Autor: FELIPE II
Título:
Carta de Felipe II al Rey de la China
Lugar y fecha: Santarén, 5 de junio de 1581
Localización: Archivo General de Indias

Signatura: Patronato, 24, R. 54

Extensión del documento digitalizado: 611 palabras / 3.413 caracteres

Localización y transcripción: Alexandra Prats Armengol


 

fol. 1

Don Phelippe por la gracia de Dios Rey de España - de Portugal de las dos Siçilias de Hierusalem etc Yndias yslas y tierra firme del mar - oçéano - Archiduque de Austria - Duque de Borgoña de Brauante y Milán etc Conde Habspurg, de Flandes y de Tirol etc.

A uos el poderoso, y muy estimado Rey de la China, como aquél a quien deseamos el berdadero y entero bien salud y prosperidad con acreçentamiento de buenos deseos. Es tan sobrenatural el amor que Cristo nuestro Señor tiene a sus criaturas que hauiendo padesçido por ellas muerte y pasión y hécholes tantos y tan grandes benefiçios sólo quiere dellas el cumplimiento de sus diuinos preçeptos y el premio, que les promete, es darles la gloria y descanso eterno, acauado el limitado trauajoso y miserable tiempo desta vida, y tanto más será el descanso y grado de gloria allá quanto más nos huuiéremos auentaxado acá en el amor y seruicio suyo y assí todos los sanctos que tenemos en el diuino catálogo y allá gozan de aquellos bienes eternos, y agora son nuestros interçesores mereçieron la gloria que í tienen mediante la pasión del mismo Dios por sus sanctas obras y entre ellos ay muchos que mouidos con diuina inspiraçión instituyeron las religiones para que con recogimiento y clausura los hombres que quisieren darse a la contenplaçión de las cosas celestiales y a la predicaçión del Euangelio estubiesen en quietud, y reposo libres de los mouimientos y desasosiegos del mundo y destos fue vno el glorioso doctor Sant Augustín, de cuya orden embiamos algunos religiosos, con la carta nuestra, que ya abréis resçeuido y avnque son tales, como de su doctrina y o

fol. 1 vº

bras entenderéis ay otros muchos de diferentes órdenes que resplandecen en esta iglesia militante y la adornan con su exemplo y entre ellos son dignos de gran beneración los descalcos de la orden del seráfico padre San Francisco que menospreciando las cossas mundanas biben sin tener cosa propia los quales con deseo de ayudar a la conbersión y enseneamiento vuestro y de los naturales dese reyno se an ofrescido a tan largo y trauajoso camino para que el nombre verdadero Dios criador de todas las cosas sea en todas partes conosçido y alabado y sus criaturas gocen de sus fabores y dibina gracia y con el estandarte y bandera de la Cruz45 y con yntento y verdadera determinación de morir por ella ban a entender en ello y bisto que no se mueuen no solamente los coraçones pero las ojas de los árboles sin la voluntad del verdadero Dios y entendiendo que dél les biene este ferbiente caritatibo y piadoso deseo auemos querido condecender con él y acompanarlos con esta carta y ansí afectuosamente poderoso rey os rruego y encargo que miréis por estos religiosos y los faborescáis y ayudéis oyendo atentamente lo que os dixeren que sin dubda es dichoso el tiempo de vuestro reyno y Dios os ama pues a querido poneros tan en las manos poder yr al reyno del çielo quando se acabe el momentáneo y pereçcedero deste mundo lo qual se espera miraréis mucho como cossa que tanto ymporta para poder goçar de tan grande veneficio poderoso y muy estimado Rey Dios nuestro Señor os alumbre con su graçia y con ella tenga vuestra persona y real estado en su continua guarda de Santarén a çinco de Junio de myll y quinientos y ochenta y vn años yo el Rey Antonio de Eraso = señalada de los del consejo /