Incentivos fiscales

Acciones de mecenazgo e incentivos fiscales

La Ley 49/2002, de 23 de diciembre, de Régimen fiscal de las entidades sin finalidades lucrativas y de los incentivos fiscales al mecenazgo, favorece las acciones de mecenazgo. Según su propia Exposición de Motivos, con la finalidad de incentivar la colaboración particular en la consecución de finalidades de interés general, y reconociendo la presencia cada vez más importante del sector privado en la tarea de proteger y promover actuaciones sin ánimo de lucro y con finalidad de naturaleza general y pública.

La Ley 49/2002, prevé los supuestos que son aplicables a los donativos, las donaciones y las aportaciones que se hacen, entre otros, a favor de las universidades públicas y fundaciones, y que dan derecho a una deducción.

En el caso de donaciones efectuadas por personas físicas se tendrá derecho a un deducción de la cuota íntegra del IRPF del 25% de la base de la deducción. En el caso de donaciones efectuadas por personas jurídicas, los sujetos pasivos del impuesto sobre sociedades tienen derecho a deducir de su cuota íntegra, minorada en las bonificaciones, deducciones por doble imposición y deducciones para incentivar la realización de determinadas actividades, el 35% de la base de la deducción. En este último caso, la base de la deducción tendrá el límite del 10% de la base imponible que tenga la sociedad. En caso de no poder aplicar la totalidad de la deducción por motivo del límite, el exceso pendiente podría ser compensado en los 10 años posteriores.

Para tener derecho a las deducciones correspondientes por las donaciones efectuadas, deberá acreditarse la efectividad de la donación mediante una certificación expedida por la entidad beneficiaria.

La Disposición adicional decimoctava de la Ley Orgánica 4/2007, por la que se modifica la Ley Orgánica 6/2001 de Universidades, establece que los porcentajes de deducción y del límite de la base de deducción antes mencionados se elevarán en cinco puntos porcentuales por los donativos y donaciones establecidos en el artículo 17 de la Ley 49/2002 realizados a favor de universidades públicas y privadas, de entidades sin ánimo de lucro a las cuales se refiere el artículo 2 de la Ley 49/2002, que hayan comunicado la opción para aplicar el régimen fiscal especial, siempre que estas universidades desarrollen enseñanzas de doctorado o tercer ciclo de estudios universitarios.

Estas universidades deberían destinar el importe del donativo o el bien o derecho donado a programas de investigación universitaria y doctorado, debiendo constar en la certificación que deben expedir en los términos establecidos en el artículo 24 de la Ley 49/2002.


Convenios de colaboración empresarial y actividades de interés general

Debemos conceptuar el convenio de colaboración empresarial en actividades de interés general como el convenio por el que las entidades beneficiarias del mecenazgo, a cambio de una ayuda económica para la realización de las actividades que efectúan en cumplimiento del objeto o la finalidad específicos de la entidad, se comprometen por escrito a difundir, por cualquier medio, la participación del colaborador en la actividad mencionada, de manera que la difusión de la participación del colaborador en el marco de los convenios de colaboración no constituye una prestación de servicio.

Las cantidades satisfechas o los gastos realizados tienen la consideración de gastos deducibles en la determinación de la base imponible del impuesto de sociedades de la entidad colaboradora.

En los convenios de colaboración en actividades de interés general, el compromiso de la entidad sin finalidad de lucro de difundir la participación del colaborador no constituye una prestación de servicios sujeto al IVA.

La forma de materializar la ayuda a económica puede ser dineraria, caso en el que se entrega una cantidad a la entidad beneficiaria o bien se asume cualquier gasto derivado de servicios de terceros realizados a favor de la entidad.