La hipertextualidad en el periodismo digital en Colombia

Autor: Joan Francesc Fondevila Gascón (Universitat Abat Oliva) y Herlaynne Segura (Universidad de Antioquia)

Citación: Fondevila Gascón, Joan Francesc; Segura, Herlaynne (2012). "La hipertextualidad en el periodismo digital en Colombia"  [on line]. Hipertext.net, 10, http://www.upf.edu/hipertextnet/numero-10/hipertextualidad-periodismo-digital-colombia.html

jfondevilag_4799herlaynne

Resumen: La hipertextualidad es una variable que permite analizar la madurez de la práctica de periodismo digital. Para determinar la cantidad (número de enlaces por unidad de contenido) y la calidad (tipos de enlace según sus implicaciones semánticas) del uso del hipertexto en Colombia, se ha desarrollado un estudio empírico sobre dos diarios online, El Espectador y El Tiempo, a partir de las unidades de contenido publicadas en el front page del diario, el número de enlaces en el total de unidades de contenido, y la cantidad de enlaces contextuales, relacionales y recomendados. El uso de los enlaces es muy escaso y superficial. 

Palabras clave: Periodismo digital, hipertextualidad, Colombia, enlace, semántica 

Sumario:

1. Los casos de El Tiempo y El Espectador en el contexto de la prensa digital colombiana
2. Estudio empírico sobre la hipertextualidad
3. Conclusión
4. Bibliografía


1. Los casos de El Tiempo y El Espectador en el contexto de la prensa digital colombiana

En Colombia, como ocurre con otros países latinoamericanos (Calderín y Segura 2010), la tradición del periodismo impreso está muy arraigada. El origen de la mayor parte de diarios es familiar. Tras constituirse las empresas periodísticas, el impacto de Internet ha provocado mutaciones en la estructura y en sus modelos de negocio (Fondevila Gascón, 2010d), lo que ha conducido a la mediamorfosis (Fidler, 1997).

La Asociación de Diarios Colombianos (ANDIARIOS[1]), nacida en 1961, pretende facilitar la convergencia periodística y tecnológica de los diversos medios a raíz del proceso de digitalización. De hecho, de los 39 diarios existentes en ese país en 2007, 31 contaban con ediciones digitales (Fundación Telefónica, 2007). No obstante, tan sólo el periódico El Tiempo tenía cobertura nacional. El proceso de regionalización es acentuado: cada unas de las regiones y ciudades importantes dispone de entre uno y varios diarios propios.

El periodismo digital en Colombia se comienza a gestar a principios de los noventa. Entonces aparecen los "audiorespuesta", que, mediante dos lenguajes informáticos, el Foxpro para Windows V.2.5 y el EASE, más la utilización de líneas telefónicas, suministran información variada y de interés para el usuario. El acceso a la información deseada se obtenía muy fácilmente y la dinámica consistía en marcar un número de teléfono y digitar el código (Segura, 2003 y 2007). Esta manera de informar superaba la velocidad de la prensa tradicional. En cierta medida, se asemejaba al periodismo de radio. Como novedad, su utilizó el teléfono, muy popular en la comunidad. Aparece un  periodismo que utiliza las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC), que multiplica sus plataformas gracias al fenómeno de la convergencia y que alimenta a infinidad de páginas web: es el cloud journalism (Fondevila Gascón, 2010a). Los diarios digitales, las páginas web de empresas y las redes sociales (Social Media Marketing o SMM) necesitan un flujo constante de contenidos, que es el que proporciona el periodismo en nube.

Los periodistas digitales se consolidan en un contexto en el que deben dominar las herramientas propias del nuevo ecosistema: hipertextualidad, multimedia e interactividad (Fondevila Gascón, 2009a). Incluso se pronosticó que los sistemas de audiorespuesta (denominados popularmente Internet de los pobres) seguirían con vida durante unos quince años más, hasta que Internet se consolidara en Colombia. Para mantenerse vigentes, los sistemas audiorespuesta tuvieron que adoptar estrategias como los mensajes Wav a celulares y la incorporación de un sitio Web en el que también publicaban los contenidos que tienen en el sistema telefónico, pero, finalmente, en el año 2008, sucumbieron ante las fortalezas evidentes que ofrece Internet (Calderín y Segura, 2010).

Tras la fase telefónica, el proceso periodístico de digitalización en Colombia se aceleró en el año 2000. Los principales medios del país se unieron y crearon www.laciudad.com, portal de contenidos variados (noticias, farándula o deporte). En 2002, el portal www.terra.com adquirió por un plazo de cinco años la publicidad de esa web y asumió su marca. Ello supuso la desaparición de  www.laciudad.com. El gap inicial divisor entre el periodismo digital y el tradicional se mitigó y comenzaron a aparecer las redacciones unificadas. En 2003, los responsables de las versiones digitales de El Espectador[2], La República[3], Revista Semana[4] y Colombia.com[5] habían consolidado sus ediciones virtuales. En 2003, la interactividad se ejecutaba mediante el chat y el correo electrónico, pero ningún medio consultado contaba con una sección consolidada que le brindara espacios de discusión moderados por un periodista dedicado a esta función, que permitieran generar y gestionar nuevos conocimientos. Se han incorporado el correo directo, los comentarios habilitados en cada pieza publicada, algunos chats concertados con los usuarios y la presencia de un invitado y el periodismo participativo (Gillmor, 2004), que permite a los usuarios publicar contenidos tras haber sido revisados.

Un estudio sobre 14 versiones digitales de prensa colombiana (Llano, 2005) a partir de  los conceptos de hipermedia e interactividad pretendía identificar qué periodistas y medios explotaban las opciones digitales y la asimilación de espacios interactivos dirigidos a una audiencia participativa. Entre los diarios se hallaban El Tiempo, El Espectador, El Colombiano, El País, El Heraldo y El Universal. En el caso de la hipermedialidad se midieron tres variables: enlaces internos, enlaces externos y multimedia. Se concluyó que ninguno de los diarios analizados incluía enlaces a contenidos relacionados o de profundización. Sin embargo, el 35% de ellos sí ofrecía enlaces a otros contenidos de la sección informativa en la que se encontraba la noticia. Asimismo, en varios periódicos regionales se incluían varias noticias en la misma página cuando éstas pertenecían a la misma sección[6]. En España, el pure player Vilaweb.cat utiliza gran cantidad de recursos multimedia (fotografía, vídeo, audio, infográfico, programas ejecutables) en sus contenidos (Fondevila Gascón, 2009b), por delante de El Plural, Libertad Digital y e-Notícies.

La propiedad de los diarios colombianos acostumbra a recaer en grupos familiares, muy vinculados al poder político y económico de la zona. Destaca El Tiempo, de la familia Santos de Bogotá, el diario de mayor circulación en el país. El Espectador era el segundo diario de Bogotá mientras perteneció a la familia Cano hasta que fue vendido en los años 80 a causa de la crisis económica y un atentado contra sus instalaciones provocado por el narcotráfico. Lo compró el empresario e industrial Julio Mario Santodomingo, dueño de la revista Cromos, y se convirtió en semanario. El Colombiano, en Medellín, pertenece a la familia Gómez, y El País de Cali a la familia Lloreda (Castro, 2008).

El desarrollo del formato digital generó una sensación de amenaza en los diarios en papel. No obstante, Desde El Espectador se consideraba que la desaparición de las ediciones impresas no era factible, por lo menos a corto plazo (Segura, 2003), ya que la generación de nativos digitales podía modificar a largo plazo esa perspectiva.

Un estudio de 10 periódicos seleccionados por tener tanto versión impresa como digital (Segura, 2007) reflejó la evolución del sector. La muestra incluía cuatro diarios de Bogotá (El Tiempo, El Espectador, El Nuevo Siglo y El Espacio), y a Hoy, diario del Magdalena en Santa Marta, El Colombiano de Medellín, El Universal de Cartagena, El País de Cali, El Heraldo de Barranquilla y La Opinión de Cúcuta. El mayor número de diarios (Fundación Telefónica, 2007) se concentraba en Bogotá, pero se detectaba un proceso de descentralización en las distintas regiones del país.

Mientras en España los periódicos incluyeron la edición digital a mediados de los años 90, los diarios colombianos no hicieron su aparición en la Red hasta 1998 (Segura, 2007). Diez años después, en un estudio comparativo desde la perspectiva de la redacción periodística tradicional y en relación con las teorías modernas de redacción en formato digital entre las versiones impresa y digital de los principales diarios colombianos, se concluyó que "el periodismo digital en Colombia es casi inexistente" y se observó un "desconocimiento generalizado de las características y posibilidades que ofrece un medio como Internet" (Sánchez, 2008: 48). Exceptuando El Tiempo, el resto estaba rezagado en cuanto a la redacción, la estructuración y la complementación de las noticias, ya que era habitual reproducir la versión impresa. El Tiempo era el único que manejaba diferencias notorias en las dos versiones (titulación, construcción y extensión de los párrafos) y se ajustaba a las teorías modernas de redacción en formato digital. En cambio, El Colombiano y El País se limitaban a transferir los contenidos del impreso a la red. No obstante, El País y El Tiempo ofrecían la opción de opinar sobre las noticias. Las opiniones quedaban publicadas en la misma página. La conclusión (Sánchez, 2008) era que sólo El Tiempo y, en alguna medida, El País, a partir de las exigencias y el estilo de redacción que demandaba la red, desarrollaban periodismo digital en Colombia en 2008.

El periodista digital se formaba de forma autodidacta, pese a cierta colaboración y predisposición del medio. El Tiempo, uno de los pioneros en América Latina en implementar una página web, la actualizaba al minuto, al estilo de las agencias de noticias. Operaban casi 24 horas diarias, desde las 6:00 a.m. hasta las 3:00 o 4:00 a.m. del día siguiente. Sin embargo, se hallaba resistencia en los periodistas, que desconfiaban del formato digital, a pesar de que ElTiempo.com recibía en 2008 unos 3 millones de visitas diarias de lunes a viernes y los fines de semana aproximadamente la mitad, mientras que la tirada del impreso era de 300.000 mil copias diarias de lunes a viernes y cerca de 600.000 los domingos. Los miembros de Prensa Libre, un diario cuyo objetivo era defender la libertad de informar y la seguridad de los periodistas, afirmaban que la adaptación a la digitalización era una responsabilidad compartida entre el profesional y el medio para el cual trabajaban.

La interactividad se estudia desde la perspectiva de los foros del lector de la prensa digital en Colombia y el análisis de las intervenciones de los lectores-comentaristas y las características del contrato comunicativo. Esos espacios son promovidos por la prensa digital para construir opinión, pero "se están convirtiendo en escenarios para la gestión del odio, la polarización y, en el peor caso, el unanimismo" (Acosta, 2008: 16; Calderín y Segura 2010).


2. Estudio empírico sobre la hipertextualidad

Uno de los ejes que demuestra la madurez del periodismo digital en un entorno determinado es la hipertextualidad. Siguiendo la metodología empírica del Grupo de Investigación sobre Periodismo Digital y Banda Ancha, creado en la Universitat Abat Oliba CEU en 2008, que parte de análisis cuantitativos sobre hipertextualidad, multimedia e interactividad para después abordar los cualitativos (Fondevila Gascón, 2009a, 2009b, 2010b, 2010c, 2011), se ha llevado a cabo seguimiento a los diarios colombianos online El Espectador y El Tiempo (muestra probabilística por conglomerados), desde el 6 de febrero hasta el 6 de marzo de 2011. El uso de la mencionada metodología permite observar empíricamente el estado del arte sobre el grado de profundidad de la incorporación de las herramientas propias del periodismo digital, establecer baremaciones de uso, analizar cualitativamente, sobre datos reales, causas y consecuencias de la utilización de esas herramientas, y establecer las bases paa análisis longitudinales. Los resultados obtenidos pueden inspirar mejoras en la práctica de la empresa informativa.

La fórmula de recolección de datos consistía en contabilizar en número de unidades de contenido publicadas en el front page del diario, el número total de enlaces de ese día en el total de unidades de contenido, y la cantidad de enlaces, que, según su semántica, podían ser contextuales, relacionales y recomendados. Dentro de la hipertextualidad, los enlaces contextuales son los que aluden a referentes de la misma noticia o unidad de contenido: el protagonista de la noticia, antecedentes de la noticia, referentes de las seis w... Pese a que se ha detectado empíricamente una clara endogamia en los enlaces para amarrar a los ciberlectores dentro del grupo empresarial (Fondevila Gascón, 2010b), normalmente ese fenómeno es más intenso en los enlaces contextuales, ya que son los más sencillos de implementar (la previa de un partido de un deporte, de un debate político, de un juicio, de una subida de tipos de interés bancario...). Consideramos estos enlaces los más superficiales, aunque no por ello desdeñables, ya que en algunos medios digitales es habitual que no se incluya ninguno en el contenido, a causa de la rapidez en la actualización, la praxis aún relativamente reciente de los periodistas digitales o la escasa habilidad a la hora de detectar yacimientos de contenidos multimedia.

Los enlaces relacionales son los que aluden a acontecimientos parecidos a los reseñados en la noticia. Así, en el caso de un delito, un juicio o una enfermedad, se trata de enlaces destinados a casos parecidos, que pueden haberse producido con cercanía en el tiempo o bien años atrás. Esa retrospectiva temporal implica más dificultad, más necesidad de investigación, que se extiende no sólo a la fase en la que el contenido enlazable aparece en un diario digital, sino antes si el medio dispone de hemeroteca digital que alcanza incluso siglos atrás. Típicos casos de uso de enlaces relacionales son enfermedades detectadas en personajes públicos, que llevan a enlazar con casos similares; fenómenos naturales (terremotos, tsunamis, huracanes...); revoluciones o cambios políticos o crisis económicas. En ese tipo de hipertextualidad es más compleja la referencia al propio medio, bien porque no dispusiera de versión digital (ni hemeroteca digital), bien porque, en función de la cobertura geográfica del medio en la fase de papel, no cubriera en profundidad el tema en cuestión. Por ello el enlace relacional es más proclive a ser externo que interno.

Finalmente, los enlaces recomendados se refieren a documentar y añadir información de interés que ilustre la noticia desde una perspectiva más profunda. Por ejemplo, son enlaces a documentos legislativos, informes, artículos científicos, ensayos, vídeos o cualquier contenido que otorgue un carácter claro de ampliación de contenidos desde una perspectiva multidisciplinar. Por lógica, este tipo de hipertextualidad es más complejo semánticamente y requiere más tiempo o más bagaje intelectual en quien lo produzca. Ciertamente, hay que disponer de una especial capacidad en la relación de ideas, combinada con la rapidez requerida por el ecosistema digital. Se trata de aplicar al periodismo la tarea de los Knowledge Managers en el ámbito general de la empresa o de los Community Recorders en el del SMM. Los recomendados acostumbran a ser enlaces externos por pura estadística, y también son los menos numerosos.

La hipótesis de esta investigación es que la cantidad de hipertextualidad en el periodismo digital colombiano es baja, y que los enlaces que predominan son los más básicos (contextuales y relacionales), en detrimento de los más complejos semánticamente y que requieren más investigación (los recomendados).

Los datos del diario El Espectador (Tablas 1 y 2; intervalo de confianza = 95%, margen de error = 0,9%) reflejan un uso muy bajo de hipertextualidad. Una cifra de 0,25 enlaces por pieza publicada (un enlace cada cuatro noticias) está muy por debajo de las recogidas en estudios empíricos en España, y es fiel reflejo del camino por recorrer en la prensa digital colombiana. Partiendo de ese bagaje, es lógico que el peso mayoritario de enlaces lo asuman los contextuales (81,18%), seguidos por los relacionales (18,82%). Los más profundos, los documentales, no aparecen en todo un mes y 1136 unidades de contenido analizadas, dato empírico muy revelador.

Total noticias

1136

Total enlaces

287

Total enlaces contextuales

233

Total enlaces relacionales

54

Total enlaces recomendados

0

% enlaces por noticia

0,25

% enlaces contextuales

0,20

% enlaces relacionales

0,05

% enlaces recomendados

0

Tabla 1. Porcentajes de enlaces contextuales, relacionales y recomendados sobre el total de noticias en el diario digital ElEspectador.com

% enlaces por noticia

0,25

% enlaces contextuales sobre el total de enlaces

81,18%

% enlaces relacionales sobre el total de enlaces

18,82%

% enlaces recomendados sobre el total de enlaces

0%

Tabla 2. Porcentajes de enlaces contextuales, relacionales y recomendados sobre el total de enlaces en el diario digital ElEspectador.com

En el análisis del diario El Tiempo (Tablas 3 y 4; intervalo de confianza = 95%, margen de error = 1,3%), se observa un uso más intenso de la hipertextualidad (0,51 enlaces por pieza), aunque alejado de las cifras españolas. Pese a que no existe una norma estricta a seguir, es recomendable como mínimo la inclusión de un enlace por pieza, aunque sea un enlace de media. Se entiende que en noticias de última hora, muy recientes, en ocasiones no es posible incluir hipertextualidad, pero una elaboración a partir de un concepto digital sí que debe traducirse en la inclusión de enlaces, aunque sean los contextuales y relacionales. En esta línea, El Tiempo demuestra el doble de inclusión de enlaces que El Espectador, y también un grado de mayor profundidad, ya que los que predominan son los relacionales (70,52%), por encima de los contextuales (27,59%) y de los recomendados (1,89%). La clara diferencia entre los relacionales y los contextuales refleja más madurez en el uso de la hipertextualidad en El Tiempo, siguiendo la vocación virtual de esa publicación.

Total noticias

1130

Total Enlaces

580

Total enlaces contextuales

160

Total enlaces relacionales

409

Total enlaces recomendados

11

% enlaces por noticia

0,51

% enlaces contextuales

0,14

% enlaces relacionales

0,36

% enlaces recomendados

0,01

Tabla 3. Porcentajes de enlaces contextuales, relacionales y recomendados sobre el total de noticias en el diario digital ElTiempo.com

 

% enlaces por noticia

0,51

% enlaces contextuales

sobre el total de enlaces

27,59%

% enlaces relacionales

sobre el total de enlaces

70,52%

% enlaces recomendados

sobre el total de enlaces

1,89%

Tabla 4. Porcentajes de enlaces contextuales, relacionales y recomendados sobre el total de enlaces en el diario digital ElTiempo.com

El intervalo de confianza es del 95% (significancia 5%). Los datos estadísticos recogidos de la muestra, por tanto, permiten llegar a conclusiones sobre el uso de la hipertextualidad, validando las hipótesis de partida. Los referentes iberoamericanos de análisis sobre el uso semántico de la hipertextualidad se concentran en España. Los estudios más recientes (Fondevila Gascón, 2011), sobre dos periódicos tradicionales que también disponen de producto en papel (El País, es español, y Avui, en catalán) y de cuatro periódicos digitales españoles pure player, es decir, nacidos en la red (El Confidencial y Libertad Digital, en español, y Vilaweb y e-Notícies, en catalán), demuestran que los periódicos digitales llevan a cabo un uso cuantitativo creciente y satisfactorio, pero mejorable, del recurso hipertextual. La media global de la muestra de medios analizada presenta una cantidad de enlaces elevada, cercana a dos hipervínculos (1,83) por unidad de contenido, porcentaje mayor en los periódicos pure player, sobre todo Vilaweb, que utilizan con más intensidad la hipertextualidad que los periódicos con versión en papel y digital.

Si observamos (Fondevila Gascón 2010b) el uso de tipo de hipertextualidad en España y Cataluña, las cifras son mucho más altas que las de Colombia. El Mundo cuenta con 1,99 enlaces por unidad de contenido, de los que el 44,78% son contextuales, el 43,08% relacionales y el 12,12% recomendados. El catalán Avui se dispara hasta los 2,98 enlaces por pieza (casi doce veces más que El Espectador y casi seis veces más que El Tiempo), de los que el 60,52% son contextuales, el 18,59% relacionales y el 20,89% recomendados. Se puede observar mayor protagonismo de los recomendados que en los diarios de Colombia, aunque en general los contextuales son los que gobiernan las prioridades de uso en la redacciones digitales. En El Mundo se detecta equilibrio entre los enlaces contextuales y los relacionales, mientras que los recomendados quedan a gran distancia; en Avui predominan los enlaces contextuales, pero, por escaso margen, aparecen más recomendados que relacionales. Es interesante observar que el sumatorio de enlaces relacionales y recomendados de El Mundo sobrepasa al de Avui, de lo que se infiere cierto equilibrio entre ambos medios de comunicación en el uso cualitativo de los enlaces.

  

3. Conclusión

El periodismo digital en Colombia está aún en etapa de incorporación, dando pasos hacia la madurez, como ocurre en otros países de América Latina y a la zaga de España, un referente para el ámbito iberoamericano. Colombia está apostando por redacciones interdisciplinares con la presencia de diseñadores, ingenieros, expertos en mercadeo y periodistas digitales con fuentes asignadas. El creador de contenidos, la esencia en la cadena de valor, se centra en la conceptualización y producción de contenidos hipermediales, y a la vez puede generar y formalizar conocimiento por medio de esta práctica y aprovechar la interactividad con el usuario.

Con todo, en una de las bases de ejecución del periodismo digital (la hipertextualidad y un uso cuantitativo elevado y cualitativo equilibrado), los diarios colombianos analizados (El Espectador y El Tiempo) demuestran un estado de desarrollo primigenio. La cantidad de enlaces por noticia (0,25 en El Espectador, 0,51 en El Tiempo) es muy modesta si la comparamos con estudios recientes llevados a cabo en España. Si profundizamos en el uso cualitativo de esos enlaces, observamos un predominio de los contextuales (más en El Espectador) y los relacionales (más en El Tiempo) sobre los recomendados, que o bien no aparecen (El Espectador) o bien son testimoniales (El Tiempo, 1,89%).

Por tanto, el estado del arte sobre el uso de la hipertextualidad en la prensa colombiana cuenta con un largo recorrido potencial por delante. Deberán ser estudios de carácter longitudinal los que nos indiquen con el tiempo la velocidad de evolución, tanto cuantitativa (cantidad de enlaces insertados) como cualitativa (tipos de enlaces y profundidad semántica de los mismos).  

 

4. Bibliografía

-Acosta, G. L. (2008). Relación dialógica o comunicación paranoica: un análisis de lo que acontece en los foros del lector que promueve la prensa digital en Colombia. 10° Congreso REDCOM: Conectados, hipersegmentados y desinformados en la era de la globalización.

-Calderín, M.; Segura, H. (2010). Contexto del Periodismo Digital en Colombia. Valencia: Universidad CEU Cardenal Herrera.

-Castro, C. (coord.) (2008). Industrias de contenidos en Latinoamérica. EuropeAid. Oficina de Cooperación. Documento de Grupo de Trabajo eLAC2007.

-Fidler, R. (1997). Mediamorphosis: Understanding New Media. Journalism and Communications for a New Century. Thousand Oaks, California: Pine Forge Press.

-Fondevila Gascón, J. F. (2009a). Relación entre multimedialidad, hipertextualidad e interactividad en la prensa digital española: análisis empírico. Madrid (UCM): I Congreso Internacional "Sociedad Digital".

-Fondevila Gascón, J. F. (2009b). L'ús del llenguatge multimèdia a la premsa digital a Catalunya i Espanya: estudi empíric [en línea]. Barcelona: IV Congreso para la Cibersociedad. http://www.cibersociedad.net/congres2009/es/coms/lus-del-llenguatge-multimedia-a-la-premsa-digital-a-catalunya-i-espanya-estudi-empiric/119/

-Fondevila Gascón, J. F. (2010a). El cloud journalism: un nuevo concepto de producción para el periodismo del siglo XXI" [online]. Observatorio (OBS*) Journal, vol. 4, iss. 1, pp. 19-35. http://obs.obercom.pt/index.php/obs/article/view/315/321.

-Fondevila Gascón, J. F. (2010b). "Uso de la hipertextualidad en la prensa digital en Cataluña y en España", en Sabés, F.; Verón, J. J. (eds.). El periodismo digital desde la perspectiva de la investigación universitaria. XI Congreso de Periodismo Digital de Huesca-2010. Huesca: Asociación de la Prensa de Aragón, 183-199.

-Fondevila Gascón, J. F. (2010c). "Multimedia, digital press and journalistic genres in Catalonia and in Spain: an empirical analysis" [en línea]. Communication Studies Journal, 7, 81-95. http://www.ec.ubi.pt/ec/07/pdf/gascon-multimedia.pdf

-Fondevila Gascón, J. F. (2010d). El periodismo digital de pago y el modelo de las franquicias: ¿periodismo de calidad o puro negocio? Pamplona: XXV Congreso CICOM (Universidad de Navarra).

-Fondevila Gascón, J. F. (2011). "Aplicación semántica de la hipertextualidad en la prensa digital en España", en Verón, J. J.; Sabés, F. (eds.). La investigación en periodismo digital. Algunos trabajos desde el ámbito universitario. XII Congreso de Periodismo Digital de Huesca-2011. Huesca: Asociación de la Prensa de Aragón, 2011, 169-180.

-Fundación Telefónica (2007). Medios de comunicación: el escenario iberoamericano. Madrid: Ariel.

-Gillmor, D. (2004). We the Media: Grassroots Journalism by the People, for the People. Sebastopol: O'Reilly Media.

-Llano, S. (2005). "Hipermedia e interactividad en el periodismo digital colombiano". Palabra Clave, 12: 135.

-Sánchez, D. A. (2008). "Estudio comparativo entre las versiones impresa y digital de los principales diarios colombianos" [en línea], Revista Lasallista de Investigación, 5:2, 48-62.

http://redalyc.uaemex.mx/src/inicio/ArtPdfRed.jsp?iCve=69550207

-Segura, H. (2003). "Periodismo digital en Colombia: dos años después el panorama es alentador". Revista Digital En.red.ando.

-Segura, H. (2007). "Retrospectiva y potencial del periodismo digital". Revista Cuartillas, 15, 84-87.

 



[1] http://www.andiarios.com/index.html

[2] http://www.elespectador.com

[3] http://www.larepublica.com.co

[4] http://www.semana.com.co

[5] http://www.colombia.com.co

[6] Sobre los enlaces externos, se encontraron algunos para ampliación, confrontación de fuentes y para información sobre personas y entidades. En ncuanto al multimedia, todos los diarios lo incorporaron, aunque algunos de forma limitada. Sólo en El País y El Colombiano se observó la presencia de galerías de imágenes como refuerzo al discurso informativo, pero no de infografías. Sólo El País de Cali incluyó una sección multimedia de animación (Llano, 2005).

 

88x31

Last updated 08-06-2012
© Universitat Pompeu Fabra, Barcelona