Autor: ALFARO, Pedro de
Título:
La carta de Frai de Alfaro a Frai Juan de Ayoza Guardián de Nuestra Señora de los Ángeles y Comunes, en Manila su fecha en la ciudad y Río de Cantón a 13 de octubre 1579
Lugar y fecha: Cantón, 13 de octubre de 1579
Localización: Archivo General de Indias

Signatura: Filip. 84, 1, 16

Extensión del documento digitalizado: 4.745 palabras / 25.417 caracteres

Localización y transcripción: Mar Capmany


 

fol. 1

La carta de Frai de Alfaro a Frai Juan de Ayoza Guardián de Nuestra Señora de los Ángeles y Comunes, en Manila su fecha en la ciudad y Río de Cantón a 13 de octubre 1579.

Amantísimo hermano en dios nuestro

Pax et gaudium in Spiritu Sancto. Sera tan grande imagino yo el deseo que V.C. tendrá de saber de nosotros y del succeso de la jornada como el que acá teníamos de avisar allá de lo que por aca passa que es harto diferente de como alla nos lo fabricamos y pintamos quando después de sobremensa tomamos por deporte el tratar las cosas de China, las quales para se poder ellas entender como son hanse de ver por los ojos y palpar con las manos y aun después dubdar si sera así o no digo esto porque en effecto es menester ver y tratar las cosas y con mucho acuerdo determinarse los hombres y así holgaría en extremo que ni V.C. ni el hermano fr. Diego ni otro alguno uviese tomado el trabajo que nosotros el qual damos por muy bien empleado a trueque de salir ya desta dubda y sacado esta espina de entre nosotros que tanta inquietud nos causava y porque despues que de ai salimos han pasado muchas cosas que seria cosa muy larga querer relatar los en esta, solo dire lo mas necesario y conveniente. Remitiéndome en todo lo demás a nuestro hermano fr. Agustini que como hermano de esta ex comenzo peregrinationis dara muy cumplida relación de todo a quien embio a V.C. y a todos nuestros hermanos para que los desengañen y adviertan de muchas cosas de que estan bien ignorantes y por no gastar más tiempo en esto sabia V.C. que después que nos partimos de ylocos donde se quedo nuestro hermano fr. Estevan Domingo dia de la Santísma trinidad, la noche siguiente tuvimos en una isleta junto a bigan donde se aparto Antonio de nosotros y de allí dimos la vela otro día y esa noche tuvimos muy trabajos a que pensamos no llegar al día y de ay sin saber donde ni a que mano con el viento que el Señor nos quiso embiar nos dexamos yr hasta el domingo siguiente que venimos a dar a la boca de un rio muy caudaloso. Y auiendonos N.S. guardado de los corsarios y de los guardas que ay muchos a la entrada desta tierra sin aver nadie que nos preguntase, ni aun quisiese llegar a nosotros nos entramos poco a poco hasta llegar a tiro de piedra a una populosisima ciudad muy bien cerrada y murada que llaman Canton, junto a la qual los portugueses tienen suasiento y población dos días de camino y de allí vienen a tratar aquí. Nosotros que traiamos endereçada la proa a Chincheo hallandonos mas de 200 leguas lexos de nuestro intento y desseo todavia holgamos por aver dado con la tierra firme. Y dado fondo aguardamos si alguno llegaria a saber quien eramos o de donde veniamos y despues de gran rato llamamos a vozes que nos sacasen a tierra y luego acudio un barco y saliendo todos siete hermanos a tierra dicho te Deum laudamus con mucha devocion a la orilla del rio sobrevino tanta gente a vernos que no podiamos andar, y vamos derechos a la puerta de la ciudad y comenzamos a entrar por ella, mas no dimos treinta passos que luego los guardas no saliesen a nosotros y nos detuvieran sin poder hazer otra cosa. Lo demas de la historia quedese ya el hermano fr. Agustin que muchos pliegos de papel fueran menester para proseguir las, baste este principio. Despues de avernos visitado la fragata la Justiçia dos y tres y mas vezes y examinados por los Jueces como aviamos venido y quien guió este navio y a que veniamos, a lo qual y a otras muchas cosas por faltarnos lengua y no nos poder dar a entender con ellos porque Juanico el sangley que traiamos por interprete se hizo como mudo y començo tanto a temer su peligro que burlando ni de ueras el nos fue de provecho antes en parte holgaramos que nunca aca viniera pluguiera a Dios N.S. Después toponos Dios con otro apostata y renegado que quiso y se offreçio a hazer nuestros negoçios vendiendosenos por christiano

fol. 1 vº

llamado Simon. Este dado ya y entregado a la infidelidad y adoracion de los idolos como no lo conosciamos por tal pareçionos que era el que haria al caso para nuestro negoçio como hombre bien instructo en la fe por los frailes de la compañia y trato y conversaçion de diez años que vivia entre los christianos portugueses, y este como enemigo ya de Dios. El hijo de Satanas de tal manera nos engañava y falseava y dava alla sus preguntas y respuestas que diziendo nosotros uno el dezia otro y parescianos que todo yva bien guiado por tener tal ayuda a quien ya por grandes importunaçiones y molestias no pudimos dexar de entregarle un caliz porque de otra manera no nos davan esperança de poder hazer cosa de lo que veniamos a tratar, y que era menester dar a scrivanos y hazer petiçiones y otros mil embustes que alla contara nuestro hermano con que convençidos nos paresçio deuerle dar aquello como en señal y prenda que si negoçiasen nuestra quedada aqui hariamos con los christianos de Macan que se les pagase muy cumplidamente todo mas mejor los ayude Dios y saque de sus errores de lo que tres compañeros que esto tratauan y negoçiauan lo hizieron.

Viniendo pues al punto, aqui hermanos no a sido possible quedar ninguno de nosotros aviendo tentado por todos vias el vado, por intereses, por ruegos, por esclavos y captivos suyos. Ley finalmente yrrefragable dada por el Rey que ningun estrangero vivia en su Reyno fuimos al virrey desta provincia y alla anduvimos de Presidente en Presidente y de Juez a Juez y al cabo nos venimos a ver con el virrey, a quien se habla con esta cortesia porque a los demas justamente de rodillas infaliblemente postrados en tierra como quando desimos las culpas nosotros sin mirarle a la cara, lo qual yo no pude sufrir, y asi le hable aunque muy poco como avia hecho a los demas paresçiendome mucha demasia y menoscabo del sacerdoçio, y lo que se le hablo fueron tres palabras solas a que se le respondio porque no ay hablar ni pedir mas de lo que el pregunta solamente responder y lo primero que pregunto fue de que fraternidad eramos, lo segundo a que veniamos, lo tercero que mercaderias traibamos, yo respondi a todo la verdad pero el traidor de Simon nuestro interprete me falseo la segunda palabra no queriendo decir ni declarar nuestro intento de que veniamos a predicar la Ley de Dios y su evangelio mas alla fingio el lo que quiso porque le paresçio que si dezia lo que yo que le cortarian la cabeça como el despues nos lo disco. Esta y otras muchas vezes trastroco nuestras palabras mas nunca le entendiamos porque lo hazia con tal semblante y animo que cumplia muy bien con nosotros delante de los mismos Juezes y a ellos y a nosotros dava muy buenas respuestas. Ay aquí que decir mucho remittome a nuestro hermano y passo adelante.

Veniamos tan pobres y apostolicos maxime açerca de dineros y tan de paz sin ningun genero de arma y vestidos todos de pardo que en effecto no tuvieron estos manos para nos enojar antes se compadesçian de nosotros paresçiendoles que eran nuestros trabajos muy grandes pues aviendo passado tantos mares y peligros y hecho naufragio como se lo dava a entender el naguatato en effecto como gente de razon y de gran gobierno que entre si tienen nos dieron lismosna muchas vezes de la casa del Rey y algunos particulares tambien. Despues de muchos trabajos que aquí passamos en este rio sin poder jamas dormir una sola noche en tierra mas siempre en este navio sabida los portugueses nuestra venida el obispo de Macan y otro saçerdote primero nos rescivieron, las quales cartas para su consuelo podran ver y leer. Carteamos muchas veces y çierto nos han favoresçido mucho, y ayudado con sus limosnas, que a no aver tenido esta ayuda sin falta uvieramos peresçido algunos de nosotros porque todos han estado que poco que mucho enfermos, entre los quales fue N.S. servido

fol. 2

cupiese la suerte muy dichosa a nuestro buen hermano fr. Sebastian de morir sobre el çerco desta çiudad en tan buena demanda y pretension que no dudo sino que ya tiene el premio de la verdad sea que quando yo llegue a ylocos halle alli al hermano Baptista y al sobredicho muy flaco y descolorido y al hermano fr. Sebastian algo necesitado del estomago pero con tal dispusiçion que podia hazer esta jornada sin ningun peligro y me paresçio que era justo sacarlos de alli antes que viniesen a lo que fr. Pablo y fr. Agustin y por hacer este negoçio mas fundado y aun quando es mejor tiempo me falto el hermano fr. Estevan puesto ya las manos en la masa, y al arado, no me paresçio que era serviçio de Dios volver atrás antes offensa.

Visto y entendido del hermano Juan Diaz y sus compañeros quererse bolver alla porque yr estos con los portugueses antes se dexaran hacer presos destos infieles. A mi me parescio ser cosa muy justa ayudarles a bolver pues ellos lo avian hecho conmigo tambien como alla sabe y asi fue cosa justissima pues no avia de que hechar mano para aviarlos, y a quatro indios que traxeron pa ayuda y servicio del navio acogerme a lo sagrado y assi les entregue los Calizes y procure otra limosna de los Portugueses y no se aun si bastara para proveerse de las necesidades. Porque dicen se a de yr por tierra a Chincheo que ay mas de çien leguas de aquí y de ay se yran con los navios sangleyes que van a Manila. Cuanta razon aya de favoresçer y ayudar a estos hermanos que la vida y hazienda pusieron por Dios y su evangelio y por nuestra consolaçion, los çiegos lo veen y todos nosotros y la orden junta toda tiene que les agradesçer y servir toda su vida pues tambien y fielmente han trabajado, y assi digo que pues alla vuelven pues aca no pueden quedar, que harto holgaran ellos de acabar la vida con nosotros se tenga por amor de Dios grandisimo que con los favoresçer y ayudar en todo, mayormente si emitiese V.C. que el governador los quisiese hazer tan grande injustiçia de quererlos agraviar en algo por dezir fueranse sin mi licencia y contra mi voluntad bastara por respuesta estar de por medio justificada la causa de Dios y aver sacado este negocio a luz y a todos de dubda y perplexion açerca de lo desta tierra, por lo qual meresçen grandissimo premio y honrra en el çielo y en la tierra y por solo su respecto dellos y que se de credito a todo lo que dixieren acerca de lo que aca ay, y por que alla no aya pesadumbre ninguna pues no es razon averla, embio con ellos a Nuestro hermano fr. Agustin que harto holgara el y yo mas que se nos quedara aca y nos ayudara a llevar las cruzes que nos aguardan hasta la muerte. Torno pues a rogar a V.C. y a todos nuestros hermanos miren mucho por ellos y los ayuden como si fueran dos o tres de nuestros propios frailes porque tenemos obligaçion a ello, y mando en virtud de santa obediencia lo hagan todos assi han de derramar la sangre por ellos si menester fuera pues a esto mesmo se pusieron ellos primero por nosotros, y la orden, y aunque entiendo no avia necessidad desta Recomendación para con V.C. pues le a el santo comunicado el talento de la prudençia y discreçion, todavia me paresçio apuntarselo para mayor consuelo suyo dellos y satisfaçion mia porque no puedo yo yr alla a esto ni quedar aca juntamente apretender todavia nuestro negocio us ad mortem porque según sentencia de san Gregorio Virtus boni operis perseuerançia est, y porfia mata caça, y ultra desto ay otras muchas causas que me movieron a quedar, de las quales solas dos otras apuntare y la primera sea no perder la esperança nosotros y los que alla quedan, y vendran de España y Nueva España quando sepan que llegamos a la china, y no queda aca ninguno a procurar todavia este negocio e ya que no dentro en las çiudades, y poblaçion de chinos a lo mismo siquiera

fol. 2 vº

en lo que es tierra firme y como dizen muy junta pared en medio de China, y no desanimar a los que vendran si supieran de nuestra buelta que seria muy grande inconveniente para faltar ministros a essas yslas y nunca aportar aca nadie, y pues a veinte y çinco años que perseveran aqui aguardando coyuntura y mas mañana los Padres de la compañía y un señor obispo y otros sacerdotes aviendo nosotros llegado por la graçia del señor hasta este puerto, no fuera cordura perder este lugar pues se nos da y conçede libremente por los mesmos chinos que quedamos aquí donde se podra dar principios si Dios es servido a la custodia y providencia de s.Gregorio como su sangley lo mando y nuestro general juntamente convino quedar aquí por un escandolo y alboroto que satanas revolvio y urdio entre los expiados de Macan con nuestra venida porque como fue cosa tan a desora y casi impossible llegar nosotros aca de la manera que venimos no creen que somos relligiosos ni menos que venimos a predicar sino espiar y gente que viene a ver y tantear la tierra de los chinos para la tomar y en este engaño estan y no ay sacarlos de aqui muchas ynformaciones cartas y otras cosas que han passado por donde fuera Razon quietarse el governador o capitan mayor que aquí reside. Esto tambien quede para el hermano fr. Agustin que es cosa muy larga y las cartas que el obispo y otro sacerdote que de alla scrivia nos emviaron que van alla. Tambien estamos donde con facilidad se podra aprender la lengua que no es la que alla V.C. aprende mas otra bien diferente y que vengan los Portugueses al trato aquí es cosa facilisima deo volente et juvante venir con ellos y como libremente se entra y sale en la ciudad por todos aquellos dias que tienen de licencia puedeseles predicar aunque no quieran oir dexo a parte el estar en parte tan comoda donde cada dia del mundo se trata y conversa con los mismos naturales y el poder tratar y traçar muchas cosas tocantes a este negocio y el poderles hermanos avisar por lo menos cada Cuaresma con los chinos que de aquí van a Manila con grandisima facilidad de quanto por aca passa y el tener certidumbre de quando podran venir V.C. aca mas no con chinos que eso es impossible que se atrevan, y lo erraran muchisimo aunque se pesen a plata y oro, y porque viene a proposito les doy aviso que jamas se fien de ningun chino por bueno que se les muestre y devoto porque todos mienten y engañan como aca tenemos ya bien experimentado y mucho mejor los christianos portugueses que a muchos años los tratan y a ninguno baptisen sino fuere in articulo mortis aunque diga que quiere ser christiano porque todo es ficcion como la del ermitaño del hermano fr. Estevan y acerca desto alla dira el hermano lo que ay que es mucho para notar y no es justo se arrojen a baptisar a diestro y siniestro aviendose de volver. Luego aca donde es tan grande y tan ordinaria la ydolatria que cada qual tiene en su casa sus idolos y perfumes y sahumerios y ritos diabolicos, y hasta los pobres que piden y mendigan traen en sus barquillos sus idolos y retablos y alli le offrescen lo uno y lo otro.

No entiendo ni puedo creer que por via humana ni por bien ni por mal en esta tierra se pueda entrar a predicar la ley evangelica porque la guarda y retaguarda y mucho mas de lo que se puede decir es tanta y tan grande de dia y de noche que no ay monasterio de monjas tan cerrado y guardado pues es tanto que de noche andan por sus barrios ciertos guardas con sus campanas y matracas de madera como alla quedo despiertan a maytines, y dentro de la misma ciudad cada tantas casas tienen su portero y puertas con que se encierra de noche y aun de dia maxima si es forastero el que pasa, hasta que trae su escripto y lo presenta, del que lo puede dar, y es tanta y tan menuda la quenta que ay en todo que no se puede desir ni creer.

fol. 3

Por parescerme que ya esta passa de corta y que no valgo nada para historiador concluyo con dos cosas y la primera es que nuestro hermano fr. Agustin vuelve alla de mala gana pues aviendo ya llevado el trabajo del camino se lo hago otra vez desandar mayormente mareandose tanto por la mar como V.C. sabe mas convenia assi por amor de essos hermanos que sentian grandisimo desconsuelo en volverse solos y sin alguno de nosotros y tambien para que se de mas credito a la verdad de lo que alli se dixere de lo que aca ay y desengañe a todos relligiosos y seglares que no tomen trabajos escusados que no todas veces succedera assi como a nosotros entrar tan miraculosamente sin aver quien nos enojase y succedernos todo con tanta suavidad y paz, yo holgara si el señor fuera servido que alguno de nosotros supiera la lengua o tuvieramos persona fiel que sin miedo pudiera declarar el effecto de nuestra venida, mas no fue tal nuestra dicha, todavia por semejar y por mostrar las ymagines y libros y otros señales declaramos algo de nuestro intento mas no como era razon y yo quisiera, sera el señor servido que sabida la lengua y mejor dispuesto con su divina gracia se trate el negocio el año que viene si el señor otra cosa no ordenare antes, alla no nos dexen de encomendar a dios como creo lo avran siempre hecho y se diga por esta intencion siquiera una misa cada semana pues a todos toca el negocio.

Bien se que V.C. no holgara mucho de mi quedada por la carga que le quedo ay del officio o ya la aura dexado o ahora la podra dexar teniendo primero capitulo a los frailes si ya vino comision. mi tiempo ya se cumple de aquí a seis o siete meses, bien se y conozco que mi officio he hecho muy mal y con muchisimas faltas y que meresco mucha pena, mas por amor del Señor se me perdonen, que la falta de experiencia y mayor falta de virtud que en mi ay me relieva algo especialmente que por fuera me hizieron acceptar esse officio como todos nuestros hermanos saben a los quales V.C. sea esta carta y a los que estan absentes servia de lo que aquí va y sabra del portador, que podria ser ordenar el Señor de tal manera. Las cosa que vengan aca muy antes de lo que piensan en el entretanto lo que les suplico y ruego a todos es se sosieguen y trabajen ay fielmente en la obra que tienen entre manos porque no se pierda el tiempo y carescan estos y es otros de remediar que quando se llegue la hora no faltara como avisarlos y vengan a cumplir sus buenos desseos adonde la gente es tan habil como la ay en todo lo creado y tan innumerable como las arenas del mar, y que si Dios N.S. abre la puerta no ay que andar a buscarlos porque todo el reyno de China se puede dezir ser una sola ciudad populosisima y de muy gran gobierno y concierto por lo qual creo los sustenta y guarda N.S. para lo ultimo como fruta de postre y el buen vino de las bodas de Architidino.

La historia que ya V.C. sabe lo que se debe a Juan diaz y lo mucho y bien que nos a ayudado y juntamente sabe los buenos desseos que tiene de recogerse y servir a Nuestro Señor envia compañía y que lo a pedido y procurado muchas vezes, mas como siempre emos tratado que cumpla primero que alguno se resciba exercitarlo y provarlo en muchas cosas, yo e hecho bien la experiencia ende y basta lo de ahora para recibirlo a nuestra compañía maxime que no pide el habito palego sino en esse que es mas humilde quiere servir ay a N.S. y a sus siervos para lo qual tenia mas particular gracia de N.S. y el tambien no se atreve con tanta carga de preceptos como tenemos y cierto ayudara mucho con su buen exemplo y virtud porque tiene caudal para dentro y fuera de casa y desde luego se le pueden fiar las llaves de la puerta y de lo demas y sera razon que si el quisiere professar y obligarse como lo hazen los de su habito a los deveres

fol. 3 vº

de obediencia y castidad se lo tome en que todo el tiempo que á que trae el habito que espero en el Señor todos holgaremos con su compañía y su conversacion y el muy menos se arrepentia de lo que hiziese. Tambien es razon que V.C. advierta que aca son menester essas bulas y privilegios que traximos de la Nueva España y los demas recaudos que embiara su Sactidad y nuestro padre general y avisarnos de todo porque aca ay quien nos puede tomar aquesta y es razon que nosotros la sepamos dar hasta un quadrante y lo que se nos embiare venga bien autorizado porque todo sera necesario.

No scrivo en particular a cada uno de los hermanos no por faltarme deseo sino por el embaraço y carga y que por dicha no topen con cartas nuestras estos chinos que como es la gente mas sospechosa que aien en todo lo creado luego pensaran que tratamos alguna traicion y que quedamos aca a entregar la tierra entera y assi sirva esta en particular para cada uno y pues alla sabran por extenso todo lo que querran y mucho mas de nuestro hermano fr.Agustin y de los compañeros no ay para que yo me alargue mas que seria nunca acabar sino lo que les suplico a todos es dos cosas la una que no se inquieten mas sobre la venida a China porque es por demas y es querer tomar el cielo con las manos y dar de cabeça ni con soldados ni sin ellos porque ya todo lo han provado aca primero los portugueses y no a avido remedio ni se dexen enganar de ningun chino diziendo que los traeran por que mienten y los engañan y no haran nada como ya nos consta bien claro multis argumentis, mas ocupense alla como lo hazen hasta su tiempo porque dia vendra y no tardara.

Lo otro es que pues estamos aca tan apartados aunque no en el espiritu puesto que entre christianos pero tan sujetos a estos infieles que no ai yr de aqui alli sin mudarse de un cabo a otro mientras ni salir sin su licencia y mandato y que cada y quando que se les antojare (quod Deus a vertad) nos pueden meter a todos a cuchillo sin ninguna difficultad ni resistencia que de parte de los christianos se les haga porque no tienen armas con que se defiendan y son tan poquitos que debe de aver para cada expiano medio millon de infieles pero poco les a de aprovechar que al cabo han de dar la obediencia a Dios y a su yglesia de fuerza o de grado y se acuerdan de nos encomendar muy deveras al señor que nos haga tales como pueda para su santo servicio et perficias que capit in nobis que aca traemos lo mesmo pues somos todos un cuerpo.

Tambien advierta V.C. y los prelados que ai vinieren que la compañía de ylocos es destruccion y sepultura de frailes porque los primeros que alla vinieron ya sabe como volvieron y los segundos con aver tan poquito que avian venido alli los halle de muy malos gestos flacos y descoloridos y al hermano fr. Sebastian que sea en gloria achacoso del estomago cuya enfermedad tuvo alli su principio y aquí su fin y me paresce que conforme a esto y a lo que comun voz y fama de todos es no es tan para poder vivir nosotros. El hermano fr. Estevan dira tambien su parescer acerca desto pues que el alli a la experiencia y según esto alla veran lo que mas cumple hazer. Al presente no mas porque para Cuaresma si Dios quisiere pienso servirle lo mas que viniere de nuevo. Nuestro hermano fr. Juan Baptista se les encomienda en particular a cada uno y yo mucho mas, y a nuestro hermano fr. Juan Clemente que se acuerde en sus santas oraciones destos sus intimos hermanos y el Señor nos cumpla a todos de su grandeza y enseñe a hazer y cumplir siempre su santa voluntad amen. Desta ciudad y rio de Canton 13 de octubre de 79. El officio se haga luego por nuestro hermano diffunto y todos le diran sus missas con toda brevedad sin interponer otros como esta ordenado, y tambien nos embie V.C. un tratado de las ordenaciones y de las que de nuevo se añadiesen. Vale. Verdadero hermano y siervo de V.C. vuestro fr. Pedro de Alfaro.

fol. 4

Por no screvir otra carta tan larga como esta porque avia bien sobre que ciertamente. Resumire aquí con brevedad lo que ay ahora de nuevo, y es que estando aquí aguardando a los muros desta ciudad de Canton el despacho para partirse nuestros hermanos a Manila y nosotros a Macan sobrevevinieron unos Portugueses a ciertos negocios a esta ciudad los quales holgaron mucho con nosotros y entre otras muchas cosas que tratamos nos dieron noticia del Reyno de Cochichina tierra firme y contigua con esta donde venimos a parar quatro dias de Camino de donde los Portugueses estan poblados los quales suelen tener con ellos alguna comunicación quando vienen de la Yndia y toman alli puerto, dizen nos por cosa muy cierta que el mismo que en ello anduve como testigo de vista que embiado deste Rey a pedir padres y doctrinas al Señor obispo que reside aquí en Macan y que tenian cortada ya la madera para hazer Yglesias y por no aver frailes de la compañía que son los que por aca andan en la conquista del Japon por no poder cumplir con todos no se a ydo alla. An nos asomado con esta jornada y es en effecto tras lo que andamos buscando tierra firme y muchas mieses las quales ay en grande abundancia. Es gente pulitica y mas facil y llana que los sangleys si Dios nuestro señor fuese servido que por aquí entrassemos no avria sido nuestra venida en balde (como si lo es). Vamos ahora a Macan y alli sabremos muy mas por entero y con certidumbre lo que en esto ay y conforme a ello daremos aviso a V.C. y a los hermanos para que siendo el señor servido venga V.C. con algunos hermanos de los que haran mas al caso para ayudarnos. El hermano fr.Agustin se parte con mucha pena y tristeza de nosotros, que aviendo llevado pondus diei et gesbus le hago volver mas cumple que asi se haga por muchas causas, si fuere el señor servido que esto qua fe traigan lo por aca, que todavia ayudara mucho y entre otras cosas que el hermano fr. Agustin dara alla por aviso esta sea una que no traigan consigo calizes de plata antes se vengan sin ellos porque ninguna cosa nos a dado tanta pena y turbacion como la plata, por ser toda esta gente supremamente codiciosa y ynteresada. Al punto no mas porque seria nunca acabar tratar por extenso las cosas desta tierra. Nuestro hermano les hinchira las medidas. A todos mis particulares saludos.

Vale qui supra.