Autor: FELIPE II
Título: Real cedula de su magestad en que manda, que no vayan Navios desde el Peru y Tierra Firme a la China e Islas Filipinas, ni se traygan de ellos ni de Nueva España a estos Reynos mercancias algunas a la China expedida en Madrid à 11 de Enero de 1593.
Lugar y fecha: Madrid, 11 de enero de 1593
Localización:  Archivo del Museo Naval. Colección Fernández Navarrete, Nav., XVIII, fol. 298

Extensión del documento digitalizado: 1.275 palabras / 6.919 caracteres

Localización y transcripción: Guillermo Martínez Taberner


 

fol. 298 (597)

 

J.18. D.P 55

 

Año de 1594

 

Real cedula de su magestad en que manda, que no vayan Navios desde el Peru y Tierra Firme a la China e Islas Filipinas, ni se traygan de ellos ni de Nueva España a estos Reynos mercancias algunas a la China expedida en Madrid à 11 de Enero de 1593.

 

El Rey= Por quanto como quiera que havernos mandado dar algunas ordenes para que se escuse la Contratacion de las Yndias Occidentales à la China, y se modere la de Filipinas en su execucion, he entendido que ha havido descuido, y que como en la Mar de el Norte han rescivido tanto daño los años pasados los Mercaderes, y otras personas que tratan en estos nuestros Reynos de Castilla, y en las Yndias, y la ganancias de la Contratacion de la China son tan crescida; ha crescido mucho aqui Comercio, y disminuidose el de estos dichos mis Reynos; de que à ellos, y à mis Ventas Reales se siga mucho daño; por lo qual y por importar tanto que el comercio de estos dichos mis Reynos; y de las Yndias se conserve; y acresciente, y que haya muy ordinaria comunicacion y trato entre ella; con parecer del mi Consejo Real de las Yndias he acordado de prohibir, y mandar de nuevo, como por la presente prohibo defiendo, y mando, que de aqui adelante en ninguna manera, ni por ningun caso pueda ya de las Provincias del Pirù, ni de las de Tierra


fol. 298 vº (598)

 

firme, Guatimala, Nueva España, ni de otra parte alguna de las nuestras Yndias Occidentales ningun navio a la China, à tratar, ni contratar, ni à otro efecto alguno, ni tampoco à las Yslas Filipinas, ecepto de la Nueva España, que podran yr los que por otra nuestra Cedula de la fecha de esta havemos ordenado, sò pena, que silo hiziere se tome por perdido el tal Navio con el dinero, mercadurias, y otras cosas, que en el se llevasen, y se aplique la tercia parte de todo ello para nuestra Corona, la otra tercia parte para el que lo denunciare, y la otra tercia parte para el Juez que lo sentenciare, y assimismo prohibimos, que no se pueda llevar desde la Dicha Nueva españa à las dichas Provincias del Pirù, y Tierra firme ningunas mercadurias que hayan venido à ella de las Yslas Filipinas, aunque hayan pagado los derechos que està dispuesto, y ordenado por que nuestra intencion, y voluntad ès que en las dichas Provincias del Pirù, y Tierra firme no se consuma ninguna cosa de las que se trahen de la China, y Yslas Filipinas, excepto lo que tubieren de presente, para lo qual les señalamos quatro años de termino contado desde el dia que en esta nuestra cedula se publicare en adelante, y para ello cada uno ha de registrar lo que tuviere de presente ante la Justicia de la Ciudad, Villa ò Lugar donde residiera, ò fuese vezino, y lo que desde el dicho dia en adelante se llevare à las partes de

 

fol. 299 (599)

 

suso dichas, ò se hallase en poder de qualesquiere personas fuera del dicho Registro, ò despues de haverse cumplido el dicho termino, mandamos que tambien se tome por perdido, y se aplique, y reparta como està referido; pero permitimosles, que puedan traher à estos Reynos todo lo que hasta agora tubieren de las cosas suso dichas dentro de los dichos quatro años, y mando a mis Virreyes del Pirù y Nueva España, y Governador, y Capitan General de las Filipinas y à los Presidentes, y Oydores de las mis Audiencias Reales de las Yndias, y à otras qualesquiera Justicias dellas, que precisa y inviolable, y puntualmente guarden, y cumplan y hagan guardar, y cumplir esta nuestra Cedula, executando las penas en ella contenidas sin remision, ni dispensacion alguna, que asi ès mi voluntad, y conviene à mi servicio, y que la hagan publicar en todas las partes que conviniere, y les pareciere, para que venga à noticia de todos, y ninguno pueda pretender ignorancia. Fecha en Madrid à onze de Enero de mil, y quinientos, y noventa y tres años.= Yo el Rey = Por mandado del Rey Nuestro Señor Juan de Ybarra.= en la ciudad de los Reyes en nueve dias del mes de Febrero de mil, y quinientos, y noventa y quatro años su Señoria el Señor Don Garcia Hurtado de Mendoza, marques de Cañete Visorrey, Governador, y Capitan General en estos Reynos de el Pirù V.ª dixo: que

 

fol. 299 vº (600)

 

por quanto en los Despachos que tuvo de su Magestad que rescibió en dos de este presente mes de Febrero fue servido de le mandar imbiar esta Real Cedula, y para que se cumpla lo que su Magestad ordena, y manda por ella, mandava, y mandó se entregue à los Oficiales Reales de esta dicha Ciudad para que la hagan publicar, y pregonar como es uso, y costumbre y la asienten en sus Libros, y hagan las demás diligencias que por la dicha Real Cedula se manda, y tengan particular cuidado de la observacia y cumplimiento della, y den à Su Señoria Testimonio por duplicado de como assi se ha hecho, y cumplido para lo imbiar à su Magestad.= El Marquès.= Ante mi= Alvaro Ruiz de Navamuel= En la Casa de la Contratación de la Ciudad de los Reyes en nueve dias del mes de Febrero de mil, y quinientos, y noventa y quatro años yo el Escrivano infra escripto lei, è notifiquè la Cedula Real de su Magestad antes de esto escripta, y el dicho Auto de el Señor Marquès de Cañete Virrey de estos Reynos al Tesorero Antonio Davalòs y Factor San Joan de Belaoxiegui de vervo ad verbum en sus personas, y lo obedecieron con el acatamiento devido; y en quanto al cumplimiento mandaron à mi el presente Escrivano, que luego haga pregonar è publicar la dicha Real Cedula

 

fol. 300 (601)

 

en la Plaza de esta Ciudad, y lo rubricaron, siendo testigos Geronimo de Aramburu, Juan Perez de Arrila, y el secretario Alvaro Ruiz de Navanuel= Ante mi = Melchor Perez Demari Dueña = En la Ciudad de los Reyes y Plaza publica de ella en nueve dias del mes de Febrero de mil, y quinientos y noventa y quatro años por voz de Christoval de Morales Pregonero publico, se publicó, y pregonó la Cedula de Su Magestad antes de esto escripta de verbo ad verbum, como en ella se contiene à altas vozes, siendo presentes por Testigos Diego de Aguilar Diez y Garcia de los Rios, y Fernando Ortiz Proveedor General, y otras muchas personas.= Ante mi= Melchor Perez Demari Dueña.= Yo Melchor Perez Demari escrivano de los Reynos, y Mayor de Minas, y Registros de esta Ciudad de los Reyes, y Puerta de ella fize sacar este traslado de la Cedula de Su Magestad, y autos originales segun que por ello pareze en la Ciudad de los Reyes à diez dias del mes de Febrero de mil è quinientos è noventa, y quatro años, siendo presentes por Testigos à lo ver sacar, corregir, y concertar, Francisco Ruiz, è Juan de Sandobal, y Matia e Valdivieso. Y doy feè que està cierto y verdadero, y por ende fize aqui mi signo, que ès à tal. En testimonio de verdad= Melchor Perez Demari Dueña.=

Hallase el testimonio original en

 

fol. 300 vº (602)

 

el Archivo General de Yndias de Sevilla, entre los papeles trahidos de Sim. Cai. Legajo 17 en Papeles diversos en la antigua Governazion en Nueva España y Peru_ Confrontose en 27 de Mayo de 1794.

 

M.J. de Navarrete