Autor: ALBURQUERQUE, Agustín de
Título: Carta a S. M. del P. Agustín de Alburquerque. Habla de la muerte de Fr. Diego de Herrera con los religiosos que llevaba de España; dice que ha muerto el Padre Martín de Rada, y que en otro navío enviará los papeles de las observaciones que estaba haciendo, etc.
Lugar y fecha:
Manila, 22 de junio de 1578
Localización:AGI, Aud. de Filipinas, 84
Extensión del documento digitalizado: 490 palabras / 2.674 caracteres

Localización y transcripción: Carles Brasó Broggi i Dolors Folch

 

 

Manila, 22 de junio de 1578.

            Carta a S. M. del P. Agustín de Alburquerque. Habla de la muerte de Fr. Diego de Herrera con los religiosos que llevaba de España; dice que ha muerto el Padre Martín de Rada, y que en otro navío enviará los papeles de las observaciones que estaba haciendo, etc.

 

            S. C. R. M. Auiendo los años passados escripto a V. M. el estado destas islas y embiado a fray diego de herrera que, dando razón de la neçesidad que aquí auía, supplicase a V. M. por el remedio, boluiendo a esta tierra, çient leguas del puerto se anegó con todos los religiosos que traya consigo, sin que paresçiese papel de los que consigo traía.

            El año passado, por letra de V. M. para fray martín de Rada, entendimos auer V. M. con su real clemençia no sólo reçebido a fray diego Herrera, pero héchole merced en todo lo que pidió. Hízonos notable falta su muerte y la de los religiosos que traía, y agora á querido nuestro Señor, por sus secretos juizios, lleuarnos a fray martín de Rada, que V. M. tanto ella. Estaua ocupado en las obseruaciones que V. M. le mandó escreuir por el orden que Juan baptista Jessio pedía, y el gouernador francisco sandi le hizo dexar lo que escreuía y lo lleuó a la jornada de Burnei, de cuya buelta murió. Los papeles de su escriptura están en el monasterio donde él viuía, çient leguas deste puerto, que por no auer lugar despertarlos, este nauío no los lleua; recogerse an todos en el estado que los dexó y embiarse a V.M.

            La falta de estos frayles y la necesidad que ay de quien substente este ministerio y lo lleue adelante, por yrnos acabando y auerse muerto, sin los anegados, otros diez religiosos, de los pocos que estábamos, determiné embiar a los pies de V. M. a fray francisco de ortega, prior de Manila y diffinidor desta prouincia, que como á años que asiste en esta población, está enterado en lo que tiene neçesidad la tierra. Lleua memoriales de las cosas que V. M. quiere que le auisen; puede V. M. darle crédito en lo que de esta tierra dixere.

            Nuestros señor, en cuyas manos está el coraçón del príncipe, ençienda el de V. M. en su diuino amor para que en sus dichosos días vea reduzidas a la fee de Christo tanta multitud de gentes, que con su sangre redemió, que según los principios tan cristianos, con que V. M. á tomado esta obra, están prometiendo el fructo, si ay ministros que ayuden. El mismo señor guarde la Real persona de V. Magestad con perpetuos fauores del cielo y acreçentamiento de estados, como sus vasallos lo pe-dimos. De Manila 22 de Junio 1578. Besa los Reales pies de V. M. su más humilde sieruo, fr. augustín de alburquerque.

 

AGI, Aud. de Filipinas, 84