17.09.2010

La biología evolutiva halla adaptaciones al clima en poblaciones desplazadas de su hábitat original

Una adaptación reciente, posiblemente al clima, podría explicar por qué se han seleccionado positivamente algunas variaciones del gen FOXI1 entre las poblaciones africanas y no en el resto de poblaciones del mundo estudiadas. Esto confirió en algún momento ventajas evolutivas a sus portadores.

fotoElenaUn grupo de investigadores dirigidos por Elena Bosch, investigadora del Instituto de Biología Evolutiva (CSIC-UPF) y del Departamento de Ciencias Experimentales y de la Salut (CEXS-UPF), conjuntamente con el Centro de Investigación Biomédica en Red y Salud Pública (CIBERESP), han investigado por qué el gen FOXI1 presenta patrones de diversidad tan diferentes entre las poblaciones humanas estudiadas. Los resultados del estudio se acaban de publicar en BMC Evolutionary Biology.

El gen FOXI1 tiene múltiples funciones y se expresa en diferentes órganos del cuerpo como el oído interno, el testículo y el riñón. "Es en el riñón donde encontramos la mejor explicación de la ventaja selectiva de la expresión de este gen", ha manifestado Elena Bosch, directora del trabajo. Y ha añadido: "la regulación que hace el riñón del volumen de líquidos corporales es esencial en los climas cálidos y, en efecto, como se ha comprobado en este estudio, a medida que nos acercamos al Ecuador las poblaciones estudiadas presentan mayor frecuencia de variabilidad genética de este gen".

Los afroamericanos presentan adaptaciones genéticas a su hábitat de origen

Este valor adaptativo de la variación genética es uno de los resultados más relevantes de este trabajo porque concuerda con el hecho de que la hipertensión arterial es más frecuente en afroamericanos, como los epidemiólogos aseveran. En poblaciones de origen africano, la inmigración y la esclavitud les hicieron abandonar su entorno natural para pasar a un nuevo hábitat en el que el carácter adaptativo de la variación genética adquirida en África dejaba de tener sentido.

Además, los largos viajes de los barcos negreros y las duras condiciones en que las personas eran sometidas durante su traslado podrían haber favorecido aún más los individuos más capacitados para retener líquidos y sobrevivir a la travesía, algunos de sus descendientes son ahora ciudadanosafroamericanos.

Este fenómeno se había descrito anteriormente de forma teórica como " hipertensión del genotipo ahorrador", un término propuesto por vez primera por James V. Neel (1972), del que ahora la biología evolutiva aporta una prueba concreta.

Trabajo de referencia:

Andrés Moreno-Estrada,  Estel Aparicio-Prat,  Martin Sikora, Johannes Engelken1, Anna Ramírez-Soriano, Francesc Calafell, Elena Bosch (2010), " African signatures of recent positive selection in human FOXI1", BMC Evolutionary Biology, 10:267.