05.12.2008

Las conversiones religiosas de judíos y musulmanes han tenido un profundo impacto en el poblamiento de la Península Ibérica

Un relevante estudio de genética de poblaciones sugiere que algunos de los acontecimientos históricos recientes, ocurridos en el suroeste de Europa, han tenido un impacto sustancial en los patrones de diversidad genética que presentan las actuales poblaciones.

 Han participado en este trabajo Elena Bosch y Francesc Calafell (en la imagen), investigadores de la Unidad de Biología Evolutiva del Departamento de Ciencias Experimentales y de la Salud ( CEXS) de la UPF, conjuntamente con la Universidad de Leicester (Reino Unido) con el apoyo de la Wellcome Trust.

Los investigadores han analizado una amplia muestra de cromosomas Y-presente sólo en hombres y que se transmite de padres a hijos-en la población actual de la Península Ibérica. Los resultados del trabajo se publican el 4 de diciembre en el American Journal of Human Genetics, y muestran una proporción muy alta de características genéticas atribuibles a los ancestros judíos sefardíes (19,8%) ya las poblaciones procedentes del Norte de África ( 10 , 6%). Los patrones genéticos actuales parecen estar influenciados por las conversiones religiosas de judíos y musulmanes realizadas por nuestros antepasados.

Este hecho se explicaría por la compleja historia reciente de la Península Ibérica que comportó, durante largos periodos de tiempo, la convivencia de pueblos con distintas filiaciones religiosas: cristianos, judíos y musulmanes, a la vez con diferentes orígenes geográficos y con determinadas singularidades culturales y religiosas.

 Según Elena Bosch, "A través del estudio del cromosoma Y hemos podido cuantificar la aportación norteafricana en las poblaciones peninsulares y baleares actuales de manera muy detallada. Un resultado inesperado ha sido que hemos encontrado más influencia norteafricana en el oeste de la Península (por ejemplo León) que en el este (por ejemplo Granada), lo que podría reflejar las deportaciones masivas de moriscos de Granada hacia Castilla del siglo XVI ". El trabajo demuestra que las conversiones religiosas y los matrimonios subsecuentes entre personas de diferentes linajes tuvieron un impacto relevante en las poblaciones modernas tanto en España, sobre todo en las Islas Baleares, y en Portugal.


Sin embargo, lo más sorprendente de este estudio es la gran proporción encontrada de ascendencia judía sefardí que no encaja con los registros históricos. Igualmente, las características genéticas propias de las poblaciones norteafricanas de la población actual no concuerdan con la distribución geográfica esperada de la colonización musulmana de la Península en el 711,  ni con su retirada en el siglo XV. Este hecho sólo se explica por un alto nivel de conversión religiosa, voluntaria o forzada, impulsada por episodios históricos y sociales de intolerancia religiosa que, en última instancia, condujo a la integración de sus descendientes los cuales han llegado hasta nuestros días.

Otros estudios recientes realizados en la Unidad de Biología Evolutiva de la UPF

 El American Journal of Human Genetics, publicó en su número anterior los resultados de un estudio realizado recientemente en el que han participado miembros de la Unidad de Biología Evolutiva del CEXS-UPF. Es un trabajo que se enmarca en la investigación que se está llevando a cabo dentro del proyecto Genographic, un proyecto del que Jaume Bertranpetit y David Comas, investigadores de la Unidad de Biología Evolutiva, son los coordinadores para toda Europa.

En este estudio el equipo de investigadores ha estudiado las huellas genéticas de la expansión fenicia por la mediterránea, hace entre 2000 y 3000 años a.C., en la población actual, a partir del estudio del cromosoma Y. La relevante particularidad de este trabajo ha sido el desarrollar una metodología específica, aplicable a cualquier expansión de poblaciones históricamente documentada, que permite comparar poblaciones que han estado en contacto con otros que no lo han estado.

La Unidad de Biología Evolutiva del CEXS-UPF que dirige el profesor Jaume Bertranpetit, tiene como objetivo conocer la diversidad genómica en los humanos y en otras especies como por ejemplo los primates. El estudio de diferentes regiones genómicas tiene como finalidad conocer los mecanismos que operan en la variación y las posibles implicaciones para las diferencias fenotípicas existentes entre individuos y poblaciones, así como también a nivel de especie. Dentro de un ámbito más aplicado, varios de los proyectos que se están llevando a cabo en la Unidad persiguen entender mejor las bases biológicas de las enfermedades, desde la perspectiva de la epidemiología genética.

Trabajos de referencia:

Adams, SM; Bosch, E; Balaresque, PL; Lee, AC; Arroyo, E; López-Parra, AM; Aler, M; Grifo, MSG; Brion, M; Carracedo, A; Lavinha, J; Martínez-Jarreta, B; Quintana-Murci, Ll ; Picornell, A; Ramon, M; Skorecki, K; Behar, D; Calafell, F; Jobling, MA., (2008) " The genetic legacy of religious diversity and intolerance: paternal lineages of Christians, Jews and Muslims in the Iberian Peninsula",   American Journal of Human Genetics, 84.

 Pierre A. Zalloua, Daniel E. Platt, Mirvat El Sibai, Jade Khalife, Nadine Makhoul, Marc Haber, Yali Xue, Hassan Izaabel, Elena Bosch, Susan M. Adams, Eduardo Arroyo, Ana María López-Parra, Mercedes Aler, Antònia Picornell, Misericordia Ramon, Mark A. Jobling, David Comas, Jaume Bertranpetit, R. Spencer Wells, Chris Tyler-Smith and The Genographic Consortium, (2008)" Identifying Genetic Traces of Historical Expansions: Phoenician Footprints in the Mediterranean", American Journal of Human Genetics, 83, 633-642.