Diccionario de ensayistas

JULIO CAMBA
(Vilanova de Arousa, 1882 - Madrid, 1962)

 

Entre la promoción de excelentes cronistas de la actualidad que dio el periodismo anterior a la guerra destaca el gallego Julio Camba, viajero incansable, observador sardónico de las costumbres norteamericanas y europeas, anarquista amable y maestro del apunte significativo y desmitificador. Después de una aventura juvenil en Argentina, adonde escapó a los dieciséis años y de donde fue expulsado en 1902, empezó su carrera periodística en el Diario de Pontevedra para trasladarse a los pocos meses a Madrid. Desde 1903 su firma aparece en la prensa madrileña (El País, España Nueva, Los Lunes de El Imparcial, La Correspondencia de España...), a la que servirá principalmente como corresponsal extranjero. Su primer destino fue Constantinopla, pero el diario El Mundo lo envió a París, Londres y Múnich sucesivamente. De este rotativo pasará a ABC, donde lo envían a Berlín hasta 1914 y un par de años después a Nueva York, pero para entonces Gregorio Martínez Sierra, director de la editorial Renacimiento, ya le ha propuesto reunir sus crónicas de Alemania en un libro que saldrá en 1916 con el título Alemania. Impresiones de un español. En la misma editorial se publican ese año Londres y Playas, ciudades y montañas, ambas recolecciones de las divertidas y ágiles crónicas de Camba. Desde ese momento su nombre se hace imprescindible en el periodismo de la época y, mientras continúa su trasiego viajero por Europa, sus libros se suceden en las librerías: Un año en el otro mundo (1917), La rana viajera (1921), Aventuras de una peseta (1923), El matrimonio de Restrepo (1924), Sobre casi todo y Sobre casi nada (ambos de 1927) y, en 1929, el mismo año que regresó a Nueva York para cubrir el crack bursátil, su único libro unitario, La casa de Lúculo o el arte de comer, un brillante ensayo culinario que, como indica su subtítulo, Nueva fisiología del gusto, tiene como referente lejano a Brillat-Savarin.

De Estados Unidos regresó con la República recién proclamada y con un libro deliciosamente irónico, La ciudad automática (1932). Al nuevo régimen le dedicó un volumen de artículos, Haciendo la República (1934), más sociológicos que políticos en los que subraya la superficialidad de cierto súbito entusiasmo republicano. Tras la guerra, Camba sigue vinculado a ABC y, desde 1945, recupera su costumbre de redimir sus artículos del papel de periódico. Ahora ya no se trata de crónicas de viaje sino de microensayos sobre cualquier asunto, de actualidad o no, que se le cruzara en su camino. De ello dan fe los títulos de dos compilaciones de 1945: Esto, lo otro y lo de más allá y ...Etc., Etc... , ambas publicadas en Plus Ultra.  La misma editorial impulsará en 1948 sus Obras completas, que ocupan dos tomos a los que Camba antepuso un escueto y melancólico prólogo donde pide al lector «tenga en cuenta que el mundo a que se refieren [estos libros] es un mundo que ya no existe: un mundo que se nos hundió en el abismo, de la noche a la mañana, ni más ni menos que como, al decir de los antiguos, se hundió un día la Atlántida». Y, para mayor tristeza, añade que si de la Atlántida pueden quedar algunos «picos erguidos sobre las olas, lo que es de aquel mundo no queda ya absolutamente nada». Un año después decidió fijar su residencia en el Hotel Palace, cuya habitación 383 ocupó hasta su muerte en 1962. En sus últimos años preparó la antología Mis mejores páginas (1956) para la editorial Gredos y publicó un último manojo de ensayos breves, Millones al horno (1958).

 

Bibliografía


 

Aparte de los certeros apuntes de Federico de Onís, «Julio Camba» y «Dos libros de Camba», en España en América (Universidad de Puerto Rico, Caracas, 1955, pp. 540-549), véanse los estudios que acompañan ediciones recientes como las de Mario Pajarón de Sus páginas mejores (Espasa-Calpe, Madrid, 1996), Esto lo otro y lo de más allá (Cátedra, Madrid, 1997) o La casa de Lúculo (Espasa-Calpe, Madridd, 1997), o la de Haciendo la República, prologada por Arcadi Espada, en el volumen Cuatro historias de la República (Destino, Barcelona, 2003). Véanse los libros de Pedro López García, Julio Camba, el solitario del Palace (Espasa Calpe, Madrid, 2003), José Antonio de Llera, El humor en la obra de Julio Camba (Biblioteca Nueva, Madrid, 2004), y Diego Bernal, Julio Camba (Xunta de Galicia, La Coruña, 1997). Están pendientes de publicación las actas del congreso "Cinco días con Camba", celebrado en Pontevedra en septiembre de 2005.