tiene Ucheo el Combun ques el virrey despues del virrey el tutuo el Capitan General de la gente de guerra de toda la provincia, despues el guatuc ques el alferez mayor, y el pochin ques el tesorero del rey, y el pochensi que es el que tiene el sello del tesorero y el anezatzi ques el alcalde mayor de la ciudad, este examina los letrados, el diancay que tiene el sello del alcalde mayor.
ay tres oydores que se llaman tihu i tratzia y tontu y todos estos hazen audiencias en sus casas cada mañana y quando abren las puertas disparan 4 camaras para que sepan todos que salen al estrado donde oyen, alli acuden los pleiteantes, yel que a deser castigado lo embian con un alguazil (que cada uno tiene consigo ocho o diez) alos alcaldes ordinarios que llaman sonpau questan repartidos por los barrios de la ciudad con una cedula que dize la pena que se le a dedar, estos alcaldes tienen cada uno cargo de mil hombres y ninguno es alcalde del barrio, donde bive, estos rondan de noche por la ciudad y el que ade quedar preso lo embian con una cedula al siguet ques el alcayde de la carcel, de todos estos ay apelaciones como de los alcaldes ordinarios que haziendo algun agravio se van aquexar dellos alos oydores y al antzuatzi, de los demas se quexan al visitador aquien ellos llaman Sandin y aeste respectan mas que a todos, ay en cada provincia uno destos que no haze otra cosa sino andar de ciudad en ciudad viendo e inquiriendo los agravios que las justicias hazen para dar dellos noticia al rey y asu consejo por lo qual todos biven con cuydado, y no dura su officio mas de un año, todos los demas se mudan de tres a tres años,
ay tambien otros officiales como es el tampao que es el que tiene cargo que aya abundancia de bastimentos en la ciudad, yel tibicuo ques el que anda ynquiriendo y castigando los vagabundos, y el quihe, ques el alguazil mayor, / y el tzai,/ y el Chauma/ y el Chincam que son ansi lo mismo y tambien dos secretarios de las audiencias aquien llaman Cautzem la

Folio 141 (162) b

misma manera de governacion tiene Chincheo excepto Capitan general que no le ay ni alferez mayor ni pochin sino otro tesorero de menor autoridad que llaman Supon que todo depende del governador que llaman Inzanton y de sus oydores, todos estos açotan a los delincuentes terriblemente de suerte que si los açotes pasan de sesenta por maravilla escapa de morir el que los recibe pero quitar la vida a nadie ninguno lo puede hazer por ningun delicto sino es dar noticia al rey y a su real consejo salvo si es en caso de guerra y estando e nella que entonces puede el Capitan general cortar la cabeça al soldado que hiziere alguna cosa mal hecha,
en las villas ai en cada una un Alcalde Mayor a quien llaman tiquin y un teniente suyo a quien llaman quansinhu y un alcalde de la hermandad que llaman teutzu y un supor ques el que cobra los tributos.ay tambien en las ciudades y villas otros a quien llaman achia y ohu y arutzu y estos tienen cargo de enseñar a los hijos de los nobles las leyes del Reyno para que sepan exercitar los cargos de Justicia quando los proveyesen enellos, tienen entre cada diez tablas cien hombres, digo que son entre cada diez vezinos una tabla por la qual les mandan que si alguno de aquellos diez vezinos hiziere alguna cosa mal hecha y lo supieren y no lo fueren a dezir ala justicia les castigaran como si cometiesen ellos propios el delicto tal, y desta manera tienen quenta los unos vezinos como biven los otros y se acusan los unos alos otros.
y aunque los officios que e dicho arriba de los ministros del rey en cada provincia son todos unos, tienen differentes nombres porque el governador de Chincheo llaman Inzanton yal de Choncheo ahito, y al de otra ciudad pamusxit, y a otro trerto, i los tut, ques que son los capitanes generales y tienen sus tenientes ques cargo de mucha praeminencia porque uno que reside en Chincheo tiene tanta magestad como cualquier governador,/

Capitulo. 5. en que se quenta la gente de govierno, que tiene el reyno de China en cada provincia,

atenido siempre el reyno de China guerra con los tartaros que confinan con ellos y una vez como se dira adelante ganaron los tartaros el

Folio 142(163) a

reyno de China y le señorearon noventa y tres años por lo qual tiene grandissimas guarniciones de pie y de cavallo excepto en la provincia de Oquiam y de quintan que por ser tierra de montañas no ay gente de acavallo y ansi se a de advertir que la guarnicion que aqui se contare entran marineros y gente de servicio de comunidades y ministros del Rey i sus criados i todos aquellos que en cualquiera cosa tiran sueldo del rey, que entre la gente de acavallo se quentan todos los cavalgaduras que en comunidades y fuera dellas ai para Servicio, porque proveyendo alguno en servicio o cargo le dan criados que le lleven a cuestas en la silla y alguaziles y verdugos y todo el servicio que a menester, y considerando esto por ser los ministros del rey se vera que la gente de guerra es poca y esa la mas Vil que ay, porque de ella sacan para lo que he dicho, todas las ciudades y villas son cercadas de cerca de canteria y tiene artilleria, la que avemos visto es mal labrada que son tiros como pedreros y pasa muros de hierro, y en cada ciudad ay su casa a do se labra, toda la fuerça de la ciudad ponen en las puertas y alli tienen el artilleria y tienen en cada puerta de ciudad de contino un capitan de guarda con sus soldados todos con sus armas que no dexan entrar por la puerta a ningun estrangero de aquella ciudad sin que sepan a do va y aque, y si alguno entra sin registrarse lo castigan con grande rigor, /por la costa siempre ay corsarios alçados de la misma tierra i Japones que tienen guerra conellos, quando ai enemigos hazen señas y dan aviso con ahumadas de polvora de unos pueblos a otros/
para poner la guarnicion que cada provincia tiene començan por la provincia de Oquian ado estuvimos y luego la de Canton, do estan los portugueses aunque noes esta la orden que tienen ellos en sus libros, y dire porque se vea la grandeza deste reyno la gente tributante que tiene cada provincia, ya vemos averiguado ciertamente que sin los hidalgos que son infinitos que no pagan tributo y se conocen en los bonetes que traen que no tienen asentados para cobrar por el rey de doze uno porque cobran por parentelas y ay parentelas que tienen sesenta hombres i no pagan al rey sino solo 4 o cinco y lo que demas se cobra hurtan los governadores y officiales de lo qual se podria ver la multitud grande de gente que eneste reyno ay porque los que

Folio 142 (163) b

asi quentan son solamente los que se cobran por el rey,/
los soldados de guarnicion son de dos maneras los unos llaman Cum, y estos son naturales de la misma ciudad y a fuerça heredan esta plaça los hijos de los padres, y si falta heredero provee el rey de otro en su lugar del que muere, estos tienen sus nombres escritos cada uno en su almena ado a de acudir en aviendo enemigos
otros son estrangeros que se conciertan por años o meses yestos son los que hazen centinelas reseñas y recebimiento y acompañan los capitanes y algunas vezes sirven de llevar cargas i se sirven dellos como esclavos llamanlos aestos pen y estos acuden a unas partes y aotras, tienen cada mil un capitan y un alferez de manera que por las vanderas de amil se conoce la gente que hay en un campo y cada ciento otro capitan menor y otro alferez, y tiene cada capitan de mil hombres una casa en la muralla con su nombre ado reside aviendo enemigos, tiene cada provincia un capitan general de todos aunque en paquia y Sanquia ay mas, exercitando cada mes sus capitanes en saber marchar en ordenança ora de priesa ora de espacio, arremeter y retirarse y en todo lo de mas necesario de manera que estan muy diestros en lo que an de hazer, i saber jugar sus armas las quales son las que avemos visto, arcabuzes, picas de cañas fuertes, rodelas, alfanges, Roncas, y otras como medias lunas que juegan contra las picas, hachas de armas excaupiles, y muchas bombas de fuego con abrojos dentro y flechas de polvora,/ quando ay algun recebimiento salen todos con sus libreas deseda con sus bonetes differentes de la otra gente i lo mismo sus officiales y esto todo lo vimos, /
la gente de acavallo pelean casi todos los mas con arcos que los tenian muy buenos i buenas flechas, y tambien la Infanteria usan de los arcos, pelean tambien acavallo con lanças y tambien algunos arcabuzeros de a cavallo no los rigen con frenos en la boca ni aun pueden porque no es mas de un hierro atravesado en la boca, para parar le tiran de una rienda, a bozes y con açotes que llevan atados a las manos los mandan, las sillas son muy ruines y ansi son ellos ruines ginetes que son casi como los indios de la nueva españa acavallo,
por la costa tienen gran cantidad de navios de guarnicion con sus generales y capitanes, que en sola la provincia de oquiam dizen que ay qua

Folio 143 (164) a

trocientos, de los quales nosotros vimos gran parte, los navíos algunos son grandes pero muy flacos que de la lumbre del agua arriba todo es obras muertas de una tabla delgada y no tiene ligazon,
fuera de los soldados que llaman pen que andan por las calles y caminan con sus armas no trae ningun hombre arma ninguna ni las tienen en sus casas ni aunque salgan por la mar a contractar las pueden llevar,
tiene la provincia de Oquiam de gente tributante dos millones y setecientos y quatro mil hombres y de guarnicion dozientos mil hombres ,
tiene la provincia de Quintan dos millones y quatro cientos y siete mil tributantes y ciento y cinquenta y siete mil soldados de guarnicion
tiene la provincia de Santon siete millones y seiscientos mil tributarios y de guarnicion dozientos y veinte y tres mil y ochocientos soldados de apie y noventa mil y novecientos de acavallo,
huancay tiene cinco millones y seiscientos y nueve mil y novecientos tributantes y de guarnicion ciento y ochenta y cinco mil y quinientos soldados y treinta y dos mil de acavallo
Olan tiene cinco milones y trezientos y siete mil tributantes y de guarnicion ciento y treinta y seis mil soldados de apie y sesenta y un mil de acavallo,
hancay tiene quatro millones i trezientos y siete mil tributantes y de guarnicion ciento y veinte mil de apie, y onze mil de acavallo,
huzian tiene dos millones i trezientos y siete mil tributantes y de guarnicion ciento y veinte mil de apie y diez mil de acavallo,
Oncuen, tiene quatro millones y ochocientos y cinco mil y setecientos tributarios y de guarnicion trecientos y diez mil soldados de apie, y setenta y dos mil y seiscientos de acavallo,
Linquiu, onze millones y quatrocientos y tres mil y dozientos tributantes, y de guarnicion ochocientos y quatro mil soldados de apie, y setenta mil de acavallo,
thetcon, tiene cinco millones y setecientos y setenta mil tributantes y de guarnicion ciento y setenta mil de apie y quarenta mil de acavallo,
Cancay tiene nueve millones y quinientos i cinco mil y quatrocientos tributantes y de guarnicion ciento y diez mil soldados de apie, y treinta mil de acavallo,


Folio 143 (164)b

Suincay tiene un millon y dozientos mil y ochocientos tributantes y de guarnicion cien mil de apie y diez mil y dozientos de cavallo,
hunem, tiene un millon y quinientos y setenta mil y seiscientos tributantes y de guarnicion ciento y sesenta mil soldados de apie y ochenta mil de acavallo,/
Guyhu tiene seiscientos y setenta y dos mil y trescientos tributantes y de guarnicion ciento y sesenta mil soldados de apie y treinta y siete mil y quinientos de acavallo,
paquia tiene tres millones y ochocientos y treinta y dos mil y trezientos tributantes y de guarnicion un millon y cinto y quarenta y un mil Soldados de apie, de acavallo dozientos y treinta y nueve mil, aqui es ado esta el rey y por ser tanta la gente de guarnicion esta repartida y alojada por las tres provincias mas comarcanas la mayor parte della toda la gente de servicio y guarnicion la paga la pobre gente con pechos que les echan allende del tributo que pagan para sola la persona real, esta repartida la gente de guarnición en tercios que llaman ellos huc que cada huc es diez mil soldados , y quando el pueblo es pequeño echan una compañia de mil soldados que llaman ellos tzon,
de la ciudad de Sumptum ques do esta el rey a la mar ay tres dias de camino y ay otra ciudad mas cercana a la mar que se llama empen y junto a la mar esta Atiamtihuç
de la ciudad de Ucheo a la mar ay ocho leguas por el rio, a la boca de el rio tiene albamtzon cercado pueblo de cinco mil vezinos tiene mil soldados de guarnicion de los que llaman pem
de la ciudad de yugao ala mar ay dos leguas por el rio tiene a la boca del rio aquiem pueblo cercado menor buhentzon con otros mil soldados de guarnicion,
Chincheo esta de la mar dos leguas, tiene en la boca del rio a Hoin ningui Pueblo cercado tiene dos mil soldados de guarnicion enel y en la costa,
de Chincheo ay por el rio ala mar diez leguas tiene en la boca de la ensenada a tinahuc con diez mil soldados de guarnicion ay allende destos por la costa muchos pueblos cercados y como tengan al

Folio 144(165) a

Cabo del nombre tzon tiene mil soldados y si tiene al cabo huc , tiene diez mil y puestas las distancias destas ciudades a la mar, y por si los españoles an de ir aesta provincia de Oquiam por estar mas acomodada y ser muy buenos los puertos dire delante todos los que ay en las provincias,/

Capitulo 6. de la antiguedad del reyno de China y de los reyes que a tenido, i de la opinion que tienen cerca del principio del mundo,

tienen por opinion los naturales del reyno, quel cielo la tierra y el agua estaban abeterno juntas y uno aquien llaman taim, abrio la tierra y la aparto del cielo y asi se calo el agua que estava junta con tierra y cielo que saliendo vapores de la tierra se fue apartando del cielo hazia arriba, y que luego uvo un hombre que se llamo pan com y despues de pancom uvo otro que se llamo tanhom, este tuvo treze hermanos, dizen que fue este hombre inventor de la aguja de marear, despues de muertos estos vino teyencom con onze hermanos, y despues vino tuhuncon con nueve hermanos que todos estos linages duraron mas de noventa mil años, y despues destos acabados cayo del cielo Otzim tzalam el qual tenia dos cuernos y que deste vienen toda la gente que aora ay en el mundo y que vivio el otzintzalam ciento y diez años y que luego crio el cielo, a tzinom porque su madre que se llamaba lutim se empreño de ver una cabeça de leon que estava en el cielo, fue de tuychen en la misma provincia de Santon, bivio ciento y quarenta años, despues nacio Usao y en este tiempo avia mucha gente en el mundo la qual gente andava silvestre comiendo frutas y cosas duras y crudas y el Usao les dio industria con que hiziesen casas en arboles para deffenderse de los animales bravos , despues vino un tzin, el qual dio industria para hazer fuego i hazer los manjares i trocar i vender unas cosas por otras, como no tenian letras con unos dados en cordeles se entendian en sus contrataciones, despues destos vino una muger la qual dizen que se empreño yendo por un camino que topo con una pisada de un hombre y que quiso medir su pie conella, y que luego la cerco un arco i relampago del cielo y quedo

Folio 144 (165) b

preñada llamavase esta Chausibon pario esta a Ochiuntey que fue el inventor de las letras y de la atarraya para pescar y dio orden de que se casasen e invento la bihuela i musica, deste fue hijo tzilom, que fue inventor de la medicina e invento el arado y los açadones y enseño a labrar la tierra y a sembrar y dizen deste que comia siete differencias de yervas ponçoñosas sin que le hiziesen mal, bivio ciento y quarenta años a quien llamaron Sinchin ques como Sancto,
luego vino Vitey que fue el primer rey que uvo en la China dizen que su estatura era de nueve medidas de China ques cada medida dos tercias de nuestras varas y que tenia de ancho por la barriga siete palmos, tuvo este rey un capitan muy valiente que se llamava libohuc linhoc, el qual le sugeto toda la tierra, dio este rey orden como se hiziesen ropas para vestir i las tintas para teñirlas, este fue el inventor de hazer navios y enseño como aserrasen la madera i hiziesen casas, invento el torno y el fue el primero que uso traer oro y seda, este repartio la gente en ciudades y villas y asu misma muger dizen la hazia hilar la seda del capullo, dizen deste que fue muy sabio y que tenia una yerva en el patio de su casa la qual quando estava alguno con ruin intencion la yerva misma los matava, tuvo 4 mugeres veinte i cinco hijos, reyno cien años, uvo des de este rey hasta el que hizo la cerca ciento y diez y seis reyes todos de su linage que duraron dos mil y dozientos y cinquenta años, no se ponen los nombres por no ser prolixo pondre los nombres de los reyes que uvo desde el que hizo la cerca hasta el que aora reyna,
Acabado este linage uvo el reyno tzintzon el qual hizo la cerca de mil leguas que arriba diximos, para hazer tan maravillosa obra tercio todo el reyno de tres hombres uno y donde avia cinco dos, y como yva tan largo camino y a differentes temples aunque cada provincia acudia a parte cercana perecio casi toda la gente que fue a la obra por lo qual y porque era segun dizen muy cruel se conjuraron sus vasallos contra el y le mataron con un hijo que tenia que se llamava gutzi aviendo reynado quarenta años, hizo este rey la cerca para deffensa de los tartaros
Muerto tzintzon i su hijo, uvo el reyno hancoson que reyno dozeaños

Folio 145 (166) a

y su hijo Suitey, reyno diez y ocho años su muger cohau y el siete y luego reyno un hijo bastardo de Masson veinte i tres años y su hijo quintey diez y siete años y ocho meses, y untey reyno cinquenta y quatro años, Chantey treze años y Santey veinte y cinco años y tres meses, / guantey diez y seis años / tzeintzei veinte y seis años / cuytli seis / pintai cinco / tzontzum tres años / tsinhanhom dos / cubum treinta y dos / Veintey diez y ocho, yantey treze / ortey diez y siete / yantey ocho meses / antey reyno diez y nueve años / fantey diez y nueve / Fontey no reyno mas de tres meses / chitey un año/ quantey veinte y uno / lintey veinte y dos / Yanfey treinta y uno. este yanfey dicen que fue hombre de poco saber y que un sobrino suyo que se llamava lauquin se le revelo y juntaronse con el dos hombres que uvo en aquel tiempo muy valientes el uno que era bermejo que se llamaba guahey y el otro era negro que se llamaba tiunhay los quales procuraron hazer rey al laupin pero por la poquedad del rey y su poco brio se levantaron entonces otros tiranos en el reyno que los principales eran Socac y Suquam y Gusiam y Guansuec, con estos tuvo guerra laupin uno contra el otro y al fin hizo pazes con el Sincoam y se caso con una hija suya y hizo guerra a los de mas, entonces se dividio el reyno de China en tres partes la una y mas principal seguia a el laupin despues de muerto el tio, y la otra al Sosoc y la otra al Sinquan y ansi estuvo por algun tiempo hasta que reynando hocitey hijo de laupin en la parte de su padre se levanto contrael un tirano que se llamava Chinbutey y lo mato y se alço con el reyno i mato a todos los demas tiranos y bolvio a juntar el reyno que avia estado repartido quarenta y un años. Reyno el Chin butey veinte y cinco años / y su hijo frantey diez y siete años / fucatey seis / yeintey quatro/ quantey seis / caintei tres / sintey diez y siete / contey dos / todos estos fueron del linage del tirano de butey, este posterior quintey le mato otro tirano que se llamaba tzonit se alço con el reyno y se llamo despues de rey Untey que parece ser que los reyes tenian este nombre de tey, reyno Untey treinta y un años/ y Uintey onze/ Suintey dos / Vuintey ocho / tzongonhon cinco / Sinfey dos / estos fueron del linage del tirano tzon, al posterior de aquel linage que fue Sintey mato otro que se llamava Catey

Folio 145 (166) b

y reyno quatro años/ aeste sucedio bustey que reyno onze / beayntey cinco / ton honchon dos aeste y a otros quitaron el reyno otro tirano que se llamava dium que se llamo despues de rey butey y reino quarenta y ocho años / comontey dos / quintei tres / a este quito el reyno otro que se llamava huc y llamaron despues de rey huntei reino tres años / hio sui siete / limahihon dos / Suntei Catorze / tzontzu seis / aliutza quito el reyno tzui que se llamo despues de rey brintey reyno veinte y quatro años / yantei onze / Chuintey dos / aeste quito el reyno tzoncotzon que era de linage de rey verdadero antiguo, reyno nueve años / tzuitzon treinta i tres / contsetzon treinta y quatro / tihontzon cinco / este se caso con la muger que avia sido de su padre tzaitzon i la saco de un monasterio donde estava monja por ser muy hermosa pero ella viendose poderosa lo echo de si y reyno sola veinte y un años. Cuentan desta que fue por extremo deshonestissima y que se rebolvio con casi todos los mas principales del reyno y no le contentando ninguno se caso con un hombre debaxa suerte que le dio gusto i mato todos los hijos que pudo aver de su marido primero tiuzon y procuro hazer rey a un sobrino suyo, pero los grandes del reyno no se lo consintieron antes llamaron a un hijo de su marido que andava huido y le alçaron por Rey y llamose tzuatzon reyno tres años / y su hijo Catutzon quarenta y quatro años / yotzon siete / tayzon diez y siete / tzitzon veinte y cinco / tzizon un año / guinatzon quinze / Gozon quatro / quimtohom dos / uncon catorze / buzon seis / Santey onze / ytzon catorze / heitzon quinze / chautzon quinze / chauantey tres / contra este se alço un tirano que se llamava diontay le mato llamose despues de Rey tatzon reyno seis años / y conhan reyno doze / a estos quito el reyno orton llamose despues de rey tzontzon reyno tres años / huncon siete / su hijo ochuc veinte y dos / loan dos / a este tiro el reyno el tirano atzim que se llamo despues de rey cotur reyno siete años / su hijo tzetzon dos / a este mato uno que se llamava hoan que despues de rey se llamo cotzo reyno dos años / y su hijo untey otros dos / a este mato ahuichon que se llamo despues de rey taitzon reyno tres años / tzitzon seis / unyontei un año / aunyontey mato teitzom que era del linage

Folio 146 (167) a

de los reyes antiguos verdaderos uvo deste linage diez y siete reyes que se llamaron tay tzontey / tzon tuy tzon unzon tcuzum thezon autzon honton Catzom autzum contzom bentzon mitzon queuntzom quiunte y tuentzin tepin / Reynaron todos estos diez y siete reyes trecientos y veinte años hasta que en este tiempo de tepin los tartaros entraron con gran poder en el reyno de China i lo ganaron llamavase el gran tartaro que gano la China tsitzon reynaron tras el / tzintzon/ hitcom/ guntzon/ Cutzom/ taitim/ vintzon/ Sintuum/ tzinzon /todos estos reyes tartaros reynaron y poseyeron la China noventa y tres años contra el tzintzon que fue el postrero junto mucha gente uno del linage de los reyes de China que se llamaba Unbuim y echo los tartaros de todo el reyno y se hizo rey y a avido de su linage por linea cierta doze reyes con el que aora reyna que deste mismo linage llamaronse Umbum que fue el que aviamos dicho / hindoc / Sunsi / Sintiqui / honti / singua / trantzu / quintai / cuytzon / Suantzi / y Bandi ques el que aora reyna ques de hedad de treze años y heredo el reyno por muerte de un hermano mayor que murio de una cayda de un cavallo tiene biva su madre taiho, an ganado los del linage deste rey muchas tierras a los tartaros despues que los echaron del reyno an poblado fuera de la cerca las ciudades siguientes que tienen hechas dos provincias ,/
Siete Ciudades todas de salineros, onze ciudades todas de guarnicion que las llaman hominhu/ quatro ciudades que llaman camyntze
otras onze ciudades que llaman Cautotzi digo tzinbatzi
una que llaman Cantutzi ciento y quinze villas que tiene quitzi
no se ha podido sacar una relación de estos postreros reyes que como el que aora reyna es de aquel linage no se atrevia nadie a comprar los libros que tratan de sus hechos aunque por mucha diligencia los uve y fue al tiempo que nos queriamos partir para las Islas y asin no sea podido sacar nada asta aora de ellos,/

Capitulo 7. que trata de la Religion de los Chinos,

tienen la gente del reyno al Idolo por dios i criador de todas las cosas de alla arriba llaman yciroham Santey ael adoran por

folio 146 (167) b

principal despues del cielo i dizen que no fue criado sino abeterno y que no tiene cuerpo sino ques espiritu y que el cielo aviendo a camcay que es criado de este y que tampoco tiene cuerpo y quese Cancay que tiene a otros tres que por su mandado goviernan las cosas de aca abaxo tambien spiritus se llaman tranquam, tziquam, tzuiquam el tramquam tiene cargo de las yervas i de proveer de agua la tierra el tzyquam tiene cargo de que nascan los hombres y de las guerras y sementeras y frutas,/
el tzuiquam tiene cargo de la mar i con los mareantes i navegantes haziendole estos sacrificios pidiendole todas estas cosas, offreciendole comidas i muchos çahumerios y les dan arreos de seda para sus altares y votos prometen de representar las farsas, y algunas hazen con personages rebueltos a manera de titeres, vimos hazer una de estas que era cosa de ver en un pueblo que se llama ginolim una jornada de Ucheo,
allende destos tienen por Sanctos muchos hombres i era porque fueron valientes y porque hizieron vida aspera sin hazer mal a nadie, estos tales llaman ponsad tienen Infinitos i muchos son estrangeros dire aqui de los tres principales y a quien reverencian mas que a todos porque era nunca acabarse de dezir de todos, el principal sancto que es Siquia aquien ellos tienen dizen que vino del reyno de tanteyco questa de la China hazia el poniente, fue inventor de los frailes i monjas que ay en aquella tierra y porque no traya cabello todos los frailes y monjas andavan trasquilados y guardan la orden que el dexo,
y despues deste es quanim que fue hija del rey tzitzontzon el qual uvo tres hijas y caso las dos y queriendo casar la quanim nunca ella quiso diziendo que avia de vivir castamente de lo qual su padre se enojo y la metio en un monasterio y le hazia aella cargar agua alli y la leña i limpiar una huerta que avia en el monasterio, pero quentan los chinos que los micos venian del monte i le ayudavan y los Sanctos del monasterio le cargavan el agua y las aves le limpiavan la huerta con los picos, los ani

Folio 147 (168) a

males, grandes venian a le cargar la leña, lo qual visto por su padre ymaginando que era hechizera como en effecto lo devia de ser, mando pegar fuego al monesterio y ella viendo que por su causa lo quemavan y a los Sanctos de Culto que ay estavan se quiso degollar con un alfiler de plata que traya atado alos cabellos, pero sobrevino entonçes gran tempestad de agua y apago el fuego y ella se fue escondida a una montaña do dizen hizo gran penitencia y el rey su padre por el pecado que cometio contraella quedo comido de lepra y gusanos y viendo se ansi echo un pregon por todo su reyno, y no aviendo podido ningun medico sanarle , la hija que lo supo vino de la montaña donde estava sin que la conociese a sanarle y como el tenia todos sus miembros podridos quitavase un miembro de los suyos y se lo ponia en el lugar que tenia dañado y asi aviendole sanado ael ella quedo falta de sus miembros principales y el padre quedando sano a la postre la vino a conocer i sintio pena verla ansi falta de sus miembros pero ella lo consolo y bolvio se como de antes, entonçes el padre viendo aquel milagro se prosto por el suelo y la començo a adorar y ella no lo consintio, pero viendo que el padre porfiava a adorarla tomo una imagen de un sancto y se la puso en la cabeça para que entendiesen que su padre adorava aquella ymagen del sancto i no aella i luego se bolvio al yermo ado murio haziendo vida solitaria, tienen la por gran sancta pidenle que les alcance perdon de sus pecados del cielo pues esta alla,/
despues desta esta Neorna la qual es natural del pueblo de pu de la provincia de Aquam sugeto de yugoa , su padre se llamo hotey, no se quiso tampoco casar fuese a bivir a una isleta que esta frontera de Ingoa que se llama mihibem huyendo del padre que la queria casar, esta isla es la que se llama isla de cavallos questa llena de cavallos, y no teniendo navio en que pasar ala isla de sus capas dizen que hizo navio y paso ala isleta ado murio haziendo vida solitaria y gran penitencia, Cuentan que la causa porque la

Folio 147 (168) b

tienen por Sancta es porque yendo un Capitan del rey de China que se llama ua Sompo a hazer guerra a tierras estrañas fue a surgir con su flota a Cuohim y queriendo levantar las ancoras para partir se nunca pudieron y mirando quien les estorvava de poder levarse vieron a la Neorna Sentada en las ancoras, entonçes aquel capitan le dixo que si ella era persona sancta que el yva a guerra por mandado de su rey que le aconsejase lo que havia de hazer, ella le dixo que si no la llevava consigo que no podia vençer y asi la llevo consigo, y las gentes que este capitan yva a conquistar eran grandes hechizeros y echando azeite en la mar se encendia la mar y quemava los navios contrarios, mas como yva aquella Neorna dizen que luego se apagaron lo qual visto por aquellas gentes se hizieron vasallos del rey de China, el Capitan que la avia llevado consigo viendo este milagro dixo que para que llevase muestra de su Sanctidad que un palo seco que tenia en la mano que lo bolviese verde y que si lo hazia la adoraria por sancta yella lo hizo y se bolvio verde y un palo muy oloroso, y porque este Capitan llevo en la popa de su navio aquel palo verde hizo buen viage y le traen alla en la popa de los navios de todos los navegantes y la invocan para que les de buen viage llaman a la Neorna, timbim, y no, ponsiadi como a los otros sanctos,/ llevan tambien en las popas de los navios al bermejo que dixe atras compañero del rey laupin que se llama quanhu Oquamcom porque dizen que fue valentissimo y quentan que aora pocos dias que yendo tzampon, un compañero de Vitoquiam el corsario que desbarato Limahon el qual fue a manila, a robar la villa de tzantur que es en la provincia de Oquiam questavan los vezinos muy descuydados y sin centinela, llegando el corsario a la muralla con su gente vieron andar un hombre bermejo acavallo por defuera de la muralla que no dexava llegar a nadie y toda la muralla llena de candelas encendidas por lo qual el corsario se bolvio, sabido esto por los vezinos dixeron que aquel era quamhu que los avia deffendido de los corsarios y desde entonces le adoran por sancto y lo traen en la popa desus navios asi acavallo para que los deffienda de los corsarios,
aestos tienen por los mas principales sanctos y aunque tienen muchos puestos por sus templos de bulto bien dorados que en un templosolo conteyo en la ciudad de Ucheo en una sola capilla ciento y onze, si

Folio 148 (169) a

empre enel altar mayor esta el Siquon o laquiam y la Neorna, / por todos los caminos tienen muchos puestos y casi en cada calle en las puertas de las casas principales, y tienen alli unas suertes, vanles a rogar llevandoles sahumerios i comida haziendo las gentes humillaciones por sus negocios y preguntan si seran prosperos o adversos y echan las suertes y lo que les dizen aquello creen i hazen, y no tienen otra manera de yr a orar ni hazer sacrificios porque los frailes los limpian de todos sus pecados por rezar para todos tienen un dia señalado en el año por cada sancto un dia, que quando nosotros estuvimos en aquel reyno en la ciudad de Ucheo fue la luna llena de Agosto dia que hazen el officio de todos sus finados no en los templos sino en cada casa, la orden que tienen en esto es esta porque en nuestra posada se hizo por los diffuntos de aquella casa, vino alli un como preste y dos monaguillos con el porque los frailes no pueden acudir a todas partes y asi ai otros como clerigos que vienen a hazer los officios. Uno destos trae un atambor pequeño y otro unas tabletas y otro una campanilla y hizieron un altar en que pusieron a Siquia y a cada lado un sancto y alli pusieron sus sahumerios y alguna comida y cinco o seis cosas para los muertos y para los sanctos, y luego al son del atambor de las tabletas i campanilla que era bien aparejado para bailar començaron a cantar sus psalmos diziendo unos un verso y otros otro y de quando en quando yva un monaguillo a offrecer unas oraciones al altar escriptas en papel i las cantava primero al son de la campanilla y se las dava a los idolos y platillos de comida y buelto a sentar bolvia a sus psalmos y de quando en quando el que era como preste decia una oracion en tono, y dando al fin della un golpe en una tabla pequeña que tenia para aquello encima de la mesa. respondian los otros a cantar a su son y tenian alli gran cantidad de papeles dorados y pintados que de rato en rato los quemavan delante del altar, y porque esto y en sus cantos se detenian mucho yera ya muy tarde y se hazia de noche yo me fui a costar y no vi el fin de la fiesta mas de que me dixeron que toda la noche an destar de aquella manera,/

Capitlo 8 de los frailes i monjas que ay en China

Ai en el reyno de China frailes y monjas no traen mas differente abito que los demas sino que ellos traen el cuello cortado yel bonete di

folio 148 (169) b

fferente de los otros y ellos andan Rapados sin ninguna cosa en la cabeça biven juntos veinte y treinta en sus monesterios, tienen un general que reside en la ciudad de Sumtum ado esta el rey que llaman tucom este provee en cada provincia uno como provincial tuonlo, llamanse los frailes tzilu y las monjas tzon en muriendo el general provee el consejo del rey el fraile de mejor vida i fama por general el qual anda vestido de seda amarilla i anda en silla a ombros y le hablan todos los frailes de rodillas, tiene sello con que despacha los negocios de la orden los theonolos, que este provee tambien andan en sillas y sus subditos tambien le hablan de rodillas tienen rentas parte dado de los reyes parte de limosnas que les hazen, piden los frailes por las calles como vimos en Ucheo al son de uno como caracol y unas tabletas y cantando cantares aquel son, andan pidiendo por las calles y traen unos amoscadores grandes con unas oraciones escritas en ellos i tendiendo el amoscador les echan alli la limosna por esta limosna que les dan rezan por los pecados del pueblo y quedan libres de ellos a lo que vimos tienen los en poca veneracion y andan por las calles y pueblos sin orden ninguna, traen quentas para rezar, en sus monesterios se levantan a rezar maytines dos oras antes de amanecer y tañen sus campanas que las tienen muy buenas como las nuestras sino que son todas de azero y juntos rezan mas de dos horas como lo vimos en Chincheo que posamos en una casa de ellos, todos ellos rezan a siquiam que fue inventor de ellos, puedense salir de la orden quando quisieren estando en ella no se pueden casar ni llegar a muger y si lo hazen los castigan cruelisimamente, quando se mete uno fraile conbida su padre a todos los frailes y les haze un solenne vanquete, no se puede meter fraile el hijo mayor porque ael le es dado sustentar en la vejez a sus padres, quando muere algun fraile le rapan todo para enterrallo y se ponen por el luto todos los frailes, / las monjas biven tambien en una casa quinze o veinte, en solo Chincheo ay siete monesterios, dizen que son de secreto muy deshonestas y que tienen ayuntamiento con los seglares que se dan aello, y con los mismo frailes, pero si se sabe açotan cruelmente alos frailes y alas monjas i los echan de los monesterios con unas tabletas grandes alos pescueços, y no pueden bolver mas ala orden, sirven ellas tambien a Siquiam, /

Folio 149 (170) a

Ai tambien heremitas que no comen ningun genero de carne ni de pescado sino yervas i frutas , Vi uno solo en una hermita, traen estos los rosarios mas largos que los frailes, tienen los a estos en mucha veneracion, vimos uno destos en un cerro que tiene la ciudad de Ucheo dentro de la cerca en una casilla con su huerta bien acomodada para la soledad.

Capitulo 9. de la manera de casarse los chinos,

desde muy niños yaun antes que nazcan se conciertan los padres de casar sus hijos i se dan señal para ello, la dote dala el marido ala muger a uso de las Islas filipinas, quando se an de ayuntar haze el padre de la desposada una gran fiesta, y luego hazen otra los padres del desposado i dado el dote se pueden casar con quantos quisieran. no se casan hermanos ni primos y si alguno lo haze le castigan por ello. la muger con que primero se casan tienen la por ligitima y quando muere hereda la hazienda el hijo mayor de la primera muger. y la mayor parte de la hazienda y lo demas parten los otros hijos por yguales partes ora sean de las primeras ora de las otras , pero si la primera muger es mañera i no pare la que pare primera de las otras su hijo goza de la preminencia de mayorazgo, si las mugeres cometen adulterio y los coxe el marido juntos puedelos matar y si da quexa dellos averiguando el adulterio le dan cinquenta açotes muy crueles, y puede luego el marido vender asu muger por esclava y servir de ella por averla dado el dote, con todo son tan vellacos que por ynteresse ay muchos que son alcahuetes de sus mismas mugeres y esto entre ellos muy ordinario, /
los muertos los tienen algun tiempo en su casa y despues los entierran en los cerros fuera de poblado en unas sepulturas labradas de canteria y ponen un arbol de pino muy grande delante de la sepultura,/

Capitulo 10, de las letras del reyno de China,

saben casi todos los naturales del reyno de China leer y escrivir, que con gran difficultad lo deprenden porque casi cada palabra tiene caracter para ellas, yes que no tienen letras conocidas yasi tardan mucho en aprender, precianse tanto de ellas que por las puertas casas

Folio 149 (170) b

calles y caminos y en todas las piedras y paredes yen las peñas ay letreros con escritos, no escriven como nosotros sino comiençam el letrero de abajo para arriba i del cabo i fin del papel para atras i del fin del libro para atras de manera que en todo es al reves de nosotros, tienen impresion y grande multitud de libros porque ay muchas tiendas en cada ciudad do ai muchos libros para vender, i los que nosotros avemos comprado impresos i visto allende de muchos cantares y farsas y otras historias que no quisimos comprar, son description de el Reyno de China, los tributos que tiene el rey, y quanto tributanles y quanta gente de guarnicion ay en cada pueblo y provincia. Sus derroteros para la mar para sus navegaciones, la historia de lo que sienten del principio del mundo, las historias de sus Dioses, la de todos sus reyes de China i sus succesos, sus leyes por donde se goviernan, libros de medicinas, de los movimientos de los cielos, de las estrellas y de sus effectos, libros de todas las tierras de lo que tienen noticia y de las cosas de ellas ansi animales como peces, las historias de sus Sanctos o por mejor dezir de sus Idolos, libros de musica, de los juegos de las tablas y axedres y otros juegos que ellos tienen, libros de luto que an de traer por sus padres, libros de Jurar, de numeros y arithmetica, de como esta el niño cada mes en el vientre de su madre, libros para saber edificar casas i para conocer disposicion de tierras buenas para sembrar como sean de curar por astrologia los enfermos, libro de la astrologia judiciaria, de fisionomia, de nigromancia, estilo de escribir cartas y conocer cavallos y ganados, para adivinar por sueños, de como se viste el rey i de sus insignias, como sean de hazer armas, y todos los instrumentos de guerra i bombas, i formas de esquadrones ansi en tierra como en mar, libro de los mandamientos del rey que son como de fe para ir al cielo, tienen en cada calle sus escuelas para enseñar a leer los niños y aun en las aldeas muy pequeñas y en las ciudades ai otras escuelas adonde deprenden los hijos de los nobles despues que saben leer y escrivir para merecer cargo y se examinan y les dan sus titulos, vimos en la ciudad de Ucheo un bachiller o licenciado destos hazer el paseo, era un mancebo de quinze o 16 años iva en un cavallo blanco con una vanda colorada de tafetan i dos ramilletes de plata en el bonete que llevava de hidalgo i delante llevava su musica de chirimias y atambores,

Folio 150 (171) a

y llevava delante de si seis como bastidores grandes de raso que llevavan quatro hombres a cada uno con unas letras grandes de oro escritas en que dezia su examen i titulo que le davan, ansi anduvo por todas las calles de la ciudad, quedan despues de aquel grado abilitados para pedir cargo a su rey y antes no,/ examinalos el autziatzi i les da el titulo, las plumas con que escriven son de caña con unos hisopillos al cabo con que escriven y entrellos ay muy expertos escrivanos i por ello vienen a valer, tienen gran abundancia de papel que dizen lo hazen de telas de cañas, devese de hazer con gran facilidad porque se vende baratissimo i los libros tambien son muy baratos, no se escrive en el papel mas de por un lado porques muy delgado y asi cada hoja es doblada, las cartas que escriven si son para gente principal son muy iluminadas y galanas metidas en una bolsa de papel i las cierran con engrudo usan tanto de ellas que aunque vayan en persona a visitar a otro llevan una carta en la mano y se la dan, que con ser un pliego de papel no lleva escrito mas de cuatro o seis letras en que dizen le vienen a besar las manos, y estas cartas se venden en las librerias con aquello escrito, y si son para gente principal tienen otras mas galanas comforme a la calidad de la persona,/

Capitulo 11 enque Se quenta el tributo que tiene el Rey de China para el gasto de Su casa,

tiene el rey de China tributo señalado para el gasto de Su casa porque Sus officiales y guarniciones se pagan de otros derechos que pagan sus vasallos,/ tiene de plata tres millones i ciento y cinquenta y tres mil y dosientos i diez y nueve taes ques cada tae un ducado de Castilla de aonze reales menos un quinto de un real,/ de arroz limpio tiene sesenta millones y ciento y sesenta y un mil y ochocientas y treinta y dos hanegas,/ de Cevada tiene veinte y nueve millones i trescientos i noventa y un mil i novecientos y ochenta y doze de Sal tiene cinco millones i novecientas i noventa mil y doscientas sesenta mil hanegas,/ pieças de Seda de a Siete braças tiene doscientas i cinco mil y quinientas i noventa y ocho,/ Chinantas de Seda Cruda ques cada Chinanta media arrova tiene tres mil i seiscientas y ochenta,/ Mantas de algodon de a catorze varas tiene cien y treinta mil y ochocientas y sesenta,/ Chinantas de algodon limpio tiene veinte y quatro mil y seiscientas i cinquenta y seis, Mantas de yerva tiene tres mil y sesenta y Siete,/
Quentan los Chinos Sus medidas por Chios ques cada chio cien gantes cada gante un quartillo que viene aser dos fanegas, que reducidas a nuestras

Folio 150 (171) b

fanegas son las arriba dichas/, esto dan solo para el gasto de su casa que tiene grandissimas de la qual cuentan los Chinos grandes cosas, y entrella que todos los que dentro de casa le Sirven ques un numero grande son todos sin Ser casados,/

Capitulo dozeno de los puertos que tiene la provincia de Oquiam,
porque si sea de tener amistad con el reyno de China la habitacion de los españoles adeser en la provincia, de oquiam procurare de Sacar de sus derroteros los puertos que tiene,/ ay en esta provincia començando de la parte que confina con Cumtam a do estan los portugueses ques al principio de la governacion de la Ciudad de Chincheo hasta el principio de la provincia de hetam ques a la otra vanda del nordeste, questa costa con nordeste Sudueste,
lancho es Una Isla pequeña poblada Junto a tierra firme en la mitad de la provincia de Oquintan y la mitad de la provincia de Oquiam y corriendo la costa la buelta del nordeste esta el puerto de Charim y luego Chetzon y fue, achentze, y brienia, y tampintom, y tamtzuatzom y tantzuatze y omthiam ques Isla y luego en la tierra esta concuy, tzantzi, y luego esta tzuatzutzua ques Isla cerquita de tierra firme, y luego en la tierra esta Chembuo y tzumtzi y luego tzinahu y taybitzantzi y contzu, todos estos puertos arriba dichos son en la comarca de la ciudad de Chincheo,
guatzu ehutze y antzu, tzuntzi, tontzotzon, aqui es donde enbarcamos y luego esta estao y toan tzuntzua y luego fuitas, y ochoantzon y entreguey luego Camchon botzon y tzoatzotzoa y tziotzo y luego esta hon y quiatzumtzi,/
en la comarca de la ciudad de angoa estan Ucheo, esta Isla de Cavallos y luego esta poitzon y languet tuichey penchay, huc, y luego Concheo tzontzi y tantzu y tzantzua y luego ay Cuitim,
en la comarca de la ciudad de Ucheo estan boyoatzoa pequatzua guihomum gonhon tzuntzi pacauttzontzi inquiaho logoancam lianho hitzua honhu putzutzua lacap, honquiatin celap tarquintzon tzontzua quihu, honhu, clehuatzintzi taitzuapinum tzuatincho, tzetuntzua lautichim, tichim licuham chelam, este puerto esta ya en los confines de la provincia de Cheteam y todos son muy seguros y muy buenos puertos.

FIN