16.07.2008

La UPF y el CSIC crean en Barcelona un centro de investigación en evolución biológica y biodiversidad

 La Universidad Pompeu Fabra y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han acordado hoy la creación de un centro mixto que, con sede en Barcelona, se dedicará en investigar en temas de evolución biológica y biodiversidad.

El nuevo centro, que llevará el nombre de Instituto de Biología Evolutiva (IBE) y se ubicará en el campus de la Ciutadella de la UPF, tendrá un enfoque investigador amplio y tratará desde los aspectos moleculares y genéticos hasta los morfológicos y fisiológicos. Además, en el nuevo centro, en que trabajarán investigadores de ambas instituciones, se potenciarán los estudios de genómica evolutiva en el contexto de los grandes proyectos de secuenciación genómica y sus aplicaciones.

El convenio de colaboración para crear el IBE ha sido firmado por el rector de la UPF, Josep Joan Moreso, y por el presidente del CSIC, Rafael Rodrigo, durante el acto que ha tenido lugar este mediodía en Barcelona, en el Rectorado de la UPF. (En la imagen, de izquierda a derecha: Rafael Rodrigo i Josep Joan Moreso durante el acto de firma del convenio).


Después de la firma del convenio, han tomado la palabra el profesor de investigación del CSIC Xavier Bellés, y el catedrático de Biología de la UPF Jaume Bertranpetit, directores, respectivamente, de las dos unidades de investigación impulsoras de la creación del IBE: el Departamento de Fisiología y Biodiversidad Molecular, actualmente en el Instituto de Biología Molecular de Barcelona (IBMB) del CSIC, y la Unidad de Biología Evolutiva del Departamento de Ciencias Experimentales y de la Salud ( CEXS) de la UPF.


 Xavier Bellés, en su intervención, después de apuntar las principales líneas de investigación del nuevo centro, ha destacado que "La UPF es donde el CSIC ha podido encontrar los mejores socios, tanto bajo el punto de vista científico como personal". De otro lado, Jaume Bertranpetit ha destacado el momento de expansión actual que están viviendo las Ciencias Biológicas, con importantes avances en el campo de la Genómica y en el conocimiento de los aspectos básicos de la vida: "Podemos comenzar en pensar en grande, a entender los individuos y las especies como complejos de organización". Asimismo, ha apuntado uno de los objetivos del IBE: "Tratar gran cantidad de datos genómicas, con las herramientas de la Bioinformática, para enfrentar los retos de la Biología actual".


Rafael Rodrigo, en su parlamento, después de dar las gracias a todas las personas que han hecho posible esta alianza entre el CSIC y la UPF, se ha mostrado seguro del éxito del proyecto: "Esperamos que se convierta en un centro de excelencia a nivel internacional, ya que hemos escogido los mejores científicos porque esta aventura, un instituto mixto donde confluyen intereses de ambas instituciones, tenga éxito". El director del CSIC ha mostrado asimismo su disposición a trabajar en proyectos futuros con la UPF en otras disciplinas.

Finalmente, el rector Josep Joan Moreso ha agradecido al CSIC que haya pensado en la UPF como socio para salir adelante el IBE, afirmando que está seguro de que este convenio abrirá una relación más fluida entre las dos instituciones. (A la imagen, de izquierda a derecha: Jaume Bertranpetit, Xavier Bellés, Rafael Rodrigo i Josep Joan Moreso).


La importancia de la Biología Evolutiva en el estudio de las ciencias de la vida


La Biología Evolutiva tiene como objeto de estudio los procesos y mecanismos que generan la biodiversidad. Una vez secuenciado el genoma humano, la descripción y comprensión de la biodiversidad es uno de los retos científicos más importantes del siglo XXI, que requiere de los métodos y conceptos de la Biología Evolutiva. En concreto, es necesaria la comprensión de la base genética de la diferencia, tanto entre especies (divergencia), como dentro de las especies (diversidad o polimorfismo), prestando una especial atención en cómo se fijan las diferencias, cómo se distribuyen, cómo se transmiten, cómo se mantienen y cómo interaccionan con el entorno.


La principal singularidad del nuevo Instituto de Biología Evolutiva será su capacidad para abordar los estudios de evolución genómica y funcional, así como los de descripción de la biodiversidad, en todas las etapas de observación, desde la molecular, bioquímica y genómica, a la fisiológica y morfológica. Por hacerlo, el IBE potenciará el uso de los más sofisticadas tecnologías actuales, incluidos los grandes proyectos de secuenciación genómica.


Una ubicación privilegiada en un contexto investigador biomédico de excelencia el IBE se ubicará en un edificio de nueva planta que el CSIC construirá en el campus de la Ciutadella de la UPF, en un solar de la Universidad, que se prevé acabar hacia el año 2011. El CSIC y la UPF aportarán cinco millones de euros para la construcción, dotación de mobiliario y equipamiento científico de la sede del IBE. El futuro emplazamiento del IBE es cercano  al campus del Mar de la UPF, donde se hallan instituciones científicas tan importantes como el Centro Mediterráneo de Investigaciones Marinas y Ambientales (CMIMA) y el Parque de Investigación Biomédica de Barcelona (PRBB).

Entre los centros que integran el PRBB hay el Departamento de Ciencias Experimentales y de la Salud de la UPF (CEXS-UPF), el Instituto Municipal de Investigación Médica (IMIM), el Centro de Regulación Genómica (CRG), el Centro de Medicina Regenerativa (CMRB), y el Instituto de Alta Tecnología (IAT), dedicado a técnicas de imagen. Además, en torno al PRBB han nacido un cierto número de iniciativas conjuntas entre instituciones, tres de las cuales son particularmente relevantes para el proyecto IBE por los servicios, colaboración y sinergias que pueden aportar: el Centro de Genotipado (CeGen), el Instituto Nacional de Bioinformática (INB) y el Grupo de Investigación en Informática Biomédica (GRIB). La actividad investigadora de IBE se realizará, de manera provisional y hasta que no se acabe la construcción del nuevo edificio, en espacios ya construidos y en funcionamiento del CSIC, concretamente en el CMIMA, y de la UPF, concretamente en el PRBB.


Un nuevo centro investigador resultante de la suma de dos unidades de investigación consolidadas

Los impulsores de la creación del IBE son el Departamento de Fisiología y Biodiversidad Molecular, actualmente al Instituto de Biología Molecular de Barcelona (IBMB) del CSIC, y la Unidad de Biología Evolutiva del Departamento de Ciencias Experimentales y de la Salud de la UPF. Las dos unidades de investigación están dirigidas, respectivamente, por Xavier Bellés, profesor de investigación del CSIC, y por Jaume Bertranpetit, catedrático de Biología de la UPF, y cuentan con catorce investigadores principales -nuevo del CSIC y cinco de la UPF- que cubren las diversas áreas de la biología evolutiva y que serán el personal investigador inicial del IBE.

Programas de investigación del nuevo instituto

El IBE se organizará en un único departamento, el Departamento de Biodiversidad Molecular y Evolución, que incluirá cuatro programas de investigación:

  • Genética de Poblaciones y Epidemiología Genética
  • Genómica Comparada y Computacional
  • Genómica Funcional y Evolución del Desarrollo
  • Filogènia y Sistemática Animal